Socioeconomía y empresa: La región de la divergencia

5

Podemos distinguir entre dos tipos de problemas: los convergentes y los divergentes. Los problemas convergentes son aquellos en los cuales las soluciones ofrecidas por quienes buscan resolverlos tienden a acercarse a una respuesta única. Los problemas divergentes, en cambio, son aquellos que al ser estudiados por una cantidad de personas capaces, generan respuestas contradictorias. Esta distinción, que fue introducida por uno de los precursores de la socioeconomía, E. F. Schummacher, tiene gran importancia en el mundo de las organizaciones.

Como afirma Fredy Kofman en Metamanagement: Hay áreas de ese mundo que operan en forma convergente. Por ejemplo, los problemas de ingeniería de operaciones, el diseño mecánico o la programación de ordenadores. Pero no es allí donde se liberan las batallas por las ventajas competitivas.

La clave estratégica para triunfar está en la región de la divergencia, la región que abarca a los seres humanos, esos seres misteriosos con conciencia, libertad y vida interior. En esa área los problemas son divergentes… Para combinar con éxito la creatividad y el control, la innovación y el orden, la libertad y la necesidad, y la autonomía individual con la cohesión grupal, es necesario apelar a un nivel superior de conciencia.

La integración [de estos pares dilemáticos] no puede ser entendida en forma lógica porque es trans-lógica: debe ser experimentada de manera existencial.

Fredy da un ejemplo familiar: Cómo decide un padre si deja o no que su hijo se sirva más helado. El padre quiere maximizar el bienestar y a la vez la alegría tanto del niño que es hoy como del adulto que será mañana. Para ello debe equilibrar el placer presente con la salud futura, forjando una disciplina de vida tan robusta como flexible. Por lo tanto este problema se puede plantar en forma matemática como una “maximización de un sistema de ecuaciones polinómicas“, sin embargo es ilusorio pensar que la solución pasa por una ecuación matemática. La única respuesta posible frente a la situación es sumergirse en la propia humanidad y actuar con la intuición iluminada de la conciencia amorosa.

De la misma manera, es imposible para un ejecutivo decidir en forma lógica “el mejor” diseño organizacional. La ciencia del management, a lo sumo, puede presentarle un menú que contenga alternativas congruentes, pero la decisión final no puede ser guiada por consideraciones técnicas. El ejecutivo necesita ejercer el “arte” de la dirección, basado en su intuición y en su conciencia. Por supuesto, cuanto más haya desarrollado este ejecutivo su conciencia, valores y comportamiento virtuoso, mayor será su capacidad para trascender e integrar la polaridades inherentes a las dimnensión humana de los negocios.

¿Qué pensás al respecto?

Selección realizada por Andrés Ubierna.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.grupomythos.com FPuertas

    No hemos de olvidar una virtud que se da en algunos directivos, que es su consciencia poliédrica, la que es capaz de adaptarse no tan solo al entorno, sino a cada individuo. Lo que se llama soluciones a medida. Por lo tanto utilizar la creatividad, la capacidad de motivar, la gestión de conflictos, saber leer directamente de las oportunidades y discriminar y decidir positivamente en cada caso, es una virtud que trasciende la “región” en la que se decide actuar.
    Es lo mismo de creerse realmente que se está “creando una necesidad” en cuanto la realidad es que la necesidad existe o no existe.
    En estos momentos, un directivo ha de ser multidisciplinar, poliédrico y aventurarse en cualquier región que ofrezca oportunidades.

  • http://www.fractalteams.com Michel Henric-Coll

    Todo se puede expresar bajo formulaciones matemáticas. Se lo concedo con gusto a los cuantofrénicos y tecnomanagers.

    Un ejemplo como prueba:

    P(i) = f(i) [x(p), y(m), z(j)]

    o como un sistema de ecuaciones:

    ax(1) + by(1) + cz(1) = P(1)
    ax(2) + by(2) + cz(2) = P(2)
    ax(3) + by(3) + cz(3) = P(3)

    Al final, con un poco de cáculo matricial, algún resultado se conseguirá.

    La gran pregunta es: ¿pero esto tiene algún significado?

    Por cierto, la formulación literaria del problema anterior es:

    El Placer que siente una persona es función del aspecto de la prados, del olor de las margaritas y de lo agradable que le resulta la compañía del (de la) jóven con quien se encuentra ahora.

    P(i) = f(i) [x(p), y(m), z(j)]

    Ya lo dijo Einstein: la ley de la gravedad terrestre no puede explicar el enamoramiento.

    “La única respuesta posible frente a la situación es sumergirse en la propia humanidad y actuar con la intuición iluminada de la conciencia amorosa.” ¡¡Sí señor!!

  • Andrés Duff

    Andrés, concuerdo contigo, el management no es una ciencia exacta sino que un arte donde diferentes técnicas, la intuición, la creatividad y la experiencia nos pueden ayudar pero donde no existe una ecuación matemática que resuelva milagrosamente cada problema, conflicto o decisión que tengamos que resolver. El comportamiento humano es emocional y muchas veces impredecible; por lo tanto su gerenciamento no se puede programar de forma lógica o científica.

  • Claudio Gerardo Villar

    Encuentro en esta publicación y sus comentarios, conceptos muy esclarecedores sobre las diferencias entre los problemas convergentes y divergentes, y las características de las soluciones para ambos.
    Me surge una primera conclusión algo simplista al respecto y es la siguiente: En áreas relacionadas con las Ciencias Exactas las soluciones son sobre problemas generalmente convergentes, mientras que en las Áreas relacionadas con Ciencias Sociales y/o Humanas tienden a ser generalmente sobre problemas divergentes. Por otra parte coincido en que para estas últimas, se requiere un nivel de conciencia superior, dado que quien toma una decisión, debe evaluar un conjunto de soluciones alternativas congruentes, y la elección de la solución está condicionada por los valores, creencias, intuición y factores emocionales de quien decide.
    Supongamos entonces, que las consecuencias de una solución a un problema divergente pueden afectar a valores tales como el respeto por las personas o por la naturaleza, ¿Que pasaría si quien tiene el poder de tomar la decisión, privilegia valores personales, como por ejemplo la codicia o la avaricia, por sobre los valores que afectan a terceros?. Seguramente se obtendrán soluciones poco efectivas para quienes se encuentren afectados, ya sean personas o la naturaleza. Creo que en este punto podemos encontrar al menos una razón por la cual las soluciones a estos problemas muestran un porcentaje bajo de efectividad.
    Coincidente con esta percepción, cito a continuación una visión del economista Manfred Max-Neef (1), sobre las soluciones que se aplican a nivel mundial, en el campo de la socio –economía:
    “La crisis actual es producto de la avaricia de quienes deciden. La avaricia es el valor dominante del mundo actual. Las políticas económicas deberían estar fundamentadas en no más de cinco postulados y un valor esencial. Primero: la economía está para servir a las personas y no las personas para servir a la economía. Segundo: el desarrollo se refiere a las personas, no a las cosas. Tercero: crecimiento no es lo mismo que desarrollo y el desarrollo no necesariamente requiere de crecimiento. Crecimiento es una acumulación cuantitativa. Desarrollo es la liberación de posibilidades creativas. Todo sistema vivo de la naturaleza crece y en cierto punto deja de crecer, pero continuamos desarrollándonos. El desarrollo no tiene límites pero el crecimiento sí. Y este es un concepto muy importante que políticos y economistas ignoran, porque están obsesionados con el fetiche del crecimiento económico. Cuarto: no puede existir una economía con un ecosistema fallando. Quinto: la economía es un subsistema de un sistema mayor y finito: la biosfera. Por lo tanto, el crecimiento permanente es un imposible. Y el valor fundamental para poder consolidar una nueva economía es que ningún interés económico, bajo ninguna circunstancia, puede estar por encima de la reverencia por la vida. Nada puede ser más importante que la vida. Y digo vida, no seres humanos, porque para mí el punto clave es el milagro de la vida en todas sus manifestaciones. Pero si predomina el interés económico, uno no solo se olvida de la vida y otros seres vivientes, termina también ignorando a los seres humanos. Si uno recorre esta lista que acabo de mencionar, comprobará que lo que tenemos actualmente es exactamente lo contrario.”
    (1) Manfred Max-Neef, ganó en 1983 el Right Livelihood Award, dos años después de haber publicado su libro Economía Descalza, Señales desde el Mundo Invisible.

    Claudio Gerardo Villar

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline