En ocasiones escucho a los directivos de las organizaciones con las que trabajo, con tono a queja, reclamar y hacer explícita la necesidad de saber lo que pasa en la empresa, y que les transmitan las malas noticias con la misma velocidad con la que les llegan las buenas.  Pero… ser el mensajero de esas noticias, no es tarea sencilla.

Si alguna vez planteaste un desacuerdo, dijiste simplemente que no a un pedido o invitación de un director, ó tuviste que comunicar una caída en las ventas, o un negocio perdido, sabes a lo que me refiero.  Si bien los directores dicen desear que sus reportes expresen sus opiniones, hablen de los problemas, compartan sus puntos de vista y comenten información libremente, y en particular cuando difieren de sus propias ideas, encuentro con frecuencia que existe una gran distancia entre las expectativas plantadas en el discurso y las expectativas reales. Pareciera que muchos hombres y mujeres valoran más a los que dicen sólo lo que les complace escuchar.

Y esta dinámica se alimenta con los que aprenden a decir sólo lo que creen que los demás quieren escuchar. Como nos lo dice Nik con su genialidad:

Durante mi experiencia como gerente de grandes organizaciones conocí a varias personas que forjaron el “éxito” de sus carreras profesionales en sus habilidades para decir lo que sus jefes querían escuchar. Allá ellos.

Se me ocurre plantear el dilema comunicacional sobre el que te invito a reflexionar, de la siguiente manera:

  • Si le digo a mi jefe lo que quiere escuchar, perderé autenticidad, pero mejoraré mi imagen pública y tal vez  logre que mi jefe se forme una buena opinión de mí y esto aumentará mis posibilidades de crecimiento futuro.
  • Si le digo a mi jefe lo que realmente pienso, estaré siendo auténtico, pero deterioraré mi imagen pública y la opinión que mi jefe tiene de mí, con lo cual se verán disminuidas mis posibilidades de crecimiento futuro.

¿De qué manera se te ocurre responder a este dilema para lograr ser simultáneamente auténtico, no afectar tu imagen pública ni disminuir tus posibilidades de crecimiento dentro de la empresa en la que trabajas?

Por Pablo Staffolani y Andrés Ubierna.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline