escuelaLa palabra aprendizaje en sí, siempre presenta algunos problemas. Cuando escuchamos la palabra aprendizaje, ¿qué es lo primero que piensa la gente?, ¿la primera imagen que se le viene a la mente?. Si digo “aprendizaje”, ¿qué ven Uds.? Una escuela, un colegio. Sí. Desgraciadamente la escuela nunca se ha tratado de aprendizaje. La escuela se trata de algo totalmente distinto. En general el sentido fundamental de la escuela nunca fue el aprendizaje, fue mas bien instruir a los estudiantes en un programa específico y socializar para que sean útiles al sistema.

Hace años que escuché al Dr. Edwards Deming decir esto, “nunca vamos a transformar nuestro sistema de gestión sin transformar nuestro sistema de educación, son el mismo sistema”.

… Me llevó 5 años, o aún más, comenzar a entender lo que quiso decir y diría que muy pocas personas hoy tienen una idea de qué profunda conexión existe entre estos dos sistemas, pero si Uds. piensan en nuestro sistema de gestión y en nuestro sistema de educación y cómo han crecido juntos en los últimos 150 años aproximadamente, verán que ambos son producto de la era industrial.

Las escuelas de hoy día siguen siendo fábricas de producción en masa, y están organizadas como líneas de montaje, donde los niños deben pasar por cada etapa del proceso de producción, 4º, 5º, 6º grado, todos coordinados por timbres, todo organizado por un plan, con items a tildar en cada paso de la línea para asegurarse que los “productos” se conformen con las especificaciones, y tristemente así los niños aprenden las reglas para convertirse en recursos funcionales al sistema productivo… como productos no humanos, sin ser. La escuela no educa, la escuela instruye, produce, formatea…

Cuando uno es un niño en la escuela, ¿quién le dice qué va a aprender?, las maestras. Cuando nosotros somos niños en la escuela, ¿quién nos dice si hemos aprendido o no?, también la maestra. Si Uds. quieren avanzar en la escuela y tener éxito, ¿a quién tienen que complacer?, a la maestra o al maestro que chequea si lo que decimos o hacemos se condice con los estándares de “producción”.

La esencia del concepto de aprendizaje en la escuela es obtener la respuesta correcta. ¿Correcta para quién?

¿Qué nos está pasando con todo esto? ¿Qué mayor sufrimiento nos hace falta para comprender que necesitamos revolucionar la educación para que sea respetuosa del ser humano, de la vida misma?

La educación actual es tristemente deshumanizante, al igual que el trabajo.

¿Cuántos niños se despiertan a la mañana y están tan felices y con tantas ganas que no pueden esperar para llegar a la escuela?

¿Cuántos de Uds. no pueden esperar por las ganas inmensas que tienen para ir a la próxima reunión de trabajo?

¿Cuántos de Uds. se levantan a la mañana y van todos los días a trabajar sintiendo que lo que están haciendo es el trabajo más gandioso de sus vidas?

No es necesario hacer muchas más de estas preguntas para empezar a comprender que estamos siendo llamados a los gritos para comenzar a escuchar y respetar a nuestros niños, y que ese es el camino para comenzar a escucharnos y respetarnos a nosotros mismos.

Por Andrés Ubierna, con selecciones y parafraseos de una reflexión realizada por Peter Senge llamada El aprendizaje organizacional en el siglo XXI

Share

exigenciaLa excelencia en las tareas que realizamos es algo deseable, en el trabajo y en la vida en general, pero cuando quien la exige no logra hacerlo sintonizando con cierta actitud hacia el realizador de dichas tareas, esta exigencia termina matando la excelencia que busca y generando violencia.

Te invito a profundizar este asunto leyendo atentamente un breve y sustancial paper de Carina Tacconi creadora de La Educación del Ser, con el resumen de una conferencia que dió hace un tiempo, y que aporta claridad a la dinámica que causa este fenómeno tan habitual y a las estrategias para superarlo.

Para descargar el paper haz click aquí, y luego de leerlo te invito a que compartas tus propias reflexiones. Gracias!

Andrés Ubierna

Share

celosLas emociones displacenteras son puentes hacia tu Ser. La emoción es energía vital que nos impulsa hacia. Puede servirnos para ir hacia la conquista de cosas externas a nosotros mismos, ej.: compañía, trabajo, dinero, éxito, objetos, placer, o para ir hacia nuestro interior.

Las emociones consideradas negativas o displacenteras pueden acercarnos a una maravillosa verdad esencial. La envidia, los celos, la culpa, el enojo, la ira, la tristeza son puentes maravillosos para ver la luz detrás de la sombra, lo que sucede es que no hemos aprendido a hacerlo. La cultura juzga negativamente estas emociones por eso sabemos ocultarlas, bloquearlas, reprimirlas, anestesiarlas.

Si hoy sientes envidia instálate pasivamente en ese lugar interior que la está experimentando y pregúntate, ¿qué envidias de esa persona? Seguramente descubras que hay un don o una cualidad interior deseosa de Ser y existir.

Si sientes enojo pregúntate qué necesitas para expandirte, liberar tu ser y haz algo en esa dirección.

Si sientes miedo pregúntate qué cualidad esencial aún no haz reconocido y abrazado. Si sientes celos descubre qué parte de tu Ser no estás integrando.

Si sientes culpa descubre la batalla que se está dando entre lo que debes Ser y lo que sentís y deseas.

Si sientes tristeza descubre qué aspecto interior valioso estás perdiendo.

Si sientes ira es tu ser esencial desesperado por liberarse y expandirse.

Y si no sientes nada, haz todo lo posible por salir de la anestesia emocional puesto que el sentido a la vida lo perdemos primero cuando dejamos de Sentirnos a nosotros mismos.

Selección realizada por Andrés Ubierna de las reflexiones de Carina Tacconi sobre la Educación del Ser.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline