Adónde estamos y adónde queremos ir?

3

diagnosticoCuando pensamos en hacer un viaje por el río, lo ideal es que reunamos información y consultemos un mapa para decidir el mejor camino cuando todavía estamos en tierra, antes de subir al bote. Sin embargo, el proceso cotidiano del trabajo, en el contexto específico en el que tenemos que tomar decisiones sobre el rumbo de nuestro equipo o de la empresa, ¿dónde nos encontramos?¿En el medio del río?¿Cerca de la orilla este, cuando queremos ir hacia el oeste?¿A mil metros de la catarata?¿A treinta?¿Cuál es la velocidad de la corriente?¿Qué peligros tenemos que enfrentar?

Para saber dónde estamos es necesario hacer un diagnóstico de la empresa, del área, o de nosotros como líderes. Es una herramienta muy útil: puede decirse que detiene el tiempo, lo congela en el presente, como una foto instantánea que nos permite ver en qué lugar nos encontramos en relación con el punto hacia donde nos queremos dirigir; un remanso para reflexionar en qué estamos poniendo foco en este momento, qué miramos y qué dejamos de ver, qué es lo que sí funciona, qué es lo que aún no funciona, etcétera.

El diagnóstico pone en marcha un proceso de autoevaluación. Nos permite darnos cuenta sobre qué base tomamos las decisiones que tomamos. Qué resultados obtenemos por pensar, decidir y actuar de esa manera, y si esos resultados son útiles para lo que queremos lograr.

Para realizar un diagnóstico completo es bueno preguntarse:

- ¿Qué, de lo que hoy tengo, quiero que sea diferente (CAMBIAR)
- ¿Qué, de lo que hoy tengo, no quiero tener más? (ELIMINAR)
- De lo que hoy tengo, ¿qué quiero potenciar? (MEJORAR)
- ¿Qué quiero mantener? (CONSERVAR)
- ¿Qué quiero tener, y hoy no tengo? (GENERAR)
- ¿Qué que hoy no tengo, no quiero tener? (EVITAR)

Seleccionado por Camila Ubierna de Bussiness Therapy, de Andrea Churba

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Elena

    Hola Camila y Andrés:

    ¡Siempre tan interesante y profundos todos los temas que proponen a la reflexión!

    En educación hace muchos años que usamos la F.O.D.A. para el “Análisis de Situación” de la clase, luego de la etapa de Evaluación Inicial: que abarca no solamente los conocimientos, sino el estado socio-cultural y económico del grupo.
    FORTALEZAS: “¿Qué quiero mantener? (CONSERVAR)”

    OPORTUNIDADES: “De lo que hoy tengo, ¿qué quiero potenciar? (MEJORAR)”
                                            “¿Qué, de lo que hoy tengo, quiero que sea diferente (CAMBIAR)” 
                                  “¿Qué quiero tener, y hoy no tengo? (GENERAR)”

    DEBILIDADES: “¿Qué, de lo que hoy tengo, no quiero tener más? (ELIMINAR)”

    AMENAZAS: “¿Qué de lo que hoy no tengo, no quiero tener? (EVITAR)”

    Y a partir de ahí se elabora la Planificación Anual y Diaria o Semanal; se redactan los Objetivos, las Metas, los Propósitos y los medios que utilizaremos para lograrlos; teniendo en cuenta las herramientas y los recursos materiales y humanos con los que se cuenta, la metodología a utilizar -teniendo en cuenta siempre- el marco teórico-pedagógico y filosófico, el Programa y sus Contenidos.
    Se elaboran las Secuencias de Contenidos y de Actividades.

    SABER DÓNDE ESTAMOS, PARA SABER CÓMO LLEGAR A DÓNDE QUEREMOS IR.

    ¡Gracias!
    Saludos. 

  • Patricio

    Estimados Camila y Andrès.
    Con el aporte de Elena estarìa todo dicho y lo comparto.Sòlo entrego mi aporte consistente en una forma diferebte de pensarlo.
    Lo tomè de los versos de Raúl de Ramón (Arquitecto y músico chileno):
    El final de mi camino
    la muerte me lo va a dar. si no voy a “ni una” parte
    ¿dònde voy a llegar?
    Se me quedò grabado para siempre, pues difìcil es establecer metas si no se sabe hacia dònde ir.
    Gracias por vuestro aporte.
    Patricio Bustamante S.
    Ingeniero Constructor
    Chile.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline