aburrimiento

    • Para vivir la vida al máximo:

      “Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.”

      - Vía Ya no tengo tiempo

    • Sobre el aburrimiento:

      “No hay jerarquías para el aburrimiento que puede atacar a un empleado raso como a un alto gerente, ya que surge de la incapacidad para encontrar sentido al trabajo o de la escasez de variedad en las tareas cotidianas. Surge de la repetición de actividades idénticas y rutinarias.”

      - Vía El aburrimiento mata la productividad

    • Sobre tener foco:

      “Si hay algo que el Coyote tiene claro es su objetivo. Aunque se trata de un objetivo complicado y en movimiento, no hay ninguna duda de sus prioridades: vive para cazar al Corre-caminos, sin dejar que le distraigan otras tareas que, aunque posiblemente interesantes, no son parte de su meta.”

      - Vía 6 lecciones de innovación que nos puede enseñar el Coyote

    • Sobre la presión social y el ser humano:

      “Los seres humanos somos seres sociales. La colaboración y la cooperación están programadas en nuestro interior. Somos células del cuerpo de la humanidad, y como tales tendemos a operar de manera conjunta y ordenada.

      [...]

      El cerebro había evolucionado de manera que ser rechazado equivalía a dolor, lo que aseguraba que los seres humanos tendían a pertenecer al grupo y a evitar el rechazo.”

      - Vía Adaptación evolutiva a las convenciones sociales

    • Y una para recordar:

“Si no te mueves hacia adelante, te estás moviendo hacia atrás o estás quieto, eso es lo que aprendes en física mecánica…
En este mundo, si no te estás moviendo hacia adelante, te estás moviendo hacia atrás…
Si no aprendes nuevas cosas, quedarás atrás de toda la gente dispuesta a aprender!”

Seleccionado por Camila Ubierna de Lo que diga es mentira.

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

sinmi“La resignación es un suicidio cotidiano” Honoré de Balzac

Tal y como le sucede a la protagonista del largometraje Mi vida sin mí, de Isabel Coixet, la lucidez aparece por lo que podríamos llamar el efecto bofetada.

Lo que no nos planteamos por convicción nos estalla en las narices por compulsión y reclama una respuesta que, acostumbrados a soluciones rápidas y fáciles, ni el Prozac, ni Google, ni Wikipedia nos pueden dar. Entonces, la reflexión sentida y el sentimiento pensado se imponen. Ambos se necesitan para construir una hoja de ruta personal con un mínimo de sentido que alivie los efectos de la crisis y permita seguir andando con esperanzas renovadas y con un propósito existencial.

Por supuesto, frente a la opción de decidir construir nuestra propia vida y dotarla de un sentido, existe la alternativa del abandono, de la resignación Pero esa elección no resuelve ni la inquietud, ni la angustia, ni el malestar. Todo lo contrario, más bien lo acrecienta. Porque resignarse, como ser cínico, es fácil. Simplemente requiere de un cómodo sillón y de un mínimo ejercicio de reflexión. Argumentos para la resignación y el cinismo jamás han escaseado en la historia y tampoco lo harán en el futuro. Frente a ello, lo difícil, lo complejo, – porque implica un compromiso y una acción coherente- es arremangarse y trabajar para cambiar y crear las circunstancias que dan sentido a la vida y hacen de este mundo un lugar más habitable para todos. Pero, por encima de todo, llevarlo a la práctica; ése es el reto. Un reto que, como tal, es un ejercicio de conciencia, coraje responsabilidad y perseverancia.

Seleccionado por Camila Ubierna de La buena vida de Álex Rovira

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

tollePara aquellos que buscan alcanzar mayores niveles de bienestar ante las continuas situaciones estresantes que enfrentan dentro del ámbito laboral o en la vida en general, la práctica de la presencia consciente en el aquí y ahora es una de las estrategias que sugiero seguir. Y en esta línea, acceder a la sabiduría que comparte Ekhart Tolle es altamente recomendable. Mi hija preparó el siguiente material que como verás trasciende por lejos el tema del estrés y en el que encontrarás pistas valiosas para trascender la fuente de sufrimiento humano.

“El reino de la consciencia es mucho mas vasto de lo que el pensamiento puede comprender. Cuando dejas de creer en todo lo que piensas, te separas del pensamiento y ves con claridad que el pensador no eres tu”

“En el fondo, no es lo que pasa lo que te angustia, sino lo que pasa en tu cabeza”

“En el momento en el que sales del ruido del pensar, eso es meditación, y nace un estado de consciencia distinto”

“El pensamiento está ahí. No hay nada que puedas hacer con el mas que elegir no seguirlo o identificarte con él”

Para los que no escucharon hablar de él, Tolle nació como Ulrich Tolle en Alemania. No recibió una educación formal a partir de los 13 años, aunque sí recibió cursos de idiomas y otras materias. Acudió a la escuela nocturna para cumplir los requisitos de admisión para entrar en las universidades inglesas. Estudió en las Universidades de Londres y Cambridge. A los 29 años, Tolle experimentó lo que él considera una transformación espiritual que marcó el principio de su labor como consejero y maestro espiritual. Escribió libros como El silencio habla, Practicando el poder del ahora y, el último, Una nueva tierra.

Tolle afirma haber experimentado un despertar espiritual a los 29 años, después de padecer largos periodos de depresión. En su opinión, el presente es la puerta de acceso a una elevada sensación de paz. Afirma que “Ser Ahora” conlleva una consciencia que está más allá de la mente, una conciencia que ayuda a trascender el “cuerpo del dolor” que es creado por la identificación con la mente y el ego.

Aquí hay una interesante entrevista a Eckhart Tolle, vale la pena.

Por Camila y Andrés Ubierna

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

niniaNo puedo negar que a pesar de que soy responsable de las emociones que experimento, muchas veces soy arrastrado por las circunstancias y me alejo del equilibrio y me siento perturabado. Para esos momentos dejo aquí unos 25 recursos que con el aporte de mis amigos de Facebook registramos para utilizarlos en esos días que necesitamos recuperar algo de dicha y remanso. Espero que con tus aportes surjan muchas más de esas pequeñas cosas que cambian la vida.

  1. Conectar con la mirada de un niño en la fila del supermercado.
  2. Contemplar un perro que pasea por la calle moviendo la cola.
  3. Recordar una situación de plenitud al escuchar una tema musical que están pasando por la radio en el auto o en un negocio.
  4. Decir “gracias”, “buen día”, “por favor” con una sonrisa franca.
  5. Saludar y hacer reír al Granadero de Guardia en la Casa Rosada.
  6. Tomar un cafecito con un amigo y decirle cuánto lo queremos.
  7. Besar a un ser amado.
  8. Abrazar a los que ofrecen abrazos gratis y disfrutar de las lindas locuras.
  9. Darle de comer a un niño de la calle, en vez de una moneda
  10. Tomarse un helado y sentarse al sol disfrutando de Buenos Aires.
  11. Cantar una zamba de Falú y Dávalos.
  12. Escribir un poema, y aunque no sea bueno, saber que es nuestro y es sentido.
  13. Trabajar la madera para hacerle un regalo a un amigo.
  14. Ver las gotas de rocío en una flor al despuntar el alba.
  15. Compartir un amaneceer abrazado a tu pareja.
  16. Amasar pan en familia, ¡y con harina integral!
  17. Ayudar a tus hijos a hacer la tarea de la escuela.
  18. Comprobar con una sonrisa que un alumno te supera.
  19. Cerrar los ojos, sentir la respiración, sentir el cuerpo y reencontrarnos con el niño que fuimos.
  20. Caminar bajo la inesperada lluvia en la ciudad, dejando de lado la preocupación de quedar empapados.
  21. Hacer jueguitos con la pelota que nos llega a los pies de unos niños que juegan al fútbol en la plaza.
  22. Saltar con las niñas que juejan al elástico o a la rayuela.
  23. Desafiar las supersticiones y pasar por debajo de una escalera
  24. Levantar una latita de gaseosa que acaban de tirar en la calle delante nuestro, y depositarla en un tacho de basura.
  25. Sacarle una foto a una pareja de turistas y “robarles” una sonrisa o un beso.

Por Víctor Raiban

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

foersterContinúo con el artículo cuya primer parte publiqué ayer.

Gregory Bateson: «Quien quiera hacer el bien debe hacerlo en los pequeños detalles. El bien general es la coartada de los patriotas, los políticos y los bribones».

Si observamos la historia vemos que, desde la Inquisición, la Revolución francesa hasta Stalin, Hitler y Mao Tse Tung, invariablemente y sin excepciones las peores atrocidades cometidas han sido resultado directo de la imposición al otro del bien común por parte de cierto grupo de poder cuyo propósito fue siempre mejorar el mundo.

Cuando miro en la televisión, odio, violencia y espanto, pienso que no les fue muy bien.

Cuando tomo un subte o el colectivo y veo los rostros de los innumerables transeúntes que día tras día viajan como bestias hacia una nueva jornada laboral, anestesiados para no sentir la vida mísera que llevan, pienso que no les fue muy bien.

Cuando escucho la gran cantidad de hombres y mujeres que fueron violados o maltratados de niños por algunos de sus familiares más cercanos, pienso que no les fue muy bien. Cuando observo los cuerpos esqueléticos de los chicos desnutridos del mundo, pienso que no les fue muy bien.

Cuando observo los misiles impactando en Bagdad, pienso que no les fue muy bien… ¿donde está el mundo mejor?

Así que mejor me dedico a ser mejor en las pequeñas cosas.

Heinz von Foerster (1973): «Obra siempre de modo que aumentes el número de posibilidades de elección».

Hace muchos siglos esta misma manera de ver las cosas fue puesta de manifiesto en un fascinante relato:

Tras su muerte, el sufí Abu Bakú Shibli se aparecio en sueños a uno de sus amigos.

«¿Cómo te ha tratado Dios?», preguntó el amigo. El sufí respondió: «Apenas estuve ante su trono, me preguntó: “¿Sábes por qué te perdono?” Y dije: “¿Por mis buenas acciones?” Pero Dios dijo: “No, no por tus buenas acciones”. Pregunté entonces yo: “¿Por mi adoración sincera?” Y Dios dijo: “No”. Entonces dije yo: “¿Por causa de mis peregrinaciones y de mis viajes para alcanzar conocimientos e iluminar a los demás?” Y Dios respondió de nuevo: “No. Por nada de esto”. De modo que pregunté: “Señor, entonces ¿por qué me habéis perdonado?” Y respondió Dios: “Te acuerdas que un gélido día de invierno mientras paseabas por las calles de Bagdad viste un gatito hambriento que desesperadamente buscaba ponerse a cubierto del viento helado y tú tuviste piedad de él, lo recogiste y lo pusiste bajo tu abrigo de pieles y lo llevaste a tu casa?” “Sí –dije–, Señor, lo recuerdo.” Y dijo Dios: “Porque trataste bien aquel gatito, Abu Bakú, por esto te he perdonado”»

Por Andrés Ubierna

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

LibertadPara la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

MIGUEL HERNÁNDEZ, El hombre acecha, (1938-39)

Selección de Andrés Ubierna, fuente El mundo en verso.

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

wild¿Es necesario escapar de la cárcel para experimentar la libertad más plena?

Depende… ¿En dónde crees que se encuentran las cadenas que te aprisionan y en qué lugar habita esa libertad que tu alma anhela?”

Cuando supe de tu vida, recordé el instante en que me descubrí prisionero o de mi nombre, o de mi cuerpo, o en mi matrimonio, o en mi trabajo, en mi sociedad o en mi cultura, en mi vida… y así me experimenté, como un prisionero y así me hacía miserable.

Por eso, en algún momento tal vez, decidí escaparme hacia esa libertad que en mí se hallaba allí fuera, más allá de esos barrotes, y dejé detrás mi nombre, mi familia, mis títulos y mi trabajo, y mi sociedad, y me encaminé también hacia rutas salvajes, y allí fui libre y feliz,… y ese fue uno de mis benditos viajes.

Hoy estoy vivo… encontré que hay también otros viajes y otros caminos hacia la libertad y la dicha plena.

Uno que también recorrí es el que emprenden los que de pronto se descubren prisioneros de sus propias cadenas, los que ven que los barrotes del afuera son un reflejo fiel que les devuelve el espejo de los que tienen adentro. Y estos en vez de buscar en algún lugar otro espejo que les devuelva otro reflejo, deciden mirarse allí y transformarse hacia dentro aprovechando el afuera…

Y llega un momento en que se liberan y experimentan una dicha completa en todo lo que les trae el mundo y se sienten igual de bien danzando desnudos con los lobos del bosque, así como en el medio del subte enfundados en sacos y corbatas.  Integran la dualidad y la trasciendan a cada paso, y de pronto arriban a una estación de su camino, en la que descubren que este mundo es perfección en la imperfección que aquí es la única perfecta, y a esa imperfección también abrazan y besan.

Con toda mi alma en memoria de Christopher McCandless, mi amado Alexander Supertramp

Por Andrés Ubierna

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

nerudasNo culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar; corrigiéndote, el triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera, todo dependerá de ti; no te amargues con tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

Si, tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido por ti.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo.

Comienza a ser sincero contigo mismo. Reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

Reconócete dentro de ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias,

porque tu mismo eres tu destino.

Y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

Levántate mira las mañanas y respira la luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de la vida

Ahora despierta, camina, lucha.

Decídete y triunfarás en la vida.

Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

Pablo Neruda

Seleccionado por Mary Tomasso.

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

gracias“Los milagros son comparables a las piedras: están por todas partes ofreciendo su belleza y nadie les concede valor. Vivimos en una realidad donde abundan los prodigios, pero ellos son vistos solamente por quienes han desarrollado su percepción. Sin esa sensibilidad todo se hace banal, al acontecimiento maravilloso se le llama casualidad, se avanza por el mundo sin esa llave que es la gratitud. Cuando sucede lo extraordinario se le ve como un fenómeno natural, del que, como parásitos, podemos usufructuar sin dar nada a cambio.

Mas el milagro exige un intercambio: aquello que me has dado debo hacerlo fructificar para los otros. Sino se está unido no se capta el portento. Los milagros nadie los hace ni los provoca, se descubren. Cuando aquel que se creía ciego se quita los anteojos oscuros, ve la luz. Esta oscuridad es la cárcel racional.” La danza de la realidad, Alejandro Jodorowsky.

“Uno debe ser tan humilde como el polvo para poder maravillarse ante la vida [y vivir agradecido].” Mahatma Gandhi.

“Cuando bebas agua, recuerda la fuente.” Proverbio chino.

“La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes.” José Martí.

“Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos.” Daniel Defoe.

Selección de Andrés Ubierna de La buena vida, de Alex Rovira.

 

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare

No aprendemos sólo de las experiencias dolorosas, pero de toda experiencia dolorosa podemos sacar un aprendizaje. De esto hay mucho escrito, y quiero sumar lo mío.

Hay ciertas circunstancias de la vida que nos ponen a prueba y que nos piden poner en acción todo nuestro talento y nuestros valores a fin de avanzar en pos de nuestras metas. Estas experiencias que marcan un quiebre en la deriva de nuestra vida pueden ser la pérdida de un ser querido, una enfermedad, una separación de nuestra pareja, un despido o cambio de trabajo, una mudanza a un país desconocido, etc. Funcionan como bisagras y marcan un antes y un después.

Con frecuencia son inesperadas y, por el dolor que conllevan, las convertimos en no deseadas. Pero son parte de la impermanencia a la que nos expone la vida y están dentro del “menú” al que estamos expuestos. Me gusta considerarlas oportunidades para definir quién somos y quienes queremos ser, a partir de la forma en la cual elegimos responder a ellas.

Muchas veces en medio de este tipo de circunstancias nos carcome la duda sobre cómo actuar, qué hacer… Como en el camino del héroe de Joseph Cambell, se nos acercan aliados que nos orientan. Pero también aparecen esos otros pseudo aliados o anti aliados, o lobos disfrazados que suelen decirnos sólo aquello que nos gusta escuchar, y no guías confiables hacia nuestro crecimiento.

¿Acaso no consultaste alguna que otra vez, ante una situación de estas características, a una persona a sabiendas, en el fondo, que sus palabras sólo justificarían tu propia postura?

Nos atraen estos pseudo aliados, porque nos venden el “diario de Yrigoyen” hecho a la medida de lo que queremos escuchar.

Pero ¿qué consecuencias trae a nuestro crecimiento que nos adoren y nos justifiquen? No nos puede traer nada bueno.

Es clave para cualquier persona, pero en particular para quienes tienen posiciones de liderazgo, rodearse de verdaderos aliados, de esos que no sean obsecuentes.

Es un gesto del más puro amor de un amigo o compañero, darnos una mano en una situación difícil, y especialmente cuando lo que tenga para darnos nos duela o nos enfrente a nuestros propios monstruos.

Por eso, para tomar decisiones cruciales de mi vida, valoro tener cerca a personas que me ayudarán a fortalecerme como persona.

Y traigo para cerrar una frase de Mahatma Ghandi :

Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.

Si me das fortuna, no me quites la razón
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad
.

Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a juzgarme como a los demás.

No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.
 Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.

Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso, si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor…..si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!

Por Víctor Raiban.

EmailLinkedInDeliciousNewsVineStumbleUponMeneameBlipFriendFeedShare
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline