Una historia inspiradora de liderazgo y equipo

9

El lunes 10 de enero a las 18.00 horas Raúl Frigoni y su hijo Gino se perdieron en Playa Honda, detrás de la Isla Gorriti. Las indómitas olas y ráfagas de viento tumbaron su catamarán que los llevó, a pesar de sus innumerables esfuerzos para enderezar la barca, al oeste.

No lograron ser vistos por más de 30 barcos que pasaron cerca de ellos. Su experiencia duró más de 24 horas en aguas orientales.

Cansados, con frio y acalambrados lograron mantenerse motivados y con fe. No dudaron  que serian vistos para ser rescatados. Pero más allá de divisar barcos y sacarse sus remeras para hacer un banderín; no eran vistos. El desánimo y la frustración de no ser avistados duraba poco, lograron mantener el humor y las fuerzas.

¿Qué hicieron para lograr mantenerse íntegros y motivados?

Por sus testimonios podemos rescatar varios puntos que disparan una historia de liderazgo y trabajo en equipo.

El primer objetivo fue mantener la moral y la motivación alta. “Nunca dudé que íbamos a sobrevivir. Sabía que mi salvavidas era uno de los pontones del catamarán”. Comentó Raúl Frigoni.

Fe, optimismo y pensamiento positivo. Se trazaron objetivos cortos, alcanzables y se apoyaron el uno con el otro.

El trabajo en equipo se refleja  en estas frases: “descansamos por turnos, y nos manteníamos calientes abrazándonos”. “Con el barco tumbado, la tela que une los dos pontones del catamarán actuaba como una vela veloz. Pero nos guarecimos detrás de ella y eso atenuaba el frío. Mientras uno permanecía sentado sobre el extremo del pontón, el otro hacía contrapeso, parado, en el extremo opuesto”, describieron padre e hijo.

El humor los llevó a sobrellevar esta traumática experiencia,” “Dale, pongamos la calefacción. Pero no la subas mucho a ver si me sofoco”, bromeaba el hijo. Y el padre le retrucaba con los titulares que imaginaba en los diarios: “Dos tremendos pelotudos fueron a «zoncear» al mar y ahora los busca toda la Armada”. ¡Qué vergüenza mañana!”

Por sobre todo la expresión de su amor, energía insustituible, inagotable y primaria los llevo a darles la fuerza y el coraje para sobrevivir.

La forma de respiración pausada y profunda atenuaba el temblor intenso -contó Raúl-.” hijo te quiero”, repetía el progenitor y Gino le hacía mimos y lo acariciaba

Te pido que compartas tu historia de liderazgo, todos tenemos alguna, por más pequeña  que te pueda parecer, cuéntanos que hiciste o como trabajaste en equipo.

Por Víctor Raiban.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Lorie

    Hola:
    Esta historia me lleva a pensar que todos somos Lideres en muchos momentos, sino en todos los momentos de nuestra vida.

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Gracias Lorie, por tu comentario!, en todo momento elegimos como queremos responder ante cada acto de nuestras vidas, y por eso estoy de acuerdo que desde este lugar somos protagonistas y lideres.

    Saludos

  • Dardo

    El artículo me parece superficial por dos motivos. El primero es que no se aborda lo más importante, que es la decisión de salir a navegar en las condiciones en las cuales salieron estos señores. Toda la información estaba allí. Meteo, condiciones de la mar, capacidad de la tripulación y el patrón, y aún así tomaron la decisión de salir, y salir sin los medios adecuados (Comunicaciones. Un simple VHF de mano hubiera sido suficiente). El liderazgo se demuestra más diciendo no que afrontando “heroicamente” las consecuencias de las decisiones erroneas. La navegación a vela es un laboratorio excelente para reproducir los comportamientos organizacionales y este ejemplo es muy adecuado para analizar las consecuencias, los comportamientos ante la crisis y la entronación de los actores gracias a un comportamiento destacado en medio de una crisis que ellos mismos provocaron y que nunca debería haberse producido. El segundo motivo es el enfoque emocional del comportamiento, que enlaza con lo que decia anteriormente. Me perdonará el autor de artículo, pero donde él ve liderazgo yo solo veo incompetencia, toma de riesgos innecesarios y puesta en peligro de la vida de su tripulación. Extrapolemos esto a las organizaciones. ¿Pondrías tu empresa en manos de un manager (patrón del barco) que cuando todas la variables dicen NO, él toma la decisión contraria?

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Gracias Dardo por tu aporte a una mirada distinta en esta historia!

    En 1985 Roberto Goizueta generó el mayor desastre en los negocios que puede ostentar un Ceo de una compañía. Era entonces responsable de Coca Cola y propulsó la New Coke. No solo fue un fracaso como negocio sino que se llegó a discutir en el congreso norteamericano que no se debía tocar un “símbolo de la cultura ”.

    ¿Qué crees que hizo el board, lo echó?, No porque era muy valioso para Coca Cola, solo admitieron el error y retiraron la fracasada marca del mercado.
    Como resultado de asumir el costo económico y de imagen no perdieron a un Ceo que llevó el valor de su compañía en 4.300 millones a 148.000 millones. La inversión de 1 dólar cuando Goizueta llegó ahora vale 71 dólares . Fue el primer director que consiguió status de millonario en una compañía.
    Jack Welch dice “He aprendido que los errores pueden ser tan buenos profesores que los éxitos y yo he cometido muchos”

    Cuando un ejecutivo le llevó la renuncia a Henry Ford por una pérdida millonaria, el solo le dijo que luego de invertir en su aprendizaje esa cifra no lo dejaría ir de su compañía.

    Dado que todos los seres humanos a veces nos equivocamos en la forma en la que evaluamos las circunstancias o inferimos ciertas posibilidades, y nuestros errores pueden resultar muy costosos, en lugar de perseguir el imposible de tomar siempre decisiones acertadas y encontrar gerentes o ceos capaces de dar siempre respuestas seguras y competentes para nuestras empresas, elijo ser parte de un equipo con gente talentosa, capaces de reconocer sus errores e incompetencias y transformarlos en tesoros para el crecimiento futuro. Gracias nuevamente por compartir tu opinión.

    Abrazos!

    • Dardo

      Estoy totalmente de acuerdo contigo Victor, creo que en la respuesta ha pesado mi experiencia de navegante. Tal vez deberíamos pensar si, sabiendo que indefectiblemente nos vamos a equivocar y que no seremos capaces de ver todas las posibles consecuencias de nuestros actos, estamos poniendo al mando de nuestro barco al más adecuado o al más temerario. Creo que hoy mismo se cuentan con los dedos de una mano los Ford y los Goizueta y por supuesto que yo mismo no me incluyo entre estos últimos.

  • Claudio G VIlar

    Coincido con Viktor, ya que si bien estas personas no supieron evaluar la consecuencias disponiendo de toda la informacion que un navegante debe considerar como para no tomar una desicion equivocada, tal como lo menciona Dardo, no puede cuestionarse el liderazgo y el trabajo en equipo demostrado luego de haber tomado esa mala desicion . No pensar de estar manera significaria suponer que todos los lideres son infalibles, que jamas toman un desicion equivocada.

  • http://puertomanagers.com/ Victor Raiban

    Gracias Dardo y Claudio por alimentar el debate que nos enriquece a todos!

    Abrazos

  • http://www.animoparavivir.com Jose

    Sin duda una gran lección de carácter y perseverancia. Tambien vemos que los seres humanos estamos capacitados con un gran potencial interior para el liderazgo. http://www.animoparavivir.com Saludos!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline