¿Puedes ponerte en los zapatos de tu enemigo?

Muchos están programados para competir, para ganar y derrotar al otro. Piensan en un mundo de rivalidades,  escasez y  mezquindad. “Si él gana, yo pierdo. Si él asciende a un puesto mejor que el mío, es mi enemigo”.

Al que piensa distinto se lo margina y denosta, sencillamente se lo desprecia.

Como dice Andrés Ubierna “¿Alguna vez escuchaste a algún estúpido que piense igual que vos?, claro que no, porque con frecuencia convertimos en estúpidos sólo a los que piensan diferente a nosotros mismos”.

El diferente asusta porque invita a lo desconocido y entonces se lo considera amenazante y se lo ataca,  ridiculiza, aísla. Se busca poner en evidencia sus errores y caricaturizarlo, tildarlo de loco, de raro o poco confiable.

En las oficinas estas formas de agredir y calificar se manejan también en el “radio pasillo” y suelen minar la confianza o el prestigio de cualquier persona que sea eje de estos comentarios.

Si pudiésemos entender con mayor profundidad al otro, evitaríamos grandes sufrimientos y pérdidas de efectividad en las organizaciones y en la vida en general. Sólo poniéndonos en el lugar del otro, esforzándonos por vislumbrar el “mundo” que da sentido a que el diferente diga lo que dice y haga lo que hace. No hace falta estar de acuerdo, ni propongo la despersonalización y ni mimetizarnos con el otro; sugiero indagar lo que el otro piensa , tener empatía por lo que el otro siente. Lo que propongo es dejarnos influenciar por la historia del otro y ponernos en sus zapatos, compartir su historia y entenderlo.

Los invito a ver el video para profundizar esta idea de que no necesitamos estar de acuerdo para resolver gran parte de nuestros conflictos, y marcarnos con fuego que antes de buscar un acuerdo, lo que primero necesitamos hacer más que nada es entendernos. [Dale "play" y luego selecciona la opción de subtítulos en español]

 

Por Víctor Raiban.

Share

Como dice Thomas Merton, un poeta estadounidense devenido en monje trapense, en su trabajo Verdad y Violencia (Vía Conversar, El poder transformador de la palabra, César Grinstein):

“La falsedad básica está constituida por la mentira de que estamos completamente dedicados a la verdad, y de que podemos estar dedicados a la verdad de un modo que es al mismo tiempo honesto y exclusivo: que tenemos el monopolio de la verdad absoluta, así como nuestro adversario ocasional tiene el monopolio absoluto del error.

Luego nos autoconvencemos de que no podremos preservar nuestra pureza de visión ni nuestra sinceridad interior si entramos en diálogos con el enemigo, pues él nos corromperá con su error. Finalmente, creemos que no puede preservarse la verdad a menos que destruyamos al enemigo -porque como lo hemos identificado con el error, destruirlo es destruir el error.

El adversario, por supuesto, tiene sobre nosotros exactamente los mismos pensamientos y exactamente la misma política básica por la cual defiende la “verdad”.

Él nos ha identificado con la dehonestidad, la insinceridad y la falsedad. Piensa que si nosotros somos destruidos, no quedará en pie otra cosa que la verdad.

Si persiguiéramos realmente la verdad, comenzaríamos lenta y trabajosamente a despojarnos, una por una, de todas nuestras envolturas de ficción y engaño… El que mejor puede señalar nuestro error y ayudarnos a verlo es el adversario que queremos destruir. Y esta es quizás la razón por la cual queremos destruirlo. Del mismo modo, nosotros podemos ayudarlo a ver su error, y esa es la razón por la que él busca destruirnos.

Pero a la larga, nadie puede mostrar a otro el error que está dentro suyo a menos que el otro esté convencido de que su crítico primero ve y ama lo bueno que hay dentro de él. Por lo tanto, mientras deseemos decirle a nuestro adversario que está equivocado, nunca podremos hacerlo efectivamente hasta que nosotros mismos podamos apreciar en qué está acertado. Y nunca podremos aceptar su juicio sobre nuestros errores hasta que él dé muestra de que realmente aprecia nuestra propia verdad peculiar.

El amor, sólo el amor, el amor de nuestra propia verdad peculiar. El amor, sólo el amor, el amor de nuestro concreto y errado semejante, … sólo esto puede abrir la puerta a la verdad.

En la medida que no poseamos este amor, en la medida que este amor no esté activo ni sea efectivo en nuestras vidas (ya que las palabras y las buenas intenciones nunca bastarán) no tendremos real acceso a la verdad.”

Solamente en el espíritu de humildad y comprensión profunda que llevan al respeto incondicional (nuestra definición de amor), es que podremos apropiarnos realmente de nuestras opiniones y construir junto al otro los puentes que permitan el verdadero entendimiento.

Share

… Hace poco hablé de la Visión Global como una competencia indispensable en aquellas personas líderes en su entorno (un hogar para el ama de casa o una compañía multinacional para un Director General). Hoy dedico este post a una competencia que no crea diferencias porque resulta universalmente importante para cualquier persona. Tan importante que, parece ser, que la empatía es un componente vital no sólo de una conducta moral o social, sino también para experimentar sentimientos como la envidia, el odio, guerras religiosas, etc.

La definición más sencilla de la competencia Empatía es: saber ponerse en el lugar del otro.

Sin embargo, en un reciente artículo de El País, se rectifica ésto diciendo que: “Aunque normalmente se entiende la empatía como la capacidad de ponerse en la piel del otro, no es exactamente eso. De hecho, técnicamente se define como la capacidad de sentir, imaginar o experimentar las emociones o estados de ánimo de otra persona. Intentemos pues ponernos en la emoción del otro y no sólo en su situación“.

Investigando sobre esta competencia se llega a la, para mí injusta, conclusión de que: crece más fácilmente en las personas que no han padecido miserias afectivas, con padres preocupados y que han vivido en un ambiente en el que han sido aceptadas y comprendidas, han recibido consuelo cuando lloraban y tenían miedo, han visto como se vivía la preocupación por los demás… En definitiva, cuando las necesidades afectivas y emocionales han estado cubiertas desde los primeros años de vida.

Eso sí, los afortunados que consiguen una infancia de estas características y logran armarse de un caracter con empatía son aquellas capaces de escuchar a los demás y entender sus problemas y motivaciones; por eso poseen normalmente alto reconocimiento social y popularidad. Se anticipan a las necesidades antes incluso de que sus acompañantes sean conscientes de ellas y saben identificar y aprovechar las oportunidades comunicativas que les ofrecen otras personas.

En el  artículo que antes he nombrado se llega a una síntesis que, como siempre, aunque no resulta ser la fórmula mágica, me ha parecido interesante:

  • 1. CUIDADO CON LOS CONSEJOS “Quien no haya sufrido lo que yo, que no me dé consejos” Sófocles
  • 2. EVITEMOS JUZGAR “Si de veras llegásemos a poder comprender, ya no podríamos juzgar” André Malraux
  • 3. NO RELATIVICEMOS EL PROBLEMA DEL OTRO. “¿Quieres que sienta dolor por niños que mueren de hambre? Yo siento dolor por ellos. ¿Quieres que proteste contra las guerras que siguen en las montañas? Yo protesto. Pero el corazón tiene sus dolores privados: ni siquiera todas las grandes causas buenas de este mundo pueden impedir que llore por un amor perdido”. Arnold Wesker
  • 4. RESUMIENDO: SIMPLEMENTE DEBEMOS COMPRENDER. “En tu relación con cualquier persona, pierdes mucho si no te tomas el tiempo necesario para comprenderla”. Rob Goldston

Para leer el artículo completo—> El Blog de las Competencias.

Share

Como dice Thomas Merton, un poeta estadounidense devenido en monje trapense, en su trabajo Verdad y Violencia:

“La falsedad básica está constituida por la mentira de que estamos completamente dedicados a la verdad, y de que podemos estar dedicados a la verdad de un modo que es al mismo tiempo honesto y exclusivo: que tenemos el monopolio de la verdad absoluta, así como nuestro adversario ocasional tiene el monopolio absoluto del error.

Luego nos autoconvencemos de que  no podremos preservar nuestra pureza de visión ni nuestra sinceridad interior si entramos en diálogos con el enemigo, pues él  nos corromperá con su error. Finalmente, creemos que no puede preservarse la verdad a menos que destruyamos al enemigo -porque como lo hemos identificado con el error, destruirlo es destruir el error.

El adversario, por supuesto, tiene sobre nosotros exactamente los mismos pensamientos y exactamente la misma política básica por la cual defiende la “verdad”.

Él nos ha identificado con la dehonestidad, la insinceridad y la falsedad. Piensa que si nosotros somos destruidos, no quedará en pie otra cosa que la verdad.

Si persiguiéramos realmente la verdad, comenzaríamos lenta y trabajosamente a despojarnos, una por una, de todas nuestras envolturas de ficción y engaño… El que mejor puede señalar nuestro error y ayudarnos a verlo es el adversario que queremos destruir. Y esta es quizás la razón por la cual queremos destruirlo. Del mismo modo, nosotros podemos ayudarlo a ver su error, y esa es la razón por la que él busca destruirnos.

Pero a la larga, nadie puede mostrar a otro el error que está dentro suyo a menos que el otro esté convencido de que su crítico primero ve y ama lo bueno que hay dentro de él. Por lo tanto, mientras deseemos decirle a nuestro adversario que está equivocado, nunca podremos hacerlo efectivamente hasta que nosotros mismos podamos apreciar en qué está acertado. Y nunca podremos aceptar su juicio sobre nuestros errores hasta que él dé muestra de que realmente aprecia nuestra propia verdad peculiar.

El amor, sólo el amor, el amor de nuestra propia verdad peculiar. El amor, sólo el amor, el amor de nuestro concreto y errado semejante, … sólo esto puede abrir la puerta a la verdad.

En la medida  que no poseamos este amor, en la medida que este amor no esté activo ni sea efectivo en nuestras vidas (ya que las palabras y las buenas intenciones nunca bastarán) no tendremos real acceso a la verdad.”

Solamente en el espíritu de humildad y comprensión profunda que llevan al respeto incondicional (nuestra definición de amor), es que podremos apropiarnos realmente de nuestras opiniones y construir junto al otro los puentes que permitan el verdadero entendimiento.

Fuente: Conversar, El poder transformador de la palabra, César Grinstein

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline