karma  yogaPara transmitir la esencia espiritual de una acción, los antiguos sabios de la India solían utilizar una palabra que no tiene traducción literal. La palabra que usaban era karmayoga. Esta palabra compuesta significa algo así como “trabajo vinculado con el espíritu trascendente”. Mi inútil búsqueda de una expresión equivalente me ha llevado a acuñar una nueva palabra, workship, que significa que cuando el trabajo es realizado con espíritu de adoración, su calidad sufre una metamorfosis. El resultado es que incluso el trabajo ordinario se transforma de una simple tarea en una realidad extraordinaria.

Ilustraremos esto con el siguiente ejemplo:

A tres maestros de escuela que enseñan historia en diferentes colegios se les formula la misma pregunta: ¿cuál es su empleo actual?
El primero responde: “Pues, no hago gran cosa, solo enseño historia a los pequeños en la escuela”.
El segundo piensa con algo más de profundidad y dice: “Trabajo en la rama de la educación”.
La tercera persona dice: “Estoy moldeando el destino de este país. Enseño a los jóvenes que ellos mismos pueden ser protagonistas de la historia”.

Los tres profesores tratan con la misma realidad, a saber, la enseñanza de la historia a los pequeños. Sin embargo, el espíritu con que abordan su trabajo transforma la realidad cotidiana del mismo.

Este es el poder de transformación del espíritu de nuestro trabajo que nos conduce a la expresión adoración del trabajo. La palabra adoración significa literalmente “reverencia y respeto”. El objeto de nuestra reverencia y respeto no es un objeto, sino la expresión espiritual esencial de la entidad más alta, grande y poderosa de nuestra idea. De la misma manera, el objetivo de nuestro trabajo crece a medida que aplicamos nuestro espíritu. Comenzamos a tratar el trabajo con mayor reverencia y respeto, hasta que llegamos a un punto en que este se convierte en una expresión de nuestro espíritu. Hay algo de la perfección divina en este tipo de tarea. Es entonces cuando nuestro trabajo se convierte en adoración.

El poeta místico persa Jelaluddin Rumi expresó la experiencia de la adoración en un brillante poema:

Me siento como la tierra asombrada
por lo que el espíritu del cielo ha traído.
Aquello que sé que crece dentro de mí.

La lluvia engendra en cada molécula un misterio.

Seleccionado por Camila Ubierna de El liderazgo consciente, de Debashis Chatterjee

Share

En el mundo frío y calculador de los negocios, la idea de heroísmo puede parecer mas bien fuera de lugar. Sin embargo, no podemos ignorar que todas las grandes iniciativas empresariales pueden perfectamente calificarse de hechos heroicos.

¿Cuál es, entonces la fuente del poder del héroe? De hecho, los héroes trascienden las limitaciones del intelecto para alcanzar el poder de la naturaleza del cual nos separa nuestra mente. El poder del liderazgo heroico no puede ser entendido por el solo intelecto, tiene que ser sentido.

En palabras de Gandhi: “Sé que, a la larga, el hombre se guía no por el intelecto sino por el corazón. El corazón acepta una conclusión para la cual el intelecto posteriormente encuentra un razonamiento”. El liderazgo empresarial que aspira al heroísmo a veces debe suspender los cálculos del intelecto y dejarse guiar por las convicciones del corazón.

La sugerencia que Campbell da al futuro héroe es: “Sitúate en una posición desde donde evocar tu naturaleza superior”. ¿Y cómo se coloca uno en contacto con su propia naturaleza superior? Mediante un viaje de transformación de la conciencia. La siguiente pregunta que haríamos es: ¿Cómo emprender ese viaje de transformación? Campbell responde: “Mediante pruebas o ciertas revelaciones iluminadoras… así los héroes penetran en regiones donde nadie ha entrado antes”.

La conciencia, entonces, es la frontera que separa lo mediocre de lo heroico. Esta conciencia es la entrada a nuestro propio misterio y el pasaporte a nuestra posibilidad esencial.

El heroísmo es una posibilidad muy humana… De hecho, todos aspiramos a ser héroes. Proyectamos nuestra búsqueda de heroísmo en nuestras estrellas de los deportes y el cine. Al hacer esto, nos ahorramos pasar la prueba que nuestros héroes viven en la acción… Por lo tanto, la mayoría de nosotros nos sentimos cómodos siendo héroes de sillón.

Reconocer la humanidad del héroe, así como esa parte de grandeza potencial que todos tenemos dentro, es clave para que vos, yo y todos comencemos a escuchar el llamado a plasmar el heroísmo en actos concretos y caminar la senda del héroe…

Estos son algunos de los párrafos que subrayé en el Cap 2, del libro Leading Consciously: A Pilgrimage Toward Self-Mastery, de Debashis Chatterjee.

Si querés profundizar sobre Campbell y sus hallazgos vinculados a la metáfora heroica en los mitos a la que llamó, el camino del héroe, te sugiero la lectura de su libro El heroe de las mil caras : psicoanalisis del mito. Imperdible…

Por Andrés Ubierna

Share

Uno de los enigmas del trabajo del liderazgo es el poco esfuerzo que los líderes invierten en tareas con las que suelen romperse los dientes otras personas… Para los propios líderes, su acción es algo espontáneo y una expresión natural de su talento. Como escribió Leonardo da Vinci: “Nunca me canso de ser útil… Ningún trabajo puede cansarme”.

Si analizamos lo que sucede en el mundo de la naturaleza, veremos que el esfuerzo sin esfuerzo es posible tanto en pájaros y otros animales como en plantas, porque todos ellos siguen siendo fieles a su identidad intrínseca. El árbol no trabaja [esforzadamente] para producir una fruta, las frutas crecen simplemente del árbol. El pájaro no se esfuerza en cantar, el canto simplemente fluye. Aquello que se aplica a la naturaleza también se aplica a la naturaleza humana. Tenemos ciertas cualidades intrínsecas que pertenecen a nuestra constitución física, mental y espiritual. Estas cualidades surgen de nosotros sin mayor esfuerzo. Si preguntamos a un hombre cómo llegó a ser algo, o a una mujer por qué ama tanto a su hijo, se sentirán confundidos con la pregunta. No recordarán nada especial que hayan hecho. Son expresiones de su naturaleza. [De su identidad].

El esfuerzo sin esfuerzo es una función del ser integral. Una persona íntegra es alguien cuyo cuerpo y mente están en sintonía con su espíritu y con el universo. Es una persona que comienza a sentir una afinidad espiritual con el orden natural del universo, y que su naturaleza exterior se compatibiliza armónicamente con su naturaleza interior. Cuando esta persona pasa a la acción, lo hace a partir de su propio ser y su propia existencia, y despliega su energía [puesta al 100% en la tarea que está realizando] para servir.

Seleccionado por Andrés Ubierna de Leading Consciously: A Pilgrimage Toward Self-Mastery de Debashis Chatterjee.

Share

“El autoconocimiento nos pone de rodillas y es muy necesario… Si eres humilde, nada te toca, ni las alabanzas ni las desgracias, porque sabes lo que eres. Si te culpan, no te sentirás abatido. Si alguien te llama santo, no te pondrás a ti mismo en un pedestal.” Madre Teresa de Calcuta.

Si el aprendizaje permanente es la única manera de sostener mejoras en escenarios como los que se nos presentan día a día dentro del mundo laboral, entonces una pregunta crucial es ¿cómo infunde el líder el espíritu de aprendizaje en la organización?. La respuesta de los expertos es: invirtiendo en crear y cuidar una plataforma de valores sobre la que se sostengan los procesos humanos y técnicos de quienes operan la empresa. Ahora bien, ¿cuáles son los valores organizacionales que hacen del aprendizaje permanente una realidad?

El Dr. Debashis Chatterjee propone los valores de la humildad, la fe y la conciencia de calidad total, en su libro El Liderazgo Consciente.

Exploremos un poco a cada uno de ellos y tratemos de comprender qué lo lleva a Chatterjee a considerarlos los ingredientes esenciales de un liderazgo generador de una cultura de aprendizaje.

La humildad: El primer paso para el aprendizaje es la humildad. Es el terreno en el que se reconoce los límites propios tanto en las formas de pensamiento como de acción. ¿Cuántas ideas o propuestas son descartadas sin ser consideradas por aquellos que suponen saber que “no va a funcionar”? ¿Cuánta erosión del capital social se produce a partir de la soberbia de quienes creen ser dueños de la verdad? ¿Cuál es el costo económico (además del humano) de darle poder formal en las organizaciones a personas poco humildes?

La fe: Tagore nos dice que “la fe es el pájaro que siente la luz y canta aún cuando el amanecer está a oscuras”. El aprendizaje con frecuencia implica atravesar las noches oscuras de la confusión, el miedo, la ansiedad, la inseguridad, la incompetencia para llegar al amanecer de una nueva capacidad, donde nuevamente experimentamos claridad, seguridad, entusiasmo y competencia. No es posible andar este camino sin fe en que pase lo que pase tenemos en nosotros la capacidad para sacar algo bueno de toda experiencia. Esta fe nos ayuda a vivir el aprendizaje con optimismo esencial.

Conciencia de calidad total: La conciencia de calidad proviene de la calidad de la atención que ponemos en cualquier tarea que nos ocupe. Krishnamurti define el aprendizaje como “el presente activo”. Cuando nuestra atención permanece anclada en el presente, ingresamos en un cierto estado de flujo, donde no experimentamos esfuerzo y accedemos a nuestro talento. En este estado de atención el cuerpo se integra a la mente y esta al corazón. En palabras de Harry Remde: “Este es el objetivo del oficio, que encierra tantas posibilidades. El artesano aprende acerca de sí mismo mientras trabaja. Mientras aprende, el trabajo existe. Comienza a entender, siendo tan dependiente del oficio como éste de él… El corazón da un salto. La cabeza sabe. El cuerpo realiza. Éstos son los tres ingredientes de un oficio.”

Dejanos tus comentarios y abramos un diálogo sobre estas ideas.

Por Andrés Ubierna

Share

En el mundo frío y calculador de los negocios, la idea de heroísmo puede parecer mas bien fuera de lugar. Sin embargo, no podemos ignorar que todas las grandes iniciativas empresariales pueden perfectamente calificarse de hechos heroicos.

¿Cuál es, entonces la fuente del poder del héroe? De hecho, los héroes trascienden las limitaciones del intelecto para alcanzar el poder de la naturaleza del cual nos separa nuestra mente. El poder del liderazgo heroico no puede ser entendido por el solo intelecto, tiene que ser sentido.

En palabras de Gandhi: “Sé que, a la larga, el hombre se guía no por el intelecto sino por el corazón. El corazón acepta una conclusión para la cual el intelecto posteriormente encuentra un razonamiento”. El liderazgo empresarial que aspira al heroísmo a veces debe suspender los cálculos del intelecto y dejarse guiar por las convicciones del corazón.

La sugerencia que Campbell da al futuro héroe es: “Sitúate en una posición desde donde evocar tu naturaleza superior”. ¿Y cómo se coloca uno en contacto con su propia naturaleza superior? Mediante un viaje de transformación de la conciencia. La siguiente pregunta que haríamos es: ¿Cómo emprender ese viaje de transformación? Campbell responde: “Mediante pruebas o ciertas revelaciones iluminadoras… así los héroes penetran en regiones donde nadie ha entrado antes”.

La conciencia, entonces, es la frontera que separa lo mediocre de lo heroico. Esta conciencia es la entrada a nuestro propio misterio y el pasaporte a nuestra posibilidad esencial.

El heroísmo es una posibilidad muy humana… De hecho, todos aspiramos a ser héroes. Proyectamos nuestra búsqueda de heroísmo en nuestras estrellas de los deportes y el cine. Al hacer esto, nos ahorramos pasar la prueba que nuestros héroes viven en la acción… Por lo tanto, la mayoría de nosotros nos sentimos cómodos siendo héroes de sillón.

Reconocer la humanidad del héroe, así como esa parte de grandeza potencial que todos tenemos dentro, es clave para que vos, yo y todos comencemos a escuchar el llamado a plasmar el heroísmo en actos concretos y caminar la senda del héroe…

Estos son algunos de los párrafos que subrayé en el Cap 2, del libro Leading Consciously: A Pilgrimage Toward Self-Mastery, de Debashis Chatterjee.

Si querés profundizar sobre Campbell y sus hallazgos vinculados a la metáfora heroica en los mitos a la que llamó, el camino del héroe, te sugiero la lectura de su libro El heroe de las mil caras : psicoanalisis del mito. Imperdible…

Por Andrés Ubierna

Share

Uno de los enigmas del trabajo del liderazgo es el poco esfuerzo que los líderes invierten en tareas con las que suelen romperse los dientes otras personas… Para los propios líderes, su acción es algo espontáneo y una expresión natural de su talento. Como escribió Leonardo da Vinci: “Nunca me canso de ser útil… Ningún trabajo puede cansarme”.

Si analizamos lo que sucede en el mundo de la naturaleza, veremos que el esfuerzo sin esfuerzo es posible tanto en pájaros y otros animales como en plantas, porque todos ellos siguen siendo fieles a su identidad intrínseca. El árbol no trabaja [esforzadamente] para producir una fruta, las frutas crecen simplemente del árbol. El pájaro no se esfuerza en cantar, el canto simplemente fluye. Aquello que se aplica a la naturaleza también se aplica a la naturaleza humana. Tenemos ciertas cualidades intrínsecas que pertenecen a nuestra constitución física, mental y espiritual. Estas cualidades surgen de nosotros sin mayor esfuerzo. Si preguntamos a un hombre cómo llegó a ser algo, o a una mujer por qué ama tanto a su hijo, se sentirán confundidos con la pregunta. No recordarán nada especial que hayan hecho. Son expresiones de su naturaleza. [De su identidad].

El esfuerzo sin esfuerzo es una función del ser integral. Una persona íntegra es alguien cuyo cuerpo y mente están en sintonía con su espíritu y con el universo. Es una persona que comienza a sentir una afinidad espiritual con el orden natural del universo, y que su naturaleza exterior se compatibiliza armónicamente con su naturaleza interior. Cuando esta persona pasa a la acción, lo hace a partir de su propio ser y su propia existencia, y despliega su energía [puesta al 100% en la tarea que está realizando] para servir.

Fuente bibliográfica: Leading Consciously: A Pilgrimage Toward Self-Mastery de Debashis Chatterjee.

Share

“El autoconocimiento nos pone de rodillas y es muy necesario… Si eres  humilde, nada te toca, ni las alabanzas ni las desgracias, porque sabes lo que eres. Si te culpan, no te sentirás abatido. Si alguien te llama santo, no te pondrás a ti mismo en un pedestal.” Madre Teresa de Calcuta.

Si el aprendizaje permanente es la única manera de sostener mejoras en escenarios como los que se nos presentan día a día dentro del mundo laboral, entonces una pregunta crucial es ¿cómo infunde el líder el espíritu de aprendizaje en la organización?. La respuesta de los expertos es: invirtiendo en crear y cuidar una plataforma de valores sobre la que se sostengan los procesos humanos y técnicos de quienes operan la empresa. Ahora bien, ¿cuáles son los valores organizacionales que hacen del aprendizaje permanente una realidad?

El Dr. Debashis Chatterjee propone los valores de la humildad, la fe y la conciencia de calidad total, en su libro El Liderazgo Consciente.

Exploremos un poco a cada uno de ellos y tratemos de comprender qué lo lleva a Chatterjee a considerarlos los ingredientes esenciales de un liderazgo generador de una cultura de aprendizaje;

La humildad: El primer paso para el aprendizaje es la humildad. Es el terreno en el que se reconoce los límites propios tanto en las formas de pensamiento como de acción. ¿Cuántas ideas o propuestas son descartadas sin ser consideradas por aquellos quienes suponen que saben que “no va a funcionar”? ¿Cuánta erosión del capital social se produce a partir de la soberbia de quienes creen ser dueños de la verdad?

La fe: Tagore nos dice que “la fe es el pájaro que siente la luz y canta aún cuando el amanecer está a oscuras”. El aprendizaje con frecuencia implica atravesar las noches oscuras de la confusión, el miedo, la ansiedad, la inseguridad, la incompetencia para llegar al amanecer de una nueva capacidad, donde nuevamente experimentamos claridad, seguridad, entusiasmo y competencia. No es posible andar este camino sin fe en que pase lo que pase tenemos en nosotros la capacidad para sacar algo bueno de toda experiencia. Esta fe nos ayuda a vivir el aprendizaje con optimismo esencial.

Conciencia de calidad total: La conciencia de calidad proviene de la calidad de la atención que ponemos en cualquier tarea que nos ocupe. Krishnamurti define el aprendizaje como “el presente activo”. Cuando nuestra atención permanece anclada en el presente, ingresamos en un cierto estado de flujo, donde no experimentamos esfuerzo y accedemos a nuestro talento. En este estado de atención el cuerpo se integra a la mente y esta al corazón. En palabras de Harry Remde: “Este es el objetivo del oficio, que encierra tantas posibilidades. El artesano aprende acerca de sí mismo mientras trabaja. Mientras aprende, el trabajo existe. Comienza a entender, siendo tan dependiente del oficio como éste de él… El corazón da un salto. La cabeza sabe. El cuerpo realiza. Éstos son los tres ingredientes de un oficio.”

Dejanos tus comentarios y abramos un diálogo sobre estas ideas.

Por Pablo Staffolani y Andrés Ubierna.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline