OzImagina una línea que separa la responsabilidad y capacidad para dar cuenta de tus actos, de la victimización irresponsable… Una línea sobre la cual puedes encontrar posibilidades de responder a tus circunstancias para perseguir los resultados que deseas, y por debajo de la cual caerás en el ciclo de la víctima donde lo que encuentras es estancamiento y queja.

Ni los individuos ni las empresas permanecen siempre por encima de la línea divisoria de estos dos ámbitos ya que tarde o temprano ocurren eventos ante los cuales se ubican inexorablemente debajo de la línea. Aun cuando las personas y organizaciones pueden mostrar comportamientos responsables y rendir cuenta de sus actos en algunas situaciones, el comportamiento de la víctima se manifestará en otras. Algún tema o circunstancia favorecerá el pensar y actuar por encima de la línea y otros por debajo de la línea.

Ni el más fuerte compromiso con el valor de la responsablilidad impedirá caer por debajo de la línea en algún momento.

Las personas y culturas organizacionales que operan Bajo la Línea de forma consistente no descubren formas de hacerse cargo de su gestión y languidecen en el ciclo de la víctima, empiezan a perder su pasión, y lo hacen hasta que los invade la impotencia.

Si deciden continuar jugando como víctimas, se moverán a través de etapas previsibles en un ciclo interminable que erosiona e impide mejorar la productividad individual y organizacional: ignorando su responsabilidad o fingiendo desconocerla, alegando que no es su trabajo, esquivando su responsabilidad, culpando a otros por su propia situación, aduciendo confusión como una excusa para la inacción, exigiéndoles a los demás que hagan algo, alegando que no pueden hacerlo, articulando historias en las que son inocentes espectadores y, finalmente, aguardando que algún asistente imaginario produzca un milagro.

Cómo reconocer que estás debajo de la línea

Cada vez que te encuentras atrapado en el ciclo de la víctima, es necesario primero reconocer que estás funcionando por debajo de la línea y pagando un alto precio por ello para luego poder liberarte. Sólo con ese reconocimiento se puede empezar a asumir la actitud del que descubre algo, y esto te habilita para movilizar tu deseo de estar por encima de la línea.

Si no logras vencer por tí mismo la incercia y ceguera propia del ciclo de la víctima, necesitarás escuchar la retroalimentación de una persona a la que respetes y que pueda compartir contigo sus opiniones bien fundamentadas con intención de ayudarte a reconocer que te estás victimizando.

Aunque el ciclo de la víctima puede ser desconcertante y complejo, hay seis etapas básicas, comunes a la mayoría de las personas y organizaciones:

1. Ignorar / Negar. Un punto de partida típico para aquellos que quedan atrapados en el ciclo de la víctima es la etapa de ignorar y negar, en la que pretenden no saber que hay un problema, o desconocer que el problema les afecta o negar el problema por completo.

2. No es asunto mío. Esta etapa refleja la conciencia de que algo hay que hacer para resolver algún asunto, y simultáneamente hay una evasión extrema a participar en estas acciones.

3. Señalar con el dedo. En esta etapa del ciclo de la víctima la gente niega su propia responsabilidad ante los malos resultados y busca culpables en otras personas o en factores externos.

4. Confusión / No se qué hacer. En esta etapa del ciclo de las víctimas, la gente aduce confusión como una forma de aliviar su responsabilidad. “Si no entiendo la situación, nadie podrá pedirme que haga algo al respecto”.

5. Cubrirse las espaldas. Esta es la penúltima etapa del ciclo de la víctima, donde la persona actúa pero lo hace en forma defensiva, elaborando diferentes estrategias para evitar ser considerada culpable en caso de que las cosas no salgan bien.

6. Esperar y ver. Las personas siguen sumidas en el ciclo de la víctima cuando después de actuar optan por “esperar y ver” si las cosas mejoran.

Selección de Andrés Ubierna del libro The Oz Principle: Getting Results Through Individual and Organizational Accountability, de Connors, Smith y Hickman

Share

Vamos a suponer que pudiéramos hacer una pregunta a todas aquellas personas del mundo que no se encuentran en una situación de hambruna, enfermedad o pobreza y que en apariencia tienen muchas razones para vivir. Y que pudiéramos pedirles una respuesta honesta a la pregunta “¿Cómo estás?”. Millones de personas dirían: “Muy mal”. Si les preguntáramos el porqué, casi todos culparían a otra persona de su estado de ánimo… Difícilmente encontraríamos a una persona que no haya dicho alguna vez: “Me estás volviendo loco… Estoy muy enfadado… ¿No te importan mis sentimientos? Me irritas tanto que no puedo pensar con claridad”. Nunca se nos ocurre que estamos eligiendo ese malestar del cual nos quejamos tanto.

En cualquier circunstancia, siempre estamos escogiendo todo lo que hacemos, incluyendo el sentirnos mal. Las otras personas no tienen la capacidad de hacernos sentir mal, ni de hacernos felices. Todo lo que podemos intercambiar con ellos, dar o recibir, es información. Pero por sí misma, la información no puede obligarnos a hacer o sentir algo específico. Va hasta el cerebro, donde la procesamos y, luego, decidimos qué hacer con ella. … Elegimos todas nuestras acciones y pensamientos y, así, indirectamente, escogemos casi todos nuestros sentimientos y mucha de nuestra fisiología. Por muy mal que uno pueda sentirse, mucho de lo que le sucede al cuerpo cuando sufre o se está enfermo, es resultado indirecto de acciones y pensamientos que uno ha escogido a diario. Cuando estamos deprimidos, creemos que no tenemos control sobre nuestro sufrimiento, que somos víctimas de un desequilibrio químico en el cerebro y que, por lo tanto, necesitamos drogas como el Prozac para volver a compensarlo. Hay muy poca verdad en esta forma de ver las cosas. En realidad, tenemos mucho control sobre nuestro sufrimiento. Rara vez somos víctimas de lo que nos ha sucedido en el pasado y, … la química de nuestro cerebro es la normal en relación a lo que elegimos hacer. Las drogas para el cerebro pueden hacernos sentir mejor, pero con ellas no solucionamos los problemas que nos han llevado a escoger el sentirnos desgraciados.

Las semillas de casi toda nuestra infelicidad se siembran muy pronto en nuestras vidas: desde el momento en que encontramos personas que han descubierto no sólo lo que es correcto para ellas, sino también y, desafortunadamente, para nosotros. Armadas con este descubrimiento y siguiendo la tradición destructiva que ha dominado nuestro pensamiento durante miles de años, estas personas se sienten con el deber de forzarnos a hacer lo que “saben” que es correcto. La forma que elegimos para resistirnos a esa fuerza es, de lejos, la mayor fuente de desdicha humana.

Con estas palabras, y con cuarenta años de práctica psiquiátrica, William Glasser en su libro Choice Theory presenta un modelo que pretende responder a la siguiente pregunta: “¿Cómo puedo ser libre para vivir mi vida como quiero y, a la vez, construir las relaciones que quiero con las personas que quiero?”.

Por sus implicancias en la cultura y efectividad organizacional, en la calidad de las relaciones que construimos y en el nivel de bienestar que experimentamos, este tema es un temón de aquellos. Así que seguiré publicando algunas reflexiones de Glasser en futuros posteos, pero ahora me interesan los comentarios que puedas hacer sobre las implicancias de esta perspectiva. Veamos, por ejemplo, esta cuestión:

¿Qué pasa con la libertad de elección de aquellos que, hace diez años o más, se quejan de lo mal que están en su lugar de trabajo y siguen eligiendo ir al mismo trabajo día tras día?

Por Andrés Ubierna con selecciones de Choice Theory: A New Psychology of Personal Freedom, de Willam Glasser.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline