Economía sin empleados

3

workersEn su clásico “El fin del trabajo” Jeremy Rifkin pronosticaba que el trabajo, tal y como lo conocíamos, estaba abocado a desaparecer, en tanto la introducción por parte de las empresas de sistemas automatizados, robots, ordenadores y todo tipo de maquinaria sustituiría paulatina e irreversiblemente la mano de obra humana. Muchos se burlaron entonces (1997) de las “ideas apocalípticas” del politólogo americano. No en vano, la economía mundial iniciaba uno de sus períodos expansivos más boyantes de la historia, combinando alto crecimiento, baja inflación y bajo desempleo.

A Rifkin el ciclo económico le pilló con el pie cambiado. No es que su teoría fuera errónea, tan sólo que llegaba con más de una década de antelación. El creciente desempleo que sufren los países desarrollados está directamente relacionado con el auge de la llamada “Segunda Economía”, un término acuñado por el economista Brian Arthur y que se refiere a la economía virtual, esto es el reemplazo progresivo de los trabajadores menos productivos del sector servicios e industria por ordenadores y máquinas, más baratas y, sobre todo, más obedientes.

¿Cuál es el peso de esta Segunda Economía en la economía real? El analista Bill Davidow ha realizado una tentativa de cálculo en un artículo en The Atlantic: 2 billones de dólares (“2 trillion” en el original) son atribuibles a la introducción de la informática, con un crecimiento anual del 10%.
La abismal diferencia de productividad entre las empresas “del ladrillo” o del “mundo real” y las empresas virtuales queda de manifiesto en un dato: cada empleado de Google (o de Facebook) genera el equivalente a 1,2 millones de dólares, 12 veces más que la media del trabajador del sector servicios de EEUU.

En el sector distribución, la diferencia es algo más pequeña pero también enorme: cada empleado de Amazon genera ventas por 800.000 dólares, 8 veces más que los 100.000 que genera su equivalente en Wall Mart. ¿La diferencia? En la segunda trabaja un ejército de cajeras, repositores y guardias de seguridad (mal pagados, por cierto), mientras casi todo el trabajo de Amazon lo realiza un sofisticado sistema informático de almacenamiento, logística y distribución de productos.

La conclusión de Davidow es, cuando menos, preocupante:

“En el pasado, cada aumento de un millón de dólares en la economía generaba del orden de diez empleos. En el futuro, en la productiva Segunda Economía, puede que genere sólo uno o dos”.

Que no es otra cosa que lo que venía a decir Rifkin hace quince años: “La aplicación de nuevos productivos automatizados produce un desempleo estructural irresoluble en todo el planeta“, no sólo en empleos poco cualificados sino también en sectores cualificados. ¿La solución? ¿Qué tal el decrecimiento?

Seleccionado por Andrés Ubierna de CookingIdeas.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://twitter.com/HenricColl_M Michel Henric-Coll

    Rifkin y Davidow carecen de visión sistémica. Están
    cometiendo lo que se llama “sofismo de composición”. Crear que un
    fenómeno que funciona bien a pequeña escala se va obligatoriamente generalizar
    y convertirse en el Nuevo Todo.

    Si todas las empresas fuesen Amazon ¿quién compraría los
    productos? ¿Con qué dinero?

    Sólo a corto plazo, como ahora, los accionistas pueden ganar
    dinero comerciando con acciones en lugar de esperar los beneficios industriales
    (véase mi artículo http://blog.fractalteams.com/2012/05/03/la-ciencia-de-los-loros).
    Para generar riquezas, se necesitan intercambios de productos vs dinero de los
    clientes. Los clientes, en una sociedad industrializada, son trabajadores de
    alguna empresa. Los ordenadores y los robots no van a cobrar un sueldo para
    comprar bienes y servicios.

    Las empresas de tipo Amazon existen gracias a que hay miles
    de empresas que tienen empleados trabajando. Pero si generalizamos el modelo,
    ya no habrá clientes para tantas empresas.

    O habremos creado una nueva Zona Verde como en Bagdad –  una isla paradisiaca en medio de un planeta
    asolado – o bien habrá que pagar en subvenciones sociales lo que no se paga en
    salarios, para poder mantener la bomba de agua funcionando.

    Cuando uno se sube a una silla, ve mejor el espectáculo. Si
    todos se suben a una silla, nadie ve mejor y muchos se van a caer.
     

    • http://andresubierna.com/ Andres Ubierna

       Gracias Michel! Como siempre tus palabras aportan caminos para
      trascender los límites y trampas de los modelos mentales vigentes. Un abrazo,
      Andrés

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline