Existe una tendencia biológica en los humanos a pensar de forma irracional. Albert Ellis, psicólogo

Esta frase y el siguiente texto los copié de un arttículo de Pilar Jericó, El ABC para pensar mejor: Posiblemente uno de los clubes con más socios en el mundo es el club de los despedidos de las empresas, sin embargo nos da vergüenza incluso comentarlo con nuestros allegados y cuando nos ha tocado vivirlo sufrimos un profundo dolor. Albert Ellis, uno de los psicólogos más influyentes del siglo XX, nos explica el motivo. Afirma que nuestra forma de pensar sigue el patrón de ABC: A es un hecho activador, B son nuestros modelos mentales y C, nuestras conductas.

Ante un despido, la pérdida de una relación sentimental o cualquier otro suceso doloroso (hecho activador A, siguiendo el modelo ABC de Ellis), hay personas que se dicen a sí mismas (mapa mental B): “nunca volveré a encontrar trabajo”, “es totalmente injusto de que me despidan” o “no puedo soportar que eso me ocurra”. Estas formas de pensar nos llevan claramente a la desesperanza y a la ira (conducta C). Nos enfadamos con el mundo y desgraciadamente, toda esa energía no sirve más que para dañarnos y resultar realmente insoportables para la gente de nuestro alrededor. Sin embargo, el mismo acontecimiento se vive de manera distinta si se piensa (sustituyendo mapas mentales tóxicos): “Es una experiencia desagradable”, “desafortunadamente estoy entre los desempleados” o “puede que sea una oportunidad para conocer a otra persona con la que sea más feliz”. El acontecimiento sigue siendo el mismo, pero la forma de vivirla y la velocidad para salir del dolor es bien distinta (para nosotros y para alivio de quienes nos rodean). Y la clave son los mapas mentales con los que interpretamos la realidad y que hacen que dos personas vean cosas distintas aunque estén viendo lo mismo. Por ello, un despido, un fracaso o cualquier otro aspecto doloroso es algo que no podemos evitar (A), pero sí podemos entenderlo desde un mapa mental distinto (B).

Coincido totalmente con Pilar cuando pone en nosotros la responsabilidad de elegir  la interpretación que le asignamos a situaciones tales como un despido (o cualquier otra). Es a partir de esas interpretaciones que se disparan nuestras emociones. Para optar por construir interpretaciones poderosas y generativas de nuevas posibilidades futuras, necesitamos antes que nada estar atentos para descubrir y desactivar los procesos de pensamiento que funcionan en automático y que en general nos sumergen una negatividad inútil.

La fe no es un asunto solo de dogma, la fe es una posición ante la vida. La fe es también elegir pedir ayuda cuando la necesitamos. La fe es también elegir, aprovechando la irracionalidad como tendencia biológica de todos nosotros, a  pensamientos más favorables ante una situación de despido, pensamientos que nos habiliten a estados de poder y fortaleza. Creo que ante la adversidad sólo podremos acceder a una fuerza que nos sostenga e impulse a crecer, si accionamos la llave del pensamiento creativo mediante la fe.

Por Víctor Raiban.

Share

Cuando conversamos no sólo describimos un mundo que está allí afuera sino que cultivamos realidad. Con nuestras conversaciones tenemos la posibilidad de hacer que pasen cosas. Los pedidos, ofertas, compromisos y opiniones, tienen una importancia destacable en este sentido. Cuando comencé a aproximarme a la capacidad generativa del lenguaje, aprendí una lección que tuvo enorme impacto en mi efectividad, y que podría enunciar de la siguiente manera: una buena conversación en un mal contexto es una mala conversación.

Allí supe que muchas veces mis conversaciones no producían el efecto deseado, no tanto por el asunto conversado sino por el contexto en el cual conversaba. Este contexto estructura el proceso de interacción, y por lo tanto, su efectividad.

Invertir tiempo y esfuerzo en crear contextos efectivos es entonces una acción de liderazgo con buen rendimiento.

Entre algunos de los factores que afectan el contexto, se encuentran:

  • El momento, el lugar y el medio (presencial, telefónico, vía mail…)
  • La elección de los interlocutores.
  • Los valores en uso.
  • La emocionalidad.
  • La actitud y disponibilidad.
  • Las intenciones vigentes en cada uno de los interlocutores.
  • Las forma en la que conversamos.
  • Los modelos mentales de los que participan en la conversación.
  • El lenguaje utilizado.
  • La secuencia conversacional.
  • La autoridad y roles de los interlocutores, y los juegos de poder.

Para ejemplificar este tema, voy a compartir un video con el que me rei a carcajadas, y que hace unos días me envió Víctor Raiban. El humor es un recurso de aprendizaje efectivo… veamos si resulta útil ahora para aprender sobre algunas cosas que en ciertos contextos no es conveniente hacer…

Buena interacción en un mal contexto = mala interacción from Andres Ubierna on Vimeo.

Y ahora, queridos lectores, les agradeceré muchísimo que sumen comentarios con sus ejemplos de conversaciones en contexto inadecuados… los espero!!!

Share

La cultura de la víctima quejosa y los patrones explicativos

El poder de superación se ve con frecuencia inhabilitado por la dificultad individual y colectiva de auto observación y cuestionamiento de las formas particulares de pensar, las maneras de interactuar y las estrategias de acción con las que se intenta crear el futuro deseado.

Ante circunstancias no deseadas, muchos se convierten en “quejosos profesionales”. En otros prima el cuidado de la imagen pública de inocencia ante el error y de protagonismo ante el éxito. Y aún cuando la necesidad de mejorar sea acuciante, el comportamiento impotente observado con frecuencia es el de “tirar la pelota afuera” asignando el peso causal de la situación insatisfactoria al pasado, y a factores externos o fuera del ámbito de incumbencia de quienes declaran la insatisfacción. Por ejemplo, cuando el resultado de un examen es satisfactorio: “Yo aprobé”. Y cuando no lo es: “Ellos me bocharon”. Exigir o esperar que otros cambien para para que el futuro sea mejor, quejarse y culpar al pasado ó a factores externos, no son estrategias que funcionen. Esta conciencia de víctima inocente de las circunstancias, genera incapacidad e impotencia, pues oculta las posibilidades que tenemos en nuestras manos para dar forma al futuro que soñamos.

Dado que el lenguaje refleja (como todo comportamiento) la cultura imperante, en la forma en que se explica lo que pasa cuando lo que pasa no coincide con lo que queremos que pase, tenemos un clave para operar el cambio.

Veamos ejemplos simples de la cultura de víctima quejosa:

  • “¿Por qué no está listo el informe?”… “Porque la gente de comercial no me pasó los datos en tiempo y forma”.
  • “¿Por qué no llegaste a horario?”… “Porque me sonó el teléfono cuando estaba por salir para la reunión”.
  • “¿Por qué no logramos mejorar nuestro market share?”… “Porque nuestro competidor invierte más en publicidad que nosotros”.

El gran problema de estas explicaciones, más allá de que puedan ser ciertas, es que inhabilitan al protagonista de la situación para que encuentre la posibilidad de contribuir a crear un futuro distinto y mejor, en caso de que se encuentre ante las mismas circunstancias. De todos los factores causales, el énfasis explicativo de la víctima está puesto en aquellos sobre los que no tiene poder.

En una cultura protagónica de responsabilidad, ante las mismas situaciones no deseadas, podríamos elegir explicaciones cuyo énfasis esté puesto en factores causales endógenos. El protagonista elige descubrir cómo está contribuyendo por acción, omisión o actitud a que pase lo que pasa, y por ende, es capaz de descubrir posibilidades para diseñar estrategias efectivas en caso de que en un futuro, ante las mismas circunstancias, desee lograr algo distinto. Veamos los mismos casos, desde esta nueva perspectiva:

  • “¿Por qué no está listo el informe?”… “Porque no anticipé que la gente de comercial tenía un lanzamiento y que se podían demorar con la entrega”.
  • “¿Por qué no llegaste a horario?”… “Porque me sonó el teléfono cuando estaba por salir para la reunión y decidí atender la llamada”.
  • “¿Por qué no logramos mejorar nuestro market share?”… “Porque no dedicamos  tiempo a diseñar estrategias creativas de comunicación dentro de los límites presupuestarios de este año, que nos permitan superar a nuestro competidor ante la mayor inversión en publicidad que está haciendo”.

Si las explicaciones de víctima quejosa generan tanta impotencia, ¿qué ganan quienes las usan?

Share

Intención

¿Cuáles son las consecuencias de encarar una acción con una intención clara ó de hacerlo con poca claridad sobre lo que busco lograr?

Leonardo Seta avanza en Dos Ideas con algunas reflexiones sobre este tema en su artículo llamado Trabajar con Intención, e incluso propone un Protocolo de Verificación de Intención. Imperdible.

¿Cuál es tu experiencia al respecto?

Además, ¿crees que existe alguna diferencia entre las consecuencias de una intención constructiva y una destructiva, más allá de la claridad?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline