Los que me conocen saben que considero a la autenticidad como un valor a respetar para poder mantener relaciones efectivas. Sin embargo, reconozco que en ciertas situaciones ser auténtico puede implicar no ser amoroso, ser cruel, generar destrucción, o incluso pérdidas de vidas. Por eso creo sumamente necesario para nuestra paz interna, para construir vínculos genuinos y para mejorar la efectividad laboral, reflexionar sobre los dilemas que nos plantea el compromiso con la autenticidad. Así que, aprovechando que en estos tiempos dispongo de energía para dedicarle al tema, me sumergí en la lectura de Como detectar mentiras, de Paul Ekman, donde la mentira está tratada con maestría y rigor científico.

Dice el autor: “Mentir es una característica tan central de la vida que una mejor comprensión de ella resulta pertinente para casi todos los asuntos humanos. A algunos este aserto los hará estremecerse de indignación, porque entienden que la mentira es siempre algo censurable. No comparto esa opinión. Proclamar que nadie debe mentir nunca sería caer en un simplismo exagerado; tampoco recomiendo que se desenmascaren todas las mentiras.”

¿Tiene límites la autenticidad?

Ahora te invito a que te animes a sumarte a esta reflexión, a dar ejemplos donde aún sabiendo que la mentira dolería en tu consciencia, elegirías conscientemente el camino del ocultamiento o el falseamiento, al de la verdad. ¿En qué situaciones optarías por la mentira?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline