Toda acción humana está guiada por una intención aunque no todo ser humano actúa con intención clara. Me sorprende cómo esta poca claridad está tan difundida en particular en ámbitos como las organizaciones donde la efectividad de los comportamientos es imperativa. ¿Cómo puedo buscar y conseguir efectividad sin previamente cultivar la práctica de poner claridad y precisión en el objetivo que persigo?

Por ejemplo, si al facilitar un taller de liderazgo con un grupo de ejecutivos, les hago la pregunta “¿para qué vinieron a este programa? ¿por qué están acá?”, además de la incomodidad que esta pregunta produce en la audiencia, las respuestas que suelo escuchar son del tipo “vine porque me llegó un mail de recursos humanos”, “me dijeron que tenía que venir”, “mi jefe me dijo que tenía que participar”. Si además repregunto “¿qué se quieren llevar al terminar este programa?”, lo que escucho son respuestas vagas del tipo “… algún aprendizaje”, “me interesaría que este programa genere algún cambio”, “algo distinto a lo que hicimos hasta ahora”. Estas empresas y estos ejecutivos invierten muchísimo tiempo y dinero en estas iniciativas.

Sin una definición consciente, precisa y positiva de adonde quiero llegar, poco importará por dónde ir ni cómo llegar, y no tengas dudas que esta falencia impacta negativamente en el desempeño y en la calidad vida de las personas implicadas.

Todas estas respuestas que suelo escuchar, atienden hechos verdaderos. Es cierto que les llegó una invitación de recursos humanos como también es cierto que algunos jefes de los gerentes que participan les pidieron que asistan, y también es cierto que hay deseos de aprender y de que la experiencia sea diferente. Pero, en el primer tipo de respuestas, la intención no está clara porque esas respuestas reflejan un patrón en el cuál los participantes asignan la causa motivadora de su comportamiento a factores del pasado y externos al control del ejecutivo que da dicha respuesta. La intención consciente es una elección personal vinculada a un futuro desado. En el segundo caso lo que falta es precisión.

Hay un tercer tipo de respuestas, que en general no se declaran publicamente, y que reflejan un patrón mental donde lo que mueve a elegir cierto curso de acción es “evitar que pasen ciertas cosas no deseadas”. Por ejemplo: “mi intención es atender el pedido de mi jefe y de recursos humanos porque, sino lo hago, tendría que sufrir ciertas consecuencias que prefiero evitar”, “si no asisto, pueden despedirme”. El problema con este tipo de intenciones, es que son negativas. Es como un equipo de fútbol que juega para no perder.

Cuando lo que nos mueve a la acción es evitar algo, lo que estamos haciendo, sin darnos cuenta, es aumentar la probabilidad de que suceda aquello que no queremos que suceda. Por otro lado, la experiencia vital de vivir para evitar, es de miedo. En estos casos mis acciones son motivadas por el miedo y la emocionalidad que impera mientras vivo mis elecciones, es de miedo. El miedo puede ser un interesante aliado, si lo proceso adecuadamente, pero vivir desde el miedo no es una experiencia placentera.

Cuando la intención está clara, es precisa y se declara en forma positiva, mis acciones son movilizadas a partir de lo que quiero que pase. Vivir para que pasen ciertas cosas, es vivir desde el amor, vivir por y para lo que quiero, y tanto la manera en la que experimento estas elecciones (la manera en la que impactan en mis sentimientos y emociones) como también la efectividad que consigo (los resultados que logro), son de una calidad muy superior a la que derivan del miedo.  Vivir, y trabajar, desde el amor es muchísimo más efectivo y placentero que vivir desde el miedo.

Otro aspecto que me parece interesante sobre este tema, es la connotación ética que en nuestra cultura tiene la palabra “intencionalidad”, que por default resuena como sinónimo de “mala intencionalidad”… como si “ser intencionado” fuese algo malo, aún cuando no tenemos posibilidad de actuar fuera del campo de fuerzas que produce la intención. Todo lo que hacemos lo hacemos “a propósito”. Puede haber pureza de intención e inconsciencia o conciencia, pero no inocencia. Pero este tema, y en particular el del contenido ético de la intención, lo dejo para un posteo futuro.

Leonardo Seta avanza en Dos Ideas con algunas reflexiones sobre este tema en su artículo llamado Trabajar con Intención, e incluso propone un Protocolo de Verificación de Intención que sugiero leas si querés profundizar sobre este tema. [Por alguna razón que aun desconozco, no estoy logrando que funcionen los enlaces al blog de Leonardo Seta, donde en su momento leí el protocolo citado. Mis disculpas del caso!]

Para abrir los comentarios, te propongo las siguientes preguntas disparadoras:

  • ¿Crees que existe alguna diferencia entre las consecuencias de una intención positiva y una negativa, más allá de la claridad?
  • ¿Cuáles son las consecuencias de encarar una acción con una intención clara y precisa ó de hacerlo con poca claridad y una probre precisión sobre lo que busco lograr?
Share

No aprendemos sólo de las experiencias dolorosas, pero de toda experiencia dolorosa podemos sacar una aprendizaje. De esto hay mucho escrito, y quiero sumar lo mío.

Hay ciertas circunstancias de la vida que nos ponen a prueba y que nos piden poner en acción todo nuestro talento y nuestros valores a fin de avanzar en pos de nuestras metas. Estas experiencias que marcan un quiebre en la deriva de nuestra vida pueden ser la pérdida de un ser querido, una enfermedad, una separación de nuestra pareja, un despido o cambio de trabajo, una mudanza a un país desconocido, etc. Funcionan como bisagras y marcan un antes y un después.

Con frecuencia son inesperadas y, por el dolor que conllevan, las convertimos en no deseadas. Pero son parte de la impermanencia a la que nos expone la vida y están dentro del “menú” al que estamos expuestos. Me gusta considerarlas oportunidades para definir quién somos y quienes queremos ser, a partir de la forma en la cual elegimos responder a ellas.

Muchas veces en medio de este tipo de circunstancias nos carcome la duda sobre cómo actuar, qué hacer… Como en el camino del héroe de Joseph Cambell, se nos acercan aliados que nos orientan. Pero también aparecen esos otros pseudo aliados o anti aliados, o lobos disfrazados que suelen decirnos sólo aquello que nos gusta escuchar, y no guías confiables hacia nuestro crecimiento.

¿Acaso no consultaste alguna que otra vez, ante una situación de estas características, a una persona a sabiendas, en el fondo, que sus palabras sólo justificarían tu propia postura?

Nos atraen estos pseudo aliados, porque nos venden el “diario de Yrigoyen” hecho a la medida de lo que queremos escuchar.

Pero ¿qué consecuencias trae a nuestro crecimiento que nos adoren y nos justifiquen? No nos puede traer nada bueno.

Es clave para cualquier persona, pero en particular para quienes tienen posiciones de liderazgo, rodearse de verdaderos aliados, de esos que no sean obsecuentes.

Es un gesto del más puro amor de un amigo o compañero, darnos una mano en una situación difícil, y especialmente cuando lo que tenga para darnos nos duela o nos enfrente a nuestros propios monstruos.

Por eso, para tomar decisiones cruciales de mi vida, valoro tener cerca a personas que me ayudarán a fortalecerme como persona.

Y traigo para cerrar una frase de Mahatma Ghandi :

Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad
.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a juzgarme como a los demás.

No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.
 Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.

Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso, si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor…..si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!

Por Víctor Raiban.

Share

“No nos quedemos sólo con los resultados para valorar lo que se hace. El éxito no son sólo resultados, sino las dificultades que se pasan para obtenerlos y la lucha permanente y el espíritu de plantearse desafíos, y también la valentía para superarlos. El camino es la recompensa.” El maestro Oscar W. Tabarez, técnico uruguayo.

Además de ver fútbol, el mundial nos brindó una interesante oportunidad para descubrir otras cosas que hacen al resultado pero que lo trascienden. El modo de jugar, la forma de ganar o perder, la conducta de los jugadores dentro y fuera de las cancha… Son elementos que exponen modelos mentales y valores que en general son trasmitidos por los líderes de cada equipo, técnicos, dirigentes y jugadores pero que son vividos por todo un equipo. Cada uno contribuye con la mística que destaca al equipo, al espíritu que ponen en el juego para perseguir su sueño.

Los equipos que se destacaron tienen aspectos comunes: Un gran trabajo de preparación, la conformación de un grupo humano donde impera el compañerismo, la entrega, el esfuerzo, pero… sin valores no hay mística ni espíritu y sin equipo no se gana un campeonato.

Al menos hasta el momento no escuché ninguna autocrítica de los referentes argentinos, ni un plan para mejorar a futuro. La falta de humildad y de valores puestos de manifiesto por nuestro seleccionado, son aspectos que puedo también asignar a otros grupos.

Me tomo la libertad de clasificar a los protagonistas de este mundial en dos tipos:

  1. Los quejosos profesionales, campeones de la cultura de víctima que ven afuera los motivos de sus errores.
  2. Un tipo menos numeroso por cierto que fueron exponentes de una cultura del esfuerzo y la responsabilidad.

Aquí va algunos comentarios para que vos decidas a cuál de los dos tipos pertenecen:

  • No puedo hacer como si no hubiera ocurrido nada en Sudáfrica. Seguí los hechos con mucha tristeza. Estuve muy decepcionado por los resultados deportivos (eliminación en la fase de grupos) pero sobre todo me indignaron algunos comportamientos. El nuevo técnico francés Laurent Blanc.
  • Empiezan antes del partido. No hay más que verlos cómo gesticulan, cómo tratan de influir en el árbitro. Bastian Schweinsteiger, jugador alemán, al referirse a los jugadores argentinos.
  • No nos arrepentimos de nada, todo fue hecho según lo planificado, y yo no cambiaría nada de lo que hicimos. Jorginho, ex jugador y asistente de Dunga, el técnico brasileño.
  • Domenech nos dijo: ‘Dejen su ego a un lado’. Pero él se olvidó de eso. El defensa francés William Gallas, en la revista gala Les Inrockuptibles, en referencia a su ex entrenador Raymond Domenech.
  • Cometimos algunos errores que hemos pagado caro, el mayor fue el del árbitro. Fabio Capello, seleccionador italiano de los ingleses.
  • Dios va a querer que estemos en la final. Diego Maradona, técnico argentino.
  • Muchachos esto no es la guerra, es solo un juego. Vayan al mundial a divertirse. Oscar W. Tabarez, técnico uruguayo.
  • Este equipo se lo merecía porque trabajo con humildad y para darle una satisfacción al pueblo de España. Iniesta, jugador español.
  • Los jugadores españoles han sabido transmitir valores, por lo que la victoria es por eso más importante. Del Bosque técnico de España.

Celebro  más allá de mi corazón argentino el triunfo de los valores que trascienden nacionalidades. A mis amigos españoles y uruguayos les agradezco su ejemplo y me alegro por sus victorias.

Por Víctor Raiban.

Share

Más de una vez me he encontrado reflexionando sobre el valor de la Esperanza. Solemos apuntar que “es lo último que se pierde”. Nunca supe decidir si esta intuición era feliz o desgraciada. ¿Es la explicación optimista de quien se niega a aceptar una derrota total? ¿O, más bien, la articulación pesimista y cínica de quien se burla de los esfuerzos por evitar el fracaso?

Un Borges muy temprano, aborda el tema con inusual valentía. En su ensayo “El tamaño de mi esperanza” deja escapar una confesión:

“… lo venidero nunca se anima a ser presente del todo sin antes ensayarse, y (conste) que ese ensayo es la esperanza. Bendita seas, esperanza, memoria del futuro, olorcito de lo por venir …”

En aparente contradicción a esta versión “optimista”, Alejando Dolina en “Lo que me costó el amor de Laura”, nos advierte que:

“Yo sé que hay una trampa en cada sueño,
que la esperanza es un castigo más…”.

Alguna vez me animé a preguntarle al querido Alejando el por qué de esa idea. Y me sorprendí al comprender que la propia explicación cobijaba una esperanza. Aprendí al escuchar lo que me decía Dolina, que vivir esperanzado tal vez sea un engaño, pero es la mejor forma de vivir. La tarea del héroe no consiste en esquivar su destino sino, más bien, en cumplirlo. Aun sospechándola falaz, hemos de seguir a la Esperanza, porque el héroe (nosotros) siempre adivina que más allá de derrotas circunstanciales, el triunfo final consiste en enfrentar el desafío.

Allí está entonces la Esperanza, metida entre nosotros. Empujándonos para alcanzar nuestra meta, impulsándonos a hacernos cargo de nuestras gestas heroicas, sosteniéndonos para convertirnos en responsables de que las cosas ocurran y sucedan. Desde el ánfora de Pandora hasta un rincón de nuestra conciencia; para bien o para mal, ella nos invita a la acción aún en medio del desconcierto y la desazón.

A esta altura, adivinará el lector que me gusta creer que podemos rebelarnos al mito de la falacia que acompaña cada sueño. O en todo caso, yo también creo que lejos de abandonar nuestro camino, nuestro deber es recorrerlo. Aunque para hacerlo debamos perseguir un sueño loco. Puede que el resultado alcanzado no sea nunca el planeado, pero es en el camino de buscarlo que nos esperan nuestros mejores momentos…

Es verdad, quien no sueña jamás se desengaña. Quien no se esperanza, nunca se desilusiona. Quien no ama, no sufrirá el abandono. Pero a pesar de los desengaños, desilusiones y sueños fallidos, la esperanza nos sigue emocionando.

Tal vez estas reflexiones que ahora intento no sean más que la búsqueda, también esperanzada, de almas cómplices en la rebelión. Al principio conspiraremos en silencio, compartiendo un secreto prometedor. Poco a poco, otros se unirán a nuestras huestes; nuevos héroes en la tripulación de nuestro Argo. Y llegará el día, ya está próximo, en que nuestra ilusión reventará en un grito. Y que tiemblen los vicios y los males cuando miles de héroes esperanzados buscan la concreción de un destino mejor.

Por mi querido César Grinstein, de su libro Conversar.

Y ahora que leíste estas palabras, contame… ¿qué esperanza te mueve?

Share

Las personas tenemos – tal vez como un resabio cultural acuñado desde una infancia donde no saber se parece a un pecado -, necesidad de ordenar todos los estímulos que recibimos en categorías conocidas o al menos reconocibles.

Así, cuando una imagen, un sonido, un olor llegan a nuestros sentidos, inmediatamente se desata en nosotros un mecanismo de identificación que dice “esto es tal cosa”, “esto se parece a tal cosa”, etc. en un esfuerzo de reducir lo nuevo a una categoría conocida. Es como si el pensamiento anduviera continuamente “pegando etiquetas” a cada situación que se nos atraviesa.

La utilidad del mecanismo es innegable, lo conocido nos da seguridad, podemos entenderlo, saber cómo tratarlo, etc. mientras que lo desconocido sacude ese confort y nos genera incertidumbre.

No obstante, estas inocentes etiquetas que pegamos a cuanta realidad, situación, o persona pasan por nuestro camino, pueden encerrar una doble trampa. Por un lado, siempre está la posibilidad de colocar la etiqueta equivocada, clasificando algo (o alguien) como lo que no es, lo que implicará desandar el camino recorrido con los consecuentes costos de oportunidad, tiempo, relaciones, etc.

Pero amen de la equivocación hay además otro aspecto a destacar, ya que las etiquetas pueden simultáneamente llevarnos a la trampa de la inacción frente a una situación determinada cuando se combinan con otra tendencia natural de los humanos: la atribución de la culpa de lo que nos pasa a terceros.

Por ejemplo, si pegamos a un fracaso conversacional la etiqueta “es que con esta persona no se puede dialogar” de ahí en más no podremos ya comunicarnos; si pegamos a una búsqueda de empleo la etiqueta “es que buscan gente sólo sin convicciones” esa etiqueta inhibirá en adelante cualquier posibilidad de ingresar a la compañía que nos interesa.

La etiqueta que colocamos nos libera de responsabilidad por la cuestión, pero a la vez nos sepulta cualquier posibilidad de lograr lo que queremos, ya que damos todo el poder sobre la situación a un tercero cuyos actos no están bajo nuestro gobierno. En el ejemplo anterior, tendremos que esperar a que el otro aprenda a dialogar como nosotros queremos para poder comunicarnos, o a que la empresa que buscamos decida buscar gente como nosotros pensamos que somos, para poder ingresar, lo cual puede no ocurrir nunca.

¿Cuántas oportunidades, cuántas relaciones, cuántos sueños habremos dejado en manos de esas inocentes o perversas etiquetas? ¿Cuánto poder sobre nuestro destino estamos dejando que nos quiten?

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

Share

Martin Seligman realizó numerosos experimentos que demuestran cómo la mayoría de los seres humanos, al verse constantemente involucrados en situaciones sobre las cuales creen que no tienen control alguno, se sienten invadidos de una sensación de impotencia que a menudo va más allá de cualquier hecho específico.

Seligman y sus colaboradores descubrieron que si privaban a las personas de la capacidad de reducir el nivel de ruido en un laboratorio, cerca de las dos terceras partes de ellas eran incapaces de ajustar una luz irritantemente brillante, a pesar de que tenían el poder para hacerlo. Se consideraban impotentes.

Seligman prestó cuidadosa atención a las interpretaciones que los sujetos que participaban de sus estudios tenían sobre experiencias desagradables, y encontró que el grupo estaba dividido en optimistas y pesimistas. Los individuos pesimistas se volvieron impotentes. Las ideas pesimistas respecto a experiencias no deseadas contienen tres ingredientes distorsivos:

  • Los pesimistas tienden a culparse a sí mismos de los acontecimientos adversos [la culpabilidad no es igual a la responsabilidad].
  • A menudo les asignan a las circunstancias adversas una duración futura eterna.
  • Con frecuencia llegan a la conclusión de que el desempeño deficiente que pudieron tener en determinada situación, los conducirá a fracasos futuros.

Veamos ejemplos:

  • Un pesimista, en el caso hipotético de que sea un ejecutivo que no logró los resultados presupuestados, podría hacerse las siguientes reflexiones: “Soy un pésimo gerente. Nunca voy a lograr el ascenso que hace tanto estoy esperando. No sirvo para liderar un equipo que viene desmotivado.”
  • Un optimista, en el mismo caso, podría pensar de la siguiente manera: “No supe en este contexto lograr el resultado presupuestado, pero de toda experiencia se aprende. Prestaré más atención y veré cómo fortalecerme como gerente. Esto me va a servir en el caso de que consiga el ascenso que estoy buscando, que dado lo que pasó, puede llegar a demorarse . También voy a utilizar este traspié para escuchar más a mi equipo y pedirles pistas de cómo motivarlos mejor.”

Dice la Dra. Joan Borysenko que buscamos ponerle término a nuestro sufrimiento tratando de explicar por qué sufrimos. Dividimos el mundo en bueno y malo, y conectamos naturalmente los sucesos dolorosos con algo malo, y el primer lugar adonde recurrimos es al depósito de las opiniones negativas, sobre nosotros mismos y sobre el mundo, que tardamos toda una vida en recopilar. Las opiniones negativas infundadas, con patrones en general sobre exigentes, se van convirtiendo en creencias, y estas en trampas mentales, que se constituyen en una jaula, un calabozo oscuro que nos impide tener una visión interna favorable y más clara de la vida.

Por eso considero crucial practicar meditación, el balance y la perspectiva, y aquietarnos aunque sea unos minutos todos los días, porque en esta quietud a veces ocurre un instante de claridad, y porque sin claridad no tenemos consciencia y sin consciencia no tenemos opción.  No ejecutemos nuestro propio sufrimiento sino nuestra liberación.

Fuente bibliográfica: Minding the body, Mending the mind, Joan Borysenko.

Share

La semana pasada acercamos algunas definiciones de confianza propuestas por los integrantes de un grupo del que participamos en LinkedIn, así que ahora me interesa compartir algunos datos.

Es mucho más fácil hacer negocios y trabajar con gente a la que tenemos confianza. Hay una vieja prueba ácida que dice: “¿Ud. le compraría un auto usado a su amigo?, si la respuesta es no, piénselo antes de entablar una relación de negocios con él”. ¿Podemos cuantificar el impacto que tiene la confianza en una organización y sus resultados en los beneficios de la empresa?

  • Según un estudio de la Warwick Business School del Reino Unido, los contratos de externalización que se gestionan sobre una base de confianza tienen más posibilidades de generar dividendos para ambas partes: hasta un 40 % del valor del contrato. (Stepheen Covey, El factor Confianza).
  • Otro estudio de Watson Wyatt muestra que el rembolso total de los accionistas de organizaciones con un elevado nivel de confianza es casi tres veces superior a los rembolsos en organizaciones con escasa confianza.
  • Un estudio en el ámbito educativo realizado por el profesor de Stanford Tony Bryk revela que los centros de enseñanza con un elevado nivel de confianza tenían tres veces más posibilidades de mejorar los resultados de exámenes que los centros con escasa confianza.

¿Qué esta sucediendo hoy día con la confianza entre las personas en general? Una encuesta realizada recientemente por el sociólogo David Halpern revela que sólo el 34 % de los norteamericanos cree que se puede confiar en otras personas. En Latinoamérica, estamos un poco peor porque desciende al 23 %. El valor de la confianza está claramente en crisis, y los datos lo demuestra la percepción que tenían los ingleses hace 40 años que confiaban en un 60 % en los demás y hoy solo están en un 29 %. ¿Es posible incrementar el valor de la confianza? Este mismo informe indica que México de un 19 % en 1983 hoy está en un 31 %. Dato alentador para aquellos que creemos en que sí se puede hacer algo.

¿Qué sucede en la Organizaciones hoy día con la confianza? Un informe publicado en el libro de Covey (hijo) que mencioné antes refleja:

  • Sólo el 51 % de los trabajadores confía en los altos directivos, (Watson Wayatt).
  • Sólo un 36% de los trabajadores cree que sus líderes actúan con honestidad e integridad, (Encuesta de Harris Interactive).
  • Durante los últimos doce meses, el 76 % de los trabajadores ha observado conductas ilegales o poco éticas en el trabajo que, de salir a la luz, supondrían un grave abuso de la confianza pública. (KPMG Organitational Integrity Survey).

Cuando escucho a muchos jóvenes que piensan que no hay políticos y ejecutivos honestos, ne pregunto “¿Cómo contribuí con este estado de cosas, por acción u omisión? ¿Qué hice al respecto? ¿Qué puedo hacer?” Preguntas que te transfiero para tu propia reflexión y para que compartas tus comentarios.

Por Víctor Raiban.

Share

Sólo en EE.UU. se mantienen de 11 a 13 millones de reuniones de trabajo diarias. Se calcula que el costo en reuniones es equivalente al 15% de la nómina salarial de una empresa. Las reuniones forman parte de nuestra vida laboral. El 80% de los que participan en reuniones opinan que son una pérdida de tiempo. Por supuesto que muchas de las reuniones que se mantienen son innecesarias, pero en otros casos las reuniones pueden ser uno de los medios más efectivos para lograr que pasen ciertas cosas.

La semana pasada, un gerente me preguntó: “Andrés, ¿cómo sabes si una reunión fue efectiva?”, y suponiendo que muchos pueden tener la misma inquietud, decidí escribir algo al respecto. Para juzgar en forma sencilla el éxito de una reunión de trabajo, utilizo dos estándares que explico a continuación (el orden no refleja necesariamente cuál de ellos es más importante ya que ambos están vinculados sistémicamente).

Primero, los resultados: ¿Qué fue lo que logramos gracias a la reunión? ¿Conseguimos los resultados que buscábamos cuando decidimos convocarla o participar en ella? ¿Qué información relevante compartimos? ¿Qué problemas resolvimos? ¿Qué decisiones tomó el grupo? ¿Qué propuestas o estrategias innovadoras surgieron? ¿Qué acciones se coordinaron con claridad?. Obviamente uno de los estándares para evaluar la reunión y su importancia, es considerar los resultados obtenidos. Los resultados afectan la funcionabilidad de toda organización y su habilidad para lograr sus objetivos, sean estos vinculados a las ganancias, a la calidad de un servicio, al aprendizaje de una destreza, a la supervivencia de un grupo o a la satisfacción de sus miembros.

Segundo, el proceso: Vale la pena revisar el “cómo” de la reunión, o sea el proceso y su estructura. ¿Cómo nos comunicamos y participamos? ¿Cómo tomamos decisiones? ¿Cómo coordinamos acciones? ¿Cómo funcionó la escucha o el entendimiento colectivo? ¿Cómo se expresaron y fundamentarion las distintas opiniones? ¿Cómo respondió el grupo al error? ¿Cómo cumplió el grupo con los tiempos? ¿Cómo trabajaron juntos los participantes de la reunión? ¿Cómo se sientieron emocionalmente los participantes? ¿Cómo se distribuyó la palabra? ¿Cómo fueron los distintos momentos emocionales? ¿Fue la reunión una construcción compartida o una guerra de egos? ¿Cómo podemos mejorar la efectividad de la próxima reunión que tengamos?

Para investigar más sobre este tema y encontrar un modelo simple para mejorar las reuniones te sugiero el libro cuyas ideas pongo en práctica hace años con muy buenos resultados y del cuál aprendí estos estándares: How to Make Meetings Work!, por Doyle y Straus.

Y ahora abro la invitación a todos los lectores, para que dejen en sus comentarios todo que les genere este tema.

Share

Tengo 49 años y fui educado desde los 6 años hasta los 17 por profesores que seguían un sistema que me evaluaba principalmente por mi capacidad para asimilar información. En ese modelo saber algo era igual a dar la respuesta correcta, y en él pasamos los más tiernos años de nuestra niñez y adolescencia muchos de quienes tenemos posiciones directivas en la gran mayoría de las empresas. No logré atravesar esa experiencia y salir de ella indemne, ni vivir esta clase de educación sin que ese modelo haya dejado huellas culturales en mi. Lo mismo les pasa a muchos, y por eso en las empresas “aprender a aprender” y “aprender a pensar”, son dos áreas con enorme potencial de desarrollo.  Me interesa compartir algunas distinciones sobre el pensamiento crítico y las habilidades del pensamiento efectivo. NKBV38EQRW7N

Richard Paul define el pensamiento crítico de la siguiente manera:  “El pensamiento crítico es ese modo de pensar —sobre cualquier tema, contenido o problema— en el cual se mejora la calidad del pensamiento inicial. El resultado es un pensador crítico y ejercitado que:

  • Formula problemas y preguntas vitales con claridad y precisión,
  • Acumula y evalúa información relevante,
  • Emplea ideas abstractas,
  • Llega a conclusiones y soluciones, probándolas con criterios y estándares relevantes.
  • Piensa con una mente abierta.
  • Se comunica efectivamente.

En resumen, el pensamiento crítico es autodirigido, autodisciplinado, autorregulado y autocorregido. Supone someterse a rigurosos estándares de excelencia y dominio consciente de su empleo. Implica comunicación efectiva y habilidades de solución de problemas y un compromiso por superar el egocentrismo y sociocentrismo naturales del ser humano”.

Un proceso típico de aprendizaje o desarrollo de las habilidades del pensamiento crítico, en el que generamos conclusiones basadas en la evidencia, analizando y evaluando la calidad del pensamiento con el propósito de mejorarlo, se puede modelizar en las siguientes estapas:

  1. Pensador irreflexivo: No estamos conscientes de problemas en nuestro pensamiento.
  2. Pensador desafiado: Nos enfrentamos con problemas en nuestro pensamiento.
  3. Pensador principiante: Tratamos de mejorar pero sin práctica regular.
  4. Pensador practicante: Estamos comprometidos con la práctica regular.
  5. Pensador avanzado: Ya desarrollamos habilidades y segumos practicando.
  6. Pensador maestro: Las buenas prácticas de pensamiento se vuelven parte de nuestra naturaleza, y aún así segumos aprendiendo.

Los pensadores críticos aplican ritunariamente estándares intelectuales (los que sirven para verificar la calidad del razonamiento sobre un problema, asunto o situación) a los elementos del razonamiento, y así desarrollan características intelectuales.

Los siguientes estándares…

  • Claridad
  • Exactitud
  • Relevancia
  • Lógica
  • Amplitud
  • Precisión
  • Importancia
  • Completitud
  • Imparcialidad
  • Profundidad

… Se aplican a los siguientes elementos del pensamiento …

  • Propósitos, intereses, intenciones
  • Preguntas
  • Puntos de vista
  • Información
  • Inferencias
  • Conceptos
  • Implicaciones
  • Supuestos

Y de esta menera aprendemos a desarrollar las siguientes cualidades:

  • Humildad intelectual
  • Autonomía intelectual
  • Integridad intelectual
  • Responsabilidad intelectual
  • Perseverancia intelectual
  • Confianza
  • Empatía
  • Equidad

Una persona que posee la habilidad de pensar críticamente se caracteriza por:

  • Mente abierta
  • Coraje intelectual
  • Agudeza perceptiva
  • Autorregulación
  • Curiosidad y cuestionamiento
  • Valoración precisa
  • Equilibrio emocional

Se que actualmente las escuelas educan en esta área, lo cuál me trae un aire de esperanza… pero queda una cuestión en la que necesito tu orientación: ¿cuánto invirtió la organización en la que trabajás, por ejemplo durante los últimos 5 años, para desarrollar en su gente habilidades para pensar mejor?

Fuentes consultadas: The Critical Thinking Community, Revista el Educador, Año 4, nro. 16

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline