martesEn el campo de la alta tecnología, llegamos a conocer a jóvenes multimillonarios  que se hacen una pregunta esencial: ¿Para qué sirve todo esto? Estos jóvenes son afortunados, no sólo porque han hecho dinero, sino porque han descubierto estas preguntas esenciales. Mucha gente se fascina con la opción de perseguir un premio material, o con un empleo que promete grandes dividendos, y a menudo se queda atrapada en su rol profesional.

En general esta fascinación surge efecto durante algun tiempo, quizás incluso durante un largo tiempo. Luego, a veces, estalla la crisis haciéndonos sentir como si nos hubieran derribado de nuestro caballo.

Quizás hayas alcanzado la máxima categoría en una carrera exitosa cuando la crisis sobreviene. Quizás tu compañía ha sido adquirida por un enorme consorcio y has sido uno de los desplazados. Quizás un accidente, una enfermedad o la pérdida de un ser querido… Quizás has sido despedido de tu empleo o te sientes seguro pero algo te está consumiendo por dentro y piensas que esto no es lo apropiado, aun cuando te haya proporcionado sustento y satisfacción durante veinte años. O te has quedado en casa para criar a los niños y ahora el nido está vacío. Quizás perdiste la reelección, o la perdió tu jefe y te quedaste sin empleo, o quizás llegaste a la cumbre de las cumbres y ahora no eres capaz de encontrar un nuevo reto.

En esos momentos, las personas se desorientan porque han confundido la forma con la esencia. Han llegado a creer que la forma del trabajo es lo que le hace importante. Se han identificado con sus roles: soy el senador, soy la madre, soy un ejecutivo empresarial… Confunden la forma de su participación en la vida con la esencia de su sentido y propósito.

Si el ingrediente esencial del propósito en la vida es la experiencia de conexión y contribución, entonces parte de la magia de la vida en nuestras organizaciones y comunidades reside en la capacidad humana para generar nuevas formas de expresión. El propósito deriva de encontrar las maneras -en lugar de una manera particular- de amar, de contribuir, de mejorar la calidad de vida de las personas que nos rodean.

En sus existosas memorias, Martes con mi viejo profesor, el autor Mitch Albom relata algunas de sus entrevistas con su mentor, Morrie Schwartz, durante el último año de vida de éste. En un momento Schwartz pregunta retóricamente: “¿Tú sabes qué te da satisfacción?”. “¿Qué?”, responde Albom. “Ofrecer a los otros lo que tú tienes para dar.”

“Hablas como un boy scout“, observa Albom, y esto inspira a Morrie nuevamente.

“No me refiero al dinero, Mitch. Me refiero a tu tiempo. Tu interés. Tu trayectoria. Esto no es tan difícil [...] Así es como empiezas a inspirar respeto, al ofrecer algo que tienes para dar. Hay muchos lugares para hacer esto. No necesitas tener un gran talento.”

Cualquier medio que utilices no es tan importante como comprender las posibilidades continuas de servir a los que te rodean, precisamente hasta el fin de tus días. Morrie Schwartz seguía contribuyendo aun cuando su vida se apagaba: enseñaba a Albom cómo morir al mismo tiempo que le enseñana cómo vivir.

Fundamentalmente, la forma no importa. Cualquier forma de servir es, esencialmente, una expresión de amor. Y como las oportunidades de contribuir están siempre presentes, hay pocas razones para que alguien se prive de las experiencias profundas con las que dar sentido a su vida.

Selección y paráfraeso de Andrés Ubierna de algunas ideas propuestas en Liderazgo sin límites (Leadership on the line) de Heiftetz y Linsky.

Share

CamusUn elemento común entre aquellas personas que se declaran felices es la voluntad de sentido; el ejercicio voluntario y consciente de dar un significado positivo y constructivo a lo vivido, sea cual sea el signo de la experiencia registrado.

Desde el ejercicio de tal voluntad de sentido, no es tan importante aquello que nos sucede como el significado que le damos a lo sucedido. Dicho de otro modo: toda experiencia negativa que hemos padecido en el pasado puede ser el elemento alquímico de la felicidad en el futuro.

Los ejemplos son múltiples y abordan todas las dimensiones de la vida: “Si no hubiera conocido a esa pareja que me hizo la vida imposible, no podría valorar a la que tengo ahora”; “gracias a aquel jefe tan lamentable que tuve, hoy puedo ser un mejor jefe de lo que hubiera sido sino hubiera pasado por esa experiencia”; “si no hubiera sufrido esa enfermedad, no habría tomado consciencia del regalo que es estar sano ni habría aprendido a vivir agradecido”…

La persona feliz trata de extraer la parte positiva de todo lo vivido. No desde la ingenuidad, ni desde la estupidez, tampoco desde la sumisión, sino desde la valentía, la fuerza interior y la entrega a la propia vida.

En ese sentido, Albert Camus aseguraba que “la propia lucha por alcanzar la cima basta para llegar al corazón de un hombre”. Y concluía, “Sísifo debió de ser feliz”.

Selección hecha por Andrés Ubierna de La buena vida, de Alex Rovira

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline