rosaHe estado pensando seriamente sobre lo importante que es enfrentarse a la vida, al trabajo, a todo, desde la perspectiva de Guillermo de Ockham. Como muchos sabéis, Ockham fue un monje franciscano cuya principal contribución fue separar la ciencia de la teología, sin olvidar su famoso principio de simplicidad, también denominado navaja de Ockham. Dicho principio viene a decir que las cosas no deben complicarse sin necesidad, formalmente y en  latín, “Entia non sunt multiplicanda sine necesitate” (literalmente “los entes no deben multiplicarse sin necesidad”).

En definitiva, si podemos hacer las cosas de forma sencilla para qué complicarnos la vida innecesariamente y perder el tiempo a lo tonto. Pero claro, si después de esta reflexión te pones a pensar en el mundo corporativo, te entra la risa.

En el mundo de la empresa solemos decir que el tiempo es clave, pero lo tiramos reiteradamente a la basura al complicarlo todo (procesos, sistemas, jerarquías…) sin sentido alguno. Desgraciadamente estamos tan acostumbrados a lo complejo que nos cuesta mucho simplificar. Pero ante la complejidad del entorno la mejor opción competitiva es simplificarlo todo: menos formularios, menos procesos idiotas, menos reuniones improductivas, menos tiempo de desarrollo de nuevos productos, menos niveles jerárquicos, menos e-mails que no aportan nada, menos sistemas de información mastodónticos que nadie usa…

Un buen ejemplo de miopía galopante ante lo simple lo podemos encontrar en una historia, que no sé si realmente es cierta, pero que de serlo tiene su gracia. Cuentan que al comenzar la conquista del espacio, los ingenieros de la NASA identificaron un problema complejo: crear un bolígrafo que escribiera en el espacio, para que los astronautas pudieran tomar sus notas (los bolígrafos clásicos funcionan gracias a la gravedad). Según parece la NASA gastó varios millones de dólares en el desarrollo del proyecto, que duró la friolera de diez años (a pesar de contar con la ayuda de varias empresas especializadas). Evidentemente, durante esos diez años los astronautas americanos no pudieron tomar notas en el espacio. Los rusos, mientras tanto, solucionaron el problema utilizando la navaja de Ockham: lápices espaciales, de los de toda la vida, con su grafito, su madera…

Seleccionado por Camila Ubierna de Jano 2.0 por Juan Carrión.

Espero nos dejes tus comentarios sobre este tema!!!

 

Share

morfeoEl pensamiento crítico consiste en analizar y evaluar la consistencia de los razonamientos, en especial aquellas afirmaciones que la sociedad acepta como verdaderas en el contexto de la vida cotidiana.

Dicha evaluación puede realizarse a través de la observación, la experiencia, el razonamiento o el método científico. El pensamiento crítico exige claridad, precisión, equidad y evidencias, ya que intenta evitar las impresiones particulares. En este sentido, se encuentra relacionado al escepticismo y a la detección de falacias.

En un mundo donde somos bombardeados por información todo el tiempo derivada de todo tipo de fuentes, confiables o no, se hace importante tener la capacidad de evaluar de forma crítica toda información a nuestro alcance.

Solamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: Uno, raices; el otro, alas.
– Hodding Carter

Entre los pasos a seguir, los especialistas señalan que hay adoptar la actitud de un pensador crítico; reconocer y evitar los prejuicios cognitivos; identificar y caracterizar argumentos; evaluar las fuentes de información; y, finalmente, evaluar los argumentos.

Cabe destacar que el pensamiento crítico no implica pensar de forma negativa o con predisposición a encontrar defectos y fallos. Tampoco intenta cambiar la forma de pensar de las personas o reemplazar los sentimientos y emociones.

El objetivo del pensamiento crítico es evitar las presiones sociales que llevan a la estandarización y al conformismo. El pensador crítico busca entender cómo reconocer y mitigar o evitar los distintos engaños a los que es sometido en la cotidianeidad. Por eso desconfía de las fuentes de información como los medios de comunicación, ya que tienden a distorsionar la realidad.

Esta es tu última oportunidad. Si tomas la pastilla azul, fin de la historia. Despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creer. Si tomas la roja, te quedarás en el país de las maravillas, y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos… Recuerda, lo único que te estoy ofreciendo es la verdad.
– Morfeo a Neo en The Matrix

Seleccionado por Camila y Andrés Ubierna. Fuentes: Lo que le diga es mentira, y Definición.de

Share

grouponAndrew Mason tiene apenas 29 años y sin haber estudiado informática es el líder de un emprendimiento sin precedentes en la historia. Tal vez estén familiarizados con el sitio Groupon, creado por él en el año 2008 en Chicago.

Lo que hace es ofrecer cupones de descuento para diversos productos y servicios, llegando antes a un acuerdo con los proveedores, que, por su lado, están interesados en promover su negocio. Las ofertas son publicadas durante 24 horas y para poder concretarse la compra se debe llegar a un mínimo de compradores.

Ganando un 50% de comisión por compra, Groupon ofrece al público productos más baratos, y una oportunidad a las empresas asociadas de contemplar mayor cantidad de ventas.

Hoy actúa nacional e internacionalmente. Desde su fundación, ya se realizaron 12 millones de transacciones en los 29 países donde ofrece sus servicios, con ventas de 500 millones en el 2010.

Conectando el site con redes sociales como Twitter o Facebook, las ofertas se propagan rápidamente.

Groupon es un buen ejemplo de una buena idea. El asunto es que no solo se necesita una buena idea. Propuestas interesantes podemos llegar a tener todos, pero pocos son lo suficientemente valientes y hábiles para llevar a cabo esa idea y plasmarla en un emprendimiento concreto. De otra manera, nuestra iniciativa quedaría vagando en el aire.

Sin ser la única condición, es necesario perderle el miedo al fracaso, no darle poder a esas “voces” que nos aseguran que no somos lo suficientemente buenos, competentes, eficientes, o simplemente no tenemos ni el tiempo ni los recursos. Citando a Eckart Tolle (protagonista del posteo anterior) : “El pensamiento está ahí. No hay nada que puedas hacer con el mas que elegir no seguirlo o identificarte con él”. Se trata de hacer un salto de fe, y desligarse completamente del resultado.

En el caso de que efectivamente demos el salto de fe, y por diversos factores no se cumpla nuestro objetivo … tomemos ese “fracaso” como una instancia de aprendizaje.

No rendir el propósito, ni dejar de intentar plasmarlo ya sea con el mismo proyecto o con otro. Poner en acción todos nuestros recursos internos y externos para perseguir nuestro objetivo de bajar la idea del cielo a la tierra, honrando nuestros valores. Y en algún momento, llegaremos a buen puerto ya sea mediante el logro en el mundo externo o la paz y el aprendizaje en el mundo interno. Y si nos negamos a seguir, porque el desgaste es muy grande, sepamos que ni el factor suerte ni ningún otro nos van a acompañar en ese camino, porque no les estamos dando una oportunidad a ellos, ni a nosotros mismos.

Por Camila Ubierna para Puerto Managers

Share

edison“Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo.” Thomas Alva Edison

Brota un sueño en nuestro interior, nace una iniciativa de comenzar algo, un proyecto, un llamado. Nuestra cara dibuja una sonrisa perfecta y llega la claridad, “es lógico” pensamos. Seguida de horas de reflexión, planes y fórmulas, una ola de incertidumbre inunda la cabeza y eso, que antes era tan certero, dejó de serlo. Nos atacó “El imposible”, ese maleducado, irrespetuoso entró de improvisto, infectando nuestro corazón. A continuación nos acordamos del informe que el jefe pidió entregar sin falta mañana, de que teníamos que llevar al perro al veterinario y buscar a nuestros hijos al colegio. Nos olvidamos del destello de nitidez (oscurecido por el invitado que nadie se anima a echar de la fiesta: imposible) y seguimos con nuestra rutina. Pasa el tiempo y descubrimos que seguimos parados en el mismo lugar; luego llega la melancolía de esa idea, ese proyecto que jamás pudo ser concretado. Pero nos conformamos y seguimos.

Surgirá el pensamiento de que el imposible, la mayor parte de las veces, viene de afuera: un amigo, la pareja, nuestros padres. Lo cierto es que, el más peligroso es el que viene de adentro, cuando se empieza a dudar de uno mismo. Nadie puede persuadirnos tan efectivamente como nosotros mismos.

La publicidad de la cabeza nos convence a conformarnos, ser vagos y estáticos. Hay que estar atentos a no caer en la trampa.

Así que, con la ayuda del conocido inventor Edison, quien dijo: “Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo”; no dejemos que “el imposible” nos paralice y asegurémosnos de que la cabeza no interrumpa el alma, ella nunca miente.

Por Camila Ubierna para Puerto Managers

Share

ciervonegroCuando le preguntaron a Einstein cómo llegó a la teoría de la relatividad, explicó que un día le vino la imagen de cabalgar sobre un rayo. Al pensar en cómo se verían las cosas desde la perspectiva de un rayo, inició el camino que lo condujo a articular la teoría de la relatividad.

El mismo fenómeno puede verse en el arte, la ciencia y dondequiera que se presentan innovaciones. Generalmente conocemos este proceso como insight. Existen insights modestos y grandes insights. Hay insights que olvidamos a los pocos minutos, y están los que cambian la trayectoria de nuestras vidas –y en ocasiones las de la humanidad.

Si examinamos la historia de muchos creadores legendarios, científicos, artistas, escritores y empresarios, observamos una característica común. Cada uno invierte muchos años tratando simplemente de entender su tema mediante la investigación, el trabajo de campo o la experimentación. Esta exploración es seguida por un “¡ajá!”. En este punto, el trabajo del innovador alcanza una cualidad diferente, caracterizada por una sorprendente claridad sobre qué hacer a continuación.

Este insight es como una semilla; para la vida del individuo, el trabajo se centra en hacer crecer esta semilla hasta actualizar su potencial máximo. Mientras la fase anterior se centró en la exploración de numerosos caminos, después del insight el propósito del innovador es transitar este llamativo trayecto.

En su juventud, el legendario curandero y guerrero Lakota, Ciervo Negro, tuvo varias visiones épicas aterradoras. En una de ellas, que llamó la “Visión del perro”, se hizo claro que tenía que luchar contra los “Wasichus” (un término para referirse a los invasores europeos). Recuerda haber compartido esta visión con la tribu: “La relaté a todos y ellos dijeron que yo debía realizar la Visión del perro en la Tierra para ayudar a la gente… Dijeron que ellos no sabían hacerlo, pero que yo sería un gran hombre porque no muchos son llamados a contemplar tales visiones” (tomado de Black Elk Speaks, por John G. Neilhardt y Black Elk). Desde entonces, Ciervo Negro dedicó su vida a hacer realidad este sueño.

Los indígenas americanos creen que las personas se enferman si fracasan en la realización de sus visiones, insights o sueños. Muchas culturas indígenas de la Tierra poseen una comprensión inmensamente profunda y sofisticada de lo que llamamos insight. Por ejemplo, en búsqueda de una visión, un individuo se interna en la naturaleza para encontrar una guía para todos.

Todos tenemos insights sobre nuestro propósito y vocación; desafortunadamente, la sociedad moderna produce tal “ruido” que en ocasiones no podemos darnos cuenta de ellos. A través del proceso educativo, nos entrenan para el análisis pero no para la intuición y el sueño. Dadas estas restricciones, ¿es posible aprender sobre las condiciones para crear una visión?

Seleccionado por Andrés Ubierna de Conectarse con la Fuente: El Proceso-U, de Zaid Hassan.

Share

jobs“No quiero ser el muerto más rico del cementerio, lo que quiero es acostarme cada día sabiendo que hoy hice algo genial”. “Si vivo este día como si fuera el último, seguro que algún día tendré razón”. Steve Jobs, el empresario mas admirado y respetado de los últimos tiempos, lideró Apple con la excelencia de un líder talentoso y la cuota de responsabilidad y humanidad que destaca su obra.

Una empresa como Apple, tan asociada a la figura de Jobs, tenía en él su mayor fortaleza, pero también su mayor debildidad. ¿Cómo será el futuro de Apple sin Jobs? No pocos pronosticaban la pérdida de valor por su muerte.

Hasta ahora Apple no perdió valor significativo en las acciones después de su partida. Dos días después de la muerte de Jobs la acción solo había perdido 0,23 % de su valor. Probemos algunas razones.

Con este final en mente, Steve Jobs, trabajó en dos pilares: El primero fue crear una cultura fuerte sustentada en valores claros y seguidos por sus ejecutivos. El segundo, formar a sus sucesores y darles una estabilidad en la compañía (desde que se conoció su enfermedad en el 2004, Apple tuvo una muy baja rotación de sus altos potenciales) y así también realimentar el primer pilar.

Una compañía valiosa tiene gente talentosa, y si es la mejor en su especialidad, creativa, humana e innovadora, tendrá un plus distintivo ante su competencia.

Steve Jobs apuntaba a los mejores en sus especialidades, y resultaba irresistible a la hora de convencerlos a que dejen sus viejos empleos. El testimonio de John Sculley, ex vicepresidente de Pepsi es muy significativo al respecto. Sculley recuerda que Jobs le dijo: “¿Quieres cambiar el mundo, o prefieres seguir vendiendo agua azucarada como hasta ahora?”

Darles una visión y un propósito significativo, respaldado por su ejemplo, resultaba más que suficiente para atraer a los mejores.

Otro pilar importante en esta estrategia fue la Universidad Apple orientada a generar aprendizajes a partir de situaciones de aplicación concreta. Fue creada en el 2008 con la ayuda de Joel Podolny, ex decano de la Universidad de Negocios de Yale. Este es un elemento fundamental que ayuda a fomentar y consolidar los principios y acciones a seguir de acuerdo a los lineamentos de Jobs.

No sorprende que un líder genial y humano como Steve Jobs haya pensado en preparar las cosas para luego de su muerte. Esto era un pretexto para dejar su legado y hacer una compañía que lo trascienda, porque sus valores y propósito son los que marcaron y marcarán a toda una generación.

Como escuché de un prestigioso coach de football americano, Bobby Bowden, “Hay dos cosas de las cuales nadie se salva: de los impuestos y de la muerte”. Tal vez por eso, rescato, entre otras, la enseñanza que Jobs nos deja sobre la responsabilidad de todo gran líder, consciente de su impermanencia, para con las generaciones por venir.

Por Víctor Raiban

Share

En esta interesante conferencia TED, Larry Lessig argumenta a favor de crear nuevas condiciones legales que faciliten la creatividad, la innovación y la expresión libre de una mayor cantidad de gente mediante el uso de las nuevas tecnologías, en un contexto cultural en el cual estamos viviendo un cambio sin precedentes, donde la humanidad está pasando de ser espectadora de actos creativos concentrados en unos pocos autores, a ser simultáneamente espectadora y creadora global. [Luego de darle play, podrás seleccionar los subtítulos en español.]

Seleccionado por Andrés Ubierna

Share

godinLa pregunta que plantea el título es tan abierta que las respuestas dieron para un libro y me tomo el permiso de copiar un artículo de Graciela Gonzáles Biondo que encontré en Gestión Notas sobre algunas de los conceptos con los que respondieron personas reconocidas por su éxito o influencia cuando Seth Godin les presentó esta pregunta.

“Las ideas individuales, cuando el campo es propicio, son las que, desde el presente, empiezan a gestar el futuro… Más aún cuando se trata de los valores que impregnan las decisiones. Al cierre, bastante agitado, de la primera década del siglo, la invitación de Godin parece una propuesta tentadora que vale la pena repasar. De las 70 ideas que reúne el libro, siguen algunas que desafían la dispersión y, es de esperar, importan a alguien más que su autor.

Atención al prefijo

(In)Sustentabilidad. Todos procuran ser sustentables. Es más glamoroso e innovador ocuparse del lado brillante de la ecuación del cambio pero, en realidad, deberían concentrarse primero en aumentar los costos de los sistemas que no son sustentables (educación, energía, transporte, salud).
—Alan Webber, editor cofundador de Fast Company

(Re)Capitalismo. Los países desarrollados van a tener que “desaprender” (otra vez el prefijo) el capitalismo; y sin incentivo alguno en el corto plazo. Y atención con los “digitales nativos”: prefieren la colaboración a la competencia; asumen responsabilidad por las “externalidades”, o sea, por el impacto de sus acciones en el entorno que los rodea; no dudan en “regalar” valor…
—Chris Meyer, coautor de Blur: The Speed of Change in the Connected Economy

(Des)Confianza. La gente no es necesariamente mala, pero a menudo debe tomar decisiones éticas en condiciones complejas, cuando los incentivos están distorsionados (los médicos tienen demasiados vínculos con los laboratorios farmacéuticos, los operadores bursátiles se anotan los beneficios pero no los perjuicios de sus estrategias). Sólo desarticulando los conflictos de intereses de raíz con medidas drásticas, se podrá reconstruir la confianza perdida.
—Dan Ariely, profesor de economía del comportamiento, autor de Las trampas del deseo

Subir la apuesta

Autonomía. El management no es natural. Es un invento y, como la mayoría de los inventos, con el tiempo, pierde utilidad. Cuarenta años de investigación del comportamiento demuestran que cuando el objetivo es complejo, conceptual, creativo, lo que funciona es la autogestión. Después de una década poco espectacular en materia de logros, se impone bajar la dosis de management e inyectar más libertad.
—Daniel Pink, autor de A Whole New Mind y Drive

Momento. Tal vez una de las mejores historias sobre el éxito y cómo lograrlo sea la fábula de la liebre y la tortuga. Cualquiera sea la empresa, si uno es capaz de mantenerse enfocado, elige la senda ganadora. Si a eso le suma intensidad, empieza a marcar la diferencia. Y nada podrá detenerlo si logra sostener esas dos condiciones en el tiempo. Máxima energía, máximo momento.
—Dave Ramsey, autor The Total Money Makeover

Póquer. El management es un invento; los negocios, un juego. Como el póquer. El que nunca pierde no es necesariamente el que más dinero hace en el largo plazo. Ganar una mano no es signo de maestría (el póquer sigue siendo un juego de azar). Por lo general, los que ganan son los jugadores con mayor energía, resistencia y foco; los que no dejan de aprender y de jugar (la teoría es interesante pero no reemplaza a la experiencia). Para ser realmente bueno, hay que vivir, respirar, soñar con el juego. Y para disfrutarlo hay que jugar por algo más que el dinero, respetar los propios principios, ser amable y empático. La comunidad de jugadores, aunque grande, por transparente, es pequeña.
—Tony Hsieh, CEO de Zappos.com, autor de Delivering Happiness”

Fuente: Gestión Notas.

Share

“En tiempos de cambio, los aprendices heredarán la tierra, mientras que los sabelotodos se hallarán perfectamente equipados para desenvolverse en un mundo que ya no existe.” Eric Hoffer. Para introducir el tema sobre el que quiero invitarte a reflexionar, te propongo primero que veas el siguiente video. Para acceder a los subtítulos en español, selecciónalos luego de darle “play”.

Pondré mi propio ejemplo y si miro atrás me tiento a encontrar unos cuantiosos ejemplos de creerme sabelotodo, de soberbia, de creer que yo sabía como debían ser las cosas. Tenía que saberlo todo y si no, aparentar saberlo. Sentía simpatía sólo por aquel que pensaba como yo y también por quien no pensaba como yo pero al final admitía mi postura, y me confirmaba que yo tenía la razón.

Debatir, convencer y arengar eran las actividades de un típico abogado devenido en un incipiente político. Ese era mi mundo, el de las creencias absolutistas y de un aprendizaje transaccional. Tomaba lo que me convenía para conseguir tal o cual objetivo.

En mi mundo no se admitía ni la prueba, ni el error, no la duda, sólo las certezas. En mi mundo, el que sabía ganaba, llegaba y el que dudaba perdía. En el mundo de la política y la abogacía debíamos “convencer” aún a sabiendas de que nuestra postura no reflejaba razón alguna. Convencer era ganar. No había lugar para probar, ni para errar. Simplemente había que lograr resultados. Ganar a cualquier precio. Saber la respuesta.

Para terminar cito el texto de aquellos que, en 1657, creyeron hablar en nombre Dios y maldijeron a Baruch Spinozza:

Con el juicio de los ángeles y la sentencia de los santos, anatematizamos, execramos, maldecimos y expulsamos a Baruch de Spinoza, con asentimiento de toda la sagrada comunidad, en presencia de los libros sagrados con los seiscientos trece principios allí inscriptos, pronunciando contra él la maldición con la que Elisha maldijo a los niños, y todas las maldiciones escritas en el Libro de la Ley. … Que sea maldito durante el día y maldito durante la noche; que sea maldito en su acostarse y en su levantarse; maldito en su salir y maldito en su entrar. Que el Señor nunca jamás lo perdone ni lo reconozca; que la ira y el desprecio de Dios ardan de aquí en adelante contra este hombre, lo carguen de todas las maldiciones escritas en el Libro de la Ley, y borren su nombre de debajo del cielo.

¿Cuántas veces hemos excomulgado de nuestra esferas de relaciones a aquellos que pensaban distinto y creyéndonos Dios no perdonamos su prueba y error, ni admitimos que ellos tienen su propio camino y su propia verdad? ¿Cuántas veces hemos caído en la trampa de las certezas?

Por Víctor Raiban.

Share

rebelde“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.” J. Krishnamurti.

Si alguna vez soñaste con ser Neo y que Morfeo te ofrezca la opción de tomar la pastilla roja para despertar de la Matrix.

Si sabes que tu consciencia es irreprimible, que tu espíritu es libre, que estás “cableado” para el cambio…

Si las reglas del sistema te rebelan, y te llaman transgresor.

Si encuentras algunos problemitas con la autoridad formal.

Si en tu corazón sientes que hay un camino mejor.

Si te agota salir de compras.

Si te juzgan como inadaptado, loquito, rebelde, soñador, bohemio, y te exigen que seas realista y objetivo, que no cuestiones ni hagas preguntas incómodas…

Si en el centro profundo de tu corazón late un llamado a regresar a tu hogar.

Si a pesar de la enfermedad, inequidad, guerra, hambre, indiferencia… que ves en el mundo, te conmueve hasta los huesos la humanidad y en tu interior resuenan los tambores al ritmo del amor por ella.

Si te gusta jugar con los niños, hacer cosquillas, bailar, cantar, mirarte al espejo y decirte “te quiero”…

Si la rutina te apaga y la aventura te enciende…

Si disfrutas en la presencia de los animales, el bosque, el mar o la montaña, y sientes el respeto y la compasión que te hermana con todo lo que está vivo…

Si experimentaste el vacío, viviste alguna crisis, te deprimiste, caíste en alguna adicción y hasta te sentiste atraído por la opción de dejarte morir o quitarte la vida… pero seguiste adelante.

Si la hipocresía te da nauseas…

Si eres de los que se ponen el saco y la corbata sin olvidar que debajo están desnudos..

Si eres de los que no se traicionan a si mismos, cueste el dolor que esa lealtad conlleve…

Si algo de esto te ocurre y por eso alguna vez alguien quiso que creas que hay algo malo en ti…, y te sentiste sólo, incomprendido, abandonado, burlado, ridiculizado, herido…

… entonces quiero que sepas que no estás sólo, que creo en ti, que estoy agradecido de que hayas nacido en esta tierra,  que te admiro y que allí veo a un genio, a un pionero, a un innovador disruptivo, a un agente del cambio, a un visionario, a un filósofo, a un maestro, y que estoy aquí y que te amo.

Y por favor, nunca olvides que alguien de los grandes, hace ya tiempo te llamó la sal de la Tierra y la luz del Mundo.

Andrés

PD: Ahh! casi me olvidaba, como un humilde intento para alentarte y validarte en paz, por la paz y para la paz: pon este video a pantalla completa, sube el volúmen, dale play y fluye…

¡Gracias a Carina Tacconi por el video!

Por Andrés Ubierna.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline