Hablando hacemos que pasen cosas, pero no siempre logramos que pasen las cosas que queremos.

Gran parte del éxito, y fracaso, de nuestras comunicaciones se juega, no en el texto de lo que decimos sino en el contexto que estructura y condiciona el impacto de lo que decimos. El contexto es el espacio en el cual ocurre la acción de comunicar o conversar y se forma con todos los factores que afectan al entendimiento, interpretación, adecuación y significado otorgado a lo que decimos.

Este espacio tiene que ver con el lugar y el momento en los que elgimos comunicar, con las formas y los medios que empleamos, pero también está repleto de otros componentes que nos piden atención e inversión cuando buscamos mejorar el retorno de nuestras conversaciones. La cultura de los interlocutores y su historia personal, la emocionalidad imperante, las intenciones, las actitudes, … son algunos de los aspectos que intervienen en el contexto. Tanto la habilidad de crear contextos conversacionales efectivos, como la de adecuar el mensaje al contexto, son inherentes al liderazgo y de las más desatendidas en el ámbito laboral.

Para reforzar esta idea, le propongo que realice ahora el siguiente ejercicio:

Imagine que es gerente de ventas en una unidad de negocios de una empresa multinacional de productos de consumo masivo, que está en el cierre del mes y que mañana tiene que hacer una presentación a su jefe y a otras visitas regionales. No está alcanzando el volúmen de ventas en las metas comprometidas  y acordadas, por lo tanto está a las apuradas con su equipo para ver cómo logran un impacto de último momento y revertir la situación.

Le acaban de informar que en la agenda de las visitas se produjo un cambio y que su presentación pasó de las 6 pm a las 8 am. Este cambio hace que cambien las prioridades de su equipo ya que tienen que preparar los datos para un informe de una hoja y están a 3 horas del horario de salida (6pm.)

Suponga que en ese contexto uno de los mejores integrantes de su equipo se acerca desencajado y le hace un planteo de este tipo: “¡Estoy harto con las presiones y las apuradas constantes! Esperás que ponga lo mejor y nunca te defradudo. Sin embargo hace un año que me tienen en el limbo con el aumento de sueldo, y sigo esperando. No es justo. Necesito hoy mismo una definición por sí o por no”.

¿Cómo manejaría la situación para lograr ser efectivo con la urgencia siendo a la vez franco, íntegro y cuidadoso del vínculo y la persona?

Share

Cuando conversamos no sólo describimos un mundo que está allí afuera sino que cultivamos realidad. Con nuestras conversaciones tenemos la posibilidad de hacer que pasen cosas. Los pedidos, ofertas, compromisos y opiniones, tienen una importancia destacable en este sentido. Cuando comencé a aproximarme a la capacidad generativa del lenguaje, aprendí una lección que tuvo enorme impacto en mi efectividad, y que podría enunciar de la siguiente manera: una buena conversación en un mal contexto es una mala conversación.

Allí supe que muchas veces mis conversaciones no producían el efecto deseado, no tanto por el asunto conversado sino por el contexto en el cual conversaba. Este contexto estructura el proceso de interacción, y por lo tanto, su efectividad.

Invertir tiempo y esfuerzo en crear contextos efectivos es entonces una acción de liderazgo con buen rendimiento.

Entre algunos de los factores que afectan el contexto, se encuentran:

  • El momento, el lugar y el medio (presencial, telefónico, vía mail…)
  • La elección de los interlocutores.
  • Los valores en uso.
  • La emocionalidad.
  • La actitud y disponibilidad.
  • Las intenciones vigentes en cada uno de los interlocutores.
  • Las forma en la que conversamos.
  • Los modelos mentales de los que participan en la conversación.
  • El lenguaje utilizado.
  • La secuencia conversacional.
  • La autoridad y roles de los interlocutores, y los juegos de poder.

Para ejemplificar este tema, voy a compartir un video con el que me rei a carcajadas, y que hace unos días me envió Víctor Raiban. El humor es un recurso de aprendizaje efectivo… veamos si resulta útil ahora para aprender sobre algunas cosas que en ciertos contextos no es conveniente hacer…

Buena interacción en un mal contexto = mala interacción from Andres Ubierna on Vimeo.

Y ahora, queridos lectores, les agradeceré muchísimo que sumen comentarios con sus ejemplos de conversaciones en contexto inadecuados… los espero!!!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline