Una “ensalada” incoherente

17

Hace unos días, un amigo, gerente general de una empresa de tecnología, me decía algo así: “Andrés, tu blog está muy bueno y no puedo negar el éxito que alcanzaste y el interés que lograste despertar en un poco más de dos años. Si bien comprendo la relación entre management y comunicación y algunos otros temas sobre los que escribís, no entiendo por qué mezclas buenas prácticas de gerenciamiento, liderazgo y negocios, con psicología positiva, selfmanagement, ecología, amor, consciencia y espirtualidad. Para ser delicado, te diría que es una ensalada cuya coherencia no puedo todavía captar.”

Infiero que esta duda probablemente esté presente en más de uno de los lectores, así que me decidí a poner un poco de luz y tratar de mostrar en este posteo cuál es la clave con la que organizo todos estos temas en un espacio dirigido a mejorar la efectividad del trabajo desde la dimensión humana.

Tal vez por la deriva histórica que nos precede, solemos pensar y vivir la efectividad organizacional poniendo el énfasis de nuestra mirada exclusivamente en su aspecto más visible: los resultados de nuestras tareas, en el éxito material de nuestras organizaciones, el valor económico y financiero que la estructura empresaria entrega a los accionistas y demás partes interesadas como retorno a la inversión. Y esto está muy bien, siempre y cuando la visión del árbol no nos impida ver el bosque. Pues los resultados del negocio son sólo la “punta del iceberg” de algo bastante más complejo y profundo.

Este paradigma de efectividad resultadista, nos mantiene operando en un mundo que desatiende el principio y fin de toda estructura organizativa: el bienestar humano. Esta limitación con la que consideramos la efectividad termina erosionando los aspectos que descuida, o sea a las personas. Y esta erosión de la dimensión humana del fenómeno empresario, tarde o temprano, lleva al sistema organizacional a operar a niveles de efectividad que están bastante por debajo de su potencial y, en definitiva, a su colapso.

Frente a esta miopía del paradigma vigente me resulta de gran poder generativo e integrador, mirar la efectividad como un sistema de relaciones en cuatro diferentes niveles o componentes:

  1. la dimensión impersonal (la relación con la tarea, los recursos, los resultados, el éxito…),
  2. la dimensión interpersonal (la relación con las demás personas, el capital social, la comunicación, la confianza…),
  3. la dimensión personal (la relación conmigo mismo, el bienestar, los valores, la realización, el compromiso…),
  4. y la dimensión transpersonal (la relación con lo trascendente, con el espíritu, la conciencia, el amor, lo divino… ).

Y como en todo sistema, lo que ocurre en cada uno de estos niveles tiene efectos en los demás e influye en el funcionamiento del sistema en su conjunto.

Esta mirada sistémica de la efectividad es la llave para comprender claramente cómo cada uno de los niveles y componentes del sistema afecta al otro y, desde esta claridad, poder hacer algo al respecto. Veamos uno de las posibles descripciones de los lazos causales y de la dinámica de este sistema: sin mayor consciencia y amor (nivel transpersonal) el sentido del trabajo termina deshumanizándose, se oscurecen los valores capaces de orientar con virtuosismo los actos de las personas, y disminuya el compromiso y el bienestar (nivel personal) experimentado al llevar adelante las tareas propias de cada función, esto termina asfixiando la capacidad para generar relaciones de confianza en los equipos, con los clientes y con la comunidad (nivel interpersonal) y esta desconfianza empobrecerá los resultados que se logran en forma individual y colectiva (nivel impersonal).

En el siguiente cuadro, inspirado en el modelo de Fredy Kofman, muestro una forma de esquematizar el sistema:

No espero que acuerdes con esta perspectiva, pero sí que esto sume a tu entendimiento de los motivos que me llevan a considerar que todos estos temas que comparto contigo en el blog, se vinculan en coherencia con el mundo del trabajo y la persecución del desarrollo empresario.  Cuanto más felicidad y menos sufrimiento innecesario experimenten las personas talentosas en el ámbito laboral, mayor será su contribución de valor.  Además… ¿se te ocurre otro camino que valga la pena?

Me encantará leer tus comentarios.

Por Andrés Ubierna.

Share
  • http://hexanm.wordpress.com Ariel Pascar

    Excelente post, Andrés!

    Probablemente la ensalada la vean los que no puedan despegar la mirada de la punta de sus zapatos.

    Con todo el respato a tu Gerente General amigo, he visto muchas organizaciones “lìderes” y “exitosas” no haber todavìa aprendido que su activo más valioso es su gente. Y que no son máquinas…

    Así les va. Se creen el éxito, hasta que el mercado o sus accionistas les bajan el pulgar.

    Adelante con tu sabia vison!

    Abrazo.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Ariel por tus palabras de aliento! Abrazo, Andrés

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.liderhazlo.com Victor D.

    Adhiero a tu postura Andrés, y creo que cada vez son más las organizaciones que se dan cuenta que su activo más valioso son las personas, y que sin duda demora más tiempo y es más oneroso y complicado capacitar a un nuevo funcionario que ayudar al insatisfecho a encontrar la razón de su insatisfacción, y desarrollar dentro de esa organización el sentido de pertenencia, y una visión compartida de los objetivos.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Víctor y coincido con vos: atisbo una luz que se insinúa en la conciencia de algunos directivos. Trabajemos con todo lo que tenemos para que estas pequeñas velas se conviertan en antorchas con llamas irrefrenables que iluminen la tierra con una nueva vida. Un gusto recibir tu comentario. Abrazo, Andrés

  • Guillermo Itzik

    Me pregunto de donde viene esa desatenciòn del bienestar humano, en pos de los resultados, ¿de los accionistas, de los GG, de los CEO`s?, me atrevo a decir que en la mayorìa de los casos se da una ecuaciòn de suma cero

    Andrès: mis felicitaciones por el espacio que has creado y compartes con nosotros

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Guillermo por la curiosidad de tu comentario.

      Mi humilde perspectiva es que este modelo de efectividad resultadista vigente es parte de un paradigma cultural originado hace muchos años y que afecta a nuestras civilización, no sólo a las empresas, a los sistemas políticos, a la ciencia, a los sistemas sociales y ecológicos en general. Esto pudo haber sido útil y válido ante desafíos que tuvimos como humanidad en su momento, pero las circunstancias ahora son diferentes y este modelo ya no alcanza para dar respuestas efectivas, pues es fuente de algunos de los más grandes desafíos vitales y existenciales que enfrentamos actualmente. Es hora de cambiar. En este sentido es que afirmo que llegamos al límite de nuestra civilización. Un problema no puede ser resuelto desde el mismo nivel lógico o estado de consciencia que lo genera, necesitamos una revolución de consciencia.

      La manera en que este paradigma impregna al management deriva de las teorías de Taylor y Weber, que son las que siguen mandando… mando, control unilateral, centralización del conocimiento, humanos como “recursos”, burocracia, …

      Fijate que los modelos educativos vigentes, si bien comienzan a insinuarse algunas nuevas prácticas como por ejemplo la del pensamiento crítico, siguen siendo predominio de la transferencia de información al alumno, donde se evalúa positivamente al que da la respuesta “correcta”, al que memoriza mejor la información que le transmitieron La respuesta “correcta” es la que coincide con la que dicen los libros. Necesitamos también una nueva educación, una educación del ser.

      Este sistema se basa en “meter información en la gente”, y no en eliminar las barreras para que las personas expresen su creatividad y desarrollen su potencial y sabiduría. Es una educación orientada a programar las mentes para que cada individuo sea una parte que funcione adecuadamente para una maquinaria productiva y consumista, en la que predomina el “tener” por sobre el “ser”, el “lograr” por sobre el “amar”, el “intelecto” por sobre el “sentimiento”…

      Un abrazo,

      Andrés

  • http://www.metainteligencia.tv/organizaciones Johannes Uske

    Compartís una reflexión importantisima, Andrés,
    creo que las organizaciones están buscando cada vez más un desarrollo más hondo a nivel personal y empresarial, solo a veces faltan las herramientas para la gestión de nuevas complejidades. Necesitamos nuevas herramientas para la gestión de las formas (formas materiales, emocionales y mentales) y paulatinamente entrar en la experimentación de la dimensión que no tiene forma (lo trascendente, espiritual o la Conciencia).
    Tu blog nos ayuda en estos sentidos y te felicito por hacer llegar esta información que nos ayuda a trans-formarnos – ir más allá – de las formas.

    Para comprender de qué modo manejar el cambio en diferentes niveles de complejidad y estilos de lenguaje, recomiendo estudiar la herramienta Dinámica Espiral http://www.spiraldynamics.org/es/sobreds.htm

    abrazo,
    Johannes

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Johannes por tu reflexión y tu aporte!!! Un abrazo.

  • http://enlaza-do-s.blogspot.com/ Cristmar Mendoza

    Los parcelamientos mentales implican prácticas gerenciales de escaso impacto y corta visión.

    Si algo se apreciará en poco tiempo es la capacidad gerencial de integrar lo dado con lo nuevo e ir creando nuevo conocimiento si es el caso, que si bien, sean planteamientos y proposiciones lógicas, también contemplen los criterios establecidos en los diferentes enfoques psicológicos que soportan y ayudan a una mayor comprensión del comportamiento de las personas en sus ámbitos de acción, razón por la cual, Bravo por la diversidad y capacidad del ser humano de sumar, integrar y potenciar, en beneficio de todos aquello, que ofrezca mayor bienestar y felicidad!

    Mil Gracias Andrés por tus estupendas notas.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Qué bueno Cristmar encontrarte por aquí!!!! Gracias por pasar y dejar tu huella!
      Andrés

  • Julio A. Verde Fassa

    Andrés: desde hace tiempo sigo tu blog a través de los links de Victor Raiban en Linkedin y, al igual que los videos de TED, constituye una luz para buscar algunas respuestas y, mejor aún, nuevas preguntas acerca de entre otras cosas, el equilibrio entre la efectividad organizacional y la calidad e vida.

    Me motiva a comentar este artículo el hecho de que he recibido esa misma pregunta acerca de por qué, tanto en mi trabajo como consultor como en mi rol de docente universitario, vivo “mezclando” los aspectos técnicos con los humanos. Mi respuesta es que los traigo a colación porque simplemente “ya están ahí”, y el no tenerlos en cuenta es por lo menos una reducción consciente de la realidad no ya tratando de sintetizarla, sino de cortarla en pedazos y eligiendo a sólo alguno de ellos como una muestra indiscutible del todo.

    Por eso es que a tantos les cuesta lograr resultados efectivos. En particular, por eso también existen organizaciones con hermosos sistemas de gestión de calidad y otros hasta certificados y re-certificados por normas internacionales, pero que los propios miembros de las mismas reconocen que no son más que un montón de papeles y cartones que sirven más para tranquilizar a los clientes que para mejorar la organización, con su correspondiente anexo de coreografía y escenografía con que adiestran, cada vez que se acerca una auditoría, a un personal que no entiende por qué en vez de “hacer de cuenta que hacemos”, no nos dedicamos a hacerlo de en serio.

    Esa misma “ensalada” de la que calificaron a tu blog es, a conciencia, mi elección personal y profesional, así como el motivo por el cual desde hace ya 25 años decidí dedicarme a la Psicología Organizacional y, una vez en ella, abrirme también a la gestión de Recursos Humanos y de la Calidad.

    Felicitaciones por tu blog, por tu “ensalada” que tanto bien le hace a muchos, y hasta la próxima

    • http://www.carinatacconi.com.ar Carina Tacconi

      Andrés es hermosa esta visión. Cuanto más se respete y acompañe todas las dimensiones del Ser en todos los ámbitos, mejor calidad de vida y sociedad seremos capaces de crear.
      Te felicito, honro tu tarea.

      • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

        Hola Carina y gracias por tus palabras.

        Qué bueno encontrar tu comentario y confirmar con cada interacción la generosidad de tu espíritu.

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Muchas gracias Julio por compartir estas palabras!

      Veo que compartimos el disfrute de preparar y comer una “buena ensalada” y de las bondades que este alimento tiene para la efectividad organizacional y el bienestar humano.

      Un gran abrazo y realmente un gusto leerte.

      Andrés

  • Pingback: El manager iluminado | Puerto Managers Blog

  • Pingback: El manager iluminado : Puerto Managers Blog

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline