El imposible

10

edison“Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo.” Thomas Alva Edison

Brota un sueño en nuestro interior, nace una iniciativa de comenzar algo, un proyecto, un llamado. Nuestra cara dibuja una sonrisa perfecta y llega la claridad, “es lógico” pensamos. Seguida de horas de reflexión, planes y fórmulas, una ola de incertidumbre inunda la cabeza y eso, que antes era tan certero, dejó de serlo. Nos atacó “El imposible”, ese maleducado, irrespetuoso entró de improvisto, infectando nuestro corazón. A continuación nos acordamos del informe que el jefe pidió entregar sin falta mañana, de que teníamos que llevar al perro al veterinario y buscar a nuestros hijos al colegio. Nos olvidamos del destello de nitidez (oscurecido por el invitado que nadie se anima a echar de la fiesta: imposible) y seguimos con nuestra rutina. Pasa el tiempo y descubrimos que seguimos parados en el mismo lugar; luego llega la melancolía de esa idea, ese proyecto que jamás pudo ser concretado. Pero nos conformamos y seguimos.

Surgirá el pensamiento de que el imposible, la mayor parte de las veces, viene de afuera: un amigo, la pareja, nuestros padres. Lo cierto es que, el más peligroso es el que viene de adentro, cuando se empieza a dudar de uno mismo. Nadie puede persuadirnos tan efectivamente como nosotros mismos.

La publicidad de la cabeza nos convence a conformarnos, ser vagos y estáticos. Hay que estar atentos a no caer en la trampa.

Así que, con la ayuda del conocido inventor Edison, quien dijo: “Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo”; no dejemos que “el imposible” nos paralice y asegurémosnos de que la cabeza no interrumpa el alma, ella nunca miente.

Por Camila Ubierna para Puerto Managers

Share
  • Victor Raiban

    Que lindas palbras Cami, me emocionaste!

    Víctor

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Cami Ubierna

    Gracias Victor! Me encanta que te haya gustado

  • http://www.facebook.com/people/Maria-Lancan/100003590967748 Maria Lancan

    Gracias Camila por regalarme esta sabiduría tan práctica!!! Me llegaste al alma!

  • Jose Luis Vargas Frick

    Gracias muy buenas palabras

  • Matias

    EL ALMA nunca se equivoca, deberíamos escucharla más seguido (por no decir SIEMPRE)…éxitos a todos los lectores!!

  • Charlie

    Definitivamente CIERTO! Gracias por este fragmento que condice cada vez mas a lo que quiero llegar, la armonia entre el alma y la mente…y asi lograr tener mi PAZ interior.
    Gracias de Nuevo, 
    Abrazos, 
    Carlos

  • Cami Ubierna

    Mil gracias a todos ustedes!

  • Devegape

    Afortunadamente, existen muchas personas en este mundo como Thomas Edisons, para hacernos ver a todos que progresamos si desoímos la voces que nos dicen: “Es imposible”.
    Y mi deseo es que cada vez seamos muchos más! Ahora más que nunca es necesaria la fe en que lo posible o lo imposible acabamos decidiendolo nosotros mismos. Muchos imposibles ayer ya son posibles hoy.

  • Elena

    Hola Camila!

    Junto a la imagen de Edison, me gusta colocar la imagen de Nikola Tesla, ya que para este científico la palabra “imposible” tampoco existía.
    Comparto parte de un interesante artículo, del cual recomiendo su lectura completa, en:
    http://www.videa.com.ar/sdp_tesla_marconi.php “UNA VIDA ELÉCTRICA” por Pablo Capanna (…)”Nikola Tesla (1856-1943) había nacido en Smiljian (Croacia). Era hijo de un pope ortodoxo que pensaba orientarlo al sacerdocio. Pero cuando a los diecisiete años se enfermó de cólera, su padre le prometió que si sobrevivía lo dejaría estudiar en el Politécnico de Graz.”(…)AMÉRICA.”Apenas salido del Politécnico, Tesla trabajó en empresas de electricidad y telefonía de Hungría, Alemania y Francia. En París, conoció a Batchelor, un íntimo colaborador de Edison, quien le escribió una carta de presentación para su jefe (donde no vacilaba en calificarlo de “genio”) y lo invitó a conocer los Estados Unidos.
    Cuando iba a emprender viaje le robaron todo. El capitán del barco se apiadó de él y en 1884 pudo llegar a Nueva York con 28 años y unas monedas en el bolsillo.””Norteamérica le pareció estar “un siglo atrasada en cuanto a civilización”. Era un hombre de formación científica, y veía al autodidacta Edison como un empírico incurable, que “de haber tenido que buscar una aguja en un pajar, hubiese examinado una brizna tras otra, con la paciencia de una abeja”. Edison aseguraba que su talento tenía un 99 por ciento de “transpiración”, pero Tesla opinaba que “con un poco de teoría y cálculo, Edison se hubiera ahorrado el 90 por ciento de sus esfuerzos”.”PESE A TODO.”Pese a todo, Tesla aseguraba que su encuentro con Edison había sido un evento maravilloso en su vida. Por lo menos le valió su primer empleo en el laboratorio de Menlo Park. Edison, financiado por el banquero J. P. Morgan, apostaba por la corriente continua, aunque sus líneas de distribución dejaban mucho que desear en cuanto a seguridad. Los accidentes eran tan comunes que la gente se estaba acostumbrando a eludir los shocks: los Dodgers, el equipo de béisbol, debía su nombre a la habilidad que habían desarrollado los habitantes de Brooklyn para esquivar las descargas eléctricas.El Mago de Menlo Park le prometió que si perfeccionaba sus motores de corriente continua le pagaría cincuenta mil dólares. El serbio prefería la corriente alterna, pero se puso a trabajar a un ritmo inhumano, de 10.30 a 5 de la mañana. Cuando logró su cometido y se presentó a cobrar, Edison le contestó que “cuando llegara a ser un norteamericano cabal, estaría en condiciones de apreciar una buena broma yanqui”. Quizás Henry Ford, que abandonó a Edison en esa época, también habrá sido víctima de algún chiste, pero como gozaba del humor norteamericano le fue bastante mejor.”OTRAS ALTERNATIVAS.”A Tesla, en cambio, no le quedó otra alternativa que irse. Fundó su propia empresa, la Tesla Electric Co., que dejó algunas ganancias. Pero los inversores se quedaron con todo y se vio obligado a cerrar.
    Vuelto a cero, consiguió trabajo como peón y estuvo un año cavando zanjas. Tuvo un golpe de suerte cuando su capataz le presentó a A. K. Brown, de la Western Union, quien rehabilitó la Tesla Co. y financió sus estudios para desarrollar motores de corriente alterna.
    En 1887 entró en escena George Westinghouse, que fabricaba frenos para locomotoras. Westinghouse le compró la patente del motor eléctrico en sesenta mil dólares (cinco mil en efectivo y el resto en acciones) y le aseguró que ganaría $ 2,50 por cada HP de electricidad vendido, pero nunca cumplió.” AC/DC: EL NEGOCIO DE LA ENERGÍA.”En esos años se desencadenó la “guerra de las corrientes” entre Edison (continua) y Westinghouse (alterna), donde todos jugaron sucio. Westinghouse plagió patentes de Edison, pero éste inventó la silla eléctrica y anduvo electrocutando a perros y gatos para demostrar que la corriente alterna era peligrosa. Hasta logró imponerla para ejecutar a las personas.Con la Feria Mundial de Chicago de 1893, Tesla tuvo su gran oportunidad. Cuando Westinghouse presentó un presupuesto por la mitad de lo que pedía General Electric (Edison) la obra le fue adjudicada, y Tesla pudo exhibir sus generadores, dínamos y motores.Más tarde, cuando se trató de construir la central del Niágara, la guerra de las corrientes pareció recrudecer, pero el contrato volvió a ser para Westinghouse en cuanto una autoridad científica como Lord Kelvin optó por la tecnología de Tesla. La obra se levantó entre 1893 y 1896, y entre los inversores estaban J. P. Morgan, J. J. Astor, Rothschild y Vanderbilt.Morgan, que hasta entonces había apostado por Edison, olió el negocio y trató de apoderarse de las patentes de Tesla. Intentó hundir a Westinghouse mediante maniobras bursátiles que hicieron caer sus acciones, para obligarlo a venderle las patentes. Fue entonces que Tesla, movido por la ÉTICA y cierta LEALTAD hacia su empleador, rescindió el contrato y salvó a la empresa de la voracidad de Morgan, aunque él quedó en una difícil situación económica.”(…) Continúa…Extractado de El Show del Plagio: Plagiado de: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/futuro/13-648.htmlCon este “botón de muestra”, Camila, podemos ver como Tesla seguía los designios de su alma inquieta donde lo imposible, no existía para él…Precioso e inspirador tu artículo, como todos los del Blog.¡Felicitaciones, Camila!¡Digna hija de su padre!Saludos,Elena.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline