Las dificultades, las situaciones adversas o riesgosas, son el mejor escenario para conocernos y conocer a otros a un nivel más profundo. Las circunstancias favorables, no nos ponen ante dilemas de valores. Todos somos maravillosos, por ejemplo, cuando los resultados de nuestro equipo superan las metas comprometidas y tenemos asegurado el bonus. Pero cuando no es así, y el contexto nos presenta niveles de desafío que consideramos riesgosos para nuestra supervivencia, nuestro futuro laboral, nuestra imagen pública, o simplemente nuestro bolsillo, la manera en la que respondemos a dichos desafíos y resolvemos esos dilemas, revelan en nuestros actos los criterios con los que nos conducimos, nuestro carácter, y aquello que realmente nos importa, lo que no estamos dispuestos a rendir y lo que sí.

Veamos esta breve reflexión que hace Peter Senge sobre este fenómenos en el mundo organizacional:

Y aquí les dejo un poco de inspiración sobre este tema:

En las adversidades sale a la luz la virtud. Aristófanes.

Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad. Confucio.

Amigo es el que en la prosperidad acude al ser llamado y en la adversidad sin serlo. Demetrio de Falera.

Los más insolentes en la prosperidad son en la adversidad los más débiles y cobardes. Fénelon.

Probamos el oro en el fuego y distinguimos a nuestros amigos en la adversidad. Isócrates.

La adversidad es ocasión de virtud. Y no hay nadie menos afortunado que aquel a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba. Séneca.

Por Andres Ubierna

Share

Algunos se esfuerzan, poniendo en ello sus vidas, por demostrar al mundo lo bueno y maravillosos que son, ocultando sus faltas y asumiendo la mentalidad del sabelotodo.

Algunos hacen esto incluso conscientes de su incompetencia e ignorancia, y otros, creyéndose su propio engaño, llegan también a emitir floridos discursos en los que se escuchan palabras cosméticas y sin substancia, con las que se declaran eternos aprendices, sin percatarse de la incoherencia que existe entre el canal del audio y el del video.

Me pregunto por qué, la gran mayoría de nosotros fuimos parte alguna vez (y a veces lo seguimos siendo) de este juego desgastante. Y con esta pregunta en mente me sumergí en la lectura de Mindset, The New Psychology of Success, donde Carol Dweck vuelca el producto de 20 años de investigaciones sobre la forma en la que las personas enfrentamos las equivocaciones, los errores, los problemas, las dificultades. Aquí van algunas pistas.

Dweck encontró dos sistemas básicos de mentalidad que impregnan la manera en que vivimos y que tienen sus raíces en creencias sobre nosotros mismos que afectan la manera en que manejamos nuestras vidas. Estas creencias determinan nuestra capacidad para convertirnos en mejores personas y para alcanzar las cosas que valoramos. ¿Una simple creencia tiene el poder de transformar nuestra psicología, y por ende, nuestra vida? ¿Cómo esto es posible?

Unos creen que sus cualidades están esculpidas en piedra. Que nacen con una cierta cantidad de inteligencia, con una cierta personalidad y con un cierto carácter moral.  Estos tienen que probar siempre que son aptos, ya que no pueden vivir sintiéndose deficientes en la mayor parte de estas características básicas.

Algunos de nosotros nos entrenamos en esta mentalidad desde pequeños, y nuestros padres y sistemas educativos nos regaron constantemente con mensajes que alimentaron esta creencia, que somos un producto terminado con ciertas características de calidad fijas e inmutables: aptos o ineptos, inteligentes o tontitos, voluntariosos o vagos, físicamente ágiles o torpes.

Veo a muchas personas con este objetivo agotador de probarse a sí mismas (en clases, en sus profesiones y en sus relaciones). Toda circunstancia los llama a confirmar si son o no aptos. Ante cada situación se preguntan: ¿Tendré éxito o fallaré? ¿Me considerarán inteligente o estúpido? ¿Seré aceptado o rechazado? ¿Me sentiré ganador o perdedor?

¿No valora nuestra sociedad la inteligencia, la personalidad y el carácter? Sí, pero…

Existe otra mentalidad en la cual estos elementos no están fijos en sus magnitudes, no son las cartas que te tocaron y con las que tendrás que vivir el resto de tu vida. En esta otra mentalidad estos elementos son flexibles y lo que hoy tienes constituye el punto de partida para tu desarrollo y crecimiento. Esta mentalidad del crecimiento se basa en la creencia de que tus cualidades básicas son algo que puedes cultivar mediante tus esfuerzos. Aunque las personas podamos diferenciarnos en los talentos, aptitudes, intereses o  temperamentos iniciales, todos podemos cambiar y crecer mediante la dedicación y la experiencia.

¿Acaso las personas con esta mentalidad creen que cualquiera puede llegar a ser cualquier cosa, que cualquiera puede convertirse en un Einstein o un Beethoven? No, pero creen que toda persona tiene un potencial real desconocido (e inconcebible), el que es imposible develar por anticipado y que puede desplegarse con años de pasión, dedicación y entrenamiento.

Yo no se si las cualidades de una personas son algo que puede cultivarse o que está esculpido en la piedra. Me interesa poco saber cuál es la verdad en esta cuestión. Lo que sí me importa es que reflexionemos sobre cuál de estas dos mentalidades es mejor para nosotros. ¿Cuales son las consecuencias de pensar de una manera o de otra?

Ahora, presentado este tema, te invito a que dejes en los comentarios cualquier cosa que haya surgido en tu cabecita, y si te animas, comparte también qué ejemplos conoces que tengan la mentalidad de estar siendo personas en proceso de auto creación y no de ser simplemente productos terminados.

Share

Existe una tendencia biológica en los humanos a pensar de forma irracional. Albert Ellis, psicólogo

Esta frase y el siguiente texto los copié de un arttículo de Pilar Jericó, El ABC para pensar mejor: Posiblemente uno de los clubes con más socios en el mundo es el club de los despedidos de las empresas, sin embargo nos da vergüenza incluso comentarlo con nuestros allegados y cuando nos ha tocado vivirlo sufrimos un profundo dolor. Albert Ellis, uno de los psicólogos más influyentes del siglo XX, nos explica el motivo. Afirma que nuestra forma de pensar sigue el patrón de ABC: A es un hecho activador, B son nuestros modelos mentales y C, nuestras conductas.

Ante un despido, la pérdida de una relación sentimental o cualquier otro suceso doloroso (hecho activador A, siguiendo el modelo ABC de Ellis), hay personas que se dicen a sí mismas (mapa mental B): “nunca volveré a encontrar trabajo”, “es totalmente injusto de que me despidan” o “no puedo soportar que eso me ocurra”. Estas formas de pensar nos llevan claramente a la desesperanza y a la ira (conducta C). Nos enfadamos con el mundo y desgraciadamente, toda esa energía no sirve más que para dañarnos y resultar realmente insoportables para la gente de nuestro alrededor. Sin embargo, el mismo acontecimiento se vive de manera distinta si se piensa (sustituyendo mapas mentales tóxicos): “Es una experiencia desagradable”, “desafortunadamente estoy entre los desempleados” o “puede que sea una oportunidad para conocer a otra persona con la que sea más feliz”. El acontecimiento sigue siendo el mismo, pero la forma de vivirla y la velocidad para salir del dolor es bien distinta (para nosotros y para alivio de quienes nos rodean). Y la clave son los mapas mentales con los que interpretamos la realidad y que hacen que dos personas vean cosas distintas aunque estén viendo lo mismo. Por ello, un despido, un fracaso o cualquier otro aspecto doloroso es algo que no podemos evitar (A), pero sí podemos entenderlo desde un mapa mental distinto (B).

Coincido totalmente con Pilar cuando pone en nosotros la responsabilidad de elegir  la interpretación que le asignamos a situaciones tales como un despido (o cualquier otra). Es a partir de esas interpretaciones que se disparan nuestras emociones. Para optar por construir interpretaciones poderosas y generativas de nuevas posibilidades futuras, necesitamos antes que nada estar atentos para descubrir y desactivar los procesos de pensamiento que funcionan en automático y que en general nos sumergen una negatividad inútil.

La fe no es un asunto solo de dogma, la fe es una posición ante la vida. La fe es también elegir pedir ayuda cuando la necesitamos. La fe es también elegir, aprovechando la irracionalidad como tendencia biológica de todos nosotros, a  pensamientos más favorables ante una situación de despido, pensamientos que nos habiliten a estados de poder y fortaleza. Creo que ante la adversidad sólo podremos acceder a una fuerza que nos sostenga e impulse a crecer, si accionamos la llave del pensamiento creativo mediante la fe.

Por Víctor Raiban.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline