En este excelente video Daniel Pink comparte las conclusiones contraintuitivas de una serie de estudios e investigaciones. ¿Cuáles son los límites de los incentivos económicos? ¿Cuáles son las estrategias que realmente motivan a nuestros colaboradores para actuar con un desempeño superior y lograr resultados geniales? El impacto motivador de la autonomía, la maestría y el propósito significativo.

Te invito a mirar las dos partes del video y sumar tus comentarios!

 

 Por Mary Tomasso y Andrés Ubierna.

Share

En su libro Drive: The Surprising Truth About What Motivates Us, Daniel Pink cuenta una serie de experimentos del comportamiento humano que desafían el “sentido común” sobre la motivación que aún impera en muchas organizaciones.

Pink afirma, (y coincido con él) que son aún muchas organizaciones las que operan, en lo relativo a la motivación, desde supuestos desactualizados, no revisados y arraigados más en el folklore que en los descubrimientos científicos.

Se continúan fomentando prácticas tales como planes de incentivos a corto plazo y premios por desempeño a pesar de la enorme cantidad de evidencia que muestra como estos métodos son frecuentemente inútiles y dañinos. Metafóricamente denomina a estos supuestos, el sistema operativo Motivación 2.0.

Cuando los desafíos demandan gandeza, la zanahoria y el garrote no funcionan. Dice: “Las recompensas pueden desatar una extraña clase de alquimia del comportamiento: Pueden transformar una tarea interesante en una esclavitud. Pueden convertir  juego en trabajo.”

La zanahoria y el garrote sólo dan frutos en el campo del miedo, y su cosecha es mediocridad. La grandeza no puede educirse desde el miedo, porque la grandeza sólo nace del amor, y el amor no obliga ni condiciona su expresión a nada. El amor es libre y libera.

Pink describe, en la segunda parte de su libro, los tres componentes de la Motivación 3.0.

El sistema operativo Motivación 3.0 es la actualización necesaria para atender las nuevas realidades sobre la forma en las que organizamos nuestra acción, la pensamos y hacemos lo que hacemos. Depende de lo que llama Comportamiento Tipo I, cuyo combustible principal es atender nuestra necesidad innata de autonomía, propósito y maestría.

Autonomía: Autonomía no es lo mismo que independencia. Autonomía significa tener decisión, capacidad de elegir lo que hacemos y la manera en la cuál lo hacemos, de dirgir nuestra vida.

Tal vez es hora de arrojar la palabra “management” a la pila de cenizas lingüisticas junto con “caja de hielo” y “carruaje sin caballos”. Esta era no demanda mejor management. Demanda un renacimiento de humanidad.

Maestría: La maestría implica no dejar de mejorar, de crear cosas nuevas y aprender, y para lograrla se requiere compromiso.

En nuestras oficinas y en nuestras aulas tenemos demasiado “cumplimiento” y demasiado poco “compromiso”. Lo primero podría ayudarte a pasar el día, pero sólo lo segundo te hará pasar la noche.

Propósito: Nuestro compromiso real es con un propósito significativo, hacer una diferencia en nosotros y en el mundo.

Está en nuestra naturaleza vivir con sentido, atender un propósito. Pero esa naturaleza está ahora siendo revelada y expresada en una escala demográfica sin precedentes y, hasta hace poco, inimaginable. Las consecuencias podrían rejuvenecer nuestras empresas y recrear nuestro mundo.

Por Andrés Ubierna con extractos del libro de Daniel Pink.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline