Mente y alma

13

corazonHay una espiritualidad mental y una espiritualidad del corazón, del alma.

La mental puede ser coherente, pero no consistente, linda pero no bella, informa pero no transforma, tranquiliza pero no apasiona, acomoda pero no desestructura, condiciona el alma y no la libera…

La espiritualidad mental sirve al ego, la del alma sirve a Dios y a su creación.

Puede ser lógica pero no creíble, atractiva pero nunca original, y es una espiritualidad que no tiene el poder de revolucionar nuestra existencia hacia expresiones más amorosas porque nos separa de la vida, porque no está viva y nos pone en contacto con el vacío existencial obturando nuestro viaje natural como seres divinos encarnados hoy aquí para ser expresiones de dios, hombres divinos y mujeres divinas en la tierra…

La mente es una herramienta maravillosa, pero suele articularse para atender las necesidades (o exigencias) del ego, el afuera, los requerimientos que impone la cultura, el mercado y sus manifestaciones…  Mientras vamos, sin darnos cuenta, haciendo esto, la mente y el ego (nuestra identidad mental) terminan adueñandose de nuestras vidas, y poco a poco perdemos así nuestra conexión esencial, las ganas, la vitalidad, la orientación y sentido existencial, nos enfermamos y enfermamos la tierra con muerte, corrupción, explotación, porque negamos la vida.

Al menos en mí caso, en esta etapa de mi viaje, la tarea actual consiste en retomar la conexión con mi alma (mi identidad esencial), permitir que poco a poco se exprese con un mayor caudal en mi vida, y ubicar a la mente en su rol instrumental, un proceso que experimento con intenso dolor y con intenso amor.

La espiritualidad mental es una pseudo espiritualidad vacía de amor, de acción, de vida… ¿cuál es tu espiritualidad, la mental o la que brota de tu propia alma?

Por Andrés Ubierna

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Esteban Owen

    Gracias, Andrés … me parece que el desafío es alinear la mente y el espíritu. Cuando nuestros pensamientos están en contradicción con el espíritu, hay fragmentación y deviene el malestar. Cuando ambos están alineados hay armonía y bienestar.

    Saludos,
    Esteban Owen

    • http://andresubierna.com/ Andres Ubierna

      Coincido Esteban, pero con una pequeña aunque fundamental sutileza: qué aspecto se alinea con cuál? Si el alma o el sentimiento te pide que hagas algo, aunque sea doloroso, y la mente te pide algo distinto, a quiién escuchás para definir tu comportamiento? Al menos desde mi desafío actual, mi compromiso es con mi alma, y lograr que la mente esté a su servicio, y no al revés.
      Un abrazo,
      Andrés

  • José Carlos

    Andrés, gracias por la siempre bienvenida reflexión. La espiritualidad de la mente, como la llamas, puede ser compartida, estimulada por otros, por un ambiente favorable ¿cierto? Ya la del alma es personal 100%, como la motivación, energia etc.
    A mi me gusta pensar que existe una relación entre las dos – algo como el salto cualitativo a partir de la cantidad, de la dialéctica -  se búscas la espiritualidad mental como un reto, muchas veces, en un dado momento se crea un insight para la espiritualidad del alma y lo incorporas, a nivel del corazón. ¿Que opinas?
    Esto de seguir la voz del alma, muchas veces en realidad es una trampa de la mente, a servicio del ego, en una autodefensa. Necesitamos maturidad, humildad y autoconocimiento para separar lo que es legítimo ¿verdad?  

    • http://andresubierna.com/ Andres Ubierna

      Gracias José Carlos!

      El lenguaje del alma es puro, directo, claro, libre, sin dobleces, es como es… y la vida desde el alma es la única vida que se vive sin artificios, y por eso es natural, orgánica, sagrada y espiritual, tanto como la vida en la forma de una estrella, un  pino, un jaguar, una montaña.

      El problema del ser humano, la cúspide de la cadena evolutica, ocurre cuando confunde su identidad mental o ego con su identidad esencial o alma, y así el ego se adueña de la vida en lugar de estar al servicio del alma y su vida.

      Esta es una sabiduría muy antigua, como aparece en un verso del Bhagavad Gita que dice: “El ego es amigo del Ser o su enemigo… El ego es amigo del Ser cuando el ego está al servicio del Ser y es guiado por el Ser, y cuando esto no ocurre se convierte en su enemigo.”

      También podemos ver reflejada la guía sobre la forma de relación vital, natural y amorosa Alma-ego en las enseñanzas vivas de Jesús y de Buda.

      Un abrazo!

  • http://twitter.com/FernandezdeVega Jose Ignacio Fdez.

    Hola Andrés:

    La mente es un excelente instrumento a nuestro servicio. Si nos domina, si nos manda, es un pésimo amo.

    En estos momentos de mi vida estoy aprendiendo a dominarla. Estoy aprendiendo a observar mis pensamientos, mis emociones y mi campo somático. Y lo que estoy consiguiendo me gusta… me gusta mucho. Cada día siento que me acerco poco a poco a la paz interior que llevaba buscando hacía tiempo. 

    Dejar de vivir en mi mente egótica para vivir en mi no-mente. Es fascinante!!

    Un cálido abrazo digital Andrés

    José Ignacio Fernández
    Twitter: @FernandezdeVega

     

    • http://andresubierna.com/ Andres Ubierna

       Uy Jose Ignacio!!!! Sabiendo ahora el proceso en el que te encontrás, me siento, con humildad, tu compañero de camino… Un abrazo de alma a alma!

  • Patricia Avila

    Mi mente está al servicio de mi alma, es una tarea diaria que no admite distracciones y que sin dudas me muestra el camino de la felicidad…los resultados de mis acciones no importan porque no podría haber sido de otra forma…solo sigo a mi alma. Bendiciones!

  • Gumaro Ramirez

    ¡Buena tarde ! Estimado ANDRES ,,EXcelente REFLEXION… GRACIAS,,GRACIAS, me encuentro en plena luchapor controlar mipensamientos,controlar mi forma de pensar,,,controlar a mi mente,, que eh comrpobado me traiciona, me pierde.. ,,es una tarea complicada.. pero avanzo,,un poco día con día y voy ganando paz  y tranquilidad ,,cisa terrible es el EGO…
    Gracias me ayuda grandemente y me anima a seguir adelante

    Gracias… DIOS te bendice

  • lucia

    Hola Andrés,

    Cuan cierto llega a ser tu artículo. Es curioso como la mente llega a jugar con nuestras vidas que no nos permite disfrutar de nuestro presente; del AHORA, evitándonos sentir la esencia y el ser de todo aquello que nos rodea, y de lo más bonito que tenemos; LA VIDA. 

    Yo también he emprendido un camino en la búsqueda de una espiritualidad del alma y, déjame asegurarte cuan difícil se torna. No obstante, la mente es una buena herramienta para conseguir nuestros fines materiales.

    Es grato tener artículos de esta índole.

    Un saludo,

    Lucia!

  • Elena

    Mi espiritualidad es la que siente y se expresa…
    no es una espiritualidad “pensada”, porque es sabia… y viene desde lo más profundo del Ser, que es perfecto e infinito, “creado a imagen y semejanza”…

    ¡Qué bueno que hayas podido señalar con tanta precisión las diferencias entre ambas, para que nos reconozcamos en ella…!

    Gracias Andrés, como siempre, por tu guía existencial y potenciadora de lo mejor de cada uno de los que te leemos.

    Saludos,
    Elena. 

  • Mariaanarial

    Me atrevo a decir que la espiritualidad del alma transmite por si misma, se irradia no necesita del parloteo de la mente para convencer a nadie. La espiritualidad  ES, no se la crea, EXISTE. Gracias Andrés.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline