muroEstamos presenciando el ascenso de la economía sin fronteras geográficas. La tecnología está haciendo caer muros que limitaban nuestros intercambios de valor.

Sin embargo, las paredes más elevadas y dolorosas siguen aún en pie: las internas. Son invisibles, pero impiden el flujo de la confianza, de la comunicación y de la creatividad. Y, sencillamente, no nos podemos permitir este tipo de barreras en el lugar de trabajo actual. Imagine lo que implica, tanto para los individuos como para la organización, que el equipo de marketing y el equipo comercial no se entiendan, que exista un clima de desconfianza entre los trabajadores y la dirección, o que las personas piensen que no pueden mostrarse abiertas y sinceras, lo que resulta en politiqueos de oficina, en puñaladas por la espalda, y en control excesivo de los procesos.

Una clave para derribar estos muros consiste en contar con la fortaleza interna que nos lleva a pensar en “nosotros”, además de en“mí”…

Como dice Andrés Ubierna: Los muros allí afuera se sostienen en los muros aquí dentro, de estos que habitan en nuestras mentes y la dureza de sus construcciones es sólo una metáfora viva de la dureza de nuestros corazones… Son estos muros, que impregnan nuestros modelos de realidad y de identidad, los que, si queremos que las generaciones futuras vivan plenamente (o simplemente vivan y no mueran), necesitamos trascender, derribar, superar… animándonos a vivir desde el corazón, desde el alma, que está en comunión con los demás, el planeta y el universo todo… Cuando el otro comienza a ser parte de tu identidad, y sumas el “nosotros” al “mí”, se expande y enriquece tanto el “mí” como el “nosotros” y el universo conspira a tu favor.

Cuando escuchamos para entender, cuando creemos firmemente en que existe algo mejor que solo espera a que lo creemos, pueden suceder cosas extraordinarias. Pueden suceder en su organización. Pueden suceder en las relaciones de todo tipo.
¿Quién no experimenta el lugar de trabajo con su multitud de barreras? Barreras entre equipos, entre departamentos, entre divisiones, ente funciones…..Hay paredes entre el departamento creativo y le de contabilidad. Entre ejecutivos y los trabajadores. Entre la organización y sus clientes.

Defender las paredes que nos protegen es algo natural: por eso estalla el conflicto en el lugar de trabajo. El problema es que la mentalidad bipolar nos pone a la defensiva” Fragmento de Stephen R. Covey La Tercera Alternativa

¿Cuáles son tus barreras mentales y cómo se reflejan en el ámbito laboral? ¿Cómo contribuyes por omisión o por acción a mantener estas barreras? ¿Se te ocurre alguna forma creativa y colaborativa para superarlas?

Por Víctor Raiban.

Share

rosaHe estado pensando seriamente sobre lo importante que es enfrentarse a la vida, al trabajo, a todo, desde la perspectiva de Guillermo de Ockham. Como muchos sabéis, Ockham fue un monje franciscano cuya principal contribución fue separar la ciencia de la teología, sin olvidar su famoso principio de simplicidad, también denominado navaja de Ockham. Dicho principio viene a decir que las cosas no deben complicarse sin necesidad, formalmente y en  latín, “Entia non sunt multiplicanda sine necesitate” (literalmente “los entes no deben multiplicarse sin necesidad”).

En definitiva, si podemos hacer las cosas de forma sencilla para qué complicarnos la vida innecesariamente y perder el tiempo a lo tonto. Pero claro, si después de esta reflexión te pones a pensar en el mundo corporativo, te entra la risa.

En el mundo de la empresa solemos decir que el tiempo es clave, pero lo tiramos reiteradamente a la basura al complicarlo todo (procesos, sistemas, jerarquías…) sin sentido alguno. Desgraciadamente estamos tan acostumbrados a lo complejo que nos cuesta mucho simplificar. Pero ante la complejidad del entorno la mejor opción competitiva es simplificarlo todo: menos formularios, menos procesos idiotas, menos reuniones improductivas, menos tiempo de desarrollo de nuevos productos, menos niveles jerárquicos, menos e-mails que no aportan nada, menos sistemas de información mastodónticos que nadie usa…

Un buen ejemplo de miopía galopante ante lo simple lo podemos encontrar en una historia, que no sé si realmente es cierta, pero que de serlo tiene su gracia. Cuentan que al comenzar la conquista del espacio, los ingenieros de la NASA identificaron un problema complejo: crear un bolígrafo que escribiera en el espacio, para que los astronautas pudieran tomar sus notas (los bolígrafos clásicos funcionan gracias a la gravedad). Según parece la NASA gastó varios millones de dólares en el desarrollo del proyecto, que duró la friolera de diez años (a pesar de contar con la ayuda de varias empresas especializadas). Evidentemente, durante esos diez años los astronautas americanos no pudieron tomar notas en el espacio. Los rusos, mientras tanto, solucionaron el problema utilizando la navaja de Ockham: lápices espaciales, de los de toda la vida, con su grafito, su madera…

Seleccionado por Camila Ubierna de Jano 2.0 por Juan Carrión.

Espero nos dejes tus comentarios sobre este tema!!!

 

Share

sinmi“La resignación es un suicidio cotidiano” Honoré de Balzac

Tal y como le sucede a la protagonista del largometraje Mi vida sin mí, de Isabel Coixet, la lucidez aparece por lo que podríamos llamar el efecto bofetada.

Lo que no nos planteamos por convicción nos estalla en las narices por compulsión y reclama una respuesta que, acostumbrados a soluciones rápidas y fáciles, ni el Prozac, ni Google, ni Wikipedia nos pueden dar. Entonces, la reflexión sentida y el sentimiento pensado se imponen. Ambos se necesitan para construir una hoja de ruta personal con un mínimo de sentido que alivie los efectos de la crisis y permita seguir andando con esperanzas renovadas y con un propósito existencial.

Por supuesto, frente a la opción de decidir construir nuestra propia vida y dotarla de un sentido, existe la alternativa del abandono, de la resignación Pero esa elección no resuelve ni la inquietud, ni la angustia, ni el malestar. Todo lo contrario, más bien lo acrecienta. Porque resignarse, como ser cínico, es fácil. Simplemente requiere de un cómodo sillón y de un mínimo ejercicio de reflexión. Argumentos para la resignación y el cinismo jamás han escaseado en la historia y tampoco lo harán en el futuro. Frente a ello, lo difícil, lo complejo, – porque implica un compromiso y una acción coherente- es arremangarse y trabajar para cambiar y crear las circunstancias que dan sentido a la vida y hacen de este mundo un lugar más habitable para todos. Pero, por encima de todo, llevarlo a la práctica; ése es el reto. Un reto que, como tal, es un ejercicio de conciencia, coraje responsabilidad y perseverancia.

Seleccionado por Camila Ubierna de La buena vida de Álex Rovira

Share

tollePara aquellos que buscan alcanzar mayores niveles de bienestar ante las continuas situaciones estresantes que enfrentan dentro del ámbito laboral o en la vida en general, la práctica de la presencia consciente en el aquí y ahora es una de las estrategias que sugiero seguir. Y en esta línea, acceder a la sabiduría que comparte Ekhart Tolle es altamente recomendable. Mi hija preparó el siguiente material que como verás trasciende por lejos el tema del estrés y en el que encontrarás pistas valiosas para trascender la fuente de sufrimiento humano.

“El reino de la consciencia es mucho mas vasto de lo que el pensamiento puede comprender. Cuando dejas de creer en todo lo que piensas, te separas del pensamiento y ves con claridad que el pensador no eres tu”

“En el fondo, no es lo que pasa lo que te angustia, sino lo que pasa en tu cabeza”

“En el momento en el que sales del ruido del pensar, eso es meditación, y nace un estado de consciencia distinto”

“El pensamiento está ahí. No hay nada que puedas hacer con el mas que elegir no seguirlo o identificarte con él”

Para los que no escucharon hablar de él, Tolle nació como Ulrich Tolle en Alemania. No recibió una educación formal a partir de los 13 años, aunque sí recibió cursos de idiomas y otras materias. Acudió a la escuela nocturna para cumplir los requisitos de admisión para entrar en las universidades inglesas. Estudió en las Universidades de Londres y Cambridge. A los 29 años, Tolle experimentó lo que él considera una transformación espiritual que marcó el principio de su labor como consejero y maestro espiritual. Escribió libros como El silencio habla, Practicando el poder del ahora y, el último, Una nueva tierra.

Tolle afirma haber experimentado un despertar espiritual a los 29 años, después de padecer largos periodos de depresión. En su opinión, el presente es la puerta de acceso a una elevada sensación de paz. Afirma que “Ser Ahora” conlleva una consciencia que está más allá de la mente, una conciencia que ayuda a trascender el “cuerpo del dolor” que es creado por la identificación con la mente y el ego.

Aquí hay una interesante entrevista a Eckhart Tolle, vale la pena.

Por Camila y Andrés Ubierna

Share

dolorVino a mi cabeza una imagen de mí con un cuchillo en el pecho, cuando lo saque y lo tiré, automáticamente volvió, lo saque de nuevo y volvió, y así muchas veces. El dolor es como un cuchillo en el pecho, lo curioso es que uno no puede simplemente arrancarse el dolor, porque vuelve. Podemos tratar innumerables veces, va a volver. Por prueba y error nos damos cuenta de que por más que intentemos, con toda nuestra fuerza y perseverancia, arrancar el cuchillo, a continuación va a seguir ahí.

Así que nos cansamos, y vagamos por la vida con un cuchillo en el pecho. Ponemos un montón de ropa encima para taparlo, disimulándolo con sonrisas y charlas banales, pareciera que ya no está.

¿Solucionado? No, ni aprendimos a vivir con el dolor ni lo superamos, dejamos de ser conscientes de él. Lamentablemente aunque lo anestesiemos, este puede hacer estragos silenciosamente sin que nadie se percate de ello, ni siquiera nosotros.

Se requiere mucho más que una mano para sacar incesablemente un cuchillo y luego superar el dolor y la angustia. Y uno de esos días en los que un suceso insignificante nos hizo estallar, advertimos que el cuchillo del que nos habíamos olvidado causó una grave infección. El dolor volvió y peor que nunca, ahora no podemos disfrazarlo de sonrisas.

¿Cómo seguir a partir de allí? No lo sé, aún no sé como superar el dolor. Pero una propuesta sería entablar una seria conversación con nuestro dolor y preguntarle por qué nos atormenta. Hacernos amigos, y tal vez de a poco darnos cuenta que hubo un sentido para que esté ahí. Y al comprender ese sentido, mi nuevo amigo me permita trascenderlo y convertirlo en dicha.

Nuestras vidas no serían mas dichosas sin dolor, porque de alguna manera nos obliga a aprender, ser valientes y más sabios (si aprovechamos la oportunidad).

Por Camila Ubierna para Puerto Managers

Share

mareaVivimos tiempos convulsos en los cuales la reflexión nos lleva al uso de imágenes para ilustrar las cosas que pasan. El poder de las imágenes es enorme no sólo por su carga simbólica sino también y sobre todo por su capacidad de sintetizar argumentaciones.

El problema de las imágenes es que no eres tú quien se apodera de ellas sino que te tienen a ti, de forma que te encuentran más veces de las que tú vas a buscarlas, pero esa es una condición que no debería preocupar demasiado, al menos a mí no me preocupa en absoluto.

El caso es que desde hace días me viene a la cabeza la imagen de la marea para explicar algunos acontecimientos relevantes. Podemos imaginar que somos como boyas ancladas en el fondo marino y que cada uno de nosotros tiene más o menos longitud de cadena. Sabemos que hay momentos de felicidad y de infelicidad, épocas en las que las cosas nos van bien y otras que no, cosas en las que somos hábiles y otras en las que no tenemos tanta o ninguna pericia y que todo eso sucede de forma cíclica, como las mareas, que están sujetas a un ritmo inexorable. En función del número de eslabones de nuestras cadenas a veces permanecemos por encima del nivel de agua y otras por debajo.

La cuestión a reflexionar es hasta qué punto somos responsables de las cosas que nos suceden y más concretamente cuál es nuestra responsabilidad al respecto. En esto hay dos actitudes: la queja por lo que nos pasa, típicamente asociada a nuestro papel de víctimas y la actitud responsable que consiste en tomar acciones y generar más cadena para evitar quedar sumergidos por los acontecimientos.

No cabe duda de que el papel de víctima es sumamente agradecido porque exime de toda responsabilidad. Es esa actitud la que nos lleva a tratar de colocar la solución de nuestros problemas en otros; si somos requeridos para ello, diríamos que casi en la obligación de aceptar ese encargo en cuanto nos es solicitado, pero ese papel de víctima o de rescatador ni genera conocimiento sobre la experiencia ni nos capacita para afrontar la solución del próximo problema que nos aceche siempre que no nos falte ayuda disponible. La tendencia de esa conducta es que cada vez tenemos más dificultades en encontrar almas nobles que nos ayuden y que con el paso del tiempo encontremos cerradas las puertas que antes teníamos abiertas.

Adoptar la postura responsable nos empuja a la acción. Es mucho más cansador porque exige esfuerzo pero podemos solicitar igualmente ayuda si bien no para solucionar los desaguisados sino para aprender cómo hacerlo. Es un papel de protagonista, no de víctima y como tal genera conocimiento, en definitiva, más eslabones en nuestra cadena siempre incompleta.

La buena noticia es que la marea nunca es repentina sino previsible y anunciada. Es paulatina y por ello nunca traiciona, es decir, avisa con tiempo de su llegada y no suele pillarnos de improviso. Las más de las veces sabemos lo suficiente sobre ellas como para que no podamos acusarlas de traidoras o de imprevisibles, nunca llegan como ladrones en la noche y en tanto que somos boyas forman parte de nuestra misma esencia.

Sabemos que la vida es una continua sucesión de pleamares y bajamares y eso debería bastarnos para que nos sintiéramos responsables, pero volviendo a la reflexión inicial parece que nos sentimos mucho más identificados con nuestro papel de víctimas. Muchos incluso son tan expertos en eso que son capaces de introducir el sentimiento de culpa por lo que les sucede aunque no estén dispuestos a mover un solo dedo para evitar que les vuelva a suceder. Esos son los grandes maestros de la manipulación y conviene estar atentos. Diría más, preguntarnos si somos uno de ellos.

Seleccionado por Camila Ubierna de La inteligencia de las emociones , escrito por Josep Julián

Share

edison“Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo.” Thomas Alva Edison

Brota un sueño en nuestro interior, nace una iniciativa de comenzar algo, un proyecto, un llamado. Nuestra cara dibuja una sonrisa perfecta y llega la claridad, “es lógico” pensamos. Seguida de horas de reflexión, planes y fórmulas, una ola de incertidumbre inunda la cabeza y eso, que antes era tan certero, dejó de serlo. Nos atacó “El imposible”, ese maleducado, irrespetuoso entró de improvisto, infectando nuestro corazón. A continuación nos acordamos del informe que el jefe pidió entregar sin falta mañana, de que teníamos que llevar al perro al veterinario y buscar a nuestros hijos al colegio. Nos olvidamos del destello de nitidez (oscurecido por el invitado que nadie se anima a echar de la fiesta: imposible) y seguimos con nuestra rutina. Pasa el tiempo y descubrimos que seguimos parados en el mismo lugar; luego llega la melancolía de esa idea, ese proyecto que jamás pudo ser concretado. Pero nos conformamos y seguimos.

Surgirá el pensamiento de que el imposible, la mayor parte de las veces, viene de afuera: un amigo, la pareja, nuestros padres. Lo cierto es que, el más peligroso es el que viene de adentro, cuando se empieza a dudar de uno mismo. Nadie puede persuadirnos tan efectivamente como nosotros mismos.

La publicidad de la cabeza nos convence a conformarnos, ser vagos y estáticos. Hay que estar atentos a no caer en la trampa.

Así que, con la ayuda del conocido inventor Edison, quien dijo: “Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo”; no dejemos que “el imposible” nos paralice y asegurémosnos de que la cabeza no interrumpa el alma, ella nunca miente.

Por Camila Ubierna para Puerto Managers

Share

corazonHay una espiritualidad mental y una espiritualidad del corazón, del alma.

La mental puede ser coherente, pero no consistente, linda pero no bella, informa pero no transforma, tranquiliza pero no apasiona, acomoda pero no desestructura, condiciona el alma y no la libera…

La espiritualidad mental sirve al ego, la del alma sirve a Dios y a su creación.

Puede ser lógica pero no creíble, atractiva pero nunca original, y es una espiritualidad que no tiene el poder de revolucionar nuestra existencia hacia expresiones más amorosas porque nos separa de la vida, porque no está viva y nos pone en contacto con el vacío existencial obturando nuestro viaje natural como seres divinos encarnados hoy aquí para ser expresiones de dios, hombres divinos y mujeres divinas en la tierra…

La mente es una herramienta maravillosa, pero suele articularse para atender las necesidades (o exigencias) del ego, el afuera, los requerimientos que impone la cultura, el mercado y sus manifestaciones…  Mientras vamos, sin darnos cuenta, haciendo esto, la mente y el ego (nuestra identidad mental) terminan adueñandose de nuestras vidas, y poco a poco perdemos así nuestra conexión esencial, las ganas, la vitalidad, la orientación y sentido existencial, nos enfermamos y enfermamos la tierra con muerte, corrupción, explotación, porque negamos la vida.

Al menos en mí caso, en esta etapa de mi viaje, la tarea actual consiste en retomar la conexión con mi alma (mi identidad esencial), permitir que poco a poco se exprese con un mayor caudal en mi vida, y ubicar a la mente en su rol instrumental, un proceso que experimento con intenso dolor y con intenso amor.

La espiritualidad mental es una pseudo espiritualidad vacía de amor, de acción, de vida… ¿cuál es tu espiritualidad, la mental o la que brota de tu propia alma?

Por Andrés Ubierna

Share

individuoEn todas partes del mundo las personas esperan más de la vida. Quieren ser tratados como individuos. Viven una individualidad autoconsciente, lo cual genera de manera automática conflictos con la organización.

El ser humano se convierte en le portavoz de su peculiaridad, como si se tratara de la minoría más pequeña que puede existir.

Ello implica que las personas también esperan que su trabajo le aporte sentido e identidad.

De ahí que la respuesta básica a la cuestión de nuestro concepto de vida profesional suelan girar en torno a la autodeterminación y la autonomía: trabajar con la mejor consciencia posible, no anquilosarse, ampliar los conocimientos especificos por medio de la formación continua, aspirar a la independencia, no cumplir solo con las exigencias mínimas, influir y transformar el entorno, asumir responsabilidad, esforzarse resueltamente por tener mayores ámbitos de decisión.

La idea nuclear del trabajo que está manejándose ahí no es la de que me guste trabajar para otros, sino que me gusta trabajar para mi mismo.

Hago algo en lo que yo creo, algo que parece correcto y que yo quiero llevar a cabo. Un trabajo que sale de dentro de mí mismo, de lo “que realmente quiero”.

El motivo común de estas manifestaciones es el desarrollo individual de la personalidad. Ser inconfundible, marcar la diferencia.

La adaptación y el cumplimiento del deber en la vida profesional y familiar han dejado de ser el sentido de la vida, que ahora se halla en un disfrutar vital determinado por uno mismo. Esto encuentra su expresión en una relación apasionada con el mundo.

Seleccionado por Víctor Raiban de La rebelión del individuo, de Reinhard Sprenger.

Share

Sabemos de la influencia que ejercen los líderes en la historia, en las comunidades y en los individuos. Todos los grandes líderes, tanto los constructivos como los destructivos, influyeron en la deriva de sus comunidades y dejaron surcos en la historia.

La reflexión que les porponemos comenzar a explorar con este artículo puede reflejarse en la siguiente pregunta: ¿cuál es el criterio con el que decidimos otorgar, a una persona a la que llamamos lider, autoridad suficiente como para dejarnos influenciar por sus perspectivas u opiniones permitiendole afectar nuestras ideas, comportamientos o actitudes?

Pero… ¿qué es lo que en general pasa con la capacidad de influencia del líder cuando lo que nos invita a ver, no nos gusta o nos produce algún dolor, o pone a riesgo algún interés material, de fama, de poder, o de imagen pública…?

Veamos el ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta con su gran influencia e impacto, fundadora de una organización que actúa en más de 100 países y con más de 4.000 personas estables colaborando con su propósito.

Cuando ella hablaba, era escuchada. Ahora bien ¿era comprendida aún cuando pudiera incomodar a su audiencia? ¿qué impacto producía esta incomodidad en su capacidad de influencia?

Peggy Noonan en el libro de John C. Maxwell  Liderazgo al Máximo,  cita un discurso de la Madre Teresa de Calcula en 1994: “la clase dirigente estaba allí, católicos, judíos, la madre habló de Dios, de amarnos los unos a los otros, de dar hasta que duela, y algunos se incomodaron cuando puso el ejemplo de los padres infelices que son olvidados en los geriátricos.

La madre continuó diciendo: “Creo que hoy el mayor destructor de la paz es el aborto, hubo un silencio y no todos aplaudieron, el presidente Clinton y la primera dama, el vicepresidente Gore y su esposa parecían estatuas de cera. Tampoco la madre se detuvo allí”.

Cuando la conferencia terminó casi todos los concurrentes se sintieron ofendidos. Esta reacción de incomodidad u ofensa, ¿diluye la capacidad de influenciarnos que le damos a un líder? ¿Es esta incomodidad una señal de que allí hay algo para trabajar? ¿Acaso para dejarnos influenciar por el líder, necesitamos escuchar de él sólo palabras de valoración sobre nuestra forma de actuar? De ser así, ¿cómo podríamos poner energía en reflexionar sobre nuestras inconsistencias, o sobre las diversas formas en las cuales obturamos o disminuimos el valor que aportamos al cultivo de un mundo mejor?

Cuando el líder nos muestra una cruda y dolorosa imagen de lo que estamos contribuyendo a generar, una parte no integrada que habita en nuestras sombras, corremos el riesgo de confundir el espejo con la imagen y responder eliminando a quien nos ayuda a percatarnos de nuestras pequeñeces humanas. La forma en que líderes de enorme influencia como Sócrates, Martin Luther King y Mahatma Gandhi, para mencionar sólo algunos ejemplos, terminaron su tránsito sobre esta tierra, son prueba de este fenómeno parecido al de matar al mensajero.

Uno de los caminos para mejorar es recibir y aceptar en la vida el regalo de aquellos que nos ayudan a despejar las barreras que frenan la expresión plena de nuestros ideales más altos, aquellos que nos señalan lo que no nos gusta de nosotros mismos, para que podamos confrontarnos teniendo la valentía de dejarnos influenciar por sus indicaciones y opiniones, sosteniendo la posible incomodidad o dolor de ver justo eso con lo que no estamos bien con nosotros mismos, para luego superarlo.

“Aquello que niegas en tí, la vida te lo trae como destino.”

Posteo escrito en forma compartida por Víctor Raiban y Andrés Ubierna

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline