En culturas organizaiconales de baja responsabilidad, es posible predecir el resultado: errores que se multiplican, incumplimientos reiterados de objetivos, bajo nivel de servicio, deterioro del clima laboral, alto estrés, pérdida de confianza, huída del talento…

Veamos esta historia acerca de cinco ejecutivos que trabajaban en la misma compañia: los dos hermanos TODOS, ALGUIEN, CUALQUIERA y NADIE .

Había que realizar una tarea muy importante y TODOS estaban convencidos que ALGUIEN iba a hacerla. Era una tarea que CUALQUIERA podría haber hecho, pero NADIE tomó la iniciativa. Ahora ALGUIEN está molesto porque era la tarea de TODOS. TODOS pensaron que CUALQUIERA podría haberla completado, pero NADIE se percató de lo que pensaron TODOS. Al final, TODOS culparon a ALGUIEN porque NADIE hizo lo que CUALQUIERA podría haber hecho.

NADIE se salvó del distanciamiento que esto produjo entre TODOS, además NADIE se hizo cargo y TODOS perdieron la confianza en su capacidad de mejorar a futuro. De hecho, ayer me cruce en el pasillo con ALGUIEN que me contó en forma confidencial (“no se lo vayas a contar a NADIE”, me dijo), que TODOS estaban muy, pero muy lejos de lograr los objetivos comprometidos y que NADIE quería seguir trabajando en esta empresa.

¿Te suena esta música?

Por Andrés Ubierna

Share

maeshallFacultar no quiere decir darle poder a la gente sino liberar el poder y el compromiso que la gente ya tiene dentro. Empowerment es potenciar a la gente, e implica generar las condiciones de contexto para brindar un espacio de libertad a los integranes del equipo, de manera de que se adueñen del propósito que persiguen juntos, se hagan cargo de sus actos y aporten valor con iniciativas propias. Facultar conlleva la idea de libertad de acción y decisión, con responsabilidad dentro de un marco claro de criterios y reglas. Facultar implica crear una plataforma de valores compartidos, para que las elecciones de la gente se realicen naturalmente en línea con esos valores, y con claridad consciente del impacto de sus comportamientos.

Cuando un líder faculta a los integrantes de su equipo, ya no carga con todas las decisiones sino que las libera, y ahora el énfasis de su rol deja de ser de control, para converirse en un facilitador de procesos, un coordinador de esfuerzos, un planificador estratégico, un custodio del clima laboral, un liberador de obstáculos, un obtenedor de los recursos necesarios, un guardian de los compromisos asumidos…

Cuando un líder faculta a los integrantes de su equipo, pasa a ser quien trabaja para ellos en lugar de ser ellos quienes trabajan para él.

Por Andrés Ubierna

Share

Facultar no quiere decir darle poder a la gente sino liberar el poder y el compromiso que la gente ya tiene dentro. Empowerment es potenciar a la gente, e implica generar las condiciones de contexto para brindar un espacio de libertad a los integranes del equipo, de manera de que se adueñen del propósito que persiguen juntos, se hagan cargo de sus actos y aporten valor con iniciativas propias. Facultar conlleva la idea de libertad de acción y decisión, con responsabilidad dentro de un marco claro de criterios y reglas. Facultar implica crear una plataforma de valores compartidos, para que las elecciones de la gente se realicen naturalmente en línea con esos valores, y con claridad consciente del impacto de sus comportamientos.

Cuando un líder faculta a los integrantes de su equipo, ya no carga con todas las decisiones sino que las libera, y ahora el énfasis de su rol deja de ser de control, para converirse en un facilitador de procesos, un coordinador de esfuerzos, un planificador estratégico, un custodio del clima laboral, un liberador de obstáculos, un obtenedor de los recursos necesarios, un guardian de los compromisos asumidos…

Cuando un líder faculta a los integrantes de su equipo, pasa a ser quien trabaja para ellos en lugar de ser ellos quienes trabajan para él.

Share

En culturas organizaiconales de baja responsabilidad, es posible predecir el resultado: errores que se multiplican, incumplimientos reiterados de objetivos, bajo nivel de servicio, deterioro del clima laboral, alto estrés, pérdida de confianza, huída del talento…

Veamos esta historia acerca de cinco ejecutivos que trabajaban en la misma compañia: los dos hermanos TODOS, ALGUIEN, CUALQUIERA y NADIE .

Había que realizar una tarea muy importante y TODOS estaban convencidos que ALGUIEN iba a hacerla. Era una tarea que CUALQUIERA podría haber hecho, pero NADIE tomó la iniciativa. Ahora ALGUIEN está molesto porque era la tarea de TODOS. TODOS pensaron que CUALQUIERA podría haberla completado, pero NADIE se percató de lo que pensaron TODOS. Al final, TODOS culparon a ALGUIEN porque NADIE hizo lo que CUALQUIERA podría haber hecho.

NADIE se salvó del distanciamiento que esto produjo entre TODOS, tampoco NADIE se hizo cargo y TODOS perdieron la confianza en su capacidad de mejorar a futuro. De hecho, ayer me cruce en el pasillo con ALGUIEN que me contó en forma confidencial (“no se lo vayas a contar a NADIE”, me dijo), que TODOS estaban muy, pero muy lejos de lograr los objetivos comprometidos y que NADIE quería seguir trabajando en esta empresa.

¿Te suena esta música?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline