Yo apuesto a la confianza, ¿y Usted?

8

Una parte superlativa de la capacidad que tiene una organización para producir mejoras y sostenerlas en el tiempo, se juega en un cambio de la emocionalidad imperante entre sus miembros para pasar del miedo al entusiasmo. Mejorar implica “meternos” con nuestras propias incompetencias para convertirlas en competencias, con nuestros límites para poder trascenderlos. Y hay dos combustibles que impulsan este proceso: el temor ó el entusiasmo.

El miedo nos mueve a evitar que pase algo no querido, el entusiasmo nos impulsa a perseguir lo que queremos. Los resultados que se logran al evitar lo que no queremos, son mucho más pobres que los que se consiguen al buscar lo que queremos. Es muy distinto jugar para no perder, que jugar para ganar. El entusiasmo ocurre en una plataforma de confianza, responsabilidad, libertad y efectividad.

Por eso te traigo ahora algunos parrafos del libro La Empresa Emergente, La confianza y los desafíos de la transformación, de Rafael Echeverría, que ayudan a poner luz sobre este tema. Nos dice Rafael:

La confianza será un elemento clave en la construcción de la empresa del futuro, e irá adquiriendo progresivamente un papel decisivo en las nuevas relaciones de trabajo. La empresa tradicional regula el trabajo a través del mecanismo del “mando y control”. El jefe ordena lo que hay que hacer y cómo hacerlo y luego controla su cumplimiento. El “mando y control” funciona porque se apoya, en último término, en la fuerza del miedo…

La confianza, sostenemos, es un gran disolvente del miedo. Un disolvente del temor a las infinitas cosas que podrían suceder. Con confianza yo abro mis brazos a otros, delego lo que tengo que hacer, coloco mi persona y mis posibilidades en otras manos. Desde la confianza apuesto a que nada malo pasará. La confianza siempre implica una apuesta, pues nada me garantiza la seguridad. Nada elimina las contingencias. Lo que puede hacerse es sumar elementos para apostar en un sentido o en otro.

La apuesta que hacemos no es trivial. Podemos apostar a la confianza o a la desconfianza y obtendremos distintos resultados. A veces positivos, otras veces negativos. Sin duda es importante aprender a apostar mejor, a calcular mejor los riesgos… Es importante aprender la prudencia, aquella competencia que nos ayuda a discernir cuándo corresponde confiar y cuándo es preferible desconfiar.

No saber discernir puede llevarnos a la ingenuidad o a la desconfianza permanente. Con ambas perdemos. La ingenuidad nos expone a amenazas que podríamos haber evitado. La desconfianza permanente nos cierra posibilidades, restringe nuestras relaciones. La manera como apostemos, el que confiemos o no confiemos, nos permitirá establecer distintos tipos de relaciones con las personas, con el mundo, con el futuro, con nosotros mismos. Todo ello inevitablemente incidirá en los resultados que obtengamos. No es siempre válido decir: “He acertado al desconfiar de esa persona. Mira lo que hizo”. Quizás no lo habría hecho si hubiéramos confiado en ella.

Luhmann nos indica que la confianza tiene el efecto de reducir tanto la incertidumbre como la complejidad. Al actuar con confianza reducimos el margen de todas las cosas que podrían pasar y hacemos más manejable el futuro. De la misma manera, el mundo se nos hace menos complejo, menos difícil, más simple. Todo ello permite establecer una relación básica entre la confianza y la acción humana.

… La confianza se transforma en un requisito fundamental para actuar. El miedo y la desconfianza  muchas veces inhiben, congelan, paralizan, inmovilizan. La confianza nos lanza hacia delante, nos pone en movimiento. Ello no implica desconocer el hecho de que la desconfianza también nos suele conducir a emprender determinadas acciones. Pero se trata de acciones diferentes. Hay dos modalidades de acción. Está la acción que coloca el énfasis en la conservación y la que lo coloca en la transformación.

Así que yo apuesto a la confianza, ¿y Usted?

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Diana Pizzi

    La desconfianza, basa su seguridades en el control y no en la acción, pierde más energía en controlar y asegurar que en avanzar y crecer.

  • Lorenzo Alvarez GG de ORIGEN, Chile

    La Confianza es la emoción / juicio ( predispone a la acción) que dice:
    “Estoy dispuesto a correr un riesgo contigo”

    El juicio detrás de la emoción de la Confianza (de si confío o no confío) se basa en los siguientes 4 juicios:
    Sinceridad: Las conversaciones y compromisos públicos de quien hizo la promesa concuerdan con sus conversaciones y compromisos privados.
    Competencia: La persona que hizo la promesa puede ejecutarla efectivamente, de manera de proveer las condiciones de satisfacción acordadas. Tiene con qué responder (respaldo, recursos, conocimientos, habilidades, etc).
    Credibilidad: El historial de cumplimientos o incumplimientos pasados de quien hace la promesa. El “Dicom” (Lista de morosos) de sus cumplimientos e incumplimientos.
    Involucramiento: Es el juicio que hago respecto de que al otro le importa lo que a mi me importa y/o “está dispuesto a jugársela por lo mismo que yo me la juego”. Se la juega por mí. Le importa que a mí me vaya bien.

    Cuando digo desconfío…a qué me refiero….
    Saludos. Lorenzo Alvarez. GG de ORIGEN Consultores. CHILE. lalvarez@origenconsultores.cl

  • http://albeabcn.com Albert Cediel

    A todo lo anterior aportaría una pincelada que considero oportuna:
    ¿sabeis por qué los países más corruptos son también los más pobres? Porque la corrupción hace que nadie se fíe de nadie y esa falta generalizada de CONFIANZA encarece los costes de transacción: dificulta comprar, vender, conseguir un permiso de forma ágil y transparente…
    Cualquier transacción debe ser fácil y barata porque la sociedad respeta unos valores y así todas las partes se fían: esa CONFIANZA que permite desde vender una moto hasta grandes inversiones en infraestructuras, es la gran engrasadora de todo el sistema económico y crea por sí sola prosperidad.
    Las sociedades con valores son más honradas, más eficientes y prósperas y esos valores generan riqueza y no me estoy refiriendo exclusivamente a la riqueza material !!!!

  • http://www.fractalteams.com MIchel Henric-Coll

    La confianza es el cemento de cualquier forma de colaboración (equipos, matrimonios, etc.), por tanto es condición imprescindible de la sinergia.

    Hablas del miedo y de la desconfianza. Es interesante, porque ambos nos hacen menos inteligentes.

    No es una simple forma coloquial de hablar, la inteligencia tiene muchas definiciones pero desde un punto de vista neurológico, es la capacidad de establecer relaciones fluidas y flexibles entre los componentes del cerebro.

    Sin embargo, el miedo y la desconfianza (entendida como forma de vida) reducen estas relaciones porque toda forma de miedo y de estrés cierra compuerta en el cerebro (es un mecanismo natural de protección de áreas cerebrales).

    Por tanto, miedo y desconfianza frenan o imposibilitan relaciones neuronales, y esto reduce nuestra inteligencia.

    La confianza produce relajación lo cual facilita los intercambios neuronales y nos ayuda a ser creativos y a aprovechar mejor nuestra cerebro.

    Me ha gustada en particular en comentario de Albert Cediel.

  • Patricio Bustamante S.

    Estimados todos:
    Dos articulos relacionados que me dicen que debo aportar desde mi humilde vision.
    El ADN de las empresas y el presente.
    Creo que ambos apuntan a un elemento que tradicionalmente no se ha valorado en forma completa: el comportamiento humano.
    Hemos tratado de manejar emociones, estudiar conductas y diseñado estrategias de incentivos intentando “servir” a la eficiencia.
    Concuerdo en que lo que tenga que cambiar se producira de todos modos. Hemos tratado de orientarlo y apurarlo, pero ……. nos hemos olvidado que el ser humano pertenece a una Naturaleza que tiene su ritmo, su modo de desarrollarse y asi ha sido a traves de los siglos y seguira siendo igual.
    Es mas: cuando la hemos intervenido y, siempre digo: “cuando hemos sobrepasado los limites invisibles de su mecanica y dinamica”, la propia Naturaleza ha reaaccionado a traves de algun “desastre” de la Naturaleza, pero …… el resultado es que ha vuelto a su cauce dedesarrollo regido por leyes que hemos ido descubriendo y muchas otras que aun no visualizamos, siquiera.
    Las conductas humanas son el motor visible de nuestra eficiencia y/o grados de compromiso con objetivos, empresas, empleadores, etc.
    Esas conductas, guiadas por emociones, tradiciones, por …………. nuestra mirada del mundo son el motor que muchas veces inconcientemente nos “motiva”, o simplemente nos impulsa a la accion.
    El ser humano como recurso de la empresa, debe tener un tratamiento diferente a un insumo o a un incentivo para lograr fines.
    Los cambios se han producido en la Historia, por que ha habido personas convencidas que se “han jugado” por aquello en que creen y ha producido el enfrentamiento que hizo posible el cambio.
    Pienso que el futuro no sera muy distinto en su forma de desarrollarse.
    El Padre Jose Kentenich (sacerdote Pallotino) decia: “si quieres cambiar el mundo comienza por cambiarte a ti mismo”.
    Concuerdo plenamente con ese pensamiento y creo que ambos articulos estan en esa linea.
    Agradezco la oportunidad de poder dejar mi opinion.
    Atentamente

    Patricio Bustamante S.
    Ing. Constructor.
    Chile

  • http://www.metainteligencia.tv/organizaciones Johannes Uske

    Muy buen escrito!
    ¿Cómo sabemos si podemos confiar?
    Hay por lo menos 3 subdominios para tener en cuenta en el momento de tomar la decisión de confiar:

    1. La sinceridad de la persona
    2. La competencia
    3. La capacidad de dar respuesta.

    No alcanza una persona sincera o honesta si quisiera que cumpla con un pedido específico, requiere la competencia técnica y genérica adecuada y necesita la capacidad de darme respuesta (respons-(h)abilidad), en la forma que fue especificado anteriormente.

    Muchas veces ocurre en la empresa que se le pide cosas a las personas que no están en condiciones de cumplir y luego surge la queja sin verificar antemano la calidad del propio pedido.

    Son algunos factores que pueden dañar la confianza y en casos graves llevar al desarrollo de tumores organizacionales.

    Felicitaciones también por los buenos comentarios!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline