Tu eres el resultado de ti mismo

8

nerudasNo culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque fundamentalmente tú has hecho tu vida.

Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar; corrigiéndote, el triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error.

Nunca te quejes del ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad o fortaleza de tu corazón.

Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar.

No te quejes de tu pobreza, de tu soledad o de tu suerte, enfrenta con valor y acepta que de una u otra manera, todo dependerá de ti; no te amargues con tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso.

Si, tú has sido el ignorante, el irresponsable, tú, únicamente tú, nadie pudo haber sido por ti.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro es tu presente.

Aprende de los fuertes de los audaces, imita a los enérgicos, a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones, a quienes vencieron a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande, que el más grande de los obstáculos.

Mírate en el espejo de ti mismo.

Comienza a ser sincero contigo mismo. Reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte.

Reconócete dentro de ti mismo, más libre y fuerte, dejarás de ser un títere de las circunstancias,

porque tu mismo eres tu destino.

Y nadie puede sustituirte en la construcción de tu destino.

Levántate mira las mañanas y respira la luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de la vida

Ahora despierta, camina, lucha.

Decídete y triunfarás en la vida.

Nunca pienses en la suerte, porque la suerte es el pretexto de los fracasados.

Pablo Neruda

Seleccionado por Mary Tomasso.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Olga

    En definitiva, eres el protagonista de tu historia, que no sea en el papel de víctima sino de héroe de tu vida.

  • http://blog.fractalteams.com Michel Henric-Coll

    Pablo Neruda era un magnífico poeta. El más grande según García Márquez. Pero como poeta que era, confundía sus visiones idealizadas con la realidad.

    Conviene dejar a la poesía su sitio y no convertirla en reglas y modelos de vida.

    Neruda en este texto, como muchos en el management actual, cae en el “sesgo fundamental de atribución”.
    De repente pasamos del victimismo al heroísmo celestial en el que el hombre se convierte en su propio dios.

    Ni tanto ni tan calvo. El hombre sigue siendo un producto social, y somos en parte lo que los demás hacen de nosotros. Y debemos reconocer que es una gran suerte porque ¿qué clase de sociedad construirían hombres que sólo dependiesen de si mismos y se considerasen como totalmente libres e independientes de la influencia los demás?

    • David Lema

      Pero yo considero que podemos ser independientes en el sentido de manejar nuestras emociones, saber administrarlas adecuadamente, tener la desición final de permitir o no que los problemas nos acaben moralmente, espiritualmente y mentalmente.

      El ambiente nos influencia positiva o negativamente, pero como permitimos que afecte nuestras emociones considero que es decisión de cada uno.

      Por ejemplo; si un profesor me tilda de inepto en mi forma de ver los comentarios ajenos no voy a caer en depresión porque lo que el me dice, mi mapa es diferente al de él y si debo cambiar en algo para mejorar lo haré, pero destruir mi vida por un comentario “negativo” es una desición personal…

    • Joaquín García

      Henry Ford alguna vez compartio una frase ” Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto” cada ser humano posee creencias potencializadoras o limitantes, y como lo dijo Victor Frank ¿cuál es tu sentido de vida?…

  • David Lema

    Es aliviador saber y especialmente estar consciente en cuanto a ser una mismo quien puede dirigir la vida, somos humanos, vamos a fallar, pero logramos rectificar si así lo deseamos, gestionar la propia vida nos da muchas aperturas a cambios radicales en la vida, ya no vamos a mantener el pensamiento de culpar a otra persona por las desgracias, tomamos la decisión de que nos afecta y que no, de cómo recibir la noticia.
    Gracias Andrés por el Post, es necesario recordar cada cierto tiempo que cada uno es responsable de el camino que se tome en la vida y mediante esta reflexión tomar acciones correctivas en la vida …

  • Juan Paulo

    Creo que nadie es dueño de nada, incluso de nosotros mismos, incluso si lo pensamos estamos sintiendonos dueño de la vida. Gran error, DIos y solo el, por medio de Jesuscristo, es quien nos dirige y como Padre que es nos permite direccionar nuestras vidas, si solo nos enfocamos en los logros materiales, estamos mal.. ya que debemos tratar de seguir a Jesus, de acuerdo a sus valores y las escrituras las cuales nos hablan…

    • http://puertomanagers.com Andres Ubierna

      Gracias Juan por traer esta energía del “deber ser… de lo correcto”, con la cual no me siento para nada afín si bien amo a Jesús!!! Un abrazo!

  • Elena

    No conocía este texto de Neruda.
    Realmente un compendio de sabiduría existencial.

    Pude reconocer entre las líneas muchos de los conceptos que he escuchado tanto en la conferencia TED de John Wooden, como en la Richard St. John., presentes en tu blog.

    Como “Lo único permanente es el cambio”, debemos estar abiertos a la posibilidad de tener que corregir nuestros propios errores en la búsqueda de la felicidad y de completar nuestra misión.

    Con respecto al comentario de Juan Pablo, no olvidemos el “libre albedrío” que nis permite optar por las infinitas posibilidades que brinda la vida.

    En alfarería hay una tradición de los grandes maestros alfareros que consiste en moler la arcilla y caolín de las piezas falladas, para volver a utilizarlo en las nuevas obras. Además, siempre se reserva una de las mejores piezas producidas por el Maestro, para ser rota a propósito y que el “espíritu” de esa obra maestra se entrevere y se impregne en la nueva masa, que dará origen a otra pieza, llevando en su esencia los “errores” y el “acierto”… y si se quiere ver de esta manera… el perdón (por las fallas) y el desapego (por el éxito).

    Gracias a Mary y a Andrés por hacernos reflexionar y que podamos alimentarnos del “caolín” y la “arcilla” de los demás.

    Saludos.
    Elena.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline