Muchos creen que la gente trabaja mejor cuanto más se les paga, pero parece que las cosas no funcionan de esta manera. Tampoco lo más importante para crear una empresa sobresaliente son las personas, sino ciertas personas, con determiandos valores, con ciertos talentos y habilidades y actiudes. Esta afirmación parece obvia, pero sin embargo es un aspecto clave y que plantea grandes desafíos en la búsqueda, selección y contratación, y en el diseño de los sistemas de incentivos.

Los salarios e incentivos pueden servir para que esas “ciertas personas” se sumen a nuestro equipo, pero no son la causa de que esas “ciertas personas” decidan poner en acción lo mejor de sí mismas y que así nuestro equipo alcance resultados sobresalientes.

Te invito entonces a que escuches la reflexión que hago en el siguiente video y dejes luego tus comentarios al respecto.

Por Andrés Ubierna

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline