Los negocios son cuestiones de números, pero los logros reales se miden por una cantidad infinita de riquezas: amistad, posibilidad de ser útiles a los demás, aprendizaje permanente…Dicho de otro modo, el ganador es siempre el que muere después de haber disfrutado las mayores alegrías. Dale Dauten.

Una parte de los individuos a los que asesoramos suelen manejarse de un modo poco eficaz, ya que, por lo general, pretenden motivar a otros descargando en ellos su propia ansiedad. Esta conducta es muy común en los padres, así como en los gerentes y otros directivos en los lugares de trabajo: Si las personas que están a su cargo muestran un bajo nivel de desempeño, se ponen ansiosos y les transmiten su nerviosismo. De este modo, todos terminan tensos y preocupados.

Cuando descargamos nuestra ansiedad en alguien, la única motivación que logramos transmitirle es tomar velozmente distancia de nosotros Nuestra actitud no lo motivará a realizar la tarea que le asignemos, ni a brindar lo mejor de sí en su labor. Si los números no cierran, los gerentes responsabilizar a sus subordinados, aunque son ellos también los responsables.

Por lo tanto, si un gerente quiere motivar a su personal, lo primero que debe hacer es asumir que “ él mismo es parte del problema”. Una vez que tome verdadera conciencia de esto, podrá comenzar a aplicar algunas de las 100 maneras de motivar.

Comparto 5 de las 100 maneras de motivar que propone Steve Chandler y Scott Richardson en su Libro 100 manera de motivar a los demás.

  1. Ser la causa y no el efecto. ¿Qué efecto queremos producir hoy? ¿De qué queremos ser la causa?
  2. Brindar respuestas de manera constante. Si no se brindan las respuestas, sus mentes crearán las propias, y estas pueden estar derivadas de temores, supuestos, etc.
  3. No abandonar. La mayoría de las personas alcanzan el éxito porque  se proponen continuar hasta lograrlo. En ocasiones, gente mediocre logra resultados extraordinarios  porque no abandonan nunca. George Allen, entrenador de fútbol americano.
  4. Encontrar estabilidad interior. Para ser directivos, debemos ser nosotros mismos. Es así de sencillo y complicado.
  5. Cumplir con todas las promesas, aun las triviales. Las grandes obras no se logran gracias a un impulso momentáneo, sino gracias a la suma de una serie de sucesos triviales. Vicent van Gogh.

Y ahora recurro a tu experiencia… para que compartas en los comentarios las tres formas que te resultaron más efectivas para motivar a tus colaboradores.

Por Pablo Staffolani.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline