En este excelente video Daniel Pink comparte las conclusiones contraintuitivas de una serie de estudios e investigaciones. ¿Cuáles son los límites de los incentivos económicos? ¿Cuáles son las estrategias que realmente motivan a nuestros colaboradores para actuar con un desempeño superior y lograr resultados geniales? El impacto motivador de la autonomía, la maestría y el propósito significativo.

Te invito a mirar las dos partes del video y sumar tus comentarios!

 

 Por Mary Tomasso y Andrés Ubierna.

Share

Desde las últimas décadas del siglo 20 las empresas se esforzaron por cambiar distintas cosas para hacer frente a realidades diferentes de las acostumbradas. Hoy, muchas reconocen que sus esfuerzos no dieron los frutos esperados. Esta investigación revela que eso pasa porque se descuidan elementos irracionales de la naturaleza humana.

En 1996, John Kotter decía en Leading Change que apenas 30% de los programas de cambio implementados hasta esa fecha habían tenido éxito. Desde la publicación de aquel libro fundacional, una inagotable literatura se publicó sobre el tema y proliferaron los cursos dedicados al manejo del cambio en la organización. Sin embargo, en 2008, una investigación que realizó McKinsey entre 3.199 ejecutivos de todo el mundo descubrió, como Kotter, que solo triunfa una transformación de cada tres.

Tampoco parece haber ayudado mucho la incorporación de elementos tomados de la psicología, sobre la que ahora hay consenso. En “The Psychology of Change Management”, Emily Lawson y Colin Price, de McKinsey, sugieren cuatro condiciones básicas para lograr que los empleados cambien conductas:

a) Un planteo interesante, porque los empleados deben ver un buen motivo para cambiar;
b) Dar el ejemplo, o sea, ver a la gente que admiran implementando ese cambio;
c) Reforzar mecanismos, porque los sistemas, procesos e incentivos deben acoplarse a la nueva conducta; y
d) Creación de capacidades, porque todos deben tener las habilidades requeridas para hacer los cambios que les piden.

Esta receta, apoyada en el campo de la psicología, es totalmente racional. Los gerentes creen que su aplicación es puro sentido común.

Para Carolyn Aiken y Scott Keller (McKinsey) ese es justamente el problema. La receta es buena, pero los gerentes racionales que intentan implementar las cuatro condiciones aplicando “sentido común” pierden tiempo y energía, y experimentan consecuencias frustrantes con sus esfuerzos para instalar el cambio.

Los autores creen que es porque, cuando implementan la receta, descuidan ciertos elementos previsibles –a veces irracionales– de la naturaleza humana. El trabajo de estos investigadores de McKinsey (que analizaron empresas que implementan planes de cambio) identifica nueve revelaciones sobre la naturaleza humana que obstaculizan la aplicación con éxito de las cuatro condiciones requeridas para el cambio de conducta.

Aquí, las cuatro condiciones y las nueve revelaciones del estudio.

a) UN PLANTEO INTERESANTE

El planteo debe mostrar el objetivo que justifica el cambio, debe ser bien comunicado y debe tener seguimiento. Todo esto es fácil de decir, pero en la práctica tropieza con tres peligros:

1. Lo que motiva al jefe no siempre motiva a los demás. Las empresas utilizan dos tipos de argumento:
- Mejorar: “estamos bien pero si cambiamos estaremos mejor.”
- Reconvertir: “debemos cambiar para sobrevivir”.

Ambos argumentos parecen intuitivamente racionales, y sin embargo tampoco logran el impacto que buscan los líderes del cambio. ¿Por qué? Porque lo que le preocupa al líder no preocupa a los demás, al menos en forma significativa. Hace falta, entonces, tener un planteo de cambio que cubra cosas que motivan a los empleados.

2. Le conviene dejar que ellos hagan su propio planteo. Los líderes bien intencionados invierten mucho tiempo comunicando el cambio tal como lo ven ellos. Claro que esa visión debe ser comunicada, pero sería mejor escuchar más.

3. Para crear verdadera energía hace falta un planteo con elementos positivos y negativos. El método basado en el déficit –que identifica el problema y analiza lo que está mal y cómo arreglarlo–, proyecta y luego actúa, se ha convertido en el modelo más enseñado en las escuelas de negocios y es el gran modelo de cambio en la mayoría de organizaciones. Las investigaciones muestran, sin embargo, que un planteo basado en lo que está mal invoca culpa y crea fatiga y resistencia.

Surge entonces el “método construccionista”, en el cual el proceso de cambio se basa en descubrir una mejor situación, soñar (cómo sería), diseñar (cómo debería ser) y avanzar hacia ella. El único problema con este método sería que tanto énfasis en lo positivo puede conducir a frustraciones.

b) DAR EL EJEMPLO

La gestión convencional del cambio sugiere que los líderes deberían convertirse en modelo para el cambio deseado. Y que luego bastará con que movilicen al grupo de “líderes influyentes” para lograr un cambio profundo en la organización. Lamentablemente, esto no siempre logra el impacto deseado.

4. Los líderes creen, equivocadamente, que ellos “ya son el cambio”. Muchos altos ejecutivos entienden y generalmente compran el famoso aforismo de Ghandi: “Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”. Se comprometen personalmente a modelar el rol de las conductas deseadas. Y luego, en la práctica, no cambia nada importante.

Esto es así porque ellos no se cuentan entre los que deben cambiar. Los seres humanos siempre creen que son mejores de lo que en realidad son.

5. “Los líderes influyentes” no son una panacea para lograr el cambio. Casi toda la literatura sobre el cambio insiste en la importancia de identificar y movilizar a aquellos en la organización que, bien por rol o por personalidad, ejercen una gran influencia en cómo los demás piensan y actúan. Si bien esto es importante, no es una panacea para el cambio. Ellos deben ser muy persuasivos y los demás, muy receptivos.

c) REFORZAR MECANISMOS

El gerenciamiento convencional del cambio subraya la importancia de reforzar e incorporar cambios deseados en estructuras, procesos, sistemas objetivos e incentivos. Correcto. Para ser eficaces, sin embargo, esos mecanismos deben tener en cuenta que la gente no siempre se comporta en forma racional.

6. El dinero como motivador es el recurso más caro. Las empresas que tratan de ligar los objetivos de sus programas de cambio con la remuneración del personal descubren que eso raramente mejora la motivación para cambiar en la medida deseada. La razón de esto es tan práctica como psicológica: es muy difícil incorporar una conexión significativa entre el cambio y la remuneración.

7. El proceso y el resultado deben ser justos. Los empleados deberán contrariar sus intereses personales si la situación viola otras ideas que tienen sobre justicia y equidad.

Al introducir cambios de cualquier tipo a las estructuras, procesos, sistemas e incentivos de la compañía, los administradores deben prestar mucha atención al sentido de justicia de los empleados sobre el proceso de cambio y el resultado que se busca. Mucho cuidado deberá ponerse allí donde los cambios afectan la forma en que ellos interactúan entre sí.

D) CREAR CAPACIDADES

La literatura del cambio insiste en la importancia de crear las habilidades y talento necesarios para el cambio deseado. Aunque es difícil de negar esto, en la práctica hay dos reflexiones que hacer.

8. Los empleados son lo que piensan, lo que sienten y lo que creen. Cuando los gerentes intentan mejorar desempeño cambiando la forma en que se comportan los empleados, suelen descuidar los pensamientos, sentimientos y creencias que, a su vez, impulsan la conducta.

9. Las buenas intenciones no alcanzan. Los buenos programas de desarrollo de habilidades no olvidan que la gente aprende mejor haciendo que escuchando. Esos programas están llenos de simulaciones interactivas, dramatizaciones y promesas que hacen los participantes de “practicar” lo aprendido con el trabajo. Pero al día siguiente es fácil olvidar las promesas.

En esta falta de seguimiento no hay mala intención. Se debe a que no se ha hecho nada formal para practicar las nuevas habilidades. El tiempo y energía requeridos para hacer algo adicional, o incluso para hacer algo de otra manera no se encuentra en un día lleno de obligaciones para todos. Pero sin embargo hay que encontrarlo, porque la capacitación no debe ser algo que se hace una vez y se pasa a otra cosa.

___________________________

Para quienes deseen leer el artículo completo.

[issuu layout=http%3A%2F%2Fskin.issuu.com%2Fv%2Flight%2Flayout.xml showflipbtn=true documentid=091118013917-9fb38d9cc1044684a83c298e6aeb9e17 docname=el_aspecto_irracional_del_cambio username=andresubierna loadinginfotext=El%20aspecto%20irracional%20del%20cambio width=570 height=471 unit=px]

Las ideas esenciales de este post son el resumen del artículo escrito por Carolyn Aiken y Scott Keller “The irrational side of change management” publicado en The McKinsey Quarterly (2), 101-109. (2009), y que podrás leer completo más abajo. Fuente: Comunidad de Pensamiento Imaginativo vía Grandes Pymes de Juan Carlos Valda.

Share

En culturas organizaiconales de baja responsabilidad, es posible predecir el resultado: errores que se multiplican, incumplimientos reiterados de objetivos, bajo nivel de servicio, deterioro del clima laboral, alto estrés, pérdida de confianza, huída del talento…

Veamos esta historia acerca de cinco ejecutivos que trabajaban en la misma compañia: los dos hermanos TODOS, ALGUIEN, CUALQUIERA y NADIE .

Había que realizar una tarea muy importante y TODOS estaban convencidos que ALGUIEN iba a hacerla. Era una tarea que CUALQUIERA podría haber hecho, pero NADIE tomó la iniciativa. Ahora ALGUIEN está molesto porque era la tarea de TODOS. TODOS pensaron que CUALQUIERA podría haberla completado, pero NADIE se percató de lo que pensaron TODOS. Al final, TODOS culparon a ALGUIEN porque NADIE hizo lo que CUALQUIERA podría haber hecho.

NADIE se salvó del distanciamiento que esto produjo entre TODOS, además NADIE se hizo cargo y TODOS perdieron la confianza en su capacidad de mejorar a futuro. De hecho, ayer me cruce en el pasillo con ALGUIEN que me contó en forma confidencial (“no se lo vayas a contar a NADIE”, me dijo), que TODOS estaban muy, pero muy lejos de lograr los objetivos comprometidos y que NADIE quería seguir trabajando en esta empresa.

¿Te suena esta música?

Por Andrés Ubierna

Share

rebelde“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.” J. Krishnamurti.

Si alguna vez soñaste con ser Neo y que Morfeo te ofrezca la opción de tomar la pastilla roja para despertar de la Matrix.

Si sabes que tu consciencia es irreprimible, que tu espíritu es libre, que estás “cableado” para el cambio…

Si las reglas del sistema te rebelan, y te llaman transgresor.

Si encuentras algunos problemitas con la autoridad formal.

Si en tu corazón sientes que hay un camino mejor.

Si te agota salir de compras.

Si te juzgan como inadaptado, loquito, rebelde, soñador, bohemio, y te exigen que seas realista y objetivo, que no cuestiones ni hagas preguntas incómodas…

Si en el centro profundo de tu corazón late un llamado a regresar a tu hogar.

Si a pesar de la enfermedad, inequidad, guerra, hambre, indiferencia… que ves en el mundo, te conmueve hasta los huesos la humanidad y en tu interior resuenan los tambores al ritmo del amor por ella.

Si te gusta jugar con los niños, hacer cosquillas, bailar, cantar, mirarte al espejo y decirte “te quiero”…

Si la rutina te apaga y la aventura te enciende…

Si disfrutas en la presencia de los animales, el bosque, el mar o la montaña, y sientes el respeto y la compasión que te hermana con todo lo que está vivo…

Si experimentaste el vacío, viviste alguna crisis, te deprimiste, caíste en alguna adicción y hasta te sentiste atraído por la opción de dejarte morir o quitarte la vida… pero seguiste adelante.

Si la hipocresía te da nauseas…

Si eres de los que se ponen el saco y la corbata sin olvidar que debajo están desnudos..

Si eres de los que no se traicionan a si mismos, cueste el dolor que esa lealtad conlleve…

Si algo de esto te ocurre y por eso alguna vez alguien quiso que creas que hay algo malo en ti…, y te sentiste sólo, incomprendido, abandonado, burlado, ridiculizado, herido…

… entonces quiero que sepas que no estás sólo, que creo en ti, que estoy agradecido de que hayas nacido en esta tierra,  que te admiro y que allí veo a un genio, a un pionero, a un innovador disruptivo, a un agente del cambio, a un visionario, a un filósofo, a un maestro, y que estoy aquí y que te amo.

Y por favor, nunca olvides que alguien de los grandes, hace ya tiempo te llamó la sal de la Tierra y la luz del Mundo.

Andrés

PD: Ahh! casi me olvidaba, como un humilde intento para alentarte y validarte en paz, por la paz y para la paz: pon este video a pantalla completa, sube el volúmen, dale play y fluye…

¡Gracias a Carina Tacconi por el video!

Por Andrés Ubierna.

Share

De las muchas formas de pensar el liderazgo, quiero hoy invitarte a reflexionar en una de ellas: los líderes que educen la grandeza ajena. Se me ocurren varias maneras de introducir la idea, y aquí va una de ellas:

Lao Tse, el sabio más influyente de China en el siglo V a. C., concibió que el liderazgo guardaba una estrecha relación con el desarrollo de la conciencia humana. Plantea cuatro diferentes estados de conciencia que dan lugar a distintos tipos de líderes.

Hay cuatro tipos de gobernantes. El más alto es aquel que dirige sin palabras y permite al pueblo seguir su propia naturaleza y vivir sus propias vidas.

El siguiente en la escala es el gobernante que utiliza la virtud para transformar al pueblo y la benevolencia y la justicia para gobernarlo.

El siguiente es el gobernante que controla a su pueblo con enseñanzas políticas y difunde temor entre ellos para someterlos a través de estrictas leyes y castigos.

El peor tipo de gobernante utiliza todos sus poderes para engañar a su pueblo con bajas maquinaciones.

Vemos que en esta jerarquía la mejor forma de liderar implica ser consciente del potencial de liderazgo de los demás y crear las condiciones para que dicho potencial sea liberado en forma espontánea.

En esta forma de desarrollar el liderazgo se trata de energizar y habilitar la fuente de poder que el otro ya posee.

Max De Pree, CEO de Herman Miller, en una entrevista para la revista Fortune, dijo lo siguiente:

Pensemos en un hombre de 33 años que ensambla sillas. Ha estado haciendo su trabajo durante años. Tiene mujer y dos hijos. Sabe qué debe hacer cuando los hijos sufren dolor de oído y sabe orientarlos en su formación escolar… Cuando va a trabajar, le imponemos un supervisor. No lo necesita. Su problema no es ser supervisado, sino desarrollar al máximo su potencial.

Por lo tanto, según este modelo, el fortalecimiento del liderazgo es un proceso consciente de reconocimiento de las capacidades de los demás y de seteo de las condiciones de contexto (estructurales) necesarias para su desarrollo.

En palabras de Goethe: “Si tratas a un individuo como es, seguirá siendo lo que es. Pero si lo tratas como si fuera lo que ha de ser y podría ser, se convertirá en lo que ha de ser y podría ser”

Se requiere una extraordinaria capacidad para descubrir la chispa [del potencial] en un individuo y permitir que esta chispa se convierta en un fuego de inspiración para perseguir una meta.

¿Cuántos líderes conociste en tu vida con esta capacidad?

Selección de Andrés Ubierna de El liderazgo consciente, Chatterjee

Share

Las respuestas de Empresarios, Directores Generales de empresas públicas y privadas, Consejeros delegados, Directores de Programas Executive, Directores de Áreas de Gestión, de Medio Ambiente y de Nuevas Industrias de la Escuela de Organización Industrial, a las pregunta sobre cuál es su visión sobre las características y habilidades que deberían poseer los empleados del futuro.

Vía go4it, seleccionado por Andrés Ubierna

Estamos llegando tarde, pues, luego de escuchar con gran respeto y atención estas perspectivas, la mía es que las características mencionadas no responden a una necesidad futura sino actual, pero me interesa conocer tu opinión, por lo que te invito a que compartas tus comentarios al respecto. ¡Gracias!

Share

stevejobs3En su libro El camino de Steve Jobs, Jay Eliot ex vicepresidente de Apple, describe a Jobs y cuenta por qué lo considera único y un ejemplo a seguir. Tomaré algunas citas del libro para mostrar por qué pienso que Steve Jobs es un líder  del que podemos aprender mucho.

  1. Pasión por lo que haces: Como todos los grandes líderes que he conocido y con los que he trabajado, él tiene su propio objetivo personal, casi irracional. Su obsesión es una pasión por el producto… una pasión por la perfección del producto. ¿Cómo?, es fácil: Steve es el consumidor más grande del mundo. Steve Jobs es sordo a: “No podemos” o “No debes”.
  2. El éxito esta en los detalles: Para Steve lanzar un producto a tiempo no era tan importante como lanzarlo bien, tan creado a la perfección para el usuario como fuera posible.
  3. Reconocer a la gente: Mientras Ian trabajaba en una tienda Apple recibió un mail que lo sorprendió. Un cliente a quien había ayudado, satisfecho e impresionado, envió un correo a Steve Jobs, en el que hablaba bien del servicio. Steve le mandó un mail a Ian  con copia al cliente: “Buen trabajo”. Imagine Ud. a un CEO de la talla de Steve Jobs respondiendo a un cliente y tomando la molestia de dar feedback a su vendedor… Otro ejemplo: Steve realmente aprecia a su gente, les hace notar esto, Steve nos dijo: “los artistas firman su trabajo” y decidió que los ingenieros dejasen sus firmas en la carcasa de la primera Mac.
  4. Crear cultura de equipo:  Steve era el maestro en convertir el cliché de la construcción de equipo en un arte. El trataba a las reuniones de equipo como una experiencia total, como un elemento esencial de la creación del producto. Motivaba en las reuniones a la discusión abierta. Las únicas veces que vi a Steve realmente frustrado fue cuando sentía que alguien no era directo o franco.
  5. Aprender a reconocer una mala decisión y asumir responsabilidad ante todo: Estando de licencia por enfermedad, y luego de haber dejado pasar un tiempo para que su remplazo (el vicepresidente a cargo) reconociera el defecto de antena del iphone 4, lo llamó y despidió diciendo, “así no se hacen las cosas en Apple”.
  6. Dejarse influir por los talentosos y elegir a los mejores: Cuando se trata de cazar talento, Steve nos da un gran ejemplo. Usó sus habilidades de imán de talento para una tarea: crear un equipo de ventas al por menor y lo llevó a Ron Johnson, MBA de Harvard. Actualmente la mitad de los 46 mil empleados son de las tiendas minoristas, aún cuando todos vaticinaban un error estratégico ocuparse de la venta al por menor.
  7. Celebrar con tu gente los logros y los éxitos: Un día fuimos al sector de empaque en la planta de Mac. Él pensaba que los equipos no se embalaban rápido y bien. Enfrente de toda la gente del sector hizo que revisarán y mejorarán la forma de embalar las computadoras. Se sentía la incomodidad de la gente pero cuando terminaron todos aplaudieron y vitorearon. Entonces ordenamos pizzas y bebidas y festejamos juntos la mejora del método.
  8. Dejar un legado para que te recuerden aún cuando no estés más: Siempre consideré el periodo que Steve no estuvo en Apple como un exilio. Seguía siendo una presencia invisible. Incluso los empleados que llegaron después que se había ido no podían evitar sentir su huella. Un empleado que nunca conoció a Steve me dijo: “Tenía la impresión que era todavía su compañía”. Había la misma penetrante sensación de orgullo, energía y pasión que Steve Jobs mantenía viva en muchas personas que habían estado bajo su liderazgo.

Quiero terminar con una frase de este genio:

“Tienes que confiar en algo. Tu instinto , tu destino, tu vida, tu karma, lo que sea. Este enfoque nunca me ha fallado y ha marcado toda la diferencia en mi vida”.

Seleccionado por Víctor Raiban.

Share

Con frecuencia, al comenzar mi trabajo con un grupo de ejecutivos en el desarrollo de sus competencias de liderazgo, me encuentro con sus deseos de mejoras rápidas, con anhelos de cambios que, según ellos, deberían provenir de las figuras de máxima autoridad, con fantasías vinculadas a la incorporación casi automática de nuevas perspectivas y habilidades de conducción, con solicitudes de tips que funcionen en forma inmediata, con expectativas de que les provea de fórmulas cuasi mágicas que al aplicarlas a su realidad cotidiana todo funcionaría mejor…

Sin embargo, desconozco la manera de lograr mejoras sin asumir costo alguno. En general, el funcionamiento de un sistema empeora antes de mejorar, así como la optimización del funcionamiento del sistema en su conjunto implica la suboptimización de alguno de sus componentes.

Pero es natural que muchos deseen que las cosas mejoren sin estar dispuestos a salir de sus zonas de comodidad, sin percatarse del precio emocional y de tiempo, de los riesgos, del esfuerzo, dedicación, exposición al ridículo, torpeza, resiliencia, temores, dudas… que en general implica todo proceso de liderazgo, aprendizaje y cambio adaptativo.

Para fijar esta idea, comparto la siguiente historia de liderazgo que encontré en el libro Liderazgo sin límites (Leadership on the line) de Heiftetz y Linsky. La historia es una modificación de Sousan Abadian de “From Wasteland to Homeland: Trauma and the Renewal of Indigenous Communities in North América, publicada en la tesis doctoral que presentó en 1999 en la Universidad de Harvard. Los nombres fueron cambiados para mantener la confidencialidad. Es un poco extenso, pero no dudo que te será grata y valiosa la lectura.

Maggie Brooke se crió en una pequeña reserva indígena norteamericana en la cual casi todos los que eran mayores de 12 años bebían alcohol. Tras dejar la bebida con ventitantos, pasó más de una década conduciendo a su pueblo hacia la salud y sobriedad. Ahora, a los 40 años, como anciana de su tribu y abuela, Maggie recibe en su hogar un flujo incesante de visitantes durante toda la jornada. Una tarde le contó a uno de ellos la historia de Lois, la mujer que la inspiró para intentar hacer algo sobre la dependencia del alcohol entre su gente:

“Hace veinte años solía trabajar de niñera para Lois, que vivía en una zona vecina dentro de nuestra tribu. Una vez por semana caminaba unos kilómetros hasta su comunidad y cuidaba de los hijos de Lois. Pero después de dos meses empecé a preguntarme qué podría estar haciendo Lois cada martes por la noche. Entonces, en esas aldeas no había mucho que hacer. De modo que una tarde, después de que Lois se fuese, vestí a los niños y fuimos a la choza para averiguar lo que estaba haciendo. Miramos en la tienda a través de una ventana y vimos un círculo de sillas, todo perfectamente organizado, con Lois sentada en una silla completamente sola. Los asientos del círculo estaban vacíos.

Sentí una gran curiosidad, ¿sabe?. Por eso, cuando Lois volvió a su hogar esa noche, le pregunté: “Lois, ¿qué haces cada martes por la noche?”. Y ella respondió: “Creía que te lo había dicho hace semanas; he asistido a varias reuniones de AA (Alcohólicos Anónimos)”. Volví a preguntarle: “¿Qué significa que has asistido a reuniones? Esta noche pasé por allí con los niños y miré a través de la ventana. Te vi sentada en ese círculo de sillas y completamente sola”.

Lois parecía tranquila. “No estaba sola”, dijo. “Estaba allí con los espíritus y los ancestros; y un día nuestra gente vendrá.”

Lois nunca renunció. “Cada semana colocaba esas sillas en un círculo y durante dos horas simplemente se sentaba allí.

Durante mucho tiempo nadie acudió a esas reuniones, e incluso después de tres años sólo había unas pocas personas en la tienda. Pero diez años más tarde el lugar estaba repleto de gente. La comunidad empezó a transformarse. Las personas empezaron a apartarse del alcohol. Me sentí tan inspirada por Lois que ya no podía sentarme y ver cómo nos envenenábamos.”

Lois y después Maggie dejaron la bebida, y luego desafiaron a sus amigos, familiares y vecinos a cambiar y renovar sus vidas. Liderar estas comunidades requería un extraordinario examen de conciencia, perseverancia y coraje. En su historia nativa abundaban los líderes y algunos de ellos, con buena fe, habían obligado a las tribus a renunciar a sus costumbres familiares y fiables, y ahora a estas comunidades se les pedía cambiar nuevamente, sin razones para pensar que las cosas llegarían a ser mucho mejores.

Lois y Maggie estaban pidiendo a la gente que afrontara el cambio que discurre desde el estremecedor consuelo del alcohol y el gran esfuerzo de renovar sus vidas diariamente. No habría progreso hasta que dejaran atrás su dependencia del alcohol. Pero a la tribu le resultaba extremadamente difícil renunciar a su estilo de vida, especialmente por una idea intangible acerca de su futuro. Se habían opuesto antes cuando otros les habían obligado a cambiar sus estilos de vida, y combatieron a Lois y Maggie.

Las dos mujeres fueron ridiculizadas y marginadas. Pasaron años sintiéndose fuera de lugar en sus propias comunidades, mal recibidas en las reuniones y encuentros donde fluía el alcohol, tan excluidas que incluso las fiestas llegaron a ser acontecimientos tristes y solitarios para ellas. De hecho, durante mucho tiempo pasaron los fines de semana fuera de la reserva para así encontrar personas con quienes poder hablar. Se habían arriesgado y también arriesgaron sus relaciones con los vecinos, los amigos y la familia. Finalmente, tuvieron éxito y sobrevivieron. Pero durante mucho tiempo no imaginaron que lo tendrían. Pudieron haberlo perdido todo.

Así que si quieres ser líder, entonces asume el costo que esto implica y persevera, que tal vez, luego de invertir algunos años de dedicación continua, de avances y retrocesos, de dudas y tentaciones, logres tu cometido…

Te dejo un abrazo y espero tus comentarios.

Selección realizada por Andrés Ubierna

Share

Ken RobinsonEn lugar de buscar la creatividad, podemos fomentarla en las personas con las que ya estamos trabajando y redefinir qué es ser creativo.

Hace poco pedimos lo siguiente, en una reunión con 40 ejecutivos:  “levanten la mano aquellos que se consideran creativos”. Este era un grupo selecto integrado por aquellos que la empresa consideraba el futuro de la organización. Sólo hubo 3 manos levantadas.

La teoría oficial parece indicar que contratar gente creativa aporta a la innovación, a la renovación del pensamiento, y a la revitalización organizacional. Un estudio realizado recientemente por IBM demuestra que los CEOs creen que la “creatividad” es la clave para el éxito de sus empresas en los años por venir, — más importante aún que “el rigor en la ejecución, la disciplina gerencial, la integridad o incluso la visión”. Si esto es así ¿por qué no hubo más ejecutivos levantando sus manos?

Una de las razones por la que resulta difícil reclamar la efectividad como rasgo personal es la imagen que tenemos del genio creativo: una figura solitaria, alguien que nació para crear y que es conducido por una compulsión inexplicable para hacer arte. Si bien estos “genios” nos inspiran, no son precisamente los que están buscando las empresas. Además está el argumento contrario al de la teoría del genio creativo, argumento que propone Ken Robinson diciendo que todos nacemos creativos y que el sistema educativo termina erosionando esta creatividad con pasar unos pocos años en la escuela.

Esta segunda teoría tiene un poco más de peso para aquellos de nosotros que no nos consideramos artistas torturados y que tenemos cuentas que pagar. Aún así, muchos de nosotros no necesitamos que se nos vuelva a enseñar a ser creativos, sino tan solo que se nos brinde apoyo en forma creativa. La creatividad en el lugar de trabajo requiere contexto. La creatividad en el trabajo no es un rasgo de la personalidad, sino que surge de un ecosistema.

Los pensadores creativos no son “productos raros” como tendemos a pensar. Si estás gerenciando un negocio y quieres innovación, flexibilidad, y poder creativo para resolver conflictos, no tienes necesariamente que contratar personas creativas. Probablemente ya las tienes dentro de la empresa. Defino a una “persona creativa” como alguien con la capacidad de identificar y comprender en profundidad ciertos problemas, y luego resolver dichos problmas mediante la ruptura de las convenciones del status quo. Atendiendo esta definición, seamos o no artistas torturados, es probable que todos nosotros podamos encontrar un montón de personas a las que consideremos creativas.

En general, los mejores maestros son los que no siguen “el manual”. Los mismo ocurre con los grandes médicos, empresarios, carteros, e incluso asesores impositivos. Todos ellos están en condiciones de conocer muy bien cierto problema y, cuando se les otorga la posibilidad de moverse libremente con un margen de maniobra amplio, logran encontrar una solución exitosa. … [Esto funciona hasta para una recepcionista]. El hecho de que estas funciones puedan ser pasadas por alto en lo que a la creatividad se refiere, se debe en parte a que etiquetamos algunas áreas como “creativas” (por ej. publicidad, diseño…) y otras no. Este es un síntoma de un problema mayor, y una idea peligrosa cuando se piensa en la creatividad para impulsar el mundo de los negocios.

Entonces… ¿qué puedes hacer? En primer lugar detecta las personas inteligentes y originales que quieran hacer las cosas un poco diferentes, y luego pon en su manos las herramientas y fija las reglas que necesitan para hacer precisamente eso. Aquí van algunas pistas para detectar a la gente creativa que ya está trabajando contigo:

  • La personas creativas son empáticas.
  • Las personas creativas piden ayuda y ofrecen colaboración.
  • Las personas creativas hacen preguntas y cuestionan el status quo.
  • Las personas creativas pueden estar escondidas ya que no necesariamente son las de más alto desempeño y dependiendo de la cultura, pueden sentirse subestimados.

Decimos que queremos que estas personas creativas desafíen el status quo e impulsen la innovación, pero esto requiere un cambio de comportamiento incompatible con la mayoría de las culturas empresarias, como por ejemplo:

  • romper las reglas de vez en cuando,
  • no pedir permiso para avanzar,
  • y no pasarse el día haciendo reportes con números.

En muchas culturas corporativas estos comportamientos son considerados como de alto riesgo. Entonces, si ya tienes identificados a los creativos de tu equipo, cabe una pregunta… ¿como los incentivas a que expresen su creatividad en el trabajo?

  • Redefinir el éxito y su recompensa.
  • Adecuar el espacio físico para que facilite la “polinización cruzada” de ideas.
  • Fomentar ideas locas e ideas que busquen atender necesidades humanas. Por ejemplo: no preguntes “¿Qué tamaño tiene el mercado?” antes de preguntar “¿Qué necesidad estamos atendiendo con esta idea?”.
  • Permitir que las ideas sean presentadas antes de evaluarlas o “cocinarlas”.
  • Crear momentos para que los integrantes del equipo se conozcan unos a otros como seres humanos.
  • Apoyar actividades de investigación cualitativa con clientes o clientes de sus clientes, o con otros empleados.

Para aquellos lectores que se consideren creativos encubiertos en sus lugares de trabajo, por favor, háganse conocer. Tomen algunos riesgos, exploren ideas que les atraigan, y sigan haciendo preguntas y cuestionando. Y si alguien, alguna vez les pide que levanten la mano si se consideran creativos: ¡Háganlo con orgullo!

Traducción libre, infiel y a las apuradas realizada por Andrés Ubierna del artículo de Kate Canales publicado en The Atlantic.

Aquí podrás leer su versión en inglés.

Share

reworkEn Rework, Jason Fried y David Heinemeier Hansson comparten con un estilo que invita a la controversia, algunas de sus ideas disruptivas sobre la aventura de emprender que destruyen muchos de los mitos y las reglas asumidas hasta ahora por quienes construyen empresas.

La lectura de este libro resultó muy divertida y me encuentro resonando con las propuestas de sus autores tal vez porque descubro un modelo que refleja mi propia experiencia.  Así que iré posteando algunos puntos y aquí va el primero:

Para realizar un gran trabajo, necesitas sentir que estás haciendo una gran diferencia. Que estás poniendo una marca significativa en el universo. Que eres parte de algo importante.

Esto no significa que necesites encontrar la cura para el cáncer. Sólo que sientas que tus esfuerzos valen. Quieres que tus clientes digan: “Esto mejora mi vida”. Quieres sentir que si dejas de hacer lo que haces, la gente lo va a sentir.

Deberías también experimentar una cierta urgencia. No tienes tiempo ilimitado. Este es el trabajo de tu vida. ¿Quieres construir simplemente otro producto del tipo “yo también” o quieres que las cosas se sacudan con lo que haces? Lo que haces es tu legado. No te sientes a esperar que alguien más realice el cambio que quieres ver. Y tampoco creas que requieres de un inmenso equipo de gente para hacer la diferencia.

Craigslist demolió la forma tradicional de hacer negocios en avisos clasificados. Con tan solo una docena de empleados, esta compañía genera decenas de millones de ingresos, tiene uno de los sitios más populares de Internet, y produjo una ruptura en todo el negocio de los periódicos.

El Reporte Drudge, de Matt Drudge, es solo una simple página en la Web realizada por un sólo tipo. Aún así, tiene un enorme impacto en la industria de las noticias -productores televisivos, conductores de programas de radio, reporteros de periódicos la visitan en forma rutinaria por considerarla el lugar por excelencia para hallar nuevas historias.

Si vas a hacer algo, haz algo que importe.

Por Andrés Ubierna.
Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline