La consideración positiva de si mismo

6

lenon“Nuestras potencialidades individuales son resultado directo de nuestra autoestima. Lo que quiere decir que nos sentimos eficaces respecto a nosotros mismos. Si llegamos a adoptar mejor concepto de nosotros, esperaremos más de nosotros […] Este proceso de crecimiento da como resultado metas más agresivas, expectativas mayores y, tanto, logros más impresionantes. Si cree usted lo que acabo de decir, no podrá evitar la conclusión de que aquellos a quienes ha seguido con pasión, con alegría, con entusiasmo, le han hecho sentirse alguien. No se trataba simplemente de que tuvieran el oficio, o el poder […] de alguna manera se sentía usted admirable por estar junto a ellos.” Irwin Federman

La consideración positiva de sí mismo parece ejercer su fuerza mediante la creación en los otros de una sensación de confianza y de elevadas expectativas, efecto no muy distinto del fabuloso Pigmalión.

Cuando Ian McGregor se hizo cargo de la presidencia de la British Steel Corporation , su primera orden fue la de restaurar la moral de los sectores medios de la administración. “Siempre he trabajado sobre la base de la teoría –dijo- de que para el personal superior de una organización es muy importante imaginarse cómo motivar al personal subordinado.” No podía ofrecer a sus ejecutivos las recompensas financieras habituales en las compañías con grandes ganancias, pero podía proporcionar motivación a través de su independencia y su autoconfianza. “La gente empieza a sentir que una parte de la empresa depende de ella- dijo-. Tiene más oportunidades de mostrar sus capacidades.”

La autoconsideración positiva se relaciona con la madurez, pero preferimos la expresión sabiduría emocional a madurez. Madurez recuerda demasiado el momento que se supera el comportamiento infantil. Pero nuestros líderes parecen retener gran parte de las características positivas del niño: el entusiasmo de la gente, la espontaneidad, la imaginación y una ilimitada capacidad para aprender nuevas conductas. La sabiduría emocional, como hemos llegado a entenderla, se refleja en la manera de relacionarse con otras personas. En el caso de nuestros noventa líderes, utilizaron cinco habilidades clave:

1) La capacidad para aceptar a la gente como es, no como uno quisiera que fuera. En cierto sentido, eso podría considerarse como una medida de sabiduría (ponerse en el lugar de otra persona, comprender cómo son los otros en sus términos y siempre sin juzgarlos).

2) La capacidad para enfocar las relaciones y los problemas en términos de presente y no de pasado. Por cierto, es verdad que podemos aprender de errores pasados. Pero a nuestros líderes les parecía más productivo utilizar el presente como punto de despegue para tratar de cometer menos errores, y sin duda eso era psicológicamente más saludable que volver una y otra vez sobre cosas ya superadas.

3) La capacidad para tratar a quienes están cerca con la misma atención amable que se daría a conocidos más lejanos y casuales. La necesidad de esta capacidad es en general la más evidente –y la más escasa- en nuestras relaciones con nuestra familia. Pero es igualmente importante en el trabajo. Tendemos a dar por supuestos a aquellos de quienes más cerca estamos. A menudo nos acostumbramos tanto a verlos y a oírlos que perdemos la capacidad de escuchar lo que dicen realmente o para apreciar la calidad –buena o mala- de lo que hacen. Interfieren aquí los sentidos personales de amistad, de hostilidad o de indiferencia.

Este problema de la excesiva familiaridad tiene dos aspectos. El primero es el de no oír lo que se dice: la sordera selectiva lleva a malentendidos, equívocos y errores. El segundo es la cuestión de la retroalimentación que dejamos de proporcionar para indicar nuestra atención.

4) La capacidad de confiar en los otros, aun cuando el riesgo parezca grande. La suspensión de la confianza suele ser necesaria como autoprotección. Pero el precio es demasiado alto si significa estar siempre en guardia, en actitud de permanente sospecha de los otros. Aun cuando a veces una sobredosis de confianza implique el riesgo de ser víctima de engaño o de decepción, es más sabio a largo plazo que dar por supuesto que la mayoría de la gente es incompetente o no es sincera.

5) La capacidad de actuar sin la constante aprobación y el permanente reconocimiento de los demás. En particular en una situación laboral, la necesidad de aprobación constante puede ser perjudicial y contraproducente. En realidad no debería importar a cuánta gente le gustan los líderes. Lo importante es la calidad del trabajo que resulta de colaborar con ellos. Los líderes emocionalmente sabios advierten que esta cualidad se ve afectada cuando se coloca un énfasis indebido en el hecho de ser “buen tipo”. Más importante es que gran parte del trabajo de los líderes consista en asumir riesgos. Y los riesgos, dada su naturaleza, no pueden ser placenteros para nadie.

Seleccionado por Camila Ubierna de Líderes: Estrategias para un liderazgo eficaz, de Warren Bennis.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Adrypc

    Muy buen Articulo!

  • Elena

    Como docente de primaria que soy  -ubicada en un puesto de 
    relativo “liderazgo”-  te agradezco Camila por la descripción de estas cinco habilidades.
    Las mismas, las deberíamos ejercitar y tener presentes a cada paso.

    Ya lo expresaba la gran poetiza chilena Gabriela Mistral en el siguiente poema:

    La oración de la maestra.

    ¡Señor! Tú que enseñaste, perdona que yo enseñe; que lleve el nombre de maestra, que Tú llevaste por la Tierra. Dame el amor único de mi escuela; que ni la quemadura de la belleza sea capaz de robarle mi ternura de todos los instantes. Maestro, hazme perdurable el fervor y pasajero el desencanto. Arranca de mí este impuro deseo de justicia que aún me turba, la mezquina insinuación de protesta que sube de mí cuando me hieren. No me duela la incomprensión ni me entristezca el olvido de las que enseñé. Dame el ser más madre que las madres, para poder amar y defender como ellas lo que no es carne de mis carnes. Dame que alcance a hacer de una de mis niñas mi verso perfecto y a dejarte en ella clavada mi más penetrante melodía, para cuando mis labios no canten más. Muéstrame posible tu Evangelio en mi tiempo, para que no renuncie a la batalla de cada día y de cada hora por él. Pon en mi escuela democrática el resplandor que se cernía sobre tu corro de niños descalzos. Hazme fuerte, aun en mi desvalimiento de mujer, y de mujer pobre; hazme despreciadora de todo poder que no sea puro, de toda presión que no sea la de tu voluntad ardiente sobre mi vida. ¡Amigo, acompáñame! ¡Sostenme! Muchas veces no tendré sino a Ti a mi lado. Cuando mi doctrina sea más casta y más quemante mi verdad, me quedaré sin los mundanos; pero Tú me oprimirás entonces contra tu corazón, el que supo harto de soledad y desamparo. Yo no buscaré sino en tu mirada la dulzura de las aprobaciones. Dame sencillez y dame profundidad; líbrame de ser complicada o banal en mi lección cotidiana. Dame el levantar los ojos de mi pecho con heridas, al entrar cada mañana a mi escuela. Que no lleve a mi mesa de trabajo mis pequeños afanes materiales, mis mezquinos dolores de cada hora. Aligérame la mano en el castigo y suavízamela más en la caricia. ¡Reprenda con dolor, para saber que he corregido amando! Haz que haga de espíritu mi escuela de ladrillos. Le envuelva la llamarada de mi entusiasmo su atrio pobre, su sala desnuda. Mi corazón le sea más columna y mi buena voluntad más horas que las columnas y el oro de las escuelas ricas. Y, por fin, recuérdame desde la palidez del lienzo de Velázquez, que enseñar y amar intensamente sobre la Tierra es llegar al último día con el lanzazo de Longinos en el costado ardiente de amor. 

    Y en este otro poema de Henry Ricardo Reyes: 

    Ser una Maestra significa alumbrar vidas,sembrar en tierra fértil la invaluable semilla,amar el arte de enseñar,igual que el amor ama el amar.Ser Maestra es saber escuchar,es la mujer vestida de paciencia,es cuidar de sus alumnos la concienciapara que a sus metas puedan llegar.Ser Maestra es una lucha contínua,vencer la ignorancia con el saber,vencer la dejadez con el deber,colocar la bandera “Si lo puedo lograr”.Ser Maestra es quitar espinas,es sanar las heridas que dejala falta de conocimiento,es enseñar con el ejemplo.Ser Maestra es entender las matemáticas:paciencia + tolerencia = comprensiónesfuerzo * dedicación = satisfaccióndisciplina – pereza = destrezaconstancia / perseverancia = éxito.Ser Maestra es entender de gramática:Un punto termina una oración,una coma hace una pausa,todo efecto tiene una causa,si estudias tendrás un futuro mejor.También es saber de historia,pero ella con sus actos también la escribe,escribe la historia de sus alumnos,para que aprendan lo que agrega valor.Ser Maestra es un número infinito,unos puntos suspensivos,una oración llena de adjetivos,el verbo Actuar conjugado en presente,Ser Maestra es ser valiente,es una frase resaltada entre comillas,un párrafo que nunca termina,un libro que se debe leer,Ser Maestra significa alumbrar vidas,convertirse ella en la semilla,amar el que sus alumnos aprendanigual que el amor ama el amar.

  • Eliparisi

    Estas capacidades forman parte de lo que se denomina Resiliencia Personal aplicada a la Resiliencia Organizacional. Empatía, distancia óptima, una mirada a partir de ver con lo que contamos para construir y no estar mirando siempre lo que no se sabe hacer. Se aprende desde la emoción que genera el hecho de ser capaz de hacer algo. Cuando somos concientes que podemos es donde juega la autoestima y la utoconfianza para tomar responsabilidad por el ahora, sabiendo que estoy sembrando…y soltar el resultado.
    Gracias por el artículo, muy bueno!
    Elizabeth PArisí

  • Eliparisi

    Estas capacidades forman parte de lo que se denomina Resiliencia Personal aplicada a la Resiliencia Organizacional. Empatía, distancia óptima, una mirada a partir de ver con lo que contamos para construir y no estar mirando siempre lo que no se sabe hacer. Se aprende desde la emoción que genera el hecho de ser capaz de hacer algo. Cuando somos concientes que podemos es donde juega la autoestima y la utoconfianza para tomar responsabilidad por el ahora, sabiendo que estoy sembrando…y soltar el resultado.
    Gracias por el artículo, muy bueno!
    Elizabeth PArisí

  • Pingback: La consideración positiva de si mismo « grandes Pymes

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline