rebelde“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.” J. Krishnamurti.

Si alguna vez soñaste con ser Neo y que Morfeo te ofrezca la opción de tomar la pastilla roja para despertar de la Matrix.

Si sabes que tu consciencia es irreprimible, que tu espíritu es libre, que estás “cableado” para el cambio…

Si las reglas del sistema te rebelan, y te llaman transgresor.

Si encuentras algunos problemitas con la autoridad formal.

Si en tu corazón sientes que hay un camino mejor.

Si te agota salir de compras.

Si te juzgan como inadaptado, loquito, rebelde, soñador, bohemio, y te exigen que seas realista y objetivo, que no cuestiones ni hagas preguntas incómodas…

Si en el centro profundo de tu corazón late un llamado a regresar a tu hogar.

Si a pesar de la enfermedad, inequidad, guerra, hambre, indiferencia… que ves en el mundo, te conmueve hasta los huesos la humanidad y en tu interior resuenan los tambores al ritmo del amor por ella.

Si te gusta jugar con los niños, hacer cosquillas, bailar, cantar, mirarte al espejo y decirte “te quiero”…

Si la rutina te apaga y la aventura te enciende…

Si disfrutas en la presencia de los animales, el bosque, el mar o la montaña, y sientes el respeto y la compasión que te hermana con todo lo que está vivo…

Si experimentaste el vacío, viviste alguna crisis, te deprimiste, caíste en alguna adicción y hasta te sentiste atraído por la opción de dejarte morir o quitarte la vida… pero seguiste adelante.

Si la hipocresía te da nauseas…

Si eres de los que se ponen el saco y la corbata sin olvidar que debajo están desnudos..

Si eres de los que no se traicionan a si mismos, cueste el dolor que esa lealtad conlleve…

Si algo de esto te ocurre y por eso alguna vez alguien quiso que creas que hay algo malo en ti…, y te sentiste sólo, incomprendido, abandonado, burlado, ridiculizado, herido…

… entonces quiero que sepas que no estás sólo, que creo en ti, que estoy agradecido de que hayas nacido en esta tierra,  que te admiro y que allí veo a un genio, a un pionero, a un innovador disruptivo, a un agente del cambio, a un visionario, a un filósofo, a un maestro, y que estoy aquí y que te amo.

Y por favor, nunca olvides que alguien de los grandes, hace ya tiempo te llamó la sal de la Tierra y la luz del Mundo.

Andrés

PD: Ahh! casi me olvidaba, como un humilde intento para alentarte y validarte en paz, por la paz y para la paz: pon este video a pantalla completa, sube el volúmen, dale play y fluye…

¡Gracias a Carina Tacconi por el video!

Por Andrés Ubierna.

Share

simiosEl cambio de paradigma es un vasto proceso de aprendizaje, de adoptar los nuevos métodos y adaptarse a las nuevas posibilidades. Se trata también, y quizás sobre todo, de un doloroso desaprendizaje.

El cambio exige abandonar los que antes fueron modos exitosos de hacer las cosas, dejar atrás gran parte de la experiencia duramente ganada y aceptar lo nuevo. Exceptuando a los jóvenes…, la resistencia tiende a ser general, asume distintas formas y fluye de diversas fuentes.

No es fácil reconocer la obsolescencia de las viejas rutinas; no es grato ser un novato frente a los nuevos equipos después de haber sido un experto en los antiguos; no es cómodo tomar riesgos con técnicas desconocidas y mercados extraños después de haber tenido éxito en los terrenos y caminos bien conocidos. Es por eso que en los períodos de cambio de paradigma uno puede encontrar empresas nuevas o países hasta hace poco menos avanzados que ganan posiciones frente a los gigantes y algunas veces los dejan atrás.

Pero, a pesar de todo, las nuevas tecnologías y la nueva práctica gerencial se propagan. Hay fuerzas irresistibles que actúan en la esfera económica e impulsan su difusión, venciendo los obstáculos culturales, institucionales y de cualquier otra índole. Fuertes presiones competitivas van transformando las condiciones en un mercado tras otro, forzando a más y más empresas a modernizarse y amenazando la sobrevivencia de los que se vayan quedando atrás.

Pero ni los gobiernos ni las instituciones públicas están sometidos a presiones semejantes. Allí la dirección del cambio no está tan clara y hay condiciones sociales, políticas, culturales e ideológicas – así como intereses creados – que hacen aún más difícil aceptar la necesidad de realizar transformaciones profundas.

En consecuencia, mientras más cambia la esfera tecno-económica, más obsoleto e impotente se va quedando el marco socio-institucional. Y cuanto mayor es el desajuste entre ambos, más fuertes son las tensiones, más dolorosa la transición y más desgarradoras las tendencias centrífugas.

¿Cuál es tu pensamiento respecto a este proceso?

Selección realizada por Andrés Ubierna del paper El Reto Socio-Político del Cambio de Paradigma Tecno-Económico, de Carlota Pérez

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline