Camila, mi hija de 16 años, desde hace un par de meses elige los sábados para arremeter con una serie de inquietudes filosóficas y éticas haciendome preguntas del tipo:

  • “Pa, yo entiendo lógicamente que cuando elijo actuar siguiendo mis valores eso me lleva a ser feliz, pero en la práctica ¿cómo puedo así ser feliz si cuando lo hago me dejan sola?”
  • “Pa, ¿de qué sirve soñar si los sueños son eso… inexistentes? O sea, como muchos sueños no se hacen realidad, ¿no te parece que cuanto más sueños tenga la gente, mayor frustración tendrá que vivir?”
  • “Pa, ¿es posible saber con certeza, feacientemente, sin ningún acto de fe, que existe eso que llamamos Dios?”

Lo que me pasa, es que preguntas como estas me invitan a un viaje de vuelta a lugares que creía conocidos. Vuelvo a ser un principiante. Será porque me doy cuenta que también son el tipo de cuestiones que se mantienen vigentes en mí. Son preguntas parecidas a las que en algún momento de mi vida exploré llegando a un cierto lugar de claridad que cada tanto se vuelve a oscurecer. Serán de esa clase de preguntas que luego de un tiempo vuelven a mí una y otra vez, produciéndome una suave inquietud, una duda renovada. Respuestas que se derriten y escurren entre los dedos de mis manos que intentan agarrarlas. Tal vez me quede descansando en las preguntas y viviendo simple en la nube del no saber, no sea cosa que confunda las respuestas con la vida y me pierda de vivirla tal cual es.

Mmm… qué lindo decirle a mi hija: “No sé mi amor… las respuestas que tenía, fueron sólo un invento tranquilizante para poder vivir mejor por un tiempo en este misterio. Pero si querés, te ayudo a que busques tus propias respuestas, esas que te sirvan también a vos, por algún tiempo, a navegar tu existencia.”

Creo que en los libros no hay respuestas y sí invitaciones atractivas, así que estoy abriendo de nuevo algunos books de filosofía que tenía por allí, en los estantes más altos de mi biblioteca. Uno de ellos contiene el Manual y Máximas de Epicteto. Lo que siempre me maravilló de Epícteto fue que nació como esclavo y terminó obteniendo su libertad y convirtiéndose en maestro y mentor de quien había sido su amo.

Dicen que para algunos el lunes es el día más duro de la semana. De hecho los lunes entre las 7AM y 9AM de la mañana es cuando se produce la mayor tasa de infartos. ¿Dónde? En los estacionamientos de las empresas. El cuerpo sale a trabajar y el corazón se queda.

En fin, releyedo ese manual y máximas encontré algunas frases que comparto con vos con el deseo de que puedan ayudar y sumar inspiración a tu lunes con un poco de filosofía. Al leerlas comprobarás su vigencia.

  • “Engrandecerás a tu pueblo no elevando los tejados de sus viviendas, sino las almas de sus habitantes.”
  • “Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír.”
  • “Los hombres se sienten molestos no por las cosas que les suceden, sino por las opiniones que tienen acerca de las cosas.”
  • “Vale más, morir de hambre después de haber desterrado las preocupaciones y los miedos, que vivir en la abundancia con inquietud y temor.”
  • “No se llega a campeón sin sudar.”
  • “Querer agradar a los demás es una trampa peligrosa.”
  • “Cuidado con las compañías: el mundo está lleno de semejantes agradables y con talento. La clave es asociarse sólo con personas que te eleven, cuya presencia saque lo mejor de ti mismo.”
  • “Los malvados pueden matarme, pero no perjudicarme.”
  • “En la prosperidad es muy fácil encontrar amigos, en la adversidad no hay nada más difícil.”
  • “Define claramente la persona que quieres ser.”
  • “Mantente fiel a tus ideales espirituales aunque seas objeto de burla por parte de aquellos que abandonan los ideales por la aceptación social o la comodidad.”

¡Un abrazo y que tengas un muy buen lunes de trabajo!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline