Mentirle al candidato

13

mujerImagínese que Ud ha muerto. Al llegar a las puertas del cielo, San Pedro lo invita a entrar y le manifiesta que Ud puede elegir entre ir al infierno o al cielo. Permitiéndole pasar unos días de prueba en cada lado.

Decide empezar por el infierno. Para su sorpresa llega a este paraje y lo encuentra hermoso; con campos de golf, luce el sol, el mar es azul profundo , un viento que sopla suavemente.

Allí se reencuentra con sus compañeros de oficina, los que parecen ir de fiesta en fiesta. Cada cual practica su deporte favorito, come su plato favorito o hace lo que más le gusta. Puede irse o quedarse cuando quiera. El diablo es un verdadero gentleman, amigable y atento.

Luego va al cielo y se encuentra con ríos de leche y miel, tulipanes y narcisos. Angeles dorados de finos rizos que cumplen con sus deseos. Todo es acogedor e idílico. Esta vida le parece mas que aceptable pero un poco aburrida.

Le comunica a San Pedro su decisión de quedarse en el infierno. Este lo empuja en un ascensor que lo lleva y se detiene, las puertas se abren y Ud. sale con buenas expectativas… y se ve que lo agarran dos tenazas de acero al rojo que lo alzan, lo agitan de lado a lado y lo acaban sosteniendo sobre una parrilla.

Por todas partes se ven hogueras sobre las que queman a personas. Se dirige al diablo y le dice: “Un momento!”, y le grita, “antes todo esto parecía algo completamente distinto!”, así es , le responde el diablo, “pero antes Ud era un candidato y ahora Ud es de nuestra empresa”. ( Del libro de La Rebelión del individuo de Reinhard Sprenger)

Supongamos que Ud es el que hace la entrevista de admisión de un nuevo candidato. Lo que podría hacer es darle una imagen extraordinaria de su empresa al joven profesional. Claro que me responderá, que lo hace, porque es de buen management atraer a los talentos.

¿Cuánto podrá durar esta falsa identidad?,cuestión de días. En el baño o comedor de la empresa, ya habrá alguien que le advertirá a su candidato y le contará la teoría en uso y no la oficial. Es decir lo que pasa realmente y no el discurso oficial sobre lo que pasa.

Si esto sucede así: ¿Qué cree que opina ahora de Ud este candidato? ¿Qué cree que piensa el candidato ahora de su empresa? ¿Quién pierde mas, él  Ud.? ¿Cuáles considera que son las consecuencias de mentir o no ser habilidosamente franco en las entrevistas laborales?

Por Víctor Raiban

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.tiendanube.com/ Alejandro

    Muy interesante. Si bien puede servir para atraer candidatos, la falta de sinceridad termina en una alta rotación y una dudosa reputación para la empresa. Lo importante es, sin dejar de ser “vendedor”, comunicar con transparencia cómo se trabaja.

  • Alejandro Wald

    Es un tema delicado. De todas formas con la disponibilidad de información que existe hoy día yo creo que cualquier candidato puede conocer bastante acerca de la empresa para la que se postula, antes de tener la primera entrevista. Saludos,

    Alejandro 

    • Andrea Landajo

      También lo podríamos extender a las relaciones humanas, no solo en lo laboral: algunas personas venden una imagen que con el tiempo resulta dificil de sostener.
      “Que el árbol no te impida ver el bosque”.
      Saludos
      Andrea

  • Adrian

    Yo agregaría que esto es más frecuente aún con los nuevos clientes, no sólo con los empleados. Las dinámicas competitivas actuales son gestionadas de forma tal en que un nuevo cliente es más valioso que uno actual. Las promociones y los beneficios por entrar son superiores a los beneficios por permanecer.
    Las compañías se comportan más como un gigolo que como un marido. Les importan más las nuevas conquistas que la fidelidad de las anteriores

  • Victor Raiban

    Que buen punto Adrían!, comparto con vos. Gracias  a ti y a Alejandro por el aporte.

    Abrazos

  • http://twitter.com/Sibarel Sibarel

    Creo que el “chiste” es un buen reflejo el ejercicio comentado, que supongo no se da siempre, pero que de seguro sucede.  El problema del candidato fue no corroborar los datos, es probable que no tenga manera de hacerlo pero de poder es lo que debe hacer, así ya no se podrá “sorprender”.  Yo creo que cuando uno recibe ofertas demasiado buenas para ser ciertas, hay que investigar más a fondo. En cualquier proceso soportado por una mentira sin duda pierden ambas partes, pero el que miente siempre pierde mucho más.  Y la principal consecuencia para el candidato debiera ser la duda persistente a futuro, pues que otras cosas ser ocultadas o tergiversadas y que tarde o temprano le afectarán, ante un escenario así es mejor cambiarse de pega lo antes posible, y por eso digo que el que miente siempre es el que más pierde.

  • Jvplasencia

    En mi experiencia, es verdaderamente decepcionante encontra una realidad maquillada por el engaño, la mentira y la falta de honorabilidad. Yo he visto (pocas veces) esos escenarios y en todos ellos la factura que se paga es “muy alta”. Tammbién hay del otro lado sus casos, hay muy buenos actores y las consecuencias son terribles.
    A la gente le gustan los retos!! Por eso hay que cuidar las versiones de cómo se venden las oportunidades empresariales…debe haber petica y sobre todo, calzar los zapatos del otro.
    Saludos 

  • Jvplasencia

    En mi experiencia, es verdaderamente decepcionante encontra una realidad maquillada por el engaño, la mentira y la falta de honorabilidad. Yo he visto (pocas veces) esos escenarios y en todos ellos la factura que se paga es “muy alta”. Tammbién hay del otro lado sus casos, hay muy buenos actores y las consecuencias son terribles.
    A la gente le gustan los retos!! Por eso hay que cuidar las versiones de cómo se venden las oportunidades empresariales…debe haber petica y sobre todo, calzar los zapatos del otro.
    Saludos 

  • Maximiliano Tolva

    En el mercado competitivo de la industria del software esto es moneda corriente, sobre todo cuando las búsquedas las realizan empresas de outsourcing. También creo que debemos pararnos de la vereda contraria, y realizar una autocrítica de nuestra posición dentro de la compañía, ya que quizás ese mundo ideal que nosotros mismos prometemos, es el mismo mundo ideal que nos prometieron en un pasado cuando nos pasamos de ser “candidato” a “parte de…”. Saludos para todos y “buen comienzo de semana”.

  • Shofis_86

    Excelente articulo, tan cierto! a cuantos no nos ha pasado que entramos en una empresa con gran “trayectoria” y terminas tratando de salvar un elefante rosa…

  • http://twitter.com/ClaudiaGDV Claudia G D V

    Muy lindo el artículo. Pero me pregunto… es fácil ver el problema, sobre todo para los que no formamos parte de esa empresa. Ahora, ¿cuál es la solución? cuando son los propios dueños o directores de las organizaciones los que propician esa realidad. O, en todo caso, la esconden debajo de la alfombra…

  • Victor Raiban

    Gracias Claudia por tu comentario!

     Los valores son parte de la realidad que comparten los ejecutivos en la organización. Esa realidad se genera a partir del estado de consciencia de los mismos. A un consciencia mezquina, una realidad dolorosa.

     Cuando mayor sea la verdad y la falta de rutinas defensivas ( miedo organizacional), mayor la sensación de aromonía y buen clima.

    Saludos!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline