¿Puedo brindar felicidad a otros, si no soy feliz? No, pues no puedo dar lo que no tengo. Por eso la felcidiad propia y el compromiso con el bienestar colectivo (una forma de referirme al amor), son dos componentes de un sistema que se alimentan mutuamente. Cuanto más feliz soy, más felicidad puedo dar, y cuando más felicidad entrego, más feliz soy.

Ahora bien, ¿cómo juegan en esta dinámica, nuestros prejuicios sobre la asociación entre egoísmo y maldad, entre sacrificio de la dicha propia en pos de la de los demás? Leyendo el libro de Ben-Shahar, Happier, encontré las siguientes reflexiones que me parecieron interesantes como para iniciar con vos un dálogo sobre este tema:

Hacer contribuciones a la felicidad de otras personas nos brinda significado vital y placer, por lo que ayudar a otros es uno de los componentes esenciales de una vida feliz. Por supuesto que es importante mantener en mente la distinción entre ayudar a otros y vivir para la felicidad de los demás. Si no le damos prioridad a nuestra  búsqueda de una vida, poco a poco, más feliz, nos lastimamos a nosotros mismos y, por extensión a nuestra inclinación de ayudar a los demás. Una persona infeliz es menos benevolente y eso fomenta mayor infelicidad.

Las investigaciones de Barbara Fredrickson sugieren que las emociones placenteras expanden el foco de nuestra atención. Cuando nos sentimos felices estamos más propensos a ver más allá de nuestro perspectiva estrecha, introvertida y autoreferenciada, y atender las necesidades y deseos de los demás. Los estudios de Alice Isen y Jennifer George demuestran que cuando nos sentimos bien, somos más propensos a ayudar a otras personas.

Cuando tomamos decisiones, lo que primero necesitamos preguntarnos es qué podría hacernos más feliz independientemente de cuánta contribución pueda representar para la felicidad de otros. Luego debemos preguntarnos si lo que queremos hacer podría privar a otros de su capacidad para perseguir su propia felicidad -porque si esto sucediese, estaríamos socavando nuestra propia felicidad. Nuestra inclinación empática, nuestro sentido innato de justicia, nos lleva inevitablemente a pagar un precio en última instancia, cuando lastimamos a otros.

Aquellos que suscriben a la moralidad del deber ser, de la obligación, y que le dan sentido a la vida atendiendo obligaciones [impuestas por una ley externa a sí mismos], necesitan del sacrificio. Por definición, el sacrificio no es placentero (si lo fuese, no permanecería siendo sacrificio). La moralidad pone a la vida con sentido y al placer, en lados opuestos incompatibles, uno se enfrenta al otro.

[Si bien felicidad y placer no son sinónimos, lo que sí podemos afirmar es que] la felicidad no es acerca del sacrificio, es acerca de la compensación entre el placer presente y el beneficio futuro… es acerca de la síntesis, es acerca de crear una vida en la cual todos los elementos esenciales a la felicidad se integren en armonía.

La persona magnánime, la que incluye en su esfera de interés y cuidado a una cantidad grande de seres, se  incluye a sí misma en dicha esfera. Después de todo… amamos al prójimo de la misma manera en la que nos amamos a nosotros mismos.

Te dejo un abrazo y espero con ganas leer tu propia reflexión, sobre este tema…

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline