En este excelente video Daniel Pink comparte las conclusiones contraintuitivas de una serie de estudios e investigaciones. ¿Cuáles son los límites de los incentivos económicos? ¿Cuáles son las estrategias que realmente motivan a nuestros colaboradores para actuar con un desempeño superior y lograr resultados geniales? El impacto motivador de la autonomía, la maestría y el propósito significativo.

Te invito a mirar las dos partes del video y sumar tus comentarios!

 

 Por Mary Tomasso y Andrés Ubierna.

Share

Hace un tiempo, al terminar una reunión de trabajo en las oficinas de una firma cliente, uno de los gerentes allí presentes que se encuentra en pleno posgrado del IAE, me comentó lo impactado que estaba por una charla en la que había participado el día anterior. Un ejemplo de conciencia, compromiso con el bienestar, talento… y muchas cosas más.

Aquí va, para escuchar con corazón y mente, y tomar acción: las palabras inspiradoras del Dr. Abel Albino, Presidente de la Fundación CONIN.

Por Andrés Ubierna

Share

“En tiempos de cambio, los aprendices heredarán la tierra, mientras que los sabelotodos se hallarán perfectamente equipados para desenvolverse en un mundo que ya no existe.” Eric Hoffer. Para introducir el tema sobre el que quiero invitarte a reflexionar, te propongo primero que veas el siguiente video. Para acceder a los subtítulos en español, selecciónalos luego de darle “play”.

Pondré mi propio ejemplo y si miro atrás me tiento a encontrar unos cuantiosos ejemplos de creerme sabelotodo, de soberbia, de creer que yo sabía como debían ser las cosas. Tenía que saberlo todo y si no, aparentar saberlo. Sentía simpatía sólo por aquel que pensaba como yo y también por quien no pensaba como yo pero al final admitía mi postura, y me confirmaba que yo tenía la razón.

Debatir, convencer y arengar eran las actividades de un típico abogado devenido en un incipiente político. Ese era mi mundo, el de las creencias absolutistas y de un aprendizaje transaccional. Tomaba lo que me convenía para conseguir tal o cual objetivo.

En mi mundo no se admitía ni la prueba, ni el error, no la duda, sólo las certezas. En mi mundo, el que sabía ganaba, llegaba y el que dudaba perdía. En el mundo de la política y la abogacía debíamos “convencer” aún a sabiendas de que nuestra postura no reflejaba razón alguna. Convencer era ganar. No había lugar para probar, ni para errar. Simplemente había que lograr resultados. Ganar a cualquier precio. Saber la respuesta.

Para terminar cito el texto de aquellos que, en 1657, creyeron hablar en nombre Dios y maldijeron a Baruch Spinozza:

Con el juicio de los ángeles y la sentencia de los santos, anatematizamos, execramos, maldecimos y expulsamos a Baruch de Spinoza, con asentimiento de toda la sagrada comunidad, en presencia de los libros sagrados con los seiscientos trece principios allí inscriptos, pronunciando contra él la maldición con la que Elisha maldijo a los niños, y todas las maldiciones escritas en el Libro de la Ley. … Que sea maldito durante el día y maldito durante la noche; que sea maldito en su acostarse y en su levantarse; maldito en su salir y maldito en su entrar. Que el Señor nunca jamás lo perdone ni lo reconozca; que la ira y el desprecio de Dios ardan de aquí en adelante contra este hombre, lo carguen de todas las maldiciones escritas en el Libro de la Ley, y borren su nombre de debajo del cielo.

¿Cuántas veces hemos excomulgado de nuestra esferas de relaciones a aquellos que pensaban distinto y creyéndonos Dios no perdonamos su prueba y error, ni admitimos que ellos tienen su propio camino y su propia verdad? ¿Cuántas veces hemos caído en la trampa de las certezas?

Por Víctor Raiban.

Share

¿Qué es lo que sabe el sabio que los demás no saben? Si acordamos en que todos queremos experimentar poco a poco mayores niveles de felicidad, y nos percatamos que el fin común que mueve cada uno de nuestros anhelos es sentirnos cada día un poco más felices que el día anterior. Si descubrimos que todos nuestros deseos, desde ganar más dinero, comprar una nueva casa, el aprecio de los otros, lograr ese ascenso en el trabajo, la salud de nuestros seres amados… hasta vivir en un mundo sin guerras y donde los niños no mueran de hambre,  son formas que cobran sentido en una experiencia más plena de felicidad, paz, plenitud… entonces y tal vez, lo que el sabio sabe es vivir feliz. Ese es su razgo distintivo: experimenta felicidad en todo, incluso sabe que el dolor más intenso que pueda sentir es finito y se diluye en una dicha infinita.

Por Andrés Ubierna

Share

El cuidado de la diversidad no sólo se manifiesta en cuestiones de género, de raza, de creencias, sino también en la capacidad de una persona o un grupo para dar derecho de existencia a perspectivas diferentes en relación a cualquier asunto. “Los de planta y los de comercial… , los de ventas y los de marketing… , los de producción y los de calidad…, los de operaciones y los de planeamiento…” son etiquetas que con frecuencia escucho en los grupos con los que trabajo. En el ámbito laboral, esta capacidad reflejada por la palabra diversidad, puede ser crucial a la hora de buscar comprensión, de intentar resolver un problema, de definir estrategias o planes de acción para perseguir una meta desafiante, de enfrentar conflictos interpresonales, o buscar aprendizajes a partir de errores cometidos.

El asunto de la diversidad es por eso un tema de peso en la efectividad organizacional, así que decidí traerlo de la mano de un video TED.
Nuestras vidas, nuestras culturas, están hechas de muchas historias interrelacionadas. La novelista Chimamanda Adichie cuenta cómo encontró su voz cultural auténtica y advierte que si sólo escuchamos una historia sobre una persona o un país, corremos el riesgo de caer en una incomprensión grave.
[Haz click en play y luego elige los subtítulos en español]

Por Andrés Ubierna

Share

El biólogo Mark Pagel  profesor de Biología Evolutiva de la Universidad de Reading, Reino Unido, nos explica en este video como el lenguaje transformó a la humanidad.

Veamos entonces que nos dice Pagel, sobre la forma en la que ser humano recurrió al lenguaje como “tecnología social” de cooperación e intercambio para lograr la satisfacción de sus necesidades y la manera en la que esto afectó la evolución de la especie. [Haz click en play y elige los subtítulos en español]

En el mundo del trabajo, el lenguaje es generador de realidades y clave de la ejecución. Los ejecutivos negocian, resuelven problemas complejos, crean relaciones, coordinan acciones, y delegan, y lo hacen comunicándose.

El lenguaje, como vehículo de interacción humana, se sustenta en una plataforma de creencias paradigmáticas (que también se construyen en el lenguaje) y de valores en uso (que articulan los comportamientos).

Vale entonces plantearnos una pregunta: ¿qué rol juega el lenguaje en la expansión de la consciencia humana, en el compromiso con el bienestar colectivo, y en la expresión plena del talento?

Por Víctor Raiban y Andrés Ubierna

Share

rebelde“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.” J. Krishnamurti.

Si alguna vez soñaste con ser Neo y que Morfeo te ofrezca la opción de tomar la pastilla roja para despertar de la Matrix.

Si sabes que tu consciencia es irreprimible, que tu espíritu es libre, que estás “cableado” para el cambio…

Si las reglas del sistema te rebelan, y te llaman transgresor.

Si encuentras algunos problemitas con la autoridad formal.

Si en tu corazón sientes que hay un camino mejor.

Si te agota salir de compras.

Si te juzgan como inadaptado, loquito, rebelde, soñador, bohemio, y te exigen que seas realista y objetivo, que no cuestiones ni hagas preguntas incómodas…

Si en el centro profundo de tu corazón late un llamado a regresar a tu hogar.

Si a pesar de la enfermedad, inequidad, guerra, hambre, indiferencia… que ves en el mundo, te conmueve hasta los huesos la humanidad y en tu interior resuenan los tambores al ritmo del amor por ella.

Si te gusta jugar con los niños, hacer cosquillas, bailar, cantar, mirarte al espejo y decirte “te quiero”…

Si la rutina te apaga y la aventura te enciende…

Si disfrutas en la presencia de los animales, el bosque, el mar o la montaña, y sientes el respeto y la compasión que te hermana con todo lo que está vivo…

Si experimentaste el vacío, viviste alguna crisis, te deprimiste, caíste en alguna adicción y hasta te sentiste atraído por la opción de dejarte morir o quitarte la vida… pero seguiste adelante.

Si la hipocresía te da nauseas…

Si eres de los que se ponen el saco y la corbata sin olvidar que debajo están desnudos..

Si eres de los que no se traicionan a si mismos, cueste el dolor que esa lealtad conlleve…

Si algo de esto te ocurre y por eso alguna vez alguien quiso que creas que hay algo malo en ti…, y te sentiste sólo, incomprendido, abandonado, burlado, ridiculizado, herido…

… entonces quiero que sepas que no estás sólo, que creo en ti, que estoy agradecido de que hayas nacido en esta tierra,  que te admiro y que allí veo a un genio, a un pionero, a un innovador disruptivo, a un agente del cambio, a un visionario, a un filósofo, a un maestro, y que estoy aquí y que te amo.

Y por favor, nunca olvides que alguien de los grandes, hace ya tiempo te llamó la sal de la Tierra y la luz del Mundo.

Andrés

PD: Ahh! casi me olvidaba, como un humilde intento para alentarte y validarte en paz, por la paz y para la paz: pon este video a pantalla completa, sube el volúmen, dale play y fluye…

¡Gracias a Carina Tacconi por el video!

Por Andrés Ubierna.

Share

buceoTe propongo avanzar con el tema de ayer deteniéndonos en una faceta en particular: el impacto que el contexto tiene en la efectividad que logramos con nuestras conversaciones.

Cuando conversamos no sólo describimos un mundo que está allí afuera sino que cultivamos realidad. Con nuestras conversaciones tenemos la posibilidad de hacer que pasen cosas. Los pedidos, ofertas, compromisos y opiniones, tienen una importancia destacable en este sentido. Cuando comencé a aproximarme a la capacidad generativa del lenguaje, aprendí una lección que tuvo enorme impacto en mi efectividad, y que podría enunciar de la siguiente manera: una buena conversación en un mal contexto es una mala conversación.

Allí supe que muchas veces mis conversaciones no producían el efecto deseado, no tanto por el asunto conversado sino por el contexto en el cual conversaba. Este contexto estructura el proceso de interacción, y por lo tanto, su efectividad.

Invertir tiempo y esfuerzo en crear contextos efectivos es entonces una acción de liderazgo con buen rendimiento.

Entre algunos de los factores que afectan el contexto, se encuentran:

  • El momento, el lugar y el medio (presencial, telefónico, vía mail…)
  • La elección de los interlocutores.
  • Los valores en uso.
  • La emocionalidad.
  • La actitud y disponibilidad.
  • Las intenciones vigentes en cada uno de los interlocutores.
  • Las forma en la que conversamos.
  • Los modelos mentales de los que participan en la conversación.
  • El lenguaje utilizado.
  • La secuencia conversacional.
  • La autoridad y roles de los interlocutores, y los juegos de poder.

Para ejemplificar este tema, voy a compartir un video con el que me rei a carcajadas, y que hace unos días me envió Víctor Raiban. El humor es un recurso de aprendizaje efectivo… veamos si resulta útil ahora para aprender sobre algunas cosas que en ciertos contextos no es conveniente hacer…

Y ahora, queridos lectores, espero sumen comentarios con sus ejemplos de conversaciones en contexto inadecuados… los espero!!!

Por Andrés Ubierna

Share

En enero de 2007 Joshua Bell, virtuoso violinista contemporáneo reconocido mundialmente, participó de un interesante experimento diseñado por el periódico The Washington Post: ¿sería capaz su música de llamar la atención por sí misma en un contexto popular y en un momento inapropiado?

Vestido sencillamente – con un vaquero, camiseta manga larga y gorra – se presentó de incógnito para dar un concierto “espontáneo” a la hora pico de utilización del servicio de subterráneo. Utilizó junto con sus virtudes de violinista, un violín Stradivarius de 1713 valuado en US$ 3,5 millones.

El momento duró 43 minutos. En ese tiempo pasaron por el lugar 1097 personas.

Contra las expectativas de grandes resultados, apenas 1 persona lo reconoció, 7 personas pararon para escuchar sus melodías mágicas y 27 contribuyeron con el “artista callejero”. Al finalizar, había reunido en su estuche de violín u$s32, aportados espontáneamente por sus oyentes. Esta contribución estuvo muy lejos de los u$s 100 que habían pagado en promedio quienes concurrieron a su concierto previo.

Creemos que esta experiencia muestra la importancia de invertir en crear un contexto adecuado y un significativo grado de coincidencia entre lo que ofrece el especialista y lo que busca la gente.

Seguramente muchas interpretaciones al respecto se pueden hacer y otras tantas preguntas pueden surgir.

Fuente: Puerto Experto

Por Andrés Ubierna

Share

¿Puedes ponerte en los zapatos de tu enemigo?

Muchos están programados para competir, para ganar y derrotar al otro. Piensan en un mundo de rivalidades,  escasez y  mezquindad. “Si él gana, yo pierdo. Si él asciende a un puesto mejor que el mío, es mi enemigo”.

Al que piensa distinto se lo margina y denosta, sencillamente se lo desprecia.

Como dice Andrés Ubierna “¿Alguna vez escuchaste a algún estúpido que piense igual que vos?, claro que no, porque con frecuencia convertimos en estúpidos sólo a los que piensan diferente a nosotros mismos”.

El diferente asusta porque invita a lo desconocido y entonces se lo considera amenazante y se lo ataca,  ridiculiza, aísla. Se busca poner en evidencia sus errores y caricaturizarlo, tildarlo de loco, de raro o poco confiable.

En las oficinas estas formas de agredir y calificar se manejan también en el “radio pasillo” y suelen minar la confianza o el prestigio de cualquier persona que sea eje de estos comentarios.

Si pudiésemos entender con mayor profundidad al otro, evitaríamos grandes sufrimientos y pérdidas de efectividad en las organizaciones y en la vida en general. Sólo poniéndonos en el lugar del otro, esforzándonos por vislumbrar el “mundo” que da sentido a que el diferente diga lo que dice y haga lo que hace. No hace falta estar de acuerdo, ni propongo la despersonalización y ni mimetizarnos con el otro; sugiero indagar lo que el otro piensa , tener empatía por lo que el otro siente. Lo que propongo es dejarnos influenciar por la historia del otro y ponernos en sus zapatos, compartir su historia y entenderlo.

Los invito a ver el video para profundizar esta idea de que no necesitamos estar de acuerdo para resolver gran parte de nuestros conflictos, y marcarnos con fuego que antes de buscar un acuerdo, lo que primero necesitamos hacer más que nada es entendernos. [Dale "play" y luego selecciona la opción de subtítulos en español]

 

Por Víctor Raiban.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline