La oportunidad del dolor

11

dolorVino a mi cabeza una imagen de mí con un cuchillo en el pecho, cuando lo saque y lo tiré, automáticamente volvió, lo saque de nuevo y volvió, y así muchas veces. El dolor es como un cuchillo en el pecho, lo curioso es que uno no puede simplemente arrancarse el dolor, porque vuelve. Podemos tratar innumerables veces, va a volver. Por prueba y error nos damos cuenta de que por más que intentemos, con toda nuestra fuerza y perseverancia, arrancar el cuchillo, a continuación va a seguir ahí.

Así que nos cansamos, y vagamos por la vida con un cuchillo en el pecho. Ponemos un montón de ropa encima para taparlo, disimulándolo con sonrisas y charlas banales, pareciera que ya no está.

¿Solucionado? No, ni aprendimos a vivir con el dolor ni lo superamos, dejamos de ser conscientes de él. Lamentablemente aunque lo anestesiemos, este puede hacer estragos silenciosamente sin que nadie se percate de ello, ni siquiera nosotros.

Se requiere mucho más que una mano para sacar incesablemente un cuchillo y luego superar el dolor y la angustia. Y uno de esos días en los que un suceso insignificante nos hizo estallar, advertimos que el cuchillo del que nos habíamos olvidado causó una grave infección. El dolor volvió y peor que nunca, ahora no podemos disfrazarlo de sonrisas.

¿Cómo seguir a partir de allí? No lo sé, aún no sé como superar el dolor. Pero una propuesta sería entablar una seria conversación con nuestro dolor y preguntarle por qué nos atormenta. Hacernos amigos, y tal vez de a poco darnos cuenta que hubo un sentido para que esté ahí. Y al comprender ese sentido, mi nuevo amigo me permita trascenderlo y convertirlo en dicha.

Nuestras vidas no serían mas dichosas sin dolor, porque de alguna manera nos obliga a aprender, ser valientes y más sabios (si aprovechamos la oportunidad).

Por Camila Ubierna para Puerto Managers

Share
  • Victor Raiban

    Cami el dolor es amor, nos duele algo que nos importa. La vida duele. No imagino ir por la vida, por mi vida, sin importarme nada. Si nada me importase y no me doliese, ya no sería vida.

    Solo que el dolor nos muestra que estamos apegados.¿Esta mal apegarnos nuestros deseos más profundos y lo que amamos realmente?

    Que lindo es leer tus escritos, es como una brisa a mi corazón dolido y expansivo!

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Cami

    Victor, gracias por el comentario ! La realidad es que no sé si esta bien o mal el apego, sé que nos pasa a la mayoría de nosotros, capáz en algún lugar gracias a eso nos damos cuenta de lo que nos es importante.
    Saludos!!!

  • Noemimucu

    Hola Andrés,

    Me ha encantado el post porque explica muy gráficamente esa realidad que a veces se sufre, que al final genericamente todos llaman ansiedad. Que como es muy extendido ya parece algo corriente y que como bien dices llega un día que sale y explota. Me parece muy buena la recomendación, pararse y analizar. Eso sí nos hará avanzar. Saludos

    • http://andresubierna.com/ Andres Ubierna

       Gracias Noemí por sumar tu comentario… y resalto que el artículo está escrito por mi hija Camila y no por mí.

  • Elena

    Recordando una de las historietas “Relax” de Walter Kostner, había una en particular que mostraba a uno de los dos personajes enfrentado a la palabra DOLOR.
    Se  acerca a una de las letras O y comienza a atravesarla, pasando hacia el otro lado.
    Cuando termina de pasar la palabra a sus espaldas había cambiado… era la palabra AMOR.

    Tal vez ésa, sea una de las manera de superar el DOLOR.
    A través del AMOR… 

    El AMOR propio, el amor al propio dolor, el amor al prójimo, el amor al dar y al darse al otro. 
    Y en esa entrega, me olvido de mi mismo y de mi dolor, porque puedo llegar a ver el dolor ajeno, y al compartirlo… se mitiga, se mitigan mutuamente…

    A propósito, comparto una de esas fabulosas historietas sobre “los gestos sencillos”, en una imagen, debajo de mis palabras.
    Espero les guste.

    Saludos.

  • http://www.facebook.com/verapuican Sergio Vera Puican

    Dear Camila: Gracias por tus palabras. He vivido dolores como César Vallejo, uno de los poetas peruanos que ha escrito sobre el dolor humano con una profundidad que hace innecesario dar más descripciones. Creo que sólo podemos superar el dolor cuando hablamos cara a cara con él, a solas y sin testigos, para encontrarle un sentido a lo que nos pasó.En mi carrera he encontrado testimonios de personas que tienen guardado su dolor pero no hicieron esa entrevista y viven caminando por el mundo haciendo la vida imposible a los demás. Peor aún, otros no pudieron superar sus horas amargas y terminaron aferrados a la dosis final.
    En todo caso recuerdo la frase de Charles Chaplin: ” La Vida no tiene sentido, nosotros tenemos que encontrarlo”. Un abrazo cordial.

    • Elena

      Sergio:

      es muy cierto lo que expresas sobre enfrentar “cara a cara” al dolor y encontrarle un sentido… porque lo tiene, sí lo tiene.

      Creo que nada de lo que nos pasa -por más doloroso que fuese- sea un sinsentido.
      Todo tiene una razón de ser. Por lo mismo es, que comparto a medias, la frase atribuida al genial Charles Chaplin, ya que para mí la Vida tiene sentido y parafraseándolo afirmo: “nosotros tenemos que encontrarlo”.

      También considero que somos nosotros quienes, con las elecciones de vida que hacemos, nos acercamos o nos alejamos del dolor.
      Las situaciones dolorosas NO llegan a nuestras vidas porque sí, son nuestras decisiones las que nos llevan hacia allí.
      Muchos no sabemos aprender, si no es a través del dolor; y a veces éste es el mejor maestro.
      La adversidad fortalece y nos hace más sabios y prudentes.

      ¡Un placer leer los comentarios de los visitantes,que tanto nos enriquecen!

      Saludos. 

  • Nancy

    Camila gracias por tu artículo, profundo, interesante, reflexivo. 
    El dolor nos acompaña siempre o casi siempre, lo importante es darse cuenta de su presencia y como tu dices dialogar con él y saber qué significa, por qué está en nuestro pecho. Claro está que eso requiere valor y deseo de crecimiento.He notado que muchas veces elegimos situaciones que, en lo profundo de nuestro ser sabemos que nos causarán dolor, sin embargo, volvemos a elegir situaciones similares. Lo importante, en mi opinión, más allá de dialogar con el dolor, es también preguntarnos por qué elegimos opciones que traerán dolor.El incesante trabajo del autoconocimiento, la autoestima, diálogo interior con amor, comprensión, eliminar viejos patrones nocivos de conducta y elegir otros sanos y nuevos, constituye uno de los caminos para poder enfrentar al dolor.Recuerdan con que ternura nos lo dice el Principito en reiteradas oportunidades? Hay que limpiar nuestro planeta a diario, estar atento, puesto que pueden aparecer malezas y es preciso arrancarlas rápido….

    Abrazo,

    Nancy

  • Cami Ubierna

    Muchas gracias!

  • Juani Bet

    Excelente

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline