Satisfacer aspiraciones elevadas no es necesariamente un asunto serio.

Es probable que parezca más sencillo si consideramos las actividades de nuestra vida personal y profesional como parte de un juego. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi descubrió que los juegos proporcionan condiciones que promueven lo que denomina “una experiencia óptima” de “flujo”. Cuando fluimos, estamos tan absortos en nuestra actividad que nos olvidamos de nosotros mismos. Dejamos de ser el centro de todo y los límites entre el yo y el mundo se desvanecen.

Ingresamos a un extraordinario estado de conciencia, que no implica esfuerzo o atención alguna, una experiencia de comunión en la cual nos sentimos un todo con el juego. Esto no sólo nos hace felices, sino también muy efectivos. Las investigaciones realizadas por Csikszentmihalyi en destacados atletas revelan que el desempeño óptimo se produce en estado de flujo. Los deportistas declaran haber sentido que “el juego se desarrolla por sí mismo” sin necesidad de esfuerzo y concentración.

El estado de flujo se produce cuando la actividad, el juego, es más importante que el resultado. Como destaca Csikszentmihalyi: “Por supuesto, los objetivos finales [...] también son importantes pero el verdadero placer surge de los pasos que damos para alcanzarlos y no del logro en sí mismo”.

Cuando nos enfrentamos a una dificultad que pone a prueba nuestras aptitudes sin agobiarnos, estamos distendidos y a la vez concentraos. Nos sentimos bien cuando podemos demostrar nuestras competencias y valores sin que nos abrume el miedo al fracaso. En una experiencia óptima, nos sentimos simultáneamente seguros y en peligro.

Cuando jugamos “corremos el riesgo” de perder, aunque sabemos que estamos totalmente “a salvo”. Enfrentamos obstáculos que ponen a prueba nuestro temple y nos impulsan a esforzarnos al máximo. Estamos al borde del abismo; dar un paso en falso significa perder. La serenidad es producto de saber que perder es relativamente inconsecuente para nuestra vida. Dentro del juego, perder es el final. Pero más allá, no importa. Cuando el juego termina, la vida continúa sin problemas.

Dos actitudes pueden echar a perder la diversión: tomarse el juego con excesiva seriedad o con excesiva liviandad.

Seleccionado por Andrés Ubierna de Conscious business, Fredy Kofman

Share

Satisfacer aspiraciones elevadas no es necesariamente un asunto serio.

Es probable que parezca más sencillo si consideramos las actividades de nuestra vida personal y profesional como parte de un juego. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi descubrió que los juegos proporcionan condiciones que promueven lo que denomina “una experiencia óptima” de “flujo”. Cuando fluimos, estamos tan absortos en nuestra actividad que nos olvidamos de nosotros mismos. Dejamos de ser el centro de todo y los límites entre el yo y el mundo se desvanecen.

Ingresamos a un extraordinario estado de conciencia, que no implica esfuerzo o atención alguna, una experiencia de comunión en la cual nos sentimos un todo con el juego. Esto no sólo nos hace felices, sino también muy efectivos. Las investigaciones realizadas por Csikszentmihalyi en destacados atletas revelan que el desempeño óptimo se produce en estado de flujo. Los deportistas declaran haber sentido que “el juego se desarrolla por sí mismo” sin necesidad de esfuerzo y concentración.

El estado de flujo se produce cuando la actividad, el juego, es más importante que el resultado. Como destaca Csikszentmihalyi: “Por supuesto, los objetivos finales [...] también son importantes pero el verdadero placer surge de los pasos que damos para alcanzarlos y no del logro en sí mismo”.

Cuando nos enfrentamos a una dificultad que pone a prueba nuestras aptitudes sin agobiarnos, estamos distendidos y a la vez concentraos. Nos sentimos bien cuando podemos demostrar nuestras competencias y valores sin que nos abrume el miedo al fracaso. En una experiencia óptima, nos sentimos simultáneamente seguros y en peligro.

Cuando jugamos “corremos el riesgo” de perder, aunque sabemos que estamos totalmente “a salvo”. Enfrentamos obstáculos que ponen a prueba nuestro temple y nos impulsan a esforzarnos al máximo. Estamos al borde del abismo; dar un paso en falso significa perder. La serenidad es producto de saber que perder es relativamente inconsecuente para nuestra vida. Dentro del juego, perder es el final. Pero más allá, no importa. Cuando el juego termina, la vida continúa sin problemas.

Dos actitudes pueden echar a perder la diversión: tomarse el juego con excesiva seriedad o con excesiva liviandad.

Fuente consultada: Conscious business, Fredy Kofman

Share

Hace unas semanas atrás conversábamos con un ejecutivo de una organización cliente sobre el tema de la integridad y como se juega en cada una de las elecciones y decisiones que tomamos. Considerábamos situaciones “dilemáticas”, y evaluábamos el impacto en la integridad en función de decidir un camino de acción u otro. Como la dinámica resultó muy interesante, se me ocurrió invitarte a jugar un rato en este espacio simulado.

Imaginemos la siguente situación: Te encontrás en tu oficina, con tu agenda bien planificada, con claridad sobre las tareas urgentes y las importantes, y estás finalizando una reunión con uno de tus reportes. De pronto, te confiesa que está pasando por graves problemas que influyen en su trabajo. Te sentís preocupado por él, pero en 5 minutos te esperan en una reunión muy importante y no quisieras hacer esperar a las 5 personas que coordinaron sus horarios para estar allí presentes. ¿Que harías?

Pensemos ahora esta otra situación: Atendés una llamada telefónica de la dirección del colegio de tu hija invitándote a participar en un comité de actividades especiales con el fin de conseguir elementos para el campo de juegos de la escuela. Unos minutos antes, tomaste la decisión de no aceptar más compromisos, porque crees que no estás dedicando bastante tiempo a tu familia ni a ti mismo. Pero valoras lo que la escuela quiere hacer y sabés que contás con la capacidad, recursos y contactos que ayudarían a concretar el proyecto. ¿Que contestarías?

¡Espero que te sumes al juego y compartas tus propias respuestas!

Por Pablo Staffolani | Fuente consultada: Stephen Covey, Primero lo Primero.

Share

Satisfacer aspiraciones elevadas no es necesariamente un asunto serio.

Es probable que parezca más sencillo si consideramos las actividades de nuestra vida personal y profesional como parte de un juego. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi descubrió que los juegos proporcionan condiciones que promueven lo que denomina “una experiencia óptima” de “flujo”. Cuando fluimos, estamos tan absortos en nuestra actividad que nos olvidamos de nosotros mismos. Dejamos de ser el centro de todo y los límites entre el yo y el mundo se desvanecen.

Ingresamos a un extraordinario estado de conciencia, que no implica esfuerzo o atención alguna, una experiencia de comunión en la cual nos sentimos un todo con el juego. Esto no sólo nos hace felices, sino también muy efectivos. Las investigaciones realizadas por Csikszentmihalyi en destacados atletas revelan que el desempeño óptimo se produce en estado de flujo. Los deportistas declaran haber sentido que “el juego se desarrolla por sí mismo” sin necesidad de esfuerzo y concentración.

El estado de flujo se produce cuando la actividad, el juego, es más importante que el resultado. Como destaca Csikszentmihalyi: “Por supuesto, los objetivos finales [...] también son importantes pero el verdadero placer surge de los pasos que damos para alcanzarlos y no del logro en sí mismo”.

Cuando nos enfrentamos a una dificultad que pone a prueba nuestras aptitudes sin agobiarnos, estamos distendidos y a la vez concentraos. Nos sentimos bien cuando podemos demostrar nuestras competencias y valores sin que nos abrume el miedo al fracaso. En una experiencia óptima, nos sentimos simultáneamente seguros y en peligro.

Cuando jugamos “corremos el riesgo” de perder, aunque sabemos que estamos totalmente “a salvo”. Enfrentamos obstáculos que ponen a prueba nuestro temple y nos impulsan a esforzarnos al máximo. Estamos al borde del abismo; dar un paso en falso significa perder. La serenidad es producto de saber que perder es relativamente inconsecuente para nuestra vida. Dentro del juego, perder es el final. Pero más allá, no importa. Cuando el juego termina, la vida continúa sin problemas.

Dos actitudes pueden echar a perder la diversión: tomarse el juego con excesiva seriedad o con excesiva liviandad.

Fuente consultada: Conscious business, Fredy Kofman

Share

El virus de la gripe A está golpeando de lleno nuestras vidas, y por ende a nuestra economía. Sin embargo hay otro virus que acompaña desde hace años a millones de hombres y mujeres a lo largo del mundo y que produce estragos de tamaños siderales con grandes costos económicos y humanos: el estrés.

En su libro Stress Management, Charlesworth y Nathan incluyen los resultados de una serie de investigaciones realizadas en EE.UU. y que son reproducidos por Fredy Kofman en Metamanagement.

  • 30 millones de norteamericanos padecen enfermedades cardiovasculares producidas por hábitos y estrés.
  • Cada añó 1 millón de norteamericanos sufren un ataque al corazón.
  • 25 millones de norteamericanos padecen de alta presión arterial.
  • 8 millones de norteamericando sufren de úlceras.
  • 12 millones de norteramericanos padencen de alcoholismo.
  • 5.000 millones de dosis de tranquilizantes se prescriben cada año.
  • 3.000 millones de dosis de anfetaminas se prescriben cada año.
  • 5.000 millones de dosis de barbitúricos se prescriben cada año.
  • 700 millones de dólares se gastan por año para reclutar reemplazos para ejecutivos con enfermedades cardiovasculares.
  • 19.400 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido a muertes prematuras.
  • 15.600 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al alcoholismo.
  • 15.000 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al ausentismo relacionado con el estrés.

El estrés impacta a la sociedad en su conjunto, no sólo a las organizaciones empresarias. Pero esta enfermedad tiene cura. Este es un virus que requiere un tratamiento multiestratégico. Por un lado, revisar los factores externos que contribuyen al estrés y ver si es posible modificar alguno de ellos (traslados, horarios, iluminación, sonidos, colores, estímulos sensoriales…). Por el otro, podemos encarar una serie de estrategias que sólo dependen de cada uno de nosotros. Una de ellas consiste en desarrollar lo que el Dr. Herbert Benson, fundador de la Mind Body Clinic de la Universidad de Hardvard, denomina respuesta de relajación a una situación estresante.

Las estrategias endógenas incluyen la alimentación, el descanso, el ejercicio y la meditación. Aprovechar además el mecanismo mediante el cual para nuestro sistema biológico, la información que pasa por la mente es automáticamente verdadera. Nuestro cuerpo no es capaz de distinguir si las imagenes que habitan nuestra mente son reflejos de acontecimientos externos o producto de la imaginación.  Esto lo podemos emplear a favor de nuestro bienestar.

Y a vos ¿cómo te va con el virus del estrés? ¿cuál es la estrategia que usas para enfrentarlo?

Share

En este artículo enviado por Manuel Gross a Pensamiento Imaginativo, se delizan las principales ideas de Stewart Friedman expuestas en su libro Total leadership. Nos presenta un modelo mental integral desde el cual no tiene sentido hablar de blance familia-trabajo, o de optar entre uno mismo y los demás. Acá va copipegado el artículo completito.

Lecciones para un nuevo liderazgo, Por Francisco Aravena F.

Que sería bueno que el éxito profesional no fuera en desmedro de la calidad de vida es una perogrullada que difícilmente daría para dictar una charla. Encontrar una fórmula para transformar ese ideal en una meta realizable –y convertirlo en un curso y una empresa propia– es otra cosa. A eso se ha dedicado Stewart Friedman más de 20 años. Friedman sistematizó una aproximación integral en el marco de un currículum de una escuela de negocios (en Wharton, Universidad de Pensilvania), creó un centro de liderazgo como ejecutivo de la Ford Motor Company y ha formado legiones de hombres de negocios y asesorado a otros tantos.

Friedman habla seguido de “mis estudiantes y mis clientes”, y al frente de la compañía que bautizó igual que su curso y que su recientemente publicado libro, Total leadership, él mismo es un hombre de negocios. Parte de su trabajo es dar conferencias, y eso lo traerá a Chile, invitado por Comunidad Mujer, a dictar la charla “Vida y trabajo: la fórmula del liderazgo total”, al Centro de Eventos Bicentenario, el próximo jueves 11.

Lo que Stewart Friedman plantea es que se puede ganar por todas partes. Por cuatro, en particular: hogar, trabajo, comunidad y uno mismo. Eso pasa por determinar las prioridades y tratar de conciliarlas con lo que se hace. Colectivamente, pasa por conciliar las prioridades dentro de una organización para lograr metas colectivas tanto como las personales. O sea, todos ganan. Eso no significa que sea un hombre con una receta mágica; significa que tiene un plan.

El gran acierto de Friedman fue conciliar esas dos preocupaciones que comenzaban a tomar lugar en las corporaciones y escuelas de negocios: la formación de líderes y la conciliación del trabajo con la vida familiar.

“Creo que mi principal contribución en este trabajo es el lenguaje que uso. Esto no es equilibrio trabajo-familia, es integración. E incluso eso está subordinado. Esto es sobre el liderazgo desde el punto de vista de la persona integralmente. Es sobre ser un mejor líder y enriquecer la vida”, precisa Friedman, al teléfono desde Philadelphia. “Al sacar de la ecuación eso de trabajo versus vida familiar, queda más claro. Esto es sobre rendimiento: tener un mejor rendimiento por la vía de integrar las dimensiones y generar un beneficio para los demás. Es equivocado decir que si quieres ganar en el trabajo debes robarle a tu familia, o al revés. Se trata de reformular el problema, usar un lenguaje distinto”.

Friedman cuenta que lo que determinó la reorientación de su carrera fue el nacimiento de su primer hijo, Gabriel, hace casi 22 años. “Estaba conmovido, y decidí hablar sobre lo que estaba en mi mente cuando regresé a hacer la clase. Hablé sobre cómo el sector privado debe actuar considerando el impacto en la próxima generación no sólo de talentos, sino de gente, y planteé preguntas: ¿Cómo, como líderes de negocios, van a lidiar con este asunto?, ¿cómo resolverán esta pregunta como personas naturales, parte de una comunidad, en su propia vida? No tenía mucha idea sobre qué hacer, pero decidí dedicarme a resolver esas preguntas, y eso le dio forma a mi carrera. Me dediqué a investigar cómo la gente integraba las partes de su vida”.

-La creencia es que para ser exitoso hay que pagar el precio, hacer un sacrificio.

-Sí, y entiendo que el sacrificio es necesario. He visto mi propia ración de penurias y la de gente que me importa. Uno no puede tenerlo todo. La gente puede tener más de aquello que realmente valora si persigue esa meta conscientemente y como líderes, decidiendo qué es lo que hay que hacer, y creativamente, para integrar las diferentes dimensiones de la vida. Si miras a las personas más exitosas del mundo, la mayoría se ha dedicado a aquello que más le apasiona. Para algunas personas eso pasa por no tener vida familiar, pero es su opción. Y hay muchas personas exitosas que llegaron a donde están justamente por dedicarse a su familia y su comunidad.

-Es interesante la dimensión de la “comunidad” en la “ganancia de cuatro vías”, que propone en su libro. Esto permite proyectar su aproximación en la política, por ejemplo.

-Así es. Mucha gente encuentra difícil pensar en su contribución a la sociedad y a su comunidad. Pero pronto empiezas a encontrar maneras, y eso es lo excitante de esta aproximación. En realidad, lo que estoy haciendo es simple: pedirles a las personas que se pregunten cómo están encajando las cuatro partes (trabajo, hogar, comunidad, uno mismo). Lo que más me importa es cómo encajan de una manera en la que todos mejoren. El valor de uno en la comunidad se hace más evidente cuando empiezas a preguntarte cómo estás contribuyendo y qué espera la comunidad de uno.

-En los últimos años hemos visto en Chile a una explosión de centros, seminarios y conferencias de liderazgo. Uno se pregunta si hay suficientes seguidores para tantos líderes…

-Depende de qué entendamos por liderazgo. Creo que es movilizar a la gente hacia fines valiosos. Inspirar, crear cambio. Eso puede lograrlo un ejecutivo, que tiene a mucha gente subordinada en la jerarquía, pero también alguien que no tiene a nadie bajo su mando. Hay ejecutivos que están sobre mucha gente que no son buenos líderes. El liderazgo no es sobre las posiciones. Mientras más gente que se sienta líder tengas en tu organización, mejor.

-Pero debe haber muchos ejecutivos que no se convenzan fácilmente de la conveniencia de tener trabajadores que se sientan líderes.

-Exactamente, pasa en todas partes. Pero hay cada vez más conciencia de que para lograr el éxito en tu compañía necesitas gente que se sienta capaz y que se sienta parte, que esté comprometida con las metas comunes. Y no se sentirán así si no lo hacen con libertad. Y es lo que hacen los líderes: eligen qué es importante, inteligente e informadamente, y se comprometen. Si yo fuera un CEO querría que mis trabajadores me lideraran, tal como querría que se dejaran liderar por mí.

-¿Es más difícil hablar de esto en medio de una gran crisis económica?

-No, porque ahora la gente está más abierta a cuestionar conceptos fundamentales. Hay voluntad para pensar “ahora que mis raíces están inestables, quizás debería pensar en cuáles deberían ser esas raíces”. Hay más diálogo sobre lo que realmente importa.

-¿Cómo anda su propia vida familiar?

-Cuando tomé a Gabriel la primera vez me pregunté “qué tengo que hacer para hacer el mundo mejor para él”, y me lo sigo preguntando. Tengo un estilo de vida y un horario extremadamente flexible. He fallado, no hay soluciones fáciles, pero lo intento.

-Para usar una frase que usted emplea ¿es usted un “trabajólico feliz”?

-Ja, ja, ja. No exactamente. La frase es de Suzie Welch, la mujer de Jack Welch, una gran pensadora a título propio. Se refiere a los ejecutivos que son trabajólicos pero felices porque hacen lo que quieren hacer, pero al mismo tiempo comprenden que no todos tienen las mismas prioridades, y dan la facilidad para que sus trabajadores busquen la manera de conciliar sus propios intereses y prioridades. Yo no soy ejecutivo de una gran compañía; dirijo una pequeña compañía y tengo mi programa académico. Pero ¿soy feliz trabajando mucho? Sí, porque es divertido, lo disfruto mucho y estoy muy agradecido de poder hacerlo.

Francisco Aravena F.
sábado 6 de junio de 2009
…………………….
Fuente: Revista El Sábado – El Mercurio


Extracto del artículo publicado en el sitio Knowledge at Wharton – Leadership and Change:

Cultivating Total Leadership with Authenticity, Integrity and Creativity.
Published: November 20, 2002 in Knowledge@Wharton

That’s the good news, the opportunity. As pioneers on a new business frontier, the task at hand is no less than transforming the meaning of work in our lives and in our world. It boils down to being real, being whole, and being creative — then enabling those around you to do the same.

Authenticity (or being real) arises when leaders behave in ways that are consistent with their core values. Leaders must define and articulate a vision that embraces the diverse values and lifestyles of all employees. Their everyday actions must fit with not only their personal values but also with the core values of the business. They must delegate to cultivate trust, build on strengths, and increase commitment to shared goals through genuine dialogue with key stakeholders, the people about whom they care most, in all life domains.

Integrity (or being whole ) arises when the different aspects of life fit together coherently and consistently. How do leaders achieve this? They must take responsibility for capturing synergies across all aspects of their lives — at work, at home, in the community, and in themselves (their health, spiritual growth, and leisure). They must align the interests of different stakeholders in the pursuit of collective goals as well as set, maintain, and respect the boundaries that enable value to be created at work and in other aspects of their lives. And they must invest in social capital to nurture networks and partnerships that provide the support needed for achieving results that matter.

Creativity (or being innovative) arises when leaders question traditional assumptions and continually experiment with how things are done, courageously embracing and initiating change. They need to re-think the means by which work gets done in ways that force a results-driven focus and provide flexibility with choice in how, when, and where work gets done. They must experiment with new work methods and communications tools to better meet performance expectations. They must reduce reliance on traditional work methods, such as face time and co-location of resources, while using them more wisely to build trust when needed and, at the same time, taking advantage of the flexibility and control afforded by virtual media.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline