Las respuestas de Empresarios, Directores Generales de empresas públicas y privadas, Consejeros delegados, Directores de Programas Executive, Directores de Áreas de Gestión, de Medio Ambiente y de Nuevas Industrias de la Escuela de Organización Industrial, a las pregunta sobre cuál es su visión sobre las características y habilidades que deberían poseer los empleados del futuro.

Vía go4it, seleccionado por Andrés Ubierna

Estamos llegando tarde, pues, luego de escuchar con gran respeto y atención estas perspectivas, la mía es que las características mencionadas no responden a una necesidad futura sino actual, pero me interesa conocer tu opinión, por lo que te invito a que compartas tus comentarios al respecto. ¡Gracias!

Share

Una vez más quiero brindar algún aporte para aquellas personas que están “entre un trabajo y otro”. [Como verás no utilizo la denominación de desempleadas (que no deja de ser lo mismo), porque considerarse "entre un trabajo y otro", creo que ayuda a sentirse algo mejor por la transitoriedad y optimismo que transmite esta forma de verse].

Hay ciertos detalles vinculados al aspecto, a la manera en la que hablamos, a nuestro lenguaje corporal, que forman opinión en los entrevistadores sobre la seguridad que tenemos en nosotros mismos y en lo que decimos. En relación a este tema, encontré un artículo de Senior Manager, del cual transcribo una parte y recomiendo leas completito:

Para que puedas aumentar tus posibilidades durante una entrevista de trabajo, y para que sientas un poco más de seguridad al enfrentarte al seleccionador, te dejo estos ocho detalles que nunca pasarán desapercibidos para un profesional:

  1. Tu presentación al inicio es demasiado forzada, demasiado débil, o falsa.
  2. Tu contacto visual es esquivo.
  3. Tu actitud es desesperada o fingida
  4. Tu conversación es muy rápida o muy lenta.
  5. Tus muletillas al hablar son frecuentes.
  6. Tus argumentos incluyen lenguaje soez.
  7. Tu ropa es demasiado formal, demasiado informal, muy reveladora, demasiado ajustada o demasiado ancha para tu talla.
  8. Tu aspecto personal (pelo, uñas, piel) es desaliñado o presenta falta de higiene.

¿Tenés alguna propuesta, anécdota, tip.. sobre este tema? compartila entonces con todos nosotros.

Por Víctor Raiban.

Share

Frustración, ansiedad, temor, desesperanza, angustia, desvalorización, pesimismo… son expleriencias anímicas que suelen acompañar a los ejecutivos que están sin trabajo. Como tsunamis que arrasan con todo, nuestros estados anímicos pueden convertirse en enemigos de las posibilidades que se nos presenten y obstruir el recorrido de nuestro camino hasta el próximo empleo. ¿Cómo puedo  prepararme para cuando llegue el momento de la próxima entrevista?

En CIO.com, encontré una lista de sugerencias, de las que tomé 9 para comentar aquí:

  1. Mantener una rutina: Al perder el trabajo se pierde también muchas de las cosas con las que estructuramos nuestra vida cotidiana. La sugerencia es considerar que ahora el trabajo es buscar trabajo, y empeñar en ello 8 horas al día, 5 días a la semana.
  2. Hacer ejercicio físico: Aporta a la autoestima y al adecuado manejo del estrés.
  3. Mantener un diario de búsqueda: Tener un diario no ayuda a conseguir trabajo pero aporta a mantener el foco. Llevar un registro del historial, experiencias, reuniones de networking, entrevistas, como una bitácora de viaje, permite reflexionar sobre el proceso de búsqueda para ir aprendiendo en el camino.
  4. Realizar networking y estar socialmente activo: Aquí quiero detenerme un poco, y comentar una experiencia de la red LinkedIn. Hay quienes sienten vergüenza de actualizar su perfil e incluir que están en búsqueda de un empleo. Esta decisión suele reducir las chances de aprovechar las oportunidades de búsqueda que ofrecen las redes. ¿Cómo puede el mercado saber que alguien está “in between jobs”, si no lo admite públicamente? La condición laboral no habla de lo que una persona es. Estar sin trabajo habla de la situación laboral transitoria, no de las capacidades o cualidades. Uno de mis contactos de la red LinkedIn encontró un puesto de gerente en el mercado farmacéutico a partir de entrevistas que se generaron dado que en su perfil dijo explícitamente que se encontraba encarando una búsqueda laboral.
  5. Estar en grupos que lo ayuden: Para citar un ejemplo, en Linkedin hay un grupo administrado por Oscar Canorio llamado Oportunidades Laborales (OLA). Dicho grupo mantiene charlas, debates y exposiciones presenciales y gratuitas que ayudan en todos los aspectos de la búsqueda laboral y también ofrece una Bolsa de Trabajo. Son momentos de sensibilidad y tormentas emocionales en los que juntarse con gente que está en la misma situación puede ser de gran ayuda anímica.
  6. Participar de actividades productivas: Realizar por ejemplo, trabajos voluntarios en ONGs o escuelas. Hacer acciones solidarias, o benéficas suele ser una buena idea y muy terapéutica. Compartir grupos de estudios, concurrir a congresos o debates.
  7. Buscar inspiración: Practicar meditación, escuchar música, leer… son alguna acciones que llegan al corazón. Dedicar también unos minutos diarios a relajarse y dejar por un instante  la mente en blanco y alejarse de ese torbellino de pensamientos abrumadores, ayuda a experimentar paz interior.
  8. Perseverar: Muchas veces la sensación de agobio, cansancio y dejadez puede ser letales en caso que la búsqueda se prolongue. No rendirse.
  9. Pedir ayuda profesional: No esperar hasta último momento. Cuando la comienzan a darse los síntomas de una posible depresión, acudir a un  profesional de la salud de inmediato.

Si en algún momento de tu carrera, viviste caídas anímicas durante la búsqueda de empleo, contanos por favor, qué estrategias utilizaste para salir adelante.

Por Víctor Raiban.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline