¿A quién escuché para tomar las decisiones más trascendentes, las que más impacto tuvieron en mi vida?

En mi caso las decisiones más “grosas” implicaron un conflicto entre dos partes: mi cabeza y mi corazón. Como si yo fuera el CEO de mi vida y dos gerentes de mi empresa, ante una determinada disyuntiva, me propusieran tomar dos cursos de acción distintos.

Mientras estaba evaluando qué decisión tomar, ambos gerentes se mostraban siempre en desacuerdo. Uno de ellos, la cabeza, abogaba por su propuesta con fundamentos sólidos, claros y racionales que me resultaban comprensibles y de lo más atendibles. El otro, el corazón, me hablaba con sentimientos y me daba bastante miedo seguirlo, ya que las razones estaban en su contra. Resulta que cuando me paraba en la decisión que me proponía mi cabeza, mi corazón me respondía con malestar, y cuando me paraba en el curso de acción que me pedida mi corazón, me sentía bárbaro, pero no tenía, en ese momento de evaluación, un racional coherente.

Las decisiones más importantes de mi vida personal y profesional, las tomé a partir de lo que decía mi corazón dejando a mi cabeza completamente confundida, sin otra explicación más que: “es lo que pide mi corazón”.

Con los años, y mirando hacia atrás, mi cabeza sabe reconocer que fueron las mejores decisiones que tomé en mi vida. Ahora me resulta totalmente razonable y lógico lo que en su momento decidí hacer.

Te cuento tres de esta clase de decisiones, cada una de ellas impactó en diferentes áreas:

  • Casarme hace 23 años con Martina, la mujer a la que aprendí a amar y admirar profundamente y con la que anhelo envejecer y terminar mis días sobre esta tierra.
  • Invertir en propiedades en Argentina durante el 2002, en plena crisis política, social y económica.
  • Declinar, a principios del 2003, la más atractiva de las invitaciones a retornar al mundo corporativo, como director de una empresa multinacional.

Y vos, ¿cómo tomaste esas decisiones que produjeron grandes efectos positivos en la deriva de tu vida?

[Parte de la entrevista publicada por DineroZen y cuya versión completa podrás leer aquí]

Share

Tuve el gusto de ser invitado por Alvaro de Salvo, Director Ejecutivo de DineroZen.com, a participar de un interesante proyecto sinérgico que lanzó hace unas semanas y que incluye una serie de entrevistas a formadores de opinión del emprendedorismo, las finanzas personales, marketing, inversión, ahorro y temas afines.

Te dejo un extracto de la entrevista cuya versión completa podrás leer aquí:

Muchas veces lo urgente impide poder dedicarse a lo necesario. ¿De qué maneras considera que se puede romper un circulo vicioso negativo que imposibilite el planeamiento y la consecución de metas financieras?

No conozco secretos en este tema, se trata de fijar prioridades y respetarlas. Aprendiendo a decir (y decirnos) que no, asumiendo el costo que esto puede implicar, y sumando a nuestra mirada, generalmente cortoplacista, el largo plazo.

Esto es esencial para una toma de decisiones efectiva sobre donde poner nuestra dedicación. Toda elección implica asumir un costo. Y muchos quieren disfrutar del beneficio a largo plazo sin pagar el costo en el corto plazo. Nos puede ayudar mirar el tiempo dedicado al planeamiento de nuestras finanzas personales (y a la ejecución del plan) como una “inversión” en infraestructura.

Creo que un componente de peso en esta dificultad que planteas en tu pregunta y que nos lleva a decidirnos por las urgencias, es de naturaleza emocional, ya que para superar el círculo vicioso necesitamos postergar una gratificación inmediata en pos de una mayor que tendremos en el futuro.

Y ahora, te invito querido lector a que compartas tu perspectiva sobre este tema.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline