respirarDecía el gran arquitecto francés Le Corbusier: “Trabajar no es un castigo: trabajar es respirar. Respirar es una función extremadamente regular: ni fuerte, ni suave, sino constante.(…)

Hace falta ser modesto para ser constante. La constancia implica perseverancia pero, al mismo tiempo, es una prueba de coraje y el coraje es la fuerza interior que cualifica la naturaleza de la existencia.(…)

Su madre, que murió con 100 años, le decía: Eso que haces ¡hazlo!

Le Corbusier 5/9/1960

Todos trabajamos: unos fuera de casa, otros en casa o en ambos sitios, otros buscando trabajo, y es muy importante no confundir acción con movimiento.

Si uno no combina la acción con la calma, se parecerá a esas gallinas a las que les cortan el cuello y siguen dando vueltas despavoridas y sin rumbo.

Nos pasamos el día corriendo de un sitio a otro, haciendo cosas: reuniones, llamadas, eventos, correos… y muchas veces no nos paramos a analizar (porque estamos muy ocupados “haciendo”):

  • Si de verdad obtengo los resultados que persigo.
  • Si en mi día a día dedico SIEMPRE algo de tiempo:
      • al corto plazo, para obtener recursos de forma más inmediata,
      • al medio plazo: sembrar para recoger un poco más adelante,
      • al largo plazo: ¿hacia dónde me dirijo y/o se dirige mi empresa?
  • Si me siento de verdad cómodo con lo que estoy haciendo.
  • Si utilizo mis verdaderas habilidades.

Una forma de saber si nuestro día es un corre/corre o si hemos aportado valor es analizando de qué estamos más orgullosos o satisfechos en ese día. Eso nos dará una buena medida de las cosas.

Trabaja, respira, trabaja, respira.

Si tu respiración/trabajo suena “alterada” es que algo no va bien, ya que eso sucede cuando estamos nerviosos o tenemos miedo.

Si la respiración/trabajo está alterada por el ejercicio físico o similar, ¡bien! Has hecho un esfuerzo puntual, pero sabes bien que luego ha de venir la calma para normalizarla.

Trabaja, respira y aléjate de la necesidad compulsiva de llegar a todo, de responder a todos o asistir a todo.

Con las nuevas tecnologías y el uso masivo del correo electrónico, mensajes etc. eso resulta imposible y tratar de alcanzar lo imposible genera una gran frustración.

Ya responderás/llamarás/asistirás a lo que sea cuando puedas.

Mientras tanto:

Haz algo urgente, respira, haz algo importante, respira, haz algo transcendente: respira.

Seleccionado por Camila Ubierna del blog de Natalia Gómez del Pozuelo

Share

butanEn Bhután, una pequeña y montañosa nación budista del sur de Asia, localizada en la cordillera del Himalaya entre India y China, con unos 2 millones de habitantes, la felicidad es la riqueza que se mide. En efecto, se trata de un país, en donde la riqueza no es medida por las pertenencias o el oro que una persona pueda tener, sino más bien por el grado de felicidad de la misma.

De hecho, en este país, el Producto Interno Bruto (PIB) que se maneja en todos los países de manera internacional, es reemplazado por la Felicidad Nacional Bruta (FNB). Y es que hace varios años, el rey de Bhután, Jigme Singye Wangchuck, comenzó a aplicar esta idea que ya está en funcionamiento, y de la cual han creado una comisión nacional para cuantificar la Felicidad Bruta del País.

Karma Tshiteem, encargado de la Comisión que maneja las estadísticas de la Felicidad de la Nación, dice que la Felicidad Nacional Bruta se medirá en los siguientes factores: bienestar psicológico, salud, educación, buen gobierno, vitalidad de la comunidad y diversidad ecológica; esto, luego de hacer una entrevista a más de mil personas obteniendo resultados en común que avalen su idea.

Ahora bien, los primeros estudios arrojan que casi un 68% de los Bhutaneses no se siente “feliz” teniendo en cuenta los factores anteriores, cosa que denigra las mismas estadísticas.
Para los próximos años se espera que tengan lugar cambios gubernamentales con el fin de potenciar y aumentar la Felicidad Nacional Bruta. No obstante, su política ha dado frutos entre los butaneses, que, pese a su precariedad económica, son, según un estudio de la británica Universidad de Leicester, el octavo pueblo más feliz del mundo por delante de Estados Unidos

Jigme Singye Wangchuck, su cuarto rey convirtió en el 2008 a Bhután en la democracia más joven del mundo. Este rey, educado en el Reino Unido, vive solo en una cabaña modesta. Cuando la gente se ofreció a construirle un castillo dijo que no, que emplearan el dinero y el tiempo en levantar escuelas y hospitales. Es compasivo, sabio, afirma que lo sacrificaría todo por su pueblo. No sólo eso, es también un visionario si se tiene en cuenta que acuñó, hace 35 años, un término que hoy, en este escenario del poscomunismo y del poscapitalismo salvaje, constituye el centro de uno de los debates más interesantes que se están produciendo en el pensamiento económico mundial. Un debate al que se han apuntado premios Nobel como Joseph E. Stiglitz o Amartya Sen y líderes occidentales como Nicolas Sarkozy o Gordon Brown.

El 2 de junio de 1974, en su discurso de coronación, Jigme Singye Wangchuck dijo: “La felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto“. Tenía 18 años y se convertía, tras la repentina muerte de su padre, en el monarca más joven del mundo.

No fue un mero eslogan. Desde aquel día, la filosofía de la felicidad interior bruta (FIB) ha guiado la política de Bhután y su modelo de desarrollo. La idea es que el modo de medir el progreso no debe basarse estrictamente en el flujo de dinero. El verdadero desarrollo de una sociedad, defienden, tiene lugar cuando los avances en lo material y en lo espiritual se complementan y se refuerzan uno a otro. Cada paso de una sociedad debe valorarse en función no sólo de su rendimiento económico, sino de si conduce o no a la felicidad.

Dos factores pueden explicar que esta especie de tercera vía de desarrollo se haya llevado a la práctica precisamente aquí, en este aislado reino del Himalaya. Por un lado, está su profunda raigambre en la filosofía budista. Y por otro, el proverbial retraso de Bhután en su apertura al mundo. El lama reencarnado Mynak Trulku explica el primer factor: “La felicidad interior bruta se basa en dos principios budistas. Uno es que todas las criaturas vivas persiguen la felicidad. El budismo habla de una felicidad individual. En un plano nacional, corresponde al Gobierno crear un entorno que facilite a los ciudadanos individuales encontrar esa felicidad. El otro es el principio budista del camino intermedio“. Y esto enlaza con el segundo factor, que explica Lyonpo Thinley Gyamtso, ex ministro del Interior y de Educación: “Están los países modernos, y luego está lo que era Bhután hasta los años setenta. Medieval, sin carreteras, sin escuelas, con la religión como única guía. Son dos extremos, y la FIB busca el camino intermedio“.

Lo que medimos afecta a lo que hacemos. Si nuestros indicadores sólo miden cuánto producimos, nuestras acciones tenderán sólo a producir más. Por eso había que convertir la FIB de una filosofía a un sistema métrico. La materia prima es un cuestionario que responderán los ciudadanos bhutaneses cada dos años. La primera encuesta se realizó entre diciembre de 2007 y marzo de 2008. Un total de 950 ciudadanos de todo el país respondieron a un cuestionario con 180 preguntas agrupadas en nueve dimensiones:

1. Bienestar psicológico.
2. Uso del tiempo.
3. Vitalidad de la comunidad.
4. Cultura.
5. Salud.
6. Educación.
7. Diversidad medioambiental.
8. Nivel de vida.
9. Gobierno.

Éstas son algunas preguntas del cuestionario: “Definiría su vida como: a) Muy estresante, b) Algo estresante, c) Nada estresante, d) No lo sé“. “¿Ha perdido mucho sueño por sus preocupaciones?“. “¿Ha percibido cambios en el último año en el diseño arquitectónico de las casas de Bhután?“. “¿En su opinión, cómo de independientes son nuestros tribunales?“. “¿En el último mes, con qué frecuencia socializó con sus vecinos?”. “¿Cuenta usted cuentos tradicionales a sus hijos?“.

Bhután no debe ser (ni lo pretende) un ejemplo para otros Estados. Las peculiaridades del país hacen su experiencia inexportable. Bhután es una de las economías más pequeñas del mundo, basada en la agricultura (a la que se dedica el 80% de la población), la venta de energía hidráulica a la India y el turismo. Y es un país altamente dependiente de la ayuda externa. La tasa de alfabetización es del 59,5%, y la esperanza de vida, 62,2 años.

Probablemente el concepto de FIB les suene a chino a las remotas tribus de pastores nómadas del este, que se visten con pieles de yak, practican una religión animista y ofrecen animales sacrificados a sus dioses en las montañas. Y más aún a los 100.000 ciudadanos de la minoría étnica nepalí que viven en campos de refugiados en Nepal desde principios de los noventa, después de haber sido expulsados de Bhután por el Gobierno.

Pero en 2007 Bhután fue la segunda economía que más rápido creció en el mundo. La educación, gratuita y en inglés, llega hoy a casi todos los rincones del país. En un estudio realizado en 2005, el 45% de los bhutaneses declaró sentirse “muy feliz”, el 52% reportó sentirse feliz”
y sólo el 3% dijo no ser feliz. En el Mapamundi de la Felicidad, una investigación dirigida por el profesor Adrian White en la Universidad de Leicester (Reino Unido) en 2006, Bhután resultó ser el octavo más feliz de los 178 países estudiados (por detrás de Dinamarca, Suiza, Austria, Islandia, Bahamas, Finlandia y Suecia). Y era el único entre los 10 primeros con un PIB per cápita muy bajo (5.312 dólares en 2008, seis veces menor que el español).

Y así hasta que el país sea autosuficiente y deje de depender de la ayuda externa. “Hacemos un buen uso de las ayudas. Apenas hay corrupción, y a los donantes les gusta asociarse a la idea de la FIB. Pero habrá un momento en que la ONU considere que podemos valernos por nosotros mismos“, explica el ex ministro Lyonpo Thinley Gyamtso. “Somos un país pequeño y queremos hacer las cosas así. No queremos enseñar nada al mundo. Hacemos lo que creemos que es mejor para nosotros. Y si el mundo cree que hay algo que aprender, son más que bienvenidos”.

Fragmento seleccionado por Camila Ubierna de Humanismo y Conectividad

Share

¿Qué es lo que sabe el sabio que los demás no saben? Si acordamos en que todos queremos experimentar poco a poco mayores niveles de felicidad, y nos percatamos que el fin común que mueve cada uno de nuestros anhelos es sentirnos cada día un poco más felices que el día anterior. Si descubrimos que todos nuestros deseos, desde ganar más dinero, comprar una nueva casa, el aprecio de los otros, lograr ese ascenso en el trabajo, la salud de nuestros seres amados… hasta vivir en un mundo sin guerras y donde los niños no mueran de hambre,  son formas que cobran sentido en una experiencia más plena de felicidad, paz, plenitud… entonces y tal vez, lo que el sabio sabe es vivir feliz. Ese es su razgo distintivo: experimenta felicidad en todo, incluso sabe que el dolor más intenso que pueda sentir es finito y se diluye en una dicha infinita.

Por Andrés Ubierna

Share

aiki¿Cómo responder a un interlocutor agresivo, sin perder tu equilibrio emocional? Veamos un ejemplo de una conversación en la que no obtengo otro resultado más que el entender, ser entendido y permanecer centrado en equilibro, sin considerarme agredido :

Lector: Andrés, este blog es una porquería disfrazada de filosofía barata.

Andrés: Me apena saber que no te gusta. ¿Qué es lo que no te resulta de valor?

Lector: Todas estas cosas de las que escribís son inútiles, irrealistas, no practicables y no sirven para otra cosa que para ilusionar a los ilusos.

Andrés: Entiendo pienses de esta manera y me gustaría que me ayudes a ver qué cosas tendría que modificar para que cambies de parecer. ¿Me ayudarías a mejorarlo?

Lector: Sería inútil, una pérdida de tiempo.

Andrés: ¿Pensás que ni con tu ayuda podría mejorarlo?

Lector: Es tan desastroso que sería imposible no mejorarlo… Pero aún cuando lo mejores en su totalidad, seguiría siendo una porquería, porque falla desde su concepción. Lo ideal sería que le des de baja, que lo elimines de la web. De esa manera podrías dejar de arruinar tu propia reputación.

Andrés: Aha… entiendo entonces que lo que te motiva a compartir tus opiniones sobre este espacio es el cuidar mi reputación y que, según tu perspectiva, la única forma de conseguir esto es eliminar el blog. ¿Te estoy entendiendo?

Lector: A la perfección…

Andrés: Me gustaría entonces contarte mi mirada sobre el tema. ¿Estás dispuesto a escucharme?

Lector: Soy todo oídos…

Andrés: El principal motivo por el que pongo energía en este blog, es porque me gusta compartir aquellas cosas con las que logré ser más efectivo, tener relaciones de mayor confianza y experimentar más bienestar. Si bien la receptividad y mi reputación son elementos relevantes, no son los que más me importan y me mueven. Aún así fíjate que mes a mes nos visitan 50.000 personas, y además recibo muchos comentarios valorando este esfuerzo, lo cual me hace considerar que hay muchas personas que piensan diferente a vos.  Así que te agradezco que hayas compartido tu opinión pero prefiero continuar poniéndole energía al blog con la misma concepción que hasta ahora, y confiando en que aquellos que lo aprecian lo sigan valorando y que aquellos que no les guste, no lo visiten y dediquen su tiempo a leer cosas que les resulten más útiles e interesantes.

Lector: Sabés qué pasa Andrés, con estas ideas estás estafando los corazones de la gente, ese es el problema de fondo. Imaginate las consecuencias en tu futuro de una estafa emocional de estas dimensiones.

Andrés: Puedo aceptar que tengas tus razones para considerarlo una estafa, y te aseguro que si yo pensara de la misma manera, seguiría tu sugerencia, pero honestamente creo que no es así. Pongo mucho amor y dedicación para mostrar posibilidades de vivir la experiencia laboral de manera más efectiva y humana, diferentes, tal vez, a las que muchos viven todos los días, pero completamente realizables. Además me parece respetuoso presentar estas cosas al mundo y que cada lector decida por sí mismo qué pensar y hacer. Con respecto al cuidado de mi reputación, valoro que te preocupe el tema, pero dado el propósito que me mueve y lo que disfruto con el blog, elijo asumir el riesgo que conlleva mostrar al mundo lo que estoy mostrando.

Lector: Vos sabrás lo que hacés.

Andrés: Agradezco que respetes mi decisión y mi forma de pensar.

FIN

Por Andrés Ubierna, adaptado del ejemplo dado  por mi querido maestro Fredy Kofman con quien tuve el gusto de compartir muchos años de trabajo y a quien todos los días recuerdo con mucha gratitud. Pido disculpas por no haber mencionado esto antes.

Share

kwanEl significado es un concepto difícil de definir, puesto que cualquier definición corre el reisgo de ser circular. ¿Cómo podemos hablar del significado del propio significado? Hay tres maneras de considerar el sentido de esta palabra.

  • “¿Cuál es el significado de la vida?” Este sentido de la palabra refleja la suposición de que los sucesos de vinculan el uno al otro desde el punto de vista de un propósito central o meta definitiva; de ahí que exista un orden, una conexión causal entre ellos. Presume que los fenómenos no son debidos al azar, sino que pueden pensarse ordenadoas y dirigidos por un propósito final.
  • “¿Cuál es el significado de sus actos?” En este contexto la palabra significado se utiliza para referirse a las intenciones que tiene una persona cuando hace lo que hace.
  • “El cielo rojo por la tarde significa buen tiempo a la mañana siguiente.” Este sentido de significar implica acceder a cierta información sobre qué quiere decir una frase, cual es la manera en la cuál podemos relacionar sucesos, obtener cierta claridad, y dar armonía y orden a informaciones no relacionadas o conflictivas.

Desde la psicología positiva crear significado implica traer orden a los contenidos de la mente integrando las propias acciones en una experiencia unificada y óptima de flujo. Los tres sentidos de la palabra “significar” permiten ver con más claridad cómo llevar a cabo esto.

Las personas que encuentran que sus vidas tienen significado suelen tener una meta que las desafía lo suficiente como para implicar todas sus energías, una meta que puede dar trascendencia a sus vidas. Podemos referirnos a este proceso como conseguir un propósito.

Para experimentar el flujo hay que tener metas claras para las propias acciones. La meta en sí no suele ser lo importante; lo que importa es que cuando tengo una meta clara esta enfoca mi atención y me involucra en una actividad. Algunas personas son capaces de mantener en el mismo foco su energía psíquica a lo largo de toda su vida. Las metas no relacionadas de actividades de flujo separadas, se combinan en un compendio global de desafíos que da propósito a todo lo que la persona hace.

Napoleón dedicó su vida -y con ello condujo a la muerte a centenares de miles de personas- a su búsqueda decidida del poder. La madre Teresa de Calcuta ha invertido todas sus energías en ayudar a los más necesitados, porque su vida tiene el propósito del amor incondicional basado en la creencia en un orden espiritual más allá del alcance de los sentidos.

Desde un punto de vista puramente psicológico, tanto Napoleón como la Madre Teresa pueden haber conseguido niveles iguales de propósito interior y, por lo tanto, de experiencia óptima. Las diferencias entre ellos nos llevan a una pregunta ética más amplia: ¿qué consecuencias han tenido estas dos manera de dar significado a la vida? Podríamos concluir que Napoleón trajo el caos a miles de vidas y que la madre Teresa ha reducido la entropía en la conciencia de miles de personas… pero ocupémonos, en lugar de juzgar éticamente, de la tarea más modesta de describir el orden subjetivo que un propósito unificado trae a la conciencia individual.

En este sentido, la respuesta al viejo acertijo “¿cuál es el significado de la vida?” se convierte en algo sorprendentemente simple. El significado de la vida es significado: sea lo que sea, venga de donde venga, tener un propósito unificado es lo que da significado a la vida.

El segundo sentido de la palabra significado se refiere a la expresión de intencionalidad. Y este sentido también es apropiado al tema de cómo crear significado transformando toda la vida en una actividad de flujo.

No es suficiente encontrar un propósito que unifique las metas propias; también hay que llevarlo al terreno práctico y enfrentarse a sus desafíos. El propósito debe resultar en afán; el intento tiene que traducirse en acción. Podemos llamar a esto resolución en la persecusión de las metas propias. En este sentido, lo que cuenta (para el logro de una experiencia óptima de flujo) no es tanto si la persona logra realmente lo que ha empezado a hacer; más bien importa si la energía se ha empleado en alcanzar la meta, en vez de difuminarse o derrocharse.

Pocas cosas son más tristes que encontrar a una persona que sabe exactamente qué quisiera hacer y que no logra reunir la energía suficiente para hacerlo.

La tercera y última forma en que la vida adquiere significado es el resultado de los dos pasos anteriores. Cuando una meta importante se persigue con resolución y todas las actividades diferentes se juntan en una experiencia de flujo unificado, el resultado es que esa armonía se ha incorporado en la conciencia.

Quien sabe cuáles son sus deseos y trabaja resueltamente con el propósito de lograrlos es una persona cuyos sentimiento, pensamientos y acciones son congruentes entre sí, y por lo tanto es una persona que ha alcanzado armonía y paz interior.

La coherencia conduce finalmente a la serenidad y la fortaleza interior que admiramos en las personas que parecen estar bien consigo mismas.

El propósito, la resolución y la serenidad interior unifican la vida y le dan significado al transformarla en una experiencia perfecta de flujo. Cualquiera que logre este estado nunca carecerá de ninguna otra cosa. Una persona cuya conciencia esté tan ordenada no necesita temer los sucesos inesperados, ni siquiera la muerte. Vivir cada momento tendrá sentido y la mayoría de ellos serán agradables. Esto seguramente suena algo muy deseable. ¿Cómo podemos lograrlo?

De eso te hablaré en otra oportunidad… Un abrazo y gracias por estar.

Selección por Andrés Ubierna de Flow: The Psychology of Optimal Experience de Csikszentmihalyi.

Share

sudorComo castigo a su ambición, Adán fue condenado por el Señor a trabajar la tierra con el sudor de su frente. El pasaje del Génesis (3:17) que explica este suceso refleja la manera en que la mayoría de la culturas, y especialmente las que han alcanzado la complejidad de la “civilización”, han concebido el trabajo: como una maldición que debe ser evitada a toda costa…

Con todo el debido respeto a la Biblia, sin embargo, no parece ser cierto que el trabajo deba ser necesariamente desagradable. Hay muchas evidencias de que el trabajo puede ser agradable y que, desde luego, a menudo es la parte más agradable de la vida. En especial el trabajo realizado de cierta manera nos habilita a quedar completamente absortos en la tarea que ejecutamos, lo que es fuente de una gran dicha y que permite realizar dicha tarea sin esfuerzo en lo que se denomina estado de flujo.

En el pasado, considerar que el trabajo emprendido como una actividad de flujo es la mejor manera para desarrollar las potencialidades humanas, ha sido frecuentemente propuesto por diversos sistemas religiosos y filosóficos. Para la gente imbuida de la visión del mundo cristiano de la Edad Media tenía sentido decir que mondar patatas era tan importante como construir una catedral, si ambas cosas se hacían para mayor gloria de Dios.

Uno de los ejemplos más interesantes de cómo el fenómeno de flujo aparecía en los pensadores de otras épocas es el concepto de yu aparecido hace 2.300 años en las escrituras del erudito taoísta Chuang Tzu. Yu es un sinónimo de la manera correcta de seguir el camino, o Tao: se ha traducido como “vagar”; como “caminar sin tocar el terreno” o como “nadar”, “volar” y “fluir”. Chuang Tzu creyó que yu era la manera apropiada para vivir, es decir, sin preocuparse por las gratificaciones externas, espontáneamente, con un compromiso total puesto en la tarea que se realiza.

Como ejemplo de vivir en yu -o en flujo- Chuang Tzu presenta una parábola acerca de un humilde trabajador. Este personaje es Ting, un cocinero cuya tarea era cortar la carne para la corte del señor Hui Wei.

“Ting cortaba un buey para el señor Wen-Hui. A cada toque de su mano, a cada elevación de su hombro, a cada movimiento de sus pies, a cada empujón de su rodilla, manejaba el cuchillo con entusiasmo, todo tenía un ritmo perfecto y él parecía estar bailando al ritmo de la música de Ching-shou.”

El señor Wen-Hui estaba fascinado por cuánto flujo (o yu) había encontrado su cocinero en el trabajo, de modo que felicitó a Ting por su gran habilidad. Pero Ting negó que fuese un asunto de habilidad: “lo que me preocupa es la Manera, que está más allá de la habilidad”. Entonces describió cómo había logrado su soberbio rendimiento: una especie de comprensión intuitiva y mística de la anatomía del buey, que le permitía cortarlo en pedazos con lo que parecía una facilidad automática: “la percepción y la comprensión llegan hasta cierto punto y de ahí en adelante el espíritu va donde él quiere”.

El cocinero de Wen-Hui es un ejemplo excelente de cómo uno puede encontrar flujo en los lugares más inverosímiles, en los trabajos más humildes de la vida diaria. Y es también notable que hace veintitrés siglos la dinámica de esta experiencia fuera ya tan bien conocida.

Muchos de los individuos estudiados por Csikszentmihalyi tienen en común esto: su trabajo es duro y feo, y la mayoría de la gente lo encontraría aburrido, repetitivo y sin sentido. Sin embargo, estos individuos transformaron los trabajos que tuvieron que hacer en actividades complejas. Lo hicieron al descubrir posibilidades para la acción donde otros no las descubrieron, al mejorar sus habilidades, al enfocar su atención en la actividad que tenían a mano y permitirse perderse en la interacción para que sus personalidades pudieran después surgir con más fuerza. Así transformado, el trabajo llega a ser agradable y, como resultado de un inversión personal de energía psíquica, se experimenta como liberador.

Seleccionado por Andrés Ubierna de Flow: The Psychology of Optimal Experience de Csikszentmihalyi.

Share

InnerConnection surgió de la confluencia de una necesidad, con varios sueños y con la posibilidad de sumar el aporte de un lugar maravilloso. Estamos muy entusiasmados al presentar este exclusivo programa de self managment para profesionales, ejecutivos y empresarios que realizaremos los días 7, 8 y 9 de Octubre de 2011 en Puerta del Cielo.

Dirigido a quienes requieren trabajar sostenidamente en un estado de máximo rendimiento, y son conscientes de la necesidad de detenerse y conectar con una fuente regenerativa de energía física, emocional, mental y espiritual.

[singlepic id=698 w=320 h=240 float=center]

En un lugar de privilegio, Puerta del Cielo, situado en el Valle de Ongamira, corazón de las sierras de Córdoba…

Te invitamos a vivir una serie de experiencias transformadoras diseñadas especialmente para conseguir esta reconexion y retornar a tus actividades cotidianas con una vitalidad superior y un sentido trascendente.

Con la colaboración experta en diferentes actividades de Daniel Kirchuk de Puerta del Cielo, y Marisa Cheb Terrab de Flow Dance, y la coordinación y facilitación general de Andrés Ubierna de Puerto Managers, el programa aporta un diseño innovador con el respaldo de nuestra experiencia y combina elementos únicos y altamente efectivos.

[singlepic id=701 w=630 h=106 float=center]
Incluye 3 días y dos noches de estadía en Puerta del Cielo, todas las comidas y actividades. No incluye los traslados ni las bebidas.

Valor lanzamiento por única vez $1.490,00 – Valor regular $2.950,00 – Limitado a 20 participantes.

Adicional para los que quieran disfrutar de la posada hasta el lunes 10 de Octubre: $445,00

Para mayor información haz click aquí o llama al (011) 15 3393 9000

Danos una mano con la difusión de esta iniciativa conjunta entre Puerta del Cielo y Puerto Managers. ¡Muchísimas gracias!

Share

celosLas emociones displacenteras son puentes hacia tu Ser. La emoción es energía vital que nos impulsa hacia. Puede servirnos para ir hacia la conquista de cosas externas a nosotros mismos, ej.: compañía, trabajo, dinero, éxito, objetos, placer, o para ir hacia nuestro interior.

Las emociones consideradas negativas o displacenteras pueden acercarnos a una maravillosa verdad esencial. La envidia, los celos, la culpa, el enojo, la ira, la tristeza son puentes maravillosos para ver la luz detrás de la sombra, lo que sucede es que no hemos aprendido a hacerlo. La cultura juzga negativamente estas emociones por eso sabemos ocultarlas, bloquearlas, reprimirlas, anestesiarlas.

Si hoy sientes envidia instálate pasivamente en ese lugar interior que la está experimentando y pregúntate, ¿qué envidias de esa persona? Seguramente descubras que hay un don o una cualidad interior deseosa de Ser y existir.

Si sientes enojo pregúntate qué necesitas para expandirte, liberar tu ser y haz algo en esa dirección.

Si sientes miedo pregúntate qué cualidad esencial aún no haz reconocido y abrazado. Si sientes celos descubre qué parte de tu Ser no estás integrando.

Si sientes culpa descubre la batalla que se está dando entre lo que debes Ser y lo que sentís y deseas.

Si sientes tristeza descubre qué aspecto interior valioso estás perdiendo.

Si sientes ira es tu ser esencial desesperado por liberarse y expandirse.

Y si no sientes nada, haz todo lo posible por salir de la anestesia emocional puesto que el sentido a la vida lo perdemos primero cuando dejamos de Sentirnos a nosotros mismos.

Selección realizada por Andrés Ubierna de las reflexiones de Carina Tacconi sobre la Educación del Ser.

Share

¿Qué tiene que ver la espiritualidad con el trabajo? ¿Existe alguna relación entre espiritualidad y desempeño? ¿Por qué la espiritualidad está “sonando” cada vez más dentro de las empresas?

Por Andrés Ubierna

Share

Satisfacer aspiraciones elevadas no es necesariamente un asunto serio.

Es probable que parezca más sencillo si consideramos las actividades de nuestra vida personal y profesional como parte de un juego. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi descubrió que los juegos proporcionan condiciones que promueven lo que denomina “una experiencia óptima” de “flujo”. Cuando fluimos, estamos tan absortos en nuestra actividad que nos olvidamos de nosotros mismos. Dejamos de ser el centro de todo y los límites entre el yo y el mundo se desvanecen.

Ingresamos a un extraordinario estado de conciencia, que no implica esfuerzo o atención alguna, una experiencia de comunión en la cual nos sentimos un todo con el juego. Esto no sólo nos hace felices, sino también muy efectivos. Las investigaciones realizadas por Csikszentmihalyi en destacados atletas revelan que el desempeño óptimo se produce en estado de flujo. Los deportistas declaran haber sentido que “el juego se desarrolla por sí mismo” sin necesidad de esfuerzo y concentración.

El estado de flujo se produce cuando la actividad, el juego, es más importante que el resultado. Como destaca Csikszentmihalyi: “Por supuesto, los objetivos finales [...] también son importantes pero el verdadero placer surge de los pasos que damos para alcanzarlos y no del logro en sí mismo”.

Cuando nos enfrentamos a una dificultad que pone a prueba nuestras aptitudes sin agobiarnos, estamos distendidos y a la vez concentraos. Nos sentimos bien cuando podemos demostrar nuestras competencias y valores sin que nos abrume el miedo al fracaso. En una experiencia óptima, nos sentimos simultáneamente seguros y en peligro.

Cuando jugamos “corremos el riesgo” de perder, aunque sabemos que estamos totalmente “a salvo”. Enfrentamos obstáculos que ponen a prueba nuestro temple y nos impulsan a esforzarnos al máximo. Estamos al borde del abismo; dar un paso en falso significa perder. La serenidad es producto de saber que perder es relativamente inconsecuente para nuestra vida. Dentro del juego, perder es el final. Pero más allá, no importa. Cuando el juego termina, la vida continúa sin problemas.

Dos actitudes pueden echar a perder la diversión: tomarse el juego con excesiva seriedad o con excesiva liviandad.

Seleccionado por Andrés Ubierna de Conscious business, Fredy Kofman

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline