Videos | El impacto de saber lo que queremos

6

Saber lo que queremos, tener claridad interna del futuro que deseamos crear, tiene impacto positivo en nuestra capacidad de hacer realidad esa visión y en la manera en que nos sentimos mientras caminamos hacia su realización. Sin embargo no me resulta frecuente encontrar esta claridad. Lo habitual es cruzarme con gente que sabe lo que no quiere que suceda. La claridad surge de la atención, y si no le prestamos atención a lo que queremos, ¿será por que no nos importa definir a dónde deseamos ir? Como en el caso de Alicia:

“Minino de Chesire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?”, preguntó Alicia al Gato. “Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar”, dijo el Gato. “No me importa mucho el sitio…” dijo Alicia. “Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes”, dijo el Gato. Charles “Lewis Carroll” Dodgson, (matemático y escritor inglés), Alicia en el País de las Maravillas, 1885.

El lenguaje que utilizamos cuando hablamos de objetivos a alcanzar, refleja esta conciencia que se extrapola al tema de la visión.

  • “No podemos perder este cliente.”
  • “No quiero quedar mal ante mi jefe.”
  • “Veamos que hacer para que no demoren más la aprovación del plan de inversiones.”
  • “No quiero quedarme sin trabajo.”
  • “Tenemos que evitar que el equipo se desmotive.”

Es muy distinto vivir para que no pasen cosas que vivir para que pasen ciertas cosas. En el primer caso nos mueve el miedo, en el segundo el amor y el entusiasmo. Sobre todo esto reflexiono en el siguiente breve video.

En palabras simples: Dedicar tiempo a enunciar la visión del futuro en cuya generación nos apasionaría participar, resulta una inversión que aporta un valor destacable como retorno. Y desarrollar la práctica de percatarnos de lo que queremos y desde allí expresarlo en positivo, nos ayuda a ser más efectivos y pasarla mejor al perseguir nuestros objetivos.

Por Andrés Ubierna

Vea más videos aquí.

Share
  • http://www.fractalteams.com MIchel Henric-Coll

    Me encanta este artículo porque coincide con mi convicción de que los caminos de la evitación son los del sufrimiento.

    Las personas, cuando sólo saben determinar lo que no quieren, se condenan a sufrir porque jamás conocerán la satisfacción de los logros, y sobre todo porque no existe ningún camino sin dolor y sin dificultad.

    Eligen el camino que imaginan les evitará lo que no quieren, el camino del no-problemas, pero al no existir, experimentarán una gran frustración cuando se enfrenten a las dificultades.

    Entonces intentan rehacer el pasado – cambiar de camino. Algo imposible que sólo produce desespero. Empiezan a creer que el ‘otro camino’, otra decisión hubiera sido mejor.
    Es un cocktail explosivo: desilusión, frustración, arrepentimiento.

    Sin embargo, saber lo que quieres conseguir no es suficiente. Hay que aceptar y asumir que el camino de tus sueños también tendrá espinas, dificultades y dolores. Pero que estás dispuesto a dos cosas: a aceptar este precio para conseguir tus metas, y a renunciar a lo bueno que tenía el ‘otro camino’.

    Decidir es renunciar. Nadie encuentra la felicidad si no sabe decidir, nadie sabe decidir si no sabe renunciar.

    Perdón Andrés, por la extensión. Se ve que el tema de tu artículo me interesa ;-)

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias como siempre Michel por aportar valor al artículo. Muy interesante eso de “nadie sabe decidir sino sabe renunciar”, creo que esto es parte del desarrollo emocional, en el cual toda elección implica al menos un sí a algo y un no a otra cosa.

      Por eso tal vez muchos demoran sus decisiones indefinidamente, intentando buscar infructuosamente opciones en las que no haya dolor, en las que no tenga que pagar un precio.

      El dolor no es optativo, el sufrimiento es opcional.

      Que algo nos duela, no significa que tengamos que sufrir por ello. El sufrimiento, en mi concepción, es una experiencia que deriva de una forma particular de relacionarnos con el dolor. Por ejemplo: Cuando voy a facilitar un programa al exterior, me suele separarme un tiempo de mi familia, me duele hablar por teléfono con mi hija cuando me dice: “Papá, te extraño mucho…”, pero es el precio que elijo pagar por hacer lo que quiero hacer, no sufro por este dolor, lo experimento en paz.

      Este tema de la distinción entre sufrimiento y dolor, lo profundizo aquí: http://andresubierna.com/la-formula-para-sufrir-y-para-dejar-de-hacerlo/

      Un gran abrazo!

      • María Petraglia

        Andres, excelente reflexión de lo que se debe pensar para provocar resultados positivos en nuestras vidas, les recomiendo mi libro de cabecera ” El Secreto” .
        Saludos

  • http://www.delfinoloyalty.com antonio delfno

    Muy bueno Andres, ademas de ser un articulo que explica correctamente las diferencias entre vision y mision en otras palabras es totalmente inspirador. Hay claridad en las palabras, conceptos y mucho para hacer en las empresas a partir de algo tan simple y tan obvio. Coincido se vive mas evitando que haciendo que las cosas sucedan por uno mismo !
    saludos
    Antonio

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Antonio y un gusto leerte por aquí! Parece que una parte importante de los desafíos que tenemos en las empresas se vinculan con cosas simples como estas. Simples pero, por lo que vemos en lo cotidiano, nada fáciles.
      Abrazo!

  • Pingback: Tendencias del management: Las consecuencias de pensar el futuro

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline