reworkEn Rework, Jason Fried y David Heinemeier Hansson comparten con un estilo que invita a la controversia, algunas de sus ideas disruptivas sobre la aventura de emprender que destruyen muchos de los mitos y las reglas asumidas hasta ahora por quienes construyen empresas.

La lectura de este libro resultó muy divertida y me encuentro resonando con las propuestas de sus autores tal vez porque descubro un modelo que refleja mi propia experiencia.  Así que iré posteando algunos puntos y aquí va el primero:

Para realizar un gran trabajo, necesitas sentir que estás haciendo una gran diferencia. Que estás poniendo una marca significativa en el universo. Que eres parte de algo importante.

Esto no significa que necesites encontrar la cura para el cáncer. Sólo que sientas que tus esfuerzos valen. Quieres que tus clientes digan: “Esto mejora mi vida”. Quieres sentir que si dejas de hacer lo que haces, la gente lo va a sentir.

Deberías también experimentar una cierta urgencia. No tienes tiempo ilimitado. Este es el trabajo de tu vida. ¿Quieres construir simplemente otro producto del tipo “yo también” o quieres que las cosas se sacudan con lo que haces? Lo que haces es tu legado. No te sientes a esperar que alguien más realice el cambio que quieres ver. Y tampoco creas que requieres de un inmenso equipo de gente para hacer la diferencia.

Craigslist demolió la forma tradicional de hacer negocios en avisos clasificados. Con tan solo una docena de empleados, esta compañía genera decenas de millones de ingresos, tiene uno de los sitios más populares de Internet, y produjo una ruptura en todo el negocio de los periódicos.

El Reporte Drudge, de Matt Drudge, es solo una simple página en la Web realizada por un sólo tipo. Aún así, tiene un enorme impacto en la industria de las noticias -productores televisivos, conductores de programas de radio, reporteros de periódicos la visitan en forma rutinaria por considerarla el lugar por excelencia para hallar nuevas historias.

Si vas a hacer algo, haz algo que importe.

Por Andrés Ubierna.
Share

Vivimos desafíos inéditos que nos llaman con urgencia a gestar una nueva revolución. Una revolución que no ocurra en las calles ni con el empleo de las armas ni derramamiento de sangre, sino que se manifieste en el interior de cada individuo, una revolución de conciencia, de mentes y corazones que permita encontrar formas diferentes de pensar y actuar ante cuestiones tales como:

  • la inminente escasez de agua y demás efectos del cambio climático,
  • la enorme tasa de mortalidad infantil por hambre (25 niños mueren de hambre por minuto),
  • el peak del petróleo y el colapso energético,
  • el vació de sentido en la vida de gran parte de la población mundial…

… todos problemas creados desde el nivel de pensamiento que sostuvimos hasta ahora y que amenazan nuestra vida planetaria. Y tal vez sea la acuciante necesidad por detonar esta revolución lo que lleva a autores con gran influencia en el management como Daniel Goleman y Peter Senge, a plasmar sus perspectivas sobre estas cuestiones en sus últimos libros.

Así es que introduzco el tema en este espacio reproduciendo algunos pocos párrafos aislados de The Necessary Revolution: How Individuals and Organizations are Working Together to Create a Sustainable World, escrito por Peter Senge, Bryan Smith, Nina Kruschwitz, Joe Laur y Sara Schley:

Hay muchas clases de revoluciones. La historia habla principalmente de las revoluciones políticas, sucesos dramáticos que por lo general representan, con el tiempo, sólo un pequeño cambio real. Se ponen de moda otro elenco de actores en los despalazamientos del poder y nuevas filosofías políticas, pero en cuanto a las realidades cotidianas de la mayoría de la gente, poco cambia. Ocasionalmente, sin embargo, ocurre algo diferente, un despertar colectivo a nuevas posibilidades que, con el tiempo, lo cambian todo: la forma como ve el mundo la gente, qué aprecia, cómo la sociedad define el progreso y se organiza a sí misma, y cómo funcionan las instituciones. El Renacimiento fue un cambio de este tipo, lo mismo que la Revolución Industrial. Y algo semejante está empezando a ocurrir hoy en día alrededor del mundo.

Lo sorprendente es, tal vez, que el signo más visible de esta nueva revolución sea una creciente serie de crisis ecológicas y sociales. [Muchos viven con la sensación de estar en una burbuja que está por explotar en cualquier momento]. Por ejemplo…

Ninguna persona que visite hoy Australia puede dejar de ver la enorme cantidad de carteles que, en todas las grandes ciudades, recuerdan a los transeúntes la necesidad de ahorrar agua… Aunque los carteles son nuevos, la sequía por la cuál se pusieron ha venido ocurriendo durante años, y no da señales de acabarse. A lo largo y ancho del país, los embalses de agua están aproximadamente a la cuarta parte de su capacidad y han estado bajando durante un decenio, gracias a una combinación de lluvias subnormales y crecientes temperaturas. Desde el año 2007, el agua está en el centro de los debates nacionales… cuando simplemente no hay suficiente agua disponible, hay que tomar medidas fuertes… Las elecciones nacionales del otoño del 2007 fueron las primeras, en el mundo, en las cuales el tema primordial era el cambio climático, y el candidato que parecía más dedicado al respecto fue el ganador.

Es casi tautológico decir que la innovación rara vez proviene de la corriente dominante. Los detentores dominantes en las industrias rara vez abren el camino a nuevas y radicales tecnologías o productos. Los nuevos movimientos sociales no se originan en quienes ocupan los centros del poder. Lo mismo es verdad en el liderazgo requerido para crear una sociedad regenerativa. Mire a la periferia, a la gente y a los lugares donde el compromiso con el status quo sea bajo y donde el corazón y la mente estén más abiertos a lo nuevo.

La periferia está definida, no por raza o estrato económico, sino por el grado en el cual diferentes grupos han sido asimilados en la actitud mental y las estructuras de poder [imperante].

Liberar el poder de organizaciones y redes de toda clase para producir los cambios que se necesitan en los próximos años demandará millones de líderes capaces y dedicados de toda clase, muchos de los cuales no provendrán de las obvias posiciones de poder ni habrán [pedido o] conseguido permiso para sus esfuerzos. Esto no implica que el liderazgo de aquellos que están en posiciones de autoridad no tenga importancia, sino sólo que es insuficiente.

¿Cuál es tu propia mirada sobre estos temas?

Share

Para los ejecutivos que deseen sumergirse en fenómenos que cincelan las tendencias del management… explorando por aquí y por allí, encontré la siguiente lista de libros seleccionados por Tim Sanders, autor de Love Is the Killer App, y ex Chief Solutions Officer de Yahoo. Me pareció bien interesante el criterio de la selección (no todos son libros nuevos) y ya estoy comprando los que no leí y mayor curiosidad me generaron. Hice el esfuerzo de buscar los que estaban ya en español pero, como verás, la mayor parte está en inglés. Si sabés de alguna otra traducción, bienvenido será que dejes el dato en los comentarios.

SOBRE EL FENÓMENO DE INTERNET

SOBRE GERENCIAMIENTO

SOBRE DESARROLLO PERSONAL

SOBRE ESTRATEGIA

SOBRE MARKETING

SOBRE CUSTOMER CARE

SOBRE ECONOMÍA DE LA EXPERIENCIA

SOBRE MARCA

CON IDEAS GENIALES

Por Andres Ubierna

Share

¿Puedo brindar felicidad a otros, si no soy feliz? No, pues no puedo dar lo que no tengo. Por eso la felcidiad propia y el compromiso con el bienestar colectivo (una forma de referirme al amor), son dos componentes de un sistema que se alimentan mutuamente. Cuanto más feliz soy, más felicidad puedo dar, y cuando más felicidad entrego, más feliz soy.

Ahora bien, ¿cómo juegan en esta dinámica, nuestros prejuicios sobre la asociación entre egoísmo y maldad, entre sacrificio de la dicha propia en pos de la de los demás? Leyendo el libro de Ben-Shahar, Happier, encontré las siguientes reflexiones que me parecieron interesantes como para iniciar con vos un dálogo sobre este tema:

Hacer contribuciones a la felicidad de otras personas nos brinda significado vital y placer, por lo que ayudar a otros es uno de los componentes esenciales de una vida feliz. Por supuesto que es importante mantener en mente la distinción entre ayudar a otros y vivir para la felicidad de los demás. Si no le damos prioridad a nuestra  búsqueda de una vida, poco a poco, más feliz, nos lastimamos a nosotros mismos y, por extensión a nuestra inclinación de ayudar a los demás. Una persona infeliz es menos benevolente y eso fomenta mayor infelicidad.

Las investigaciones de Barbara Fredrickson sugieren que las emociones placenteras expanden el foco de nuestra atención. Cuando nos sentimos felices estamos más propensos a ver más allá de nuestro perspectiva estrecha, introvertida y autoreferenciada, y atender las necesidades y deseos de los demás. Los estudios de Alice Isen y Jennifer George demuestran que cuando nos sentimos bien, somos más propensos a ayudar a otras personas.

Cuando tomamos decisiones, lo que primero necesitamos preguntarnos es qué podría hacernos más feliz independientemente de cuánta contribución pueda representar para la felicidad de otros. Luego debemos preguntarnos si lo que queremos hacer podría privar a otros de su capacidad para perseguir su propia felicidad -porque si esto sucediese, estaríamos socavando nuestra propia felicidad. Nuestra inclinación empática, nuestro sentido innato de justicia, nos lleva inevitablemente a pagar un precio en última instancia, cuando lastimamos a otros.

Aquellos que suscriben a la moralidad del deber ser, de la obligación, y que le dan sentido a la vida atendiendo obligaciones [impuestas por una ley externa a sí mismos], necesitan del sacrificio. Por definición, el sacrificio no es placentero (si lo fuese, no permanecería siendo sacrificio). La moralidad pone a la vida con sentido y al placer, en lados opuestos incompatibles, uno se enfrenta al otro.

[Si bien felicidad y placer no son sinónimos, lo que sí podemos afirmar es que] la felicidad no es acerca del sacrificio, es acerca de la compensación entre el placer presente y el beneficio futuro… es acerca de la síntesis, es acerca de crear una vida en la cual todos los elementos esenciales a la felicidad se integren en armonía.

La persona magnánime, la que incluye en su esfera de interés y cuidado a una cantidad grande de seres, se  incluye a sí misma en dicha esfera. Después de todo… amamos al prójimo de la misma manera en la que nos amamos a nosotros mismos.

Te dejo un abrazo y espero con ganas leer tu propia reflexión, sobre este tema…

Share

Los libros son amigos y socios de nuestro crecimiento. Nos invitan a poner en movimiento y ejercitar una serie de recursos internos, desde nuestra imaginación hasta nuestra razón. La manera en la que internalizamos lo que leemos nos abre un viaje por distintas geografías emocionales. Podemos incluso hacer de un libro un aliado y un maestro.

Por eso es que decidí abrir en Puerto Managers una página especial para que accedas directamente a los más leídos dentro las categorías aplicables a los temas sobre los que aquí conversamos. Visita esta librería simplemente haciendo click aquí.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline