Hace un tiempo leí: “Lo mejor que puede pasarle en la vida a un ser humano para crecer, es encontrarse con su pinche tirano [su peor enemigo]“. En el mundo del trabajo (y de la familia), las relaciones en general, y las difíciles en particular, nos presentan una invitación inigualable para superarnos a nosotros mismos.

Parece que siempre convertimos en “difíciles” a toda persona que nos presenta un nivel de desafío superior a nuestra capacidad de respuesta efectiva, así como convertimos en estúpidos a todo aquel que piense distinto a nosotros… ¿o acaso conocés a algún estúpido que piense igual que vos?

Desde esta perspectica, quienes persiguen el propósito de mejorar un vínculo con una persona difícil caerán en la trampa de esforzarse por cambiar al otro. El pequeño problema de esta estrategia, es que no funciona. La única manera efectiva de perseguir la mejora de un vínculo, sin garantías de éxito, es que cada cual se ocupe de mejorarse a sí mismo.

Siempre es posible aprovechar la dificultad que la relación con personas “difíciles” o “estúpidas” nos presenta para meterse cada uno consigo mismo, aún cuando el otro decida no hacerlo, o alguno elija, en el extremo, terminar con el vínculo. Las personas “difíciles” nos traen al menos un valioso regalo, ya que posibilitan iluminar aspectos antes oscuros, integrarlos y trascenderlos, aunque en algún momento decidamos no verlas nunca más. Ellas nos traen esta oportunidad.

Por eso es que en este artículo te desafío a incorporar esta perspectiva. Desde allí podrás agradecer y bendicir con franqueza a las personas difíciles que se cruzan en tu existencia, pues descubrirás cómo asignarles un nuevo sentido: el de ser una de las formas que tiene la vida de invitarte a crecer. Entonces dejarás de ver en ellas a “personas difíciles”, para comenzar a descubrir a “un montón de maestros”.

Ninguna empresa puede sostener resultados, ni crecimiento, ni competitividad, ni aprovechar crisis, cuando se convierte en el imperio de las relaciones entre “personas difíciles” donde reina la desconfianza, el miedo y los comportamientos defensivos.

Esta es una de las áreas con un gran valor potencial para el desarrollo organizacional: facilitar procesos de aprendizaje para que los integrantes de un equipo o todo un nivel gerencial, conviertan a sus peores pesadillas en sus mejores maestros.

Aprovecho entonces que leíste mis palabras en este posteo para que me cuentes: ¿cuál fue el maestro más difícil que tuviste hasta ahora en tu trabajo (o en tu vida en general) y qué aprendiste de él o de ella?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline