Considerando la crisis que atraviesa Europa, creí oportuno traer nuevamente un artículo que publiqué en diciembre del 2010…

Los líderes han cambiado notoriamente sus estilos de liderazgo durante el año pasado, según un nuevo estudio.

El año pasado estuvo marcado por las características de una crisis económica mundial que, entre muchas otras cosas, han hecho cambiar las actitudes de los directivos. Una nueva encuesta global afirma que los líderes han cambiado notoriamente sus estilos de liderazgo durante el año pasado, a excepción de su visión sobre los aspectos que más pueden ayudar a las compañías en el largo plazo. Por otra parte, la encuesta revela que los estilos de liderazgo que más se necesitan en este momento y en el futuro son usados más frecuentemente por las mujeres que por los hombres. Por Catalina Franco R.

Durante los períodos de crisis se pueden evaluar muchos factores que cambian de acuerdo con las condiciones características de la crisis, y que se convierten en los que marcan la dirección de las decisiones del presente y el futuro.

Uno de estos factores es el comportamiento de los directivos de las compañías, que en estos momentos se encuentran bajo mucha presión y tienen que tomar decisiones que serán determinantes para el futuro de sus empleados, sus organizaciones y la sociedad en general.

La nueva encuesta global de McKinsey&Company, llamada “Leadership Through the Crisis and After” (El liderazgo durante la crisis y después), investigó sobre la forma en que los líderes individuales están liderando y sobre los cambios que sus estilos de liderazgo han sufrido durante la crisis económica.

El estudio encontró que efectivamente los ejecutivos han cambiado marcadamente sus estilos de liderazgo durante el último año, con excepción de su visión acerca de los aspectos que más pueden ayudar a las compañías en el largo plazo, y, además, reveló que muchos de los estilos de liderazgo que más se necesitan en el presente y en el futuro, como tener líderes inspiradores y tener una dirección clara para la compañía, son más utilizados por las mujeres que por los hombres.

Líderes sin mucho liderazgo

La encuesta global hace énfasis en lo positivo de que la mayoría de los participantes hayan afirmado no haber recortado en programas de reclutamiento, retención y desarrollo de mujeres, aunque también expresa que esto se opaca por el hecho de que solo un tercio de los encuestados considera la diversidad de género como una de las diez prioridades de sus compañías, además de que relativamente pocos están tomando acciones específicas para promoverla.

Por otra parte, hay algunas cifras no muy alentadoras con respecto al liderazgo de los directivos: solo 48% de los directivos encuestados creen que deben inspirar y solo 46% consideraron que era su responsabilidad proporcionar una dirección durante la crisis. Además, estas cifras bajan a 45% y 39%, respectivamente, si las preguntas se enmarcan en la forma de dirigir en tiempos de post-crisis.

John Baldoni, consultor de liderazgo y autor de varios libros, publica un artículo sobre la encuesta en Business Harvard Publishing, y opina que “La mayoría de los directivos simplemente no entiende lo que significa ser un líder”.

Y es que solo 30% de los directivos sintieron que necesitaban motivar a sus empleados durante la crisis, y 23% lo sintieron durante la post-crisis; solo 23% manifestaron la necesidad de responsabilidad durante la crisis, y 18% durante la post-crisis; y solo 33% de ellos afirmaron creer que la innovación es necesaria ahora, mientras que 46% dijeron creer que era necesaria durante la post-crisis.

En palabras de Baldoni, “Si la mayoría de los directivos no sienten que la inspiración y el liderazgo son necesarios para administrar el desempeño corporativo, y que la motivación y la responsabilidad son esenciales, entonces nuestras compañías están en una forma mucho peor de la imaginada”.

El liderazgo es más que hacer cumplir las tareas

El autor del artículo explica que el liderazgo no puede quedarse solo en lograr que las cosas se hagan, ya que eso sería tener una vista muy corta que no llevaría a la empresa muy lejos, sino que esta habilidad para ejecutar debe ir acompañada de previsión para llegar a que la compañía logre los objetivos y tenga las bases para crecer.

Finalmente, es importante aclarar que un líder que sepa inspirar y sea admirado será un líder más efectivo, y que esa inspiración no tiene que ver con dar los discursos más sofisticados, sino con dar ejemplo, así como lo explica Balconi “La palabra inspiración puede confundir, e incluso abrumar, a la mayoría de los directivos porque ellos pueden sentir que necesitan ser oradores …, la inspiración está enraizada en el ejemplo personal…”.

Por Andrés Ubierna | Vía Tendencias 21, Menos de la mitad de los directivos creen que deben inspirar

Share

¿Sos madre y trabajás? Según un artículo publicado en Perfect Labor Strom 2.0, del cual publico algunos datos, las madres que trabajan, trabajan ahora más tiempo y con más estrés.

En el último estudio sobre sobre el ámbito laboral  realizado en USA por Adecco Group, encontramos que más del 67% de las madres trabajan por necesidad y no porque deseen hacerlo. Además el 48% de las madres que trabajan están más estresadas debido al clima económico actual, y el 65% de ellas están recortando el presupuesto familiar.

Otras estadísticas que pueden resultarte de interés, incluyen:

  • Una de cada dos (48%) madres que trabajan, quiere estar más tiempo con sus hijos.
  • Una de cada cinco (16%) está trabajando más horas que antes, dada la situación económica.
  • El 13% de las madres comenzó nuevamente a trabajar full time dada la nueva situación económica.
  • Una de cada tres madres que trabajan, se siente superada por las responsabilidades del hogar.
  • En 1950 trabajaba sólo el 33,9% de las mujeres en edad laboral. Hoy lo hace el 60%.

Si querés más información sobre este estudio, ingresa aquí: www.perfectlaborstorm.com

Te invito ahora a un juego simplificado. Imaginate siendo flamante director de RRHH de una empresa con 7.000 empleados. Mirando algunos indicadores, te percatas que en ciertos niveles cerca del 50% de la población son mujeres, entre ellas el 90% tienen al menos un hijo. También observás que la empresa no tiene definidas políticas especiales de balance trabajo/familia para mujeres. Absteniéndote de realizar otras consideraciones, ¿cuáles son las tres estrategias de balance que propondrías evaluar para este grupo?

Share

El conocimiento de las tendencias mundiales vinculadas al coaching organizacional, como práctica de facilitación personalizada del aprendizaje gerencial, puede orientar a quienes estén evaluando explorar esta disciplina, a tomar mejores decisiones para lograr con mayor efectividad, su desarrollo y el de sus organizaciones. Acá van algunas de estas tendencias.

1. Los procesos de coaching organizacional son una de las estrategias de respuesta más efectivas ante el aumento de la necesidad de desarrollo personalizado de habilidades genéricas de management.

La gran complejidad de los negocios y el desafío de los continuos incrementos en la competitividad de los mercados, acentúan la necesidad de contar con líderes fortalecidos y cuestionan el valor de muchos de los métodos tradicionales de soporte y desarrollo ejecutivo.

El estudio Maximizing Returns on Professional Executive Coaching, del Corporate Leadership Council (CLC), muestra que la mayoría de los profesionales de Recursos Humanos entrevistados percibe al coaching organizacional como una de las estrategias más efectivas para el desarrollo del liderazgo y sus habilidades genéricas, dado que atiende las necesidades y capacidades individuales de cada gerente dentro del contexto de su organización.

2. El coaching es la opción preferida por los gerentes.

El Leadership Survey del CLC , muestra en los resultados de sus investigaciones que el coaching ejecutivo está entre las intervenciones preferidas para el desarrollo gerencial y encabeza el ranking de todos los programas formales de desarrollo organizacional de las empresas Fortune 100.

La mayoría de los gerentes creen que las clases, seminarios y otros programas de capacitación tradicional tiene poco impacto. Afirman que el coaching los ayuda en un rango mucho más amplio de posibilidades, desde pulir ciertas habilidades, hasta liderar cambios significativos en sus organizaciones. Cada gerente tiene necesidades únicas que sólo pueden ser atendidas a través de procesos de aprendizaje personalizados como los que brinda el coaching organizacional.

3. La demanda de coaches organizacionales está en notable crecimiento.

Hace algún tiempo leí un estudio que ahora no logro encontrar, realizado en la Harvard Business School y publicado por The Economist, que indicaba que al menos un 40% de las firmas Fortune 500 contratan coaches organizacionales.

Por otro lado, los responsables de estas empresas afirmaban que la oferta de coaching era abundante, al igual que la poca seriedad de una buena parte de quienes ofrecían estos servicios.

El diseño de políticas internas de coaching y la elección, a partir de su experiencia y calificaciones (no sólo de sus credenciales), de coaches organizacionales formados con solidez, se convierte en una tarea clave de éxito a la hora de considerar su contratación.

4. El coaching facilita mejoras con velocidad y efectividad.

Las organizaciones que optan por un coach organizacional buscan desarrollar rápidamente las habilidades gerenciales críticas y los comportamientos de liderazgo y trabajo en equipo que sus ejecutivos necesitan para cubrir sus posiciones actuales o futuras con efectividad. La mayor parte de los gerentes que participan en procesos de coaching poseen sólidos conocimientos técnicos y de administración, o han escalado rápidamente dentro de la estructura corporativa, pero carecen de las competencias genéricas personales e interpersonales, necesarias para apalancar el crecimiento en funciones de mayor poder. (Ver: Journal of Business Strategic, Hey Coach! JoAnn Greco)

5. Las empresas que contratan coaches organizacionales logran alta satisfacción y ROI

Por ejemplo, un estudio realizado para una firma de telecomunicaciones Fortune 500, siguiendo el desarrollo de habilidades de liderazgo en 64 de sus gerentes, arrojó como resultado un retorno sobre la inversión en coaching del 529% (Case Study on the ROI of Executive Coaching, MetrixGlobal).

En el paper Maximizing the Impact of Executive Coaching, Human Resource Executive reporta que Dell Computer Corporation logra una tasa de satisfacción del 90% y una tasa de promociones aún mayor entre los 350 gerentes que reciben coaching organizacional. Otro estudio brinda también una evidencia clara: el 86% de los 100 gerentes que recibieron coaching y el 74% de sus jefes directos se mostraron muy o extremadamente satisfechos con su impacto.

6. En quienes invierten las empresas con iniciativas de coaching organizacional

Me cabe una duda: Si los resultados son tan contundentes, ¿cómo explicar que algunos tomadores de decisión aún persistan en asignar la mayor parte de sus presupuestos a métodos tradicionales de desarrollo y formación? ¿Será que aplican el dicho: “más vale malo conocido que bueno por conocer”? ¿Vos qué pensás?

[Publicado originalmente el 14 de mayo del 2009]

Share

Los resultados de la famosa encuesta Gallup realizada a más de 2 millones de trabajadores en 700 compañías de todas partes del mundo, muestran que el factor determinante para que un empleado decida quedarse o irse de la empresa en la que trabaja, es la calidad del vínculo que mantiene con su jefe directo.

Una empresa puede ser considerada prestigiosa por su nombre, estar en el ranking Fortune y tener excelentes números en sus indicadores de clima, pero si en los hechos descuida a su gente y la relación jefe-empleado, tarde o temprano el talento terminará por emigrar.

Trabajamos con algunas empresas que obtienen índices de clima muy buenos, pero a la hora de tomar contacto cara a cara con sus ejecutivos nos encontramos con un gran malestar. Esta inconsistencia entre los resultados de las encuestas de clima y el clima real, puede vincularse al hecho de que en algunas de estas organizaciones los resultados de estas encuestas están atados a algún tipo de beneficio, o porque los empleados no confían en la confidencialidad y sienten temor a ser sancionados por expresar cómo se sienten realmente. No tenemos aún una explicación fundada.

Cabe una cuestión central: ¿Son estas encuestas empleadas seriamente como herramientas de desarrollo, o simplemente son instrumentos de cosmética pública?

Tomemos al toro por las astas, que sin una franca intención de mejora y compromiso real por parte de la alta dirección, ni los salarios altos, ni las compensaciones soñadas, ni los planes de desarrollo profesional, ni los incentivos para estudios, ni la posibilidad de posteos a mejores cargos internos, ni una política de balance trabajo/familia,  etc. etc. etc… nada será suficiente para mejorar el clima laboral real,  sino tan sólo paliativos, calmantes y somníferos.

Estas iniciativas pueden ser un aporte en el plano operativo pero no en lo esencial. Cuando la opción es profundizar cambios concretos, las necesidades reales pueden ser con frecuencia solapadas y postergadas indefinidamente, porque tienen huellas que llegan hasta los niveles más altos de la organización, los mismos que deben decidir al respecto y asumir algún tipo de responsabilidad en el asunto.

¿Te animás a contarnos cuál es tu experiencia sobre estas cuestiones?

Por Víctor Raiban y Andrés Ubierna.

Share

El desarrollo ejecutivo es uno de los componentes críticos para la supervivencia y el crecimiento sustentable a largo plazo de las organizaciones, y la inversión que en él se realiza alcanza valores de varios miles de millones de dólares por año. Cabe entonces la pregunta: ¿cuáles son los métodos que resultan más efectivos?

La ASTD y Booz Allen Hamilton realizaron una investigación que procesa las respuestas brindadas por 397 organizaciones y el resultado de entrevistas con 18 ejecutivos seniors de sus áreas de desarrollo.

Pero antes de contarles algunos de los hallazgos, y para distinguirlo del desarrollo de liderazgo, partamos de la siguiente definición que da la ASTD: El desarrollo ejecutivo es un proceso sistemático y permanente que evalúa, desarrolla y realza la capacidad de un individuo para llevar a cabo las funciones de nivel superior en la organización.

METODO EMPLEADO

TASA DE EMPLEO

Aprendizaje en el aula: El participante asiste a la formación dirigida por un instructor basada en las necesidades, prioridades y funciones específicas de su nivel. 65%
Coaching: El participante trabaja con un entrenador interno o externo que ayuda a establecer y supervisar los progresos hacia los objetivos. 61%
Aprendizaje por acción: Los participantes trabajan solos o con colegas en un reto empresarial real mientras que reflexionan y evalúan los avances y lecciones aprendidas. 56%
Feedback 360: El participante recibe retroalimentación (con evaluaciones recogidas por un tercero para mantener confidencialidad) de sus subordinados, pares, jefes y clientes. 54%
Aprendizaje experiencial:  Se invita al participante a tener una experiencia (ya sea en una situación real, simulada, juegos de rol, etc.) y luego se lo invita a relfexionar sobre lo que hizo, la forma en la que lo hizo y los resultados que logró para rescatar aprendizajes. Se reflexiona de la experiencia, . 53%
Retiros: El participante viaja a un sitio distante del lugar de trabajo con sus colegas de trabajo o su equipo,  y realiza un proceso facilitado de auto-descubrimiento y aprendizaje, con dinámicas variadas. 50%
Tutoría: El participante trabaja con un mentor con más experiencia que proporciona consejos y experiencias frente a situaciones o problemas concretos. 49%
Asignaciones stretch: El participante se involucra en tareas que están más allá de su nivel actual de competencia, para aprender nuevas habilidades, siendo en general asistido por un coach. 43%
Estudio autogestionado o programas de e-learning: El participantes emplea tecnología para adquirir información y conocimientos en forma autodidacta. 33%
Simulaciones: El participante se involucra en situaciones reales pero armadas como juegos de aprendizaje. 29%
Rotaciones: El participante trabaja durante un tiempo en otra función o área para desarrollar nuevas perspectiva, habilidades y responsabilidades. 26%
Comunidades de práctica: Varios participantes con intereses comunes sobre cierto tema, se reúnen durante un período de tiempo, colaboran, dialogan, comparten ideas, buscan soluciones,  y generan innovaciones, 24%
Centro de evaluación: El ejecutivo participa en una evaluación estandarizada de su comportamiento con el empleo de métodos múltiples (por ejemplo, simulaciones de tareas, entrevistas, testeos psicológicos) y así observar sus respuestas de importancia crítica para realizar en forma efectiva determinada tarea. 23%
Shadowing o entrenamiento por imitación en el puesto de trabajo: Los participantes aprenden imitando a personas que tienen un alto desempeño en la tarea que deberán realizar en el futuro. 15%

¿Coinciden estos datos con lo que sucede en tu empresa?

Share

Hace unos días, en el artículo sobre Cisnes Negros, te hablaba del paper Smart People, Dumb Decisions [Gente Inteligente, Decisiones Estúpidas] de Michael Mauboussin publicado en el número Marzo-Abril 2010 de la revista The Futurist, y aquí va mi traducción sobre otra de las ideas allí expresadas.

EL EXCESO DE CONFIANZA: EL FACTOR QUE MÁS EMPOBRECE NUESTRAS DECISIONES

El proceso que seguimos naturalmente para tomar decisiones nos hace vulnerables a determinados errores mentales. Un ejemplo es lo que los psicólogos llaman la “visión interna”, que explica cómo evaluamos problemas focalizándonos en una tarea específica, usando la información que está al alcance de la mano, y haciendo predicciones sobre la base de este conjunto limitado de inputs. Este enfoque es común a todas las formas de planificación y casi siempre nos pinta un cuadro demasiado optimista.

El exceso de confianza, fundamental para la visión interna, suele producirnos tres ilusiones que pueden hacer descarrilar las decisiones: la ilusión de superioridad, la ilusión del optimismo y la ilusión del control.

La superioridad ilusoria

Para presentar la primera ilusión, te invito a que participes (honestamente!) en la siguiente encuesta:

[poll id="6"]
[poll id="7"]
[poll id="8"]

Si eres como la mayoría de la gente, habrás puesto un “sí” a las tres preguntas. Esto demuestra la ilusión de superioridad, y sugiere que las personas sostenemos una visión positiva poco realista de nosotros mismos, ya que es imposible que la mayoría esté por encima del promedio. ;>)

Para citar algunos ejemplos: El College Board invitó a los examinadores de escuelas superiores para que se evalúen a sí mismos siguiendo una serie de criterios.  Ochenta y cinco por ciento se evaluó por encima de la media en llevarse bien con otros, el 70% por encima de la media en su capacidad para dirigir a otros, y el 60% por encima de la media en sus habilidades deportivas. Otra encuesta muestra que más del 80% de la gente se considera mejor automovilista que la media.

Sorprendentemente, las personas menos capaces son, a menudo, quienes tienen las mayores brechas entre lo que piensan que pueden hacer y lo que realmente logran. En otro estudio, los investigadores preguntaron a los sujetos que evaluaran sus probabilidades de éxito en una prueba de gramática. Los que se encontraban en el cuartil inferior en su desempeño gramatical,  habían exagerado dramáticamente su probabilidad, expresando que en la próxima prueba lograrían resultados que los ubicarían en el cuartil superior. Incluso los individuos que reconocían estar por debajo de la media, tendían a minimizar sus carencias asignándole instrascendencia en sus probabilidades futuras.

La optimismo ilusorio

La mayoría de las personas vemos nuestro futuro más brillante que el de los demás. Por ejemplo, investigadores preguntaron a estudiantes universitarios que evalúen sus probabilidades de tener varias buenas y malas experiencias en el transcurso de sus vidas en comparación con sus compañeros. La inmensa mayoría de los estudiantes se mostró propensa a proyectar muchas más buenas experiencias y muchas menos malas experiencias que sus compañeros.

El control ilusorio

Nos comportamos como si los sucesos aleatorios estuviesen sujetos a nuestro control. Veamos el ejemplo de un estudio en el que los investigadores invitaron a dos grupos de empleados de oficina para que participen en un sorteo de lotería, con un costo de $1 y un premio de $50. A uno de los grupos se le permitió elegir sus billetes de lotería, mientras que el otro grupo no tuvo esta opción. Aun cuando la probabilidad de ganar de ambos grupos estaba signada por el azar, los participantes no se comportaron en línea con este hecho.

Antes del sorteo, uno de los investigadores les preguntó a los empleados a qué precio estarían dispuestos a vender sus billetes. La oferta promedio del grupo al que se le permitió elegir los billetes fue de aprox $9, mientras que la oferta del grupo que no tuvo esta opción fue de menos de $2. Las personas que creen tener algún tipo de control perciben que sus probabilidades de éxito son mejores de lo que realmente son. Las personas que no tienen un sentido de control no muestran el mismo sesgo.

La administración de activos financieros puede ser uno de los mejores ejemplos de la ilusión de control. Las investigaciones demuestran que, evaluados en conjunto, los mejores rendimientos de los portfolios de inversiones armados por las más reconocidas administradoras financieros, son a lo largo del tiempo, más bájos que los índices de mercado, un hallazgo conocido por toda empresa de inversión. La razón es bastante sencilla: Los mercados son altamente competitivos, y los administradoras de dinero cobran honorarios que disminuyen las devoluciones al inversionista.

A pesar de esta evidencia, las administradoras de activos se comportan como si pudiesen proporcionar mejores rendimientos que los del mercado. Estas empresas de inversión se basan en la visión interior para justificar sus estrategias.

Una amplia gama de profesionales se respaldan habitualmente en la visión interna para tomar decisiones importantes con resultados que son con frecuencia pobres. Esto no quiere decir que los tomadores de decisiones sean negligentes, ingenuos o maliciosos: Alentados por ilusiones, la mayoría de nosotros creemos estar tomando la decisión correcta y tenemos fe en que los resultados serán satisfactorios.

Espero tus comentarios para debatir estas ideas y enriquecernos mutuamente. Un abrazo.

Share

En  la sección Economía & Negocios del diario La Nación del día 17 de Enero del 2010 (no logro encontrar ahora el enlace), se publicó una encuesta de la consultora PricewaterhouseCoopers realizada a ejecutivos de todo el mundo,  se les preguntaba ¿Por qué iniciativa le gustaría que le recordaran como CEO?

  • El 12 % respondió: el liderazgo en la industria.
  • El 12%, el éxito financiero.
  • El 14 %, las metas sociales y éticas.
  • EL 21%, EL CLIMA ORGANIZACIONAL.

¿Podemos concluir que la mayoría de los CEO’s le dan en los hechos al tema del clima laboral una prioridad equivalente a la importancia que declaran? ¿Existe una conherencia entre los resultados de este estudio y lo que vivís día a día en tu empresa?

Está claro que dificilmente dejará un recuerdo colmado de admiración y respeto quien dirija su empresa como el reino de la desconfianza, el sarcasmo, la falta de reconocimiento, la desmotivación y el individualismo. También resulta claro y de sentido común el impacto que el clima organizacional tiene en los resultados económicos y financieros de una compañía.

Se me ocurre entonces dejar abierta la siguiente línea de reflexión para que sumen sus comentarios, opiniones y fundamentos:

De acuerdo a tu propia experiencia… ¿invierte la alta gerencia en reinventarse y utilizar las encuestas y herramientas vinculadas al clima con el propósito de mejorar algún aspecto de relevancia estratégica o simplemente lo hacen como parte de un discurso cosmético?

Por Víctor Raiban.

Share

Los líderes han cambiado notoriamente sus estilos de liderazgo durante el último año, según un nuevo estudio.

El último año ha estado marcado por las características de una crisis económica mundial que, entre muchas otras cosas, han hecho cambiar las actitudes de los directivos. Una nueva encuesta global afirma que los líderes han cambiado notoriamente sus estilos de liderazgo durante el último año, a excepción de su visión sobre los aspectos que más pueden ayudar a las compañías en el largo plazo. Por otra parte, la encuesta revela que los estilos de liderazgo que más se necesitan en este momento y en el futuro son usados más frecuentemente por las mujeres que por los hombres. Por Catalina Franco R.

Durante los períodos de crisis se pueden evaluar muchos factores que cambian de acuerdo con las condiciones características de la crisis, y que se convierten en los que marcan la dirección de las decisiones del presente y el futuro.

Uno de estos factores es el comportamiento de los directivos de las compañías, que en estos momentos se encuentran bajo mucha presión y tienen que tomar decisiones que serán determinantes para el futuro de sus empleados, sus organizaciones y la sociedad en general.

La nueva encuesta global de McKinsey&Company, llamada “Leadership Through the Crisis and After” (El liderazgo durante la crisis y después), investigó sobre la forma en que los líderes individuales están liderando y sobre los cambios que sus estilos de liderazgo han sufrido durante la crisis económica.

El estudio encontró que efectivamente los ejecutivos han cambiado marcadamente sus estilos de liderazgo durante el último año, con excepción de su visión acerca de los aspectos que más pueden ayudar a las compañías en el largo plazo, y, además, reveló que muchos de los estilos de liderazgo que más se necesitan en el presente y en el futuro, como tener líderes inspiradores y tener una dirección clara para la compañía, son más utilizados por las mujeres que por los hombres.

Líderes sin mucho liderazgo

La encuesta global hace énfasis en lo positivo de que la mayoría de los participantes hayan afirmado no haber recortado en programas de reclutamiento, retención y desarrollo de mujeres, aunque también expresa que esto se opaca por el hecho de que solo un tercio de los encuestados considera la diversidad de género como una de las diez prioridades de sus compañías, además de que relativamente pocos están tomando acciones específicas para promoverla.

Por otra parte, hay algunas cifras no muy alentadoras con respecto al liderazgo de los directivos: solo 48% de los directivos encuestados creen que deben inspirar y solo 46% consideraron que era su responsabilidad proporcionar una dirección durante la crisis. Además, estas cifras bajan a 45% y 39%, respectivamente, si las preguntas se enmarcan en la forma de dirigir en tiempos de post-crisis.

John Baldoni, consultor de liderazgo y autor de varios libros, publica un artículo sobre la encuesta en Business Harvard Publishing, y opina que “La mayoría de los directivos simplemente no entiende lo que significa ser un líder”.

Y es que solo 30% de los directivos sintieron que necesitaban motivar a sus empleados durante la crisis, y 23% lo sintieron durante la post-crisis; solo 23% manifestaron la necesidad de responsabilidad durante la crisis, y 18% durante la post-crisis; y solo 33% de ellos afirmaron creer que la innovación es necesaria ahora, mientras que 46% dijeron creer que era necesaria durante la post-crisis.

En palabras de Baldoni, “Si la mayoría de los directivos no sienten que la inspiración y la dirección son necesarias para administrar el desempeño corporativo, y que la motivación y la responsabilidad son esenciales, entonces nuestras compañías están en una forma mucho peor de la imaginada”.

El liderazgo es más que hacer cumplir las tareas

El autor del artículo explica que el liderazgo no puede quedarse solo en lograr que las cosas se hagan, ya que eso sería tener una vista muy corta que no llevaría a la empresa muy lejos, sino que esta habilidad para ejecutar debe ir acompañada de previsión para llegar a que la compañía logre los objetivos y tenga las bases para crecer.

Finalmente, es importante aclarar que un líder debe inspirar y ser admirado [que sepa inspirar y sea admirado es un líder más efectivo], y que esa inspiración no tiene que ver con dar los discursos más sofisticados, sino con dar ejemplo, así como lo explica Balconi “La palabra inspiración puede confundir, e incluso abrumar, a la mayoría de los directivos porque ellos pueden sentir que necesitan ser oradores …, la inspiración está enraizada en el ejemplo personal…”.

Vía Tendencias 21, Menos de la mitad de los directivos creen que deben inspirar

Share

El amor desbanca a la salud y se coloca, con un 54%, como la prioridad de los españoles para ser felices. Sólo el 7% considera al dinero como el primer factor indispensable para lograrla.

Llegué a esta indormación a través del blog de Gaby Menta: Coca-Cola España presentó su Informe Coca-Cola de la Felicidad, un estudio basado en 3.000 entrevistas personales, que analiza las razones y condicionantes que llevan a los españoles a afirmar si son felices o no y en qué medida influyen en su estado de ánimo los factores sociales, familiares, económicos, etc.

El informe es el primer trabajo desarrollado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad. Para la realización del estudio, Coca-Cola España ha contado con la colaboración de los expertos Eduardo Punset, escritor y divulgador científico y Carmelo Vázquez, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid.

Amor, salud y dinero, en este orden

Según el estudio, el 54% de los españoles considera al amor como la máxima prioridad para ser felices, superando a la salud que ocupaba la primera posición según el informe del Instituto Coca-Cola de la Felicidad 2008 , y que se sitúa ahora en un 31%.

A pesar del momento de crisis económica, el dinero sigue siendo el último en el ranking de factores indispensables para lograr la felicidad, con un 7%. Un porcentaje que ha disminuido notablemente, si lo comparamos con los datos del informe correspondiente a 2008.

“Las últimas investigaciones y la experiencia cotidiana con pacientes sugieren que la felicidad no sólo contribuye a disminuir el riesgo de diversas enfermedades sino que parece facilitar la recuperación de las mismas. Incluso, según algunos estudios, la felicidad puede alargar la vida entre 7 y 10 años”.

Para leer el posteo en el blog de Gaby Menta sigue el enlace aquí.

Para descargar el informe completo, haz click aquí.

También aprovecho para compartir uno de los programas de Redes TV, con el decálogo para vivir mejor de Gary Marcus, quien trata de entender el origen de la mente humana integrando estudios de psicología, lingüística y biología moleclar:

Volviendo a la felicidad y pensando en vos, ¿cuál es el orden que le das a estos tres bienes? 1…? 2…? 3…?

Share

Un pregunta que se hacen los directores y gerentes de recursos humanos es con qué porcentaje de la nómina salarial calcular el presupuesto a aplicar en capacitación y desarrollo, y una de las prácticas que suelen seguir es la consulta a colegas de otras empresas.

Si bien no hay una respuesta única y existe una gran variación según el sector de la industria, los expertos recomiendan del 5 al 6%. Según los reportes de la ASTD, durante la última década los valores en EE.UU. anduvieron promediando el 2-2,5% con algún pico del 3%.

Una de la áreas de desarrollo que suele demandar más atención es la relacionada al liderazgo, por eso preparé el siguiente video a partir de una presentación de la ALDC con un business case y buena música (al menos para mí).

Una vez que lo veas (mejor con pantalla completa), te agradeceré me des una mano para avanzar en una investigación que estoy haciendo respondiendo las tres preguntas en la encuesta de abajo.

Inversión en desarrollo de liderazgo: business case from Andres Ubierna on Vimeo.

De utilidad para quienes necesiten un racional sobre la importancia de invertir en liderazgo.

[poll id="5"] [poll id="4"] [poll id="3"]

¡Muchas Gracias!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline