Cuando se trata de cambiar, el éxito que hayamos podido lograr hasta ahora puede convertirse fácilmente en nuestro peor enemigo, porque ese éxito alimenta la idea de que “ya sabemos cómo…”, el modelo mental del “sabelotodo”, y así eclipsa la posibilidad de pararnos frente a estas circunstancias, únicas y cambiantes, con la mirada del aprendiz.

Richard Foster, en Innovation: The Attacker’s Advantage, ditingue cuatro formas de relacionarnos con el cambio:

  • Dejarnos llevar por la ola del cambio: Aceptar el cambio, pero no acompañarlo de manera activa, solo nos dejamos llevar, sin conocer ni su funcionamiento ni sus beneficios.
  • Rechazar el cambio: Decir no a lo nuevo, resistirlo y mantenernos dentro de la esfera de lo conocido.
  • Aceptar y acompañar activamente el movimiento: Ser parte de la ola y gestionar a través de ella.
  • Administrar el cambio de manera creativa y transformadora: Esta alternativa incluye la anterior, pero trasciende los límites del propio cambio. No solo aceptamos y participamos activamente del cambio, sino que además, gestionamos el cambio, lo generamos, y creamos nuevas posibilidades que transforman las maneras de pensar y actuar.

Podríamos entonces distinguir entre dos tipos de cambios:

  • El cambio adaptativo: En términos del filósofo Jean Piaget la adaptación comprende tres partes: asimilación, acomodación y equilibrio.
  • El cambio transformativo: Es un pasaje de lo ordinario a lo extraordinario. Es propio de los procesos de innovación.

Por su parte, Javier Cruz enumera en su libro Creatividad y Pensamiento Práctico, Actitud Transformadora, lo que para él son las condiciones necesarias para liderar el cambio transformativo:

  • Curiosidad insaciable.
  • Pasión por hacer.
  • Creencia ó Fe
  • Compromiso  responsable.
  • Apertura a lo diferente.
  • Actitudes positivas, incluyendo el optimismo.

¿Cuáles de estas cualidades es la que más escasea en tu ámbito habitual de trabajo?

Por Pablo Staffolani.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline