Desde la práctica budista encontramos términos como Visión de Futuro Justo, o Conducta Justa. Estas están ligadas íntimamente con las causas justas y las intenciones. Y toda causa justa con una noble intención nos aproxima a la compasión.

“Si quieres hacer feliz a otro sé compasivo y si quieres ser feliz practica la compasión” dice el Dalai Lama. Pero, ¿son compatibles estas prácticas en las empresas? ¿Puede sostenerse esta mirada con los intereses de los stakeholders?

Te invito a ver este video de la práctica de la compasión en una compañía como Google (puedes elegir los subtítulos en español).

Por mi parte, cuando vi el video recordé una  parábola atribuida al Buda.

Hay tres grupos de personas -o empresas- en este mundo, las ciegas, las tuertas y las que ven con dos ojos.

Las empresas o personas ciegas son las que no tienen la visión que conduce a la adquisición de riqueza o al incremento de la riqueza ya ganada. Más aún no tienen la visión que les permite saber qué actos conducen a resultados positivos y cuáles no.

Por su parte quienes tienen la visión de sólo obtener riqueza son las personas o empresas tuertas, pero por lo demás son iguales a las ciegas.

Las empresas y personas que ven con dos ojos tienen la visión para ganar riqueza y capitalizarla, pero también tienen una perspectiva que les permite elegir los medios justos, saber qué actos la conducen a resultados positivos por medios honorables y los que no lo hacen.

Los ciegos son perseguidos por la desgracia, no tienen riqueza y no realizan un buen trabajo. En este caso la mortalidad de estas empresas es alta. En las empresas o personas tuertas, como su fin es únicamente lucrativo, no les importa los medios para conseguir esas ganancias. Los valores y visión son cortoplacistas y son menos exitosas que las empresas excelentes que perduran.

Las empresas y las personas que funcionan con los dos ojos son las sobresalientes. Tienen una Visión de futuro justa y Conductas Justas… y logran resultados sobresalientes que sostienen en el tiempo.

Por Víctor Raiban

Share

Un anciano cacique indígena estaba conversando con sus nietos acerca de la vida. Les dijo: “¡Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí!… ¡es entre dos lobos! Uno de los lobos es maldad, temor, ira, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, egolatría, competencia, superioridad. El otro es Bondad, Alegría, Paz, Amor, Esperanza, Serenidad, Humildad, Dulzura, Generosidad, Benevolencia, Amistad, Empatía, Verdad, Compasión y Fe. Esta misma pelea está ocurriendo también dentro de ustedes y dentro de todos los seres de la Tierra.”

Pensaron por un minuto y uno de los niños le preguntó a su abuelo: “¿Y cuál de los lobos crees que ganará?” El viejo cacique respondió, simplemente…”El que alimentes.”

  • ¿Cuál de los lobos te trae felicidad a tus relaciones, a tu vida?
  • Si ya sabes cuál de los dos es el lobo que te trae felicidad, ¿por qué no puedes dejar de alimentar al otro?
  • ¿Qué puedes hacer o dejar de hacer para que el lobo que te trae desdicha, no crezca más?

La compasión y el amor por nuestras propias miserias son la más iluminada llave al perdón y a la reconciliación.

Dice el Dalai Lama en Reflexiones para una vida mejor: A two idiot explodes a sphere.

“La compasión es la que crea confianza, nos permite abrirnos a los otros y revelarles nuestros problemas, nuestras dudas y nuestras incertidumbres. Seamos creyentes o no, mientras seamos seres humanos, miembros de la familia humana, necesitaremos compasión.Así, cuando sintamos ese calor, aquí, en el interior, el sentido de la responsabilidad y el compromiso se volverán evidentes, automáticos. Esto nos ayuda a alcanzar el despertar y nos enseña autodisciplina. Por consiguiente, el afecto humano o la compasión es una de las raíces más firmes para desarrollar todas las buenas cualidades.”

Por Víctor Raiban

Share

Muchos creen que buscar ser realmente exitoso es algo malo. Lo que escuché con frecuencia en estos últimos días es el supuesto de que esforzarse por lograr éxito equivale a no estar para nada comprometido en darle a la vida un sentido trascendente. Como si el progreso material fuese incompatible con ser compasivo, socialmente consciente y buena persona.

Mi opinión sobre esto es que una vida extraordinaria contiene ambos elementos. Parte de lo que nos hace humanos es el anhelo de actualizar (en el sentido aristotélico de la palabra) nuestros dones más grandes y vivir con plenitud nuestra existencia. Estamos hechos para brillar. A su vez, vivir sin darle a nuestra vida un sentido trascendente, contribuye a sentir como si hubiesemos transitado en vano por la Tierra.

No veo nada malo en tener un desempeño de nivel superior y en dar los pasos necesarios para alcanzar un éxito destacable en el mundo (sea cual sea tu definición de éxito). Perseguir el éxito es incluso una ejercitación creativa y un reflejo de una autoestima saludable.

Y mientras llevas a cabo tu tarea con  éxito, te invito a seguir dedicándote a crear contextos en los cuales las vidas de aquellos con los que entras en contacto puedan elevarse y así dejar tu mundo mejor a como lo encontraste. Esta es la parte del propósito trascendente.  Con ambas descubrirás una vida grandiosa.

Fuente: Robin Sharma

Share

Por Víctor Raiban para Puerto Managers.

Cuando debemos tomar decisiones que afectan a los intereses de otros, que son vistas como antipáticas y nos alejan de la aceptación y popularidad que tienen los empleados sobre nuestras personas, ¿cómo plantearlas? ¿Cómo tomar esas decisiones difíciles pero necesarias para la compañía y seguir siendo el líder que soy para mi gente?

Algunos ejemplos de decisiones difíciles pueden estar relacionadas con: el despido de gente, el pago del bono anual, la calificación en la guía de desempeño, un ascenso, postularse a otra posición… y así podríamos seguir enumerando.

Me gustaría que el lector nos diera más ejemplos de su trabajo y nos cuente como hizo y si logró atender el objetivo de efectividad e impecabilidad sin perder popularidad.

El Dalai Lama, en el  libro La senda del líder que coescribió con Laurens van den Muyzenberg, comparte su perspectiva sobre cómo mejorar la calidad de una decisión y  cómo lograr estar en paz con ella.

“… para mejorar la calidad de las decisiones que toman, los líderes tienen que mejorar su mente, si deciden mejorar su mente se dirigirán hacia una vida más feliz. Para tomar decisiones justas se debe pensar justamente, y para pensar justamente hay que meditar cada acción previamente. Para estar seguro que esta decisión está basada en una intención justa y tiene una motivación justa. Para ello nuestra mente tiene que en lo posible estar en estado de consciencia pura alejada de las emociones negativas, como la ira, la desconfianza, el temor o los celos…”

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline