Las personas tenemos – tal vez como un resabio cultural acuñado desde una infancia donde no saber se parece a un pecado -, necesidad de ordenar todos los estímulos que recibimos en categorías conocidas o al menos reconocibles.

Así, cuando una imagen, un sonido, un olor llegan a nuestros sentidos, inmediatamente se desata en nosotros un mecanismo de identificación que dice “esto es tal cosa”, “esto se parece a tal cosa”, etc. en un esfuerzo de reducir lo nuevo a una categoría conocida. Es como si el pensamiento anduviera continuamente “pegando etiquetas” a cada situación que se nos atraviesa.

La utilidad del mecanismo es innegable, lo conocido nos da seguridad, podemos entenderlo, saber cómo tratarlo, etc. mientras que lo desconocido sacude ese confort y nos genera incertidumbre.

No obstante, estas inocentes etiquetas que pegamos a cuanta realidad, situación, o persona pasan por nuestro camino, pueden encerrar una doble trampa. Por un lado, siempre está la posibilidad de colocar la etiqueta equivocada, clasificando algo (o alguien) como lo que no es, lo que implicará desandar el camino recorrido con los consecuentes costos de oportunidad, tiempo, relaciones, etc.

Pero amen de la equivocación hay además otro aspecto a destacar, ya que las etiquetas pueden simultáneamente llevarnos a la trampa de la inacción frente a una situación determinada cuando se combinan con otra tendencia natural de los humanos: la atribución de la culpa de lo que nos pasa a terceros.

Por ejemplo, si pegamos a un fracaso conversacional la etiqueta “es que con esta persona no se puede dialogar” de ahí en más no podremos ya comunicarnos; si pegamos a una búsqueda de empleo la etiqueta “es que buscan gente sólo sin convicciones” esa etiqueta inhibirá en adelante cualquier posibilidad de ingresar a la compañía que nos interesa.

La etiqueta que colocamos nos libera de responsabilidad por la cuestión, pero a la vez nos sepulta cualquier posibilidad de lograr lo que queremos, ya que damos todo el poder sobre la situación a un tercero cuyos actos no están bajo nuestro gobierno. En el ejemplo anterior, tendremos que esperar a que el otro aprenda a dialogar como nosotros queremos para poder comunicarnos, o a que la empresa que buscamos decida buscar gente como nosotros pensamos que somos, para poder ingresar, lo cual puede no ocurrir nunca.

¿Cuántas oportunidades, cuántas relaciones, cuántos sueños habremos dejado en manos de esas inocentes o perversas etiquetas? ¿Cuánto poder sobre nuestro destino estamos dejando que nos quiten?

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline