Adorar lo que haces

5

karma  yogaPara transmitir la esencia espiritual de una acción, los antiguos sabios de la India solían utilizar una palabra que no tiene traducción literal. La palabra que usaban era karmayoga. Esta palabra compuesta significa algo así como “trabajo vinculado con el espíritu trascendente”. Mi inútil búsqueda de una expresión equivalente me ha llevado a acuñar una nueva palabra, workship, que significa que cuando el trabajo es realizado con espíritu de adoración, su calidad sufre una metamorfosis. El resultado es que incluso el trabajo ordinario se transforma de una simple tarea en una realidad extraordinaria.

Ilustraremos esto con el siguiente ejemplo:

A tres maestros de escuela que enseñan historia en diferentes colegios se les formula la misma pregunta: ¿cuál es su empleo actual?
El primero responde: “Pues, no hago gran cosa, solo enseño historia a los pequeños en la escuela”.
El segundo piensa con algo más de profundidad y dice: “Trabajo en la rama de la educación”.
La tercera persona dice: “Estoy moldeando el destino de este país. Enseño a los jóvenes que ellos mismos pueden ser protagonistas de la historia”.

Los tres profesores tratan con la misma realidad, a saber, la enseñanza de la historia a los pequeños. Sin embargo, el espíritu con que abordan su trabajo transforma la realidad cotidiana del mismo.

Este es el poder de transformación del espíritu de nuestro trabajo que nos conduce a la expresión adoración del trabajo. La palabra adoración significa literalmente “reverencia y respeto”. El objeto de nuestra reverencia y respeto no es un objeto, sino la expresión espiritual esencial de la entidad más alta, grande y poderosa de nuestra idea. De la misma manera, el objetivo de nuestro trabajo crece a medida que aplicamos nuestro espíritu. Comenzamos a tratar el trabajo con mayor reverencia y respeto, hasta que llegamos a un punto en que este se convierte en una expresión de nuestro espíritu. Hay algo de la perfección divina en este tipo de tarea. Es entonces cuando nuestro trabajo se convierte en adoración.

El poeta místico persa Jelaluddin Rumi expresó la experiencia de la adoración en un brillante poema:

Me siento como la tierra asombrada
por lo que el espíritu del cielo ha traído.
Aquello que sé que crece dentro de mí.

La lluvia engendra en cada molécula un misterio.

Seleccionado por Camila Ubierna de El liderazgo consciente, de Debashis Chatterjee

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.crisisodesafio.wordpress.com/ Joan López Casanoves

    Un posteo sensacional, Camila, Andrés y demás familia de Puerto Managers.

    Como sabéis, he sido profesor durante diez años. Cuando noté por primera vez la sensación de que no estaba realizando aquella -todavía la valoro así- magnífica labor con esa reverencia de la que habla el texto, con workship, con la devoción y la pasión con la que la realizaba anteriormente, fue cuando advertí que debía reorientar mi dedicación. Ahora he recuperado -incluso aumentado y mejorado- mi workship, mi pasión por lo que estoy haciendo en ProActiva-T. Como ya he leído en Puerto Managers en alguna ocasión, trabajar de esta manera no es trabajar, sino disfrutar con lo que uno hace. Dijo Confucio: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Muchas gracias por transmitir este concepto tan interesante e ilustrativo de Debashis Chatterjee. Exploraré esta figura con gusto.

    Un abrazo para tod@s l@s amig@s de Puerto Managers.

  • Edita Olaizola

    Me hagustado mucho tu reflexión, Andrés, amena e instructiva, muchas gracias.  Me ha recordado el cuento del obispo de París y la construcción de la catedral.

  • Marisa F

    Gracias por compartir esto tan simple y tan sabio. saludos

  • Elena

    Adorando lo que hacemos… comparto del escritor y poeta uruguayo Emilio Tacconi:

                       MANOS ÁSPERASTengo las manos ásperas, pero hay pan en mi mesaTengo las manos ásperas pero hay luz en la casaTengo las manos ásperas; me honra su asperezaporque así fueron todas las gentes de mi raza. No me avergonzó nunca mi heredada pobrezani me achicó tampoco la humildad de mi traza:tengo las manos ásperas pero hay vino en la mesa,tengo las manos ásperas pero hay paz en la casa. Mientras los ricos guantes tú las tuyas enfundasyo, por llenarme todo de asperezas fecundas,quisiera veinte manos en lugar de estas dos… pues si pulir un rumbo me dejó tales huellas,después de haber pulido la luz de las estrellasqué ásperas las manos le habrán quedado a Dios.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline