Existe una tendencia biológica en los humanos a pensar de forma irracional. Albert Ellis, psicólogo

Esta frase y el siguiente texto los copié de un arttículo de Pilar Jericó, El ABC para pensar mejor: Posiblemente uno de los clubes con más socios en el mundo es el club de los despedidos de las empresas, sin embargo nos da vergüenza incluso comentarlo con nuestros allegados y cuando nos ha tocado vivirlo sufrimos un profundo dolor. Albert Ellis, uno de los psicólogos más influyentes del siglo XX, nos explica el motivo. Afirma que nuestra forma de pensar sigue el patrón de ABC: A es un hecho activador, B son nuestros modelos mentales y C, nuestras conductas.

Ante un despido, la pérdida de una relación sentimental o cualquier otro suceso doloroso (hecho activador A, siguiendo el modelo ABC de Ellis), hay personas que se dicen a sí mismas (mapa mental B): “nunca volveré a encontrar trabajo”, “es totalmente injusto de que me despidan” o “no puedo soportar que eso me ocurra”. Estas formas de pensar nos llevan claramente a la desesperanza y a la ira (conducta C). Nos enfadamos con el mundo y desgraciadamente, toda esa energía no sirve más que para dañarnos y resultar realmente insoportables para la gente de nuestro alrededor. Sin embargo, el mismo acontecimiento se vive de manera distinta si se piensa (sustituyendo mapas mentales tóxicos): “Es una experiencia desagradable”, “desafortunadamente estoy entre los desempleados” o “puede que sea una oportunidad para conocer a otra persona con la que sea más feliz”. El acontecimiento sigue siendo el mismo, pero la forma de vivirla y la velocidad para salir del dolor es bien distinta (para nosotros y para alivio de quienes nos rodean). Y la clave son los mapas mentales con los que interpretamos la realidad y que hacen que dos personas vean cosas distintas aunque estén viendo lo mismo. Por ello, un despido, un fracaso o cualquier otro aspecto doloroso es algo que no podemos evitar (A), pero sí podemos entenderlo desde un mapa mental distinto (B).

Coincido totalmente con Pilar cuando pone en nosotros la responsabilidad de elegir  la interpretación que le asignamos a situaciones tales como un despido (o cualquier otra). Es a partir de esas interpretaciones que se disparan nuestras emociones. Para optar por construir interpretaciones poderosas y generativas de nuevas posibilidades futuras, necesitamos antes que nada estar atentos para descubrir y desactivar los procesos de pensamiento que funcionan en automático y que en general nos sumergen una negatividad inútil.

La fe no es un asunto solo de dogma, la fe es una posición ante la vida. La fe es también elegir pedir ayuda cuando la necesitamos. La fe es también elegir, aprovechando la irracionalidad como tendencia biológica de todos nosotros, a  pensamientos más favorables ante una situación de despido, pensamientos que nos habiliten a estados de poder y fortaleza. Creo que ante la adversidad sólo podremos acceder a una fuerza que nos sostenga e impulse a crecer, si accionamos la llave del pensamiento creativo mediante la fe.

Por Víctor Raiban.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline