¿A qué llamamos éxito? ¿Cómo construimos nuestro juicio sobre cuán exitosa es una persona? ¿Cuál es el estándar de éxito o fracaso con el cual opinamos sobre otros o sobre nosotros mismos? ¿En qué medida estos estándares están sustentados en  ideas que fuimos incorporando de nuestros padres, o de una deriva histórica? ¿Qué roles juegan el marketing y los medios, la confusión entre ser y tener, y las condiciones accidentales externas a nuestro poder, en el modelo de éxito operante en nosotros y en la sociedad actual? Detenernos a reflexionar sobre las respuestas a estas preguntas, detectar la manera en que la definición de éxito que tenemos embebida en nuestro sistema vital nos afecta, y construir conscientemente una definición propia, son algunos de los temas que  Alain de Botton, autor de La Ansiedad del Status, trata en esta conferencia de TED que comparto con ustedes.

Ahora te invito a dejar tus propias ideas sobre el éxito y el fracaso. ¿Te consideras una persona exitosa? ¿Por qué?

Por Andrés Ubierna

Share

En un estudio de gran resonancia presentado en su libro Adaptation to Life, el psiquiatra de Harvard, doctor George Vaillant, demostró que los efectos del estrés son amortiguados por el amor y el apoyo que nos brindan otras personas.

Nuestras relaciones con los demás nos permite desarrollar la fortaleza para enfrentar la vida y la confianza en nuestra propia capacidad y en lo bueno que hay en nosotros. El bebé abandonado no está en condiciones de desarrollar fortaleza. El adulto solitario puede tener problemas para mantener las actitudes de fortaleza.

Hace algunos años, la pequeña ciudad de Roseto, Pennsylvania, despertó gran interés en la comunidad científica debido a que la tasa de mortalidad de sus habitantes a causa de insuficiencia coronaria, era muy baja. Los epidemiólogos empezaron a estudiar a los habitantes de Roseto, suponiendo que los niveles de los factores de mayor riesgo que llevan a la insuficiencia coronaria serían muy bajos: el hábito de fumar, el consumo de grasas, un estilo de vida sedentario y la obesidad.

Se llevaron una gran sorpresa, pues los hábitos de salud de los habitantes de Roseto eran terribles. Todos los factores de riesgo registraban un nivel alto.

Se comprobó entonces que el factor protector era la estructura social de la comunidad.

  • La familia abierta (la que además de padres e hijos, incluye a uno o más parientes) era la faliz norma allí.
  • La gente tendía a permanecer en Roseto y además era muy unida.
  • Todos se conocían entre sí, y estaban al tanto de sus historias familiares, sus alegrías y sus penas.
  • La gran mayoría de la gente estaba dispuesta a escuchar y a ayudar cuando era necesario.

Las estadísticas revelaron que cuando la gente se marchaba de Roseto, la frecuencia de ataque cardíaco se elevaba al nivel habitualmente esperado de acuerdo a los pronósticos.

El apoyo social, que es el gran amortiguador del estrés, era más importante que los hábitos de salud en el pronóstico de las enfermedades.

Siempre hemos sabido que es cierto que podemos morir a causa de un corazón moralmente destrozado o de sueños frustrados. Los hallazgos de laboratorio están confirmando ahora este juicio intuitivo.

Por lo tanto, la pregunta más apremiante para nosotros es cómo reconciliarnos con la esperanza, la fe y el amor, y cómo emplear estos estados para tener una mente sana en un cuepro sano.

¿Cómo se puede superar el condicionamiento que con frecuencia hace que nos encerremos en nuestros temores en vez de abrirnos al amor?

Por Andrés Ubierna | Fuente: Minding the body, Mending the mind, Joan Borysenko, Ph. D.

Share

En un estudio de gran resonancia presentado en su libro Adaptation to Life, el psiquiatra de Harvard, doctor George Vaillant, demostró que los efectos del estrés son amortiguados por el amor y el apoyo que nos brindan otras personas.

Nuestras relaciones con los demás nos permite desarrollar la fortaleza para enfrentar la vida y la confianza en nuestra propia capacidad y en lo bueno que hay en nosotros. El bebé abandonado no está en condiciones de desarrollar fortaleza. El adulto solitario puede tener problemas para mantener las actitudes de fortaleza.

Hace algunos años, la pequeña ciudad de Roseto, Pennsylvania, despertó gran interés en la comunidad científica debido a que la tasa de mortalidad de sus habitantes a causa de insuficiencia coronaria, era muy baja. Los epidemiólogos empezaron a estudiar a los habitantes de Roseto, suponiendo que los niveles de los factores de mayor riesgo que llevan a la insuficiencia coronaria serían muy bajos: el hábito de fumar, el consumo de grasas, un estilo de vida sedentario y la obesidad.

Se llevaron una gran sorpresa, pues los hábitos de salud de los habitantes de Roseto eran terribles. Todos los factores de riesgo registraban un nivel alto.

Se comprobó entonces que el factor protector era la estructura social de la comunidad.

  • La familia abierta (la que además de padres e hijos, incluye a uno o más parientes) era la faliz norma allí.
  • La gente tendía a permanecer en Roseto y además era muy unida.
  • Todos se conocían entre sí, y estaban al tanto de sus historias familiares, sus alegrías y sus penas.
  • La gran mayoría de la gente estaba dispuesta a escuchar y a ayudar cuando era necesario.

Las estadísticas revelaron que cuando la gente se marchaba de Roseto, la frecuencia de ataque cardíaco se elevaba al nivel habitualmente esperado de acuerdo a los pronósticos.

El apoyo social, que es el gran amortiguador del estrés, era más importante que los hábitos de salud en el pronóstico de las enfermedades.

Siempre hemos sabido que es cierto que podemos morir a causa de un corazón moralmente destrozado o de sueños frustrados. Los hallazgos de laboratorio están confirmando ahora este juicio intuitivo.

Por lo tanto, la pregunta más apremiante para nosotros es cómo reconciliarnos con la esperanza, la fe y el amor, y cómo emplear estos estados para tener una mente sana en un cuepro sano.

¿Cómo se puede superar el condicionamiento que con frecuencia hace que nos encerremos en nuestros temores en vez de abrirnos al amor?

Fuente: Minding the body, Mending the mind, Joan Borysenko, Ph. D.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline