Cuando era adolescente escuché por primera vez esa frase que dice: “Cuando el discípulo está listo, aparece el maestro”, y a lo largo de mi vida fue cobrando diferentes significados. El maestro está dentro del corazón de cada uno de nosotros, aunque no todos lo escuchen. En estos días pienso que puedo aprender de cualquier cosa y de todos los que se crucen en mi vida, porque todo en la vida puede ayudarme a escuchar la voz de la sabiduría. Esto requiere una cierta disposición de la cual hablaré en otro momento. Hoy quiero hablar de mis perros coaches.

Nadie se convierte en coach por sus credenciales sino por el pedido de alguna otra persona. Es el otro quien te convierte en coach cuando te convoca a facilitar su aprendizaje dándote el permiso y validando tus opiniones. Ahora bien ¿Puede un perro ser coach? Depende… Tuve la dicha de contar en la vida con el regalo de unos cuantos grandes perros coaches (que no es igual a tener coaches perros…), así que te cuento las lecciones de management (y de vida) que aprendí de ellos.

     

  1. Que la autoridad real no es cuestión de tamaño, sino de carácter.
  2. Que el buen respeto se gana, no se exige.
  3. Que no siempre perro que ladra, muerde.
  4. A saltar de alegría cuando salgo a la calle cada día.
  5. A ser feliz con una buena razcada de cabeza y con un buen plato de comida.
  6. Que hay ladridos, y ladridos.
  7. Que a veces viene bien sacudirme las pulgas.
  8. A comunicarme con los ojos y la expresión de mi rostro.
  9. A sanar una herida con un beso.
  10. A festejar con todo mi cuerpo y llorar a viva voz.
  11. A marcar y cuidar mi territorio.
  12. A aceptar el dolor sin queja.
  13. A ser fiel y no traicionar a los amigos, y a recordarlos, aún después de que han partido.
  14. A esperar atento y quieto ciertas cosas.
  15. A perseguir feliz y veloz lo que quiero.
  16. A no comformarme con un no, y seguir insistiendo.
  17. Que bajar la cabeza y la humildad, no es lo mismo que humillarse.
  18. A no morder la mano de quien me da de comer.
  19. A medir el peligro con cautela.
  20. Que cuanto más alegría brindo, más rápido se mueve la cola.
  21. A no guardar rencor ni resentimiento.
  22. A dormir relajadamente una siestita bajo el sol.
  23. A disfrutar la presencia silenciosa de mis afectos.
  24. A ganar un corazón con compañía.

Tantas cosas aprendí y sigo aprendiendo…

En honor y gratitud a mis queridos perros coaches, los que están y los que se han ido:

  • Coli
  • Toifel
  • Clota
  • Pescu
  • Pola
  • Ella Bum Bum
  • Pia
  • Boni
  • Wallace
  • India

Y vos, ¿qué lecciones de management, aprendiste de los perros coaches ó de los coaches perros?

Por Andrés Ubierna

Share

Los negocios son cuestiones de números, pero los logros reales se miden por una cantidad infinita de riquezas: amistad, posibilidad de ser útiles a los demás, aprendizaje permanente…Dicho de otro modo, el ganador es siempre el que muere después de haber disfrutado las mayores alegrías. Dale Dauten.

Una parte de los individuos a los que asesoramos suelen manejarse de un modo poco eficaz, ya que, por lo general, pretenden motivar a otros descargando en ellos su propia ansiedad. Esta conducta es muy común en los padres, así como en los gerentes y otros directivos en los lugares de trabajo: Si las personas que están a su cargo muestran un bajo nivel de desempeño, se ponen ansiosos y les transmiten su nerviosismo. De este modo, todos terminan tensos y preocupados.

Cuando descargamos nuestra ansiedad en alguien, la única motivación que logramos transmitirle es tomar velozmente distancia de nosotros Nuestra actitud no lo motivará a realizar la tarea que le asignemos, ni a brindar lo mejor de sí en su labor. Si los números no cierran, los gerentes responsabilizar a sus subordinados, aunque son ellos también los responsables.

Por lo tanto, si un gerente quiere motivar a su personal, lo primero que debe hacer es asumir que “ él mismo es parte del problema”. Una vez que tome verdadera conciencia de esto, podrá comenzar a aplicar algunas de las 100 maneras de motivar.

Comparto 5 de las 100 maneras de motivar que propone Steve Chandler y Scott Richardson en su Libro 100 manera de motivar a los demás.

  1. Ser la causa y no el efecto. ¿Qué efecto queremos producir hoy? ¿De qué queremos ser la causa?
  2. Brindar respuestas de manera constante. Si no se brindan las respuestas, sus mentes crearán las propias, y estas pueden estar derivadas de temores, supuestos, etc.
  3. No abandonar. La mayoría de las personas alcanzan el éxito porque  se proponen continuar hasta lograrlo. En ocasiones, gente mediocre logra resultados extraordinarios  porque no abandonan nunca. George Allen, entrenador de fútbol americano.
  4. Encontrar estabilidad interior. Para ser directivos, debemos ser nosotros mismos. Es así de sencillo y complicado.
  5. Cumplir con todas las promesas, aun las triviales. Las grandes obras no se logran gracias a un impulso momentáneo, sino gracias a la suma de una serie de sucesos triviales. Vicent van Gogh.

Y ahora recurro a tu experiencia… para que compartas en los comentarios las tres formas que te resultaron más efectivas para motivar a tus colaboradores.

Por Pablo Staffolani.

Share

Nadie se convierte en coach por sus credenciales sino por el pedido de alguna otra persona. Es el otro quien te convierte en coach cuando te convoca a facilitar su aprendizaje dándote el permiso y validando tus opiniones. Ahora bien ¿Puede un perro ser coach? Depende… Tuve la dicha de contar en la vida con el regalo de unos cuantos grandes perros coaches (que no es igual a tener coaches perros…), así que te cuento las lecciones de management (y de vida) que aprendí de ellos.

  1. Que la autoridad real no es cuestión de tamaño, sino de carácter.
  2. Que el buen respeto se gana, no se exige.
  3. Que no siempre perro que ladra, muerde.
  4. A saltar de alegría cuando salgo a la calle cada día.
  5. A ser feliz con una buena razcada de cabeza y con un buen plato de comida.
  6. Que hay ladridos, y ladridos.
  7. Que a veces viene bien sacudirme las pulgas.
  8. A comunicarme con los ojos y la expresión de mi rostro.
  9. A sanar una herida con un beso.
  10. A festejar con todo mi cuerpo y llorar a viva voz.
  11. A marcar y cuidar mi territorio.
  12. A aceptar el dolor sin queja.
  13. A ser fiel y no traicionar a los amigos, y a recordarlos, aún después de que han partido.
  14. A esperar atento y quieto ciertas cosas.
  15. A perseguir feliz y veloz lo que quiero.
  16. A no comformarme con un no, y seguir insistiendo.
  17. Que bajar la cabeza y la humildad, no es lo mismo que humillarse.
  18. A no morder la mano de quien me da de comer.
  19. A medir el peligro con cautela.
  20. Que cuanto más alegría brindo, más rápido se mueve la cola.
  21. A no guardar rencor ni resentimiento.
  22. A dormir relajadamente una siestita bajo el sol.
  23. A disfrutar la presencia silenciosa de mis afectos.
  24. A ganar un corazón con compañía.

Tantas cosas aprendí y sigo aprendiendo…

En honor y gratitud a mis queridos perros coaches, los que están y los que se han ido:

  • Coli
  • Toifel
  • Clota
  • Pescu
  • Pola
  • Ella Bum Bum
  • Pia
  • Boni
  • Wallace
  • India

Y vos, ¿qué lecciones de management, aprendiste de los perros coaches ó de los coaches perros?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline